domingo, 3 de noviembre de 2019

UN CUENTO CRUEL

Al principio, no sabía de dónde ni de quién provenía la amenaza. Pero alguien le señaló, le denunció y desde aquel día fue perseguido, detenido y juzgado. Lo encarcelaron, lo torturaron, lo destruyeron. ¿Fue algún vecino?, ¿tal vez alguna novia despechada?, ¿algún fanático del fútbol o de una secta política o religiosa?, ¿algún lector de poemas dedicados a la mujer de ese mismo lector? La verdad es que no lo sabía. Todo eran dudas y sospechas, conspiraciones. Incluso dudó y sospechó de otro poeta, mal escribidor de reseñas, y también de un cierto crítico literario, mal poeta, o poetastro, como se decía en la antigüedad.
Un día, cuando le confesaron el nombre del delator (para torturarlo más), ya era demasiado tarde: se había quedado sordo y ciego. Al cabo de un tiempo, lo desollaron vivo. Trocearon su cuerpo a partes desiguales, pero con sentido de la proporción. Eran unos carniceros educados en el equilibrio clásico de las partes desiguales. Los trozos, en fuentes de plata, fueron llevados a un comedor secreto: las manos y los pies presentados en una fuente ovalada; la lengua, en una fuente rectangular; y el resto de miembros en una fuente más grande, una especie de jofaina, ribeteada de cobre. Las amputaciones, frescas aún, servidas en platos de porcelana, goteaban sangre y manchaban los manteles y servilletas. Sangrantes servilletas que besaban con deleite los comensales entre bocado y bocado. Llevaban el rostro cubierto por un velo transparente, que rasgaron a la altura de la boca. Cortaban los trozos con ayuda de un tenedor grande y un afilado cuchillo de carnicero. Hambrientos de carne viva y carne muerta, sedientos de sangre derramada, bastaron pocos minutos para que la carne fuera devorada por completo, ferozmente. Siguiendo una vieja tradición, arrojaban los huesos, según tamaño y sabor, a uno u otro de los cubos de basura que estaban depositados debajo de la mesa.
Nunca supo de dónde ni de quién pudo provenir aquella amenaza, aquella denuncia. Sin embargo, mientras sus huesos pelados se remueven bajo la tierra húmeda de un bosque, desasosegados, inquietos aún por la sospecha, alguien brinda cada noche con otra persona...



Ilustración de una novela del escritor bohemio y maldito Alfonso Vidal y Planas. 


martes, 22 de octubre de 2019

UNA RAZÓN DOGMÁTICA

Dibujo: Roland Topor

El primero afirmaba que tenía toda la razón. El segundo decía que era él quien tenía toda la razón. Un tercero que pasaba por allí les dijo que tal vez la razón estuviera repartida entre ambos, o que ninguno de los dos tuviera razón. Los dos primeros reaccionaron mirándose mutuamente, se dijeron algo en voz baja, se dirigieron al tercero que pasaba por allí y lo molieron a palos.

lunes, 21 de octubre de 2019

DE LA TRAGEDIA A LA COMEDIA, EN BARCELONA




Ayer tarde, mientras unos supuestos manifestantes independentistas insultaban y llamaban "botifler" a otros independentistas, como Rufián, otros supuestos manifestantes rompían los cristales de tiendas de la calle Fontanella, junto a la Plaça Urquinaona, entraban y robaban móviles, ropa, cajas con aparatos, uno incluso salió en patinete eléctrico, etc., era increíble, comenta alguien en el bar.
Seguro que no eran independentistas, replica la sobrina de la peluquera.
¿Ah, no?, ¿unos sí y otros no?, contesta la cuñada del dentista.
Rompían y quemaban de todo. La rotura de cristales de las tiendas, agujereaba los escaparates por donde entraba y salía gente. Aún estaban rotos esta mañana cuando he pasado, añade la vecina taxista.
¿No serán vídeos falsos lo que ha visto usted?, pregunta la hija de la bibliotecaria.
No, hija, no, que lo he visto con mis propios ojos, contesta la vecina taxista.
A río revuelto, ganancia de pescadores, dice la hermana del informático.
De la tragedia a la comedia y el saqueo, advierte la vidente del barrio.
Todo muy lamentable, apunta la dueña del bar.
Y los independentistas insultándose entre ellos. Divide y vencerás, apunta la nieta del anarquista.
"No hay mal que por bien no venga", dicen ya algunos, ante el espectáculo grotesco de las divisiones radicales entre los partidos independentistas, insultándose y descalificándose unos a otros, comenta el poeta romántico del barrio.
Premio: El problema político catalán, convertido en un problema nocturno de orden público, ¿no es una buena estrategia?, hay que reconocerlo, guste o no, opina el politólogo del barrio.
Paradojas de la historia: Vox y PP subiendo gracias al caos de Barcelona, indica el periodista en paro.
Y algunos supuestos manifestantes celebrando el alboroto incendiario y la rotura de cristales, llevándose cajas de televisores y ordenadores al hombro, móviles, ropa, etc., y saliendo pitando con patinetes eléctricos saqueados de almacenes y tiendas, explica el humorista.
De la tragedia a la comedia, resume la dueña del bar.

domingo, 20 de octubre de 2019

UNA PREGUNTA INCÓMODA, RECORDANDO A BERTOLT BRECHT



¿Quiénes son los heridos en los enfrentamientos entre manifestantes y policías? ¿Miembros del Gobierno y del Govern, diputados, senadores, alcaldes, jueces u otros funcionarios de alcurnia, líderes de opinión, tertulianos incendiarios, opinadores de radio, tv y prensa, intelectuales orgánicos militantes de partidos, publicistas, agitadores, entre otros profesionales o voluntarios de la Teoría y praxis para realizarla los demás?, pregunta un desconocido en el bar.
Los heridos son manifestantes de calle y policías, unos y otros utilizados por los poderes, comenta la vidente del barrio en el bar.
Silbidos, abucheos, pitidos y algunos aplausos en el bar, que ahora baja la persiana y cierra.

PARADOJAS DE LA HISTORIA

"No hay mal que por bien no venga", dicen ya algunos, ante el espectáculo grotesco de las divisiones radicales entre los partidos independentistas, insultándose y descalificándose unos a otros, comentan algunos en el bar.
Premio: El problema político catalán, convertido en un problema nocturno de orden público, ¿no es una buena estrategia?, hay que reconocerlo, guste o no, opina el politólogo del barrio.
Paradojas de la historia: Vox y PP subiendo gracias al caos de Barcelona, dice la vidente del barrio.
Y algunos supuestos manifestantes celebrando el alboroto incendiario y la rotura de cristales, llevándose cajas de televisores y ordenadores al hombro, móviles, ropa, etc., y saliendo pitando con patinetes eléctricos saqueados de almacenes y tiendas. De la tragedia a la comedia, resume la dueña del bar. 
















Dibujo: Roland Topor

sábado, 19 de octubre de 2019

DÍAS DE ESTUPOR...

Viñetas: Roland Topor

DÍAS DE ESTUPOR Y PARADOJAS EN CATALUNYA: MARCHA PACÍFICA DE MEDIO MILLÓN DE PERSONAS DURANTE EL DÍA, ÉXITO DEMOCRÁTICO DE LA MARCHA QUE FUE RESTADO, ALTERADO Y QUEMADO POR CUATRO MIL PERSONAS DURANTE LA NOCHE

La gran paradoja revolucionaria de esta noche: vecinos bajando a la calle con cubos de agua y extintores para apagar las hogueras cuyo fuego amenazaba las viviendas, arrojando agua desde los balcones y gritando contra los manifestantes, y aplaudiendo la llegada de la policía y de los bomberos, comentan algunos en el bar.
Mala imagen en llamas de Barcelona y de Catalunya a escala nacional e internacional, y menos turismo, advierte la vecina taxista.
Han sido golpes bajos, nocturnos y graves los que se han dado estas noches contra todos los ciudadanos, y también contra aquellos que desean la independencia, pero sin esa violencia que ya fracasó en el País Vasco, indica la sobrina de la peluquera.
Esta vez no servirá de excusa el argumento de los "infiltrados y otras gentes" entre los incendiarios, advierte la cuñada del dentista.
Es imposible que haya cuatro mil infiltrados incendiando las calles, sostiene el periodista en paro.
Siempre ha habido infiltrados en todas las luchas, pero si tú no sabes cómo desactivarlos y te dejas llevar por ellos, es que tienes un problema de estrategia y de defensa, añade el politólogo del barrio.
El infierno está lleno de buenos propósitos, decía mi abuela, apunta la vidente del barrio.
La persiana del bar está abollada y quemada, dice la dueña del bar, indignada.
Prefiero el teatro satírico y el trato con los animales, que no la vida política y el trato con los humanos, como decía un dramaturgo casi olvidado, indica el humorista.
Un desconocido cuelga en el bar un poema-panfleto de Pasolini, de lectura incómoda, nos advierte al salir y dar la espalda a los pocos que nos hemos levantado temprano para ir al bar a tomar un café o un carajillo mañanero. El bar aún tiene la puerta quemada:
EL PCI, a los jóvenes del 68 - Pier Paolo Pasolini (1922-1975) |




jueves, 17 de octubre de 2019

CAER EN LA PROPIA TRAMPA O EN TRAMPA AJENA...

Viñetas: Roland Topor

Caer uno o en grupo en la propia trampa o en la trampa ajena -o tropezar y caer en las dos trampas a la vez- de las estrategias de la violencia, cuando ese grupo no tiene la fuerza necesaria para mantenerse en el enfrentamiento, demuestra a lo largo de la historia que esas estrategias violentas acaban siempre con las mejores estrategias pacíficas y políticas en favor de la libertad, como explicaba hace tiempo un clásico oriental cuyo nombre no recuerdo, comenta alguien en el bar.
"Divide y vencerás", que viene diciéndose desde los tiempos del Imperio Romano, y algunos todavía no se han enterado en el siglo XXI, añade la vidente del barrio.
El viernes bajo la persiana y me voy a la montaña, con los árboles, las rocas y los animales salvajes, lejos de los llamados seres humanos, advierte la dueña del bar.
Yo me quedaré aquí, con los manifestantes pacíficos, y con un libro de poesía en el bolsillo, anuncia el poeta romántico del barrio.
Cuidado, que los libros son de papel y arden, advierte el humorista.
No se preocupe, querido, los libros de poesía los llevo siempre bien escondidos en un bolsillo de doble fondo, añade el poeta.
¡Como un traficante!, exclama la cuñada del dentista, alarmada.
Señora, traficante, pero traficante de rimas y canciones, traficante de poemas, de poesía!, replica la sobrina de la peluquera a favor del poeta.



lunes, 14 de octubre de 2019

HISTORIA DE SENTENCIAS EJEMPLARES DE OTROS TIEMPOS


Fotografías: Francesc Ferrer Guàrdia, Andreu Nin y Lluís Companys.


Francesc Ferrer Guàrdia, anarquista y fundador de la Escuela Moderna, condenado a muerte como chivo expiatorio de un atentado, fue fusilado el 13 de octubre de 1909 en el Castillo de Montjuïc, bajo la monarquía de Alfonso XIII.
Andreu Nin, fundador del POUM, detenido el 14 de junio de 1937, secuestrado y asesinado por los stalinistas durante la República.
Lluís Companys, presidente de la Generalitat, detenido por la Gestapo y entregado a la España franquista, sería condenado a muerte y fusilado el 15 de octubre de 1940, en el Castillo de Montjuïc, leen en el móvil y comentan en el bar la sobrina de la peluquera, la vidente, la nieta del anarquista pacifista y el politólogo del barrio.
¡Pero aquí la pena de muerte ya fue abolida!, replican la cuñada del dentista y la vecina taxista.
¡Mal hecho!, exclaman unos desconocidos que entran.
Menos mal que fue abolida..., añaden la dueña del bar, la hermana del informático, el periodista en paro, la hija de la bibliotecaria y el poeta romántico.
El humorista hace una mueca extraña y se va a un rincón del bar.


domingo, 13 de octubre de 2019

TIEMPO DE TORMENTAS Y TEMPESTADES



Ahora que estamos en otoño y se pronostican tormentas y tempestades de todas clases (políticas, económicas, climáticas), es interesante leer libros sobre aquellos pueblos que fueron anegados, sumergidos por las aguas de los pantanos, y cuyas gentes sobrevivieron no lejos del lugar, pero en otras casas, comenta la vidente en el bar.
Por ejemplo, lo narra la novela Camí de sirga, de Jesús Moncada (Mequinenza, 1941-Barcelona, 2005). Y la novela, Petjades sota l'aigua, de Maria D. Orriols (Vic, 1914-Barcelona, 2008), otra gran escritora olvidada, lee el periodista en paro en el móvil.
Esperemos que la sentencia no nos inunde a todos, advierte la nieta del anarquista.
Resistiremos, replica la sobrina de la peluquera.
Siempre con la misma canción: ¡Resistiremos, resistiremos, como si esto fuera Troya o Numancia!, exclama la cuñada del dentista.
Todos unos exagerados, dice el periodista en paro.
No olviden que estamos en permanente campaña electoral, y Franco volará en helicóptero, comenta el politólogo del barrio.
Mientras no salgamos todos volando, como los novios de mi madre, apaleados por macarras y volando, bromea la hija de la bibliotecaria.
Yo estoy con los de Salou: que las manifestaciones, alborotos y otros altercados y algarabías, transcurran por las calles no turísticas, advierte la vecina taxista.
Cada uno con sus intereses, ¡y algunos ingenuos pidiendo sacrificios y que uno o dos millones de personas no vayan a trabajar, como si esto fuera Jauja, pero al revés: la Jauja del Paro!, indica un desconocido.
Acabaremos sin cocina y con los platos rotos, advierten algunos bien informados, apunta la hermana del informático.
Calle, calle, que aún tendré que bajar la persiana y echar el menú a la basura, dice la dueña del bar.
Por si acaso, guárdeme una cerveza y unos calamares a la romana en un táper, encarga el humorista.
No se preocupe, siempre nos quedará París, una cerveza y un calamar, ¡aunque tenga que cerrar la puerta!, proclama la dueña del bar.
Tot esperant Godot, / Tot esperant la sentència!, canta alguien por la calle.

lunes, 7 de octubre de 2019

EN EL PLANETA DE LOS SIMIOS Y LAS SUBASTAS


Banksy, Devolved Parliament

Cobrando por el cuadro 11 millones de euros, la crítica se vuelve más ridícula que radical, ¿o no, queridos chimpancés del bar del barrio?, comenta el humorista en el bar.
Oiga, no insulte a mis clientes, que me arruina, replica la dueña del bar.
Pero qué dice, señora, hoy ser un mono y chimpancé es más honorable que ser un maldito hombre lobo, añade la nieta del anarquista.
Hay hombres y hombres, como mi marido, fiel y ultraconservador a carta cabal, responde la vecina taxista.
Como el novio actual de mi madre, ¡pero macarra en lugar de fiel!, bromea la hija de la bibliotecaria.
En cuestión de monos, en nuestro país tenemos muy buenos ejemplares, dentro y fuera del zoo, apunta la sobrina de la peluquera.
Nos falta un Banksy que cobre 11 millones, y ya estaremos en el G-7, dice la vidente del barrio.
La hermana del informático lee: "Si el arte se mide en cifras, 150 monos valen más que uno solo. En el mismo lote en el que la casa de subastas Sotheby´s incluyó Devolved Parliament, el óleo de Banksy con la Cámara de los Comunes del Reino Unido repleta de diputados chimpancés, se sometió a la puja la Figura con Mono, de Francis Bacon" (Banksy: el éxito de la protesta social políticamente correcta | Cultura | EL PAÍS).
El cuadro del gran pintor británico -supongo que el periodista se refiere a Two figures with a monkey (Dos figuras y un mono)-, fue subastado por unos 3 millones de euros, añade la hermana del informático, con ganas de tocar las narices. 
Estamos en El Planeta de los Simios, aquella película, ¿recuerdan?, dice el poeta romántico.
Si ponemos en Facebook o en otras redes el cuadro de Banksy, Devolved Parliament, subastado y vendido por 11 millones de euros, no nos lo censuran. Pero, ¿y si pusiéramos el de Francis Bacon, Two figures with a monkey, vendido en la misma subasta por unos 3 millones?, pregunta el periodista en paro.
¡Espero que nadie me lo ponga en mi perfil, quiero decir ese cuadro de Bacon!, comenta la cuñada del dentista, horrorizada.
Que cada uno lo vea en Internet o dondequiera, y que no maree a los demás como hacen los políticos, añade la nieta del anarquista.
Podéis vencer, / pero no convencer, canta alguien por la calle.
¿Que ya ha salido la sentencia?, pregunta la dueña del bar.











Francis Bacon, Two figures with a monkey

miércoles, 2 de octubre de 2019

1/10, ¿LA ILUSIÓN YA NO ES LA MISMA?


1/10, ¿LA ILUSIÓN YA NO ES LA MISMA?

El desencanto de hoy supera a la ilusión de aquel día, comenta alguien en el bar.
¿Ilusión, dice usted? ¡Pues a mí no me hizo ninguna gracia!, replica la cuñada del dentista.
A mí tampoco, que perdí más de un cliente ese día, añade el vecino taxista.
Fue un día histórico, digan lo que digan unos y otros, contesta la sobrina de la peluquera.
¿Para bien o para mal?, pregunta la dueña del bar.
Para mal, el 155; para bien, la ilusión que vivieron muchos ciudadanos, apunta el politólogo.
La ilusión ya no es la misma, advierte la vidente del barrio.
Como dice mi madre con sus novios, el desencanto supera a la ilusión al cabo de unos meses, indica la hija de la bibliotecaria.
Si ahora la acción dejara de ser pacífica, se habría perdido todo en poco tiempo, dice la hermana del informático.
No confío en ningún poder, añade la nieta del anarquista.
Si yo les contara las trifulcas del poder poético, no quedaría poeta con cabeza, bromea el poeta romántico del barrio.
Lo mismo digo sobre mis parientes y vecinos, apunta el humorista.
Esperemos que la sangre no llegue al río..., indica la dueña del bar.
No sé, no sé, estamos en un país de larga tradición de vampiros,
dráculas y truhanes, apunta el periodista en paro.
Hay que estar contra las banalizaciones que hacen unos y otros, añade la vidente del barrio.
Cuerpo a tierra, que llegan los otros y los nuestros, advierte el humorista.
Con este ambiente, si no vigilamos, nos vamos a convertir en un país de confidentes mafiosos y maltratadores de mujeres, indica la sobrina de la peluquera.
Si es que ya no lo somos..., resume la dueña del bar.


domingo, 29 de septiembre de 2019

ALGO HUELE A PODRIDO EN EL MUNDO...

Viñeta: Peridis (elpais.com)





¿Para qué queremos salvar al planeta? ¿Para seguir colonizando y esclavizando a los más pobres, y vivir en las ciudades del aire puro y las nuevas materias primas que les seguiremos arrebatando de sus tierras?
Claro que esto lo anunciamos ahora, cuando ya nos estamos cansando de respirar mal y de consumir hasta la saciedad móviles, automóviles, plásticos, petróleo y todo lo demás que ya les hemos arrebatado, y que ahora decimos que perjudican seriamente la salud?, comenta alguien en el bar
Sí, ahora toca consumir millones de coches eléctricos, de bolsas de papel y de otros miles de productos "naturales" que nos está fabricando el nuevo capitalismo en sus laboratorios y fábricas, por supuesto ecológicas, cómo no.
Hasta que nos ordenen que debemos manifestarnos mundialmente a favor, otra vez, de los plásticos y el petróleo, tan necesarios si queremos sobrevivir, nos advertirán los gobiernos, los medios y otras organizaciones.
Entonces el nuevo capitalismo (el mismo de siempre) dejarán de fabricar coches eléctricos y bolsas de papel, y nos invadirán, de nuevo, el mercado con la necesidad urgente del petróleo, la gasolina, el plástico, los móviles y el motor Diésel, comenta la vidente del barrio.
Algo huele a podrido en el mundo, dice el humorista.
¡Y no es el pescado, sino esos que pescan en río revuelto!, exclama la dueña del bar.


viernes, 27 de septiembre de 2019

MALAS NOTICIAS EN EL CANAL



"De las diligencias practicadas hasta el momento, el magistrado considera que existen indicios de que los siete arrestados forman parte de un Equipo de Respuesta Táctica (ERT), una organización con “una estructura jerarquizada que pretende instaurar la república catalana por cualquier vía, incluidas las violentas”, lee la hermana del informático en el bar (lavanguardia.com).
Esto complica las cosas y da aire a los que divulgan que el catalanismo es violento y lo comparan con ETA, como está ocurriendo estos días en el Parlament, con un Quim Torra fuera de sitio, carente de liderazgo político, que ya no sabe qué responder a la nueva situación, comenta la vidente.
Al final será Iceta, del PSC, el que ahora está hablando con más serenidad, pidiendo calma y respeto a las dos partes enfrentadas, tanto, que supuso incluso la expulsión del diputado Carrizosa del hemiciclo, con el cual salieron todos los diputados de Ciudadanos, 
entre los gritos de unos y otros, explica el politólogo.
Mientras se griten y se insulten, no habrá solución. Sin palabras bien razonadas y escuchadas, por unos y por otros, sólo nos queda la agonía teatral de la función parlamentaria, la muerte de la política y de la democracia, indica el poeta romántico del barrio.
¡Son ellos, los sediciosos, quienes insultan a los otros catalanes con sus alucinaciones unilaterales!, exclama la cuñada del dentista.
Cuidado, que la voluntad de poder también se manifiesta en el interior de un taxi, apunta la vecina taxista.
Malas noticias para el movimiento independentista, cuando se pone en duda la acción pacífica, una de sus mejores estrategias para hacerse respetar e intentar ampliar la base, como pedía Esquerra Republicana, comenta el periodista en paro.
¡Todo es desobediencia, todo es desacato!, replica la cuñada del dentista.
Y yo tengo un gato independentista. Resistiremos, contesta la sobrina de la peluquera.
Pues yo tengo ratones que recitan a Homero, añade la vidente.
Si contribuyes con tus arengas y confusiones a que el río baje más turbio, mayor será la ganancia de quienes pescan en río revuelto, advierte la nieta del anarquista.
Allá cada uno con su arenque o "arengada" en catalán, digo, arenga, ¡marchando, una de mejillones con tomate!, dice la dueña del bar.
Entre otras recetas, "a la Segarra (Lleida) cal destacar les “arengades amb bitxo”.També s’elaboren arengades amb pebrot", apunta la hija de la bibliotecaria leyendo el blog "Bona Vida"*.
Arenga, arenque, arengada, antaño plato salado de pobres y revolucionarios; hogaño, plato sofisticado para paladares aburridos y desnortados, añade el humorista.

martes, 24 de septiembre de 2019

OTRO CALLEJÓN SIN SALIDA


La cosa se complica más todavía, ¿no creen que pasaremos del anuncio de otra posible declaración de independencia -como aquella que suspendió sus efectos por falta de estrategia y fuerza-, a una mayor dependencia aún, con todo más vigilado y controlado?, pregunta alguien en el bar.
Decía un clásico chino: "No declares las guerras que no estás preparado para ganar", apunta la vidente del barrio.
Lo ocurrido en Euzkadi con el terrorismo y la posterior entrega de armas de ETA, ¿no significa nada para esos estrategas a destiempo y sin una estrategia realmente práctica y no pasional?, advierte el politólogo del barrio.
Pero qué dice: todo es un montaje electoralista y nada más que un montaje, como ha ocurrido en tantas otras ocasiones, mande quien mande, indica la sobrina de la peluquera. Resistiremos, añade.
Tú siempre cortando y peinando con la misma canción, contesta la vecina taxista.
Resistiré, cantaba el Dúo Dinámico, y silba la hermana del informático.
A eso se le llama tropezar una y otra vez con la misma piedra, añade el periodista en paro.
El 155 es un imán que atrae a unos y a otros, ¿no serán seguidores del Marqués de Sade, unos; y los otros, de Leopold von Sacher-Masoch, el gran masoquista?, pregunta el humorista.
No todo vale para hacer humor, un poco de seriedad, replica la cuñada del dentista.
Con humor, todo entra y sale mejor, añade la hija de la bibliotecaria.
No todo..., advierte la vidente.
Mientras no me cierren el negocio este otoño..., indica la dueña del bar.
Este final de hoy tiene rima, apunta el poeta romántico del barrio.


sábado, 21 de septiembre de 2019

PREGUNTA INCÓMODA EN DÍAS TEMPESTUOSOS


¿Por qué los ciudadanos de a pie, todos aquellos que no son profesionales de la política, ni militantes de ningún partido, ni intelectuales orgánícos, ni ideólogos en acción, ni tertulianos incendiarios que vociferan, 155.000 veces al día, el enfrentamiento a los cuatro vientos, tienen que asumir los riesgos de cárcel, golpes, heridas leves, graves o mortales, en lugar de todos aquellos que lideran y propagan el alboroto del gallinero y la confrontación contra los lobos, con absoluta desigualdad de fuerzas en el campo y la ciudad?, pregunta alguien en el bar.
Oiga, no seamos cínicos, que algunos de ellos hace más de dos años que están en la cárcel, contesta la sobrina de la peluquera.
¿No será por falta de una estrategia inteligente y pragmática, que sepa calcular bien con qué fuerzas cuenta cada uno, y no ande esperando siempre el milagro de la gran ayuda extranjera que no llega, como sucedió durante y a finales de la guerra civil?, responde el politólogo del barrio.
Un río desbordado de sediciosos baja por las montañas, advierte la cuñada del dentista.
Habrá que comprarse un flotador de otoño, añade la vecina taxista.
Parece que hayamos vuelto a la retórica de los siglos XIX-XX, indica el poeta romántico del barrio: unos, al matirologio por la unidad sagrada de la patria; y los otros, al matirologio por la independencia soñada de la patria.
Decía un clásico chino: "No declares las guerras que no puedes ganar", apunta la vidente.
Por lo menos, no seas tan pardillo y las declares a pecho descubierto, a lo loco, chuleando al novio de mi madre, que practica el tiro al blanco, o al primo de Zumosol, que va en botella o tetrabrik, ¿no?, apunta la hija de la bibliotecaria.
Como escribía Kafka, el peor pecado de los hombres es la impaciencia, cita el periodista en paro.
La paciencia tiene un límite, decía otro clásico, cita la nieta del anarquista.
¡Marchando, una Estrella y una de patatas bravas, no violentas de picante!, ¡de pimienta comestible, no me interpreten mal, que ya tengo bastante con mis gases!, exclama la dueña del bar.
¡Oiga, esto es la contradicción gastronómica de las patatas bravas!, replica el humorista.
Sí, hijo, sí, hay que adaptarse al lenguaje y a la pimienta de los tiempos, contesta la dueña del bar.


jueves, 19 de septiembre de 2019

TODO ES SIMULACRO



¿Saben que hay una nueva cerveza extranjera que es de aguacate?, anuncia alguien en el bar.
Todo es simulacro, ya lo decía el dramaturgo italiano Pirandello, comenta el poeta romántico del barrio.
Tanto en la política como en la economía, tanto en la religión como en la cultura, en el trabajo, en la gastronomía, todo en la sociedad es simulacro, nada más que farsa y simulacro, explica el politólogo del barrio.
O, peor aún, todo es naufragio, "todo en ti fue naufragio", como escribía Pablo Neruda, apunta la nieta del anarquista.
Escribía Vázquez Montalbán: "Sea relativista en todo aquello que no le importe". Es decir, todo es relativo, si no te afecta y no te dan un palo, indica el periodista en paro.
¡Oigan, que la vidente soy yo!, advierte, bromeando, la vidente del barrio.
¡A mí póngame una cerveza, pero cerveza, cerveza, no una de éstas que saben a flores secas del campo y a pescado frito!, exclama el humorista.
¡Marchando, una Estrella de verdad!, grita la dueña del bar.









Dibujo: Núria Pompeia 
(Manifiesto subnormal, M. Vázquez Montalbán)



domingo, 15 de septiembre de 2019

ESCUCHANDO LA RADIO


Noticia religiosa de hoy escuchada en la radio por un ciudadano ateo, comenta alguien en el bar:
El cardenal Omeya, arzobispo de Barcelona, en su carta dominical de cada semana, radiada por Catalunya Ràdio, ha citado unas palabras del Papa Francisco: "El peligro de la rutina de la vida cotidiana". Ese peligro que es el tedio, la desgana que aparece al regresar de unas vacaciones (quien haya tenido vacaciones) y volver al trabajo (quien tenga trabajo), comenta en el bar un cliente que se autodenomina apóstata y ateo, y que, sin embargo, gusta de escuchar noticias religiosas y valorarlas. Cree que la carta dominical o pastoral de este domingo es más interesante y solidaria que los discursos, reuniones inútiles y martingalas de muchos políticos de hoy.
Ese tedio, esa desgana que ya tienen algunos al nacer o desde su juventud, como los poetas, indica la vidente del barrio.
¡Oiga, que yo nunca ha sido un desganado, todo lo contrario! Las ganas de vivir me han hecho tropezar una y otra vez, y en una de esas caídas, la más fuerte, me levanté ya transformado en bardo, explica el lírico romántico del barrio.
Más dura será la caída, película, con Humphrey Bogart. Después de la caída, teatro de Arthur Miller, escrita poco después del suicidio de Marilyn Monroe, exesposa del autor, apunta el humorista.
"Muchas veces la ventura, con su fuerza y poder, / no deja al hombre su propósito hacer: / por esto anda el mundo en levantar y caer", indica la cuñada del dentista, citando de memoria el Libro de Buen Amor, del Arcipreste de Hita.
Algunos de aquí y de allá, cuando pierden, dicen que han ganado, y siguen perdiendo más, hasta la catástrofe final, advierte la vecina taxista.
¿Se refiere al Barça, al Español o al Real Madrid?, pregunta la nieta del anarquista.
Creo que habla de otra cosa, dice el politólogo del barrio.
¿Han visto la película Tú a Boston y yo a Waterloo, perdón, quiero decir Tú a Boston y yo a California?, pregunta la hija de la bibliotecaria. 
Bueno, ¡a ver si nos levantamos de ésta y de las próximas, sin estructuras ni estrategia en el ring, ni red en el circo!, exclama la hermana del informático.
¿Armarán con timbales y otros instrumentos a las familias, a casados, divorciados y solteros del 11/9 y del 1/10 para defender a la República que no existe todavía?, pregunta un turista coreano que estudia filología catalana. 
¿Se refiere a la que fue suspendida por los mismos que la declararon y salieron corriendo, más la suspensión del día después, el 155?, pregunta la cuñada del dentista, con sarcasmo.
Como decía Marx: "Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal suelen aparecer, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: la primera vez, como tragedia, y la segunda vez, como comedia", comenta el periodista en paro.
¡Oiga, pues a veces ya es un engaño y una farsa la primera vez!, replica la vecina taxista. 
Resistiré, como canta el dúo Dinámico, advierte la sobrina de la pelqueura.
Allá tú con tus quimeras, contesta la cuñada del dentista.
¡Marchando, cerveza y una de patatas bravas para levantar el ánimo!, exclama la dueña del bar.

jueves, 12 de septiembre de 2019

"RESISTIRÉ", CANTABA EL DÚO DINÁMICO



De todos modos, pese a la reducción de manifestantes -según la guardia urbana un 40 % menos este año, unos 600.000, en lugar de 1.000.000 en 2018-, la voluntad catalanista (no sólo independentista, puesto que hay catalanistas que van cada año a la manifestación y son partidarios de una estructura federal estatal libremente acordada y votada por las partes, es decir, por cada nacionalidad del territorio), la voluntad catalanista, digo, se mantiene y resiste la crisis de unidad de los partidos, comenta alguien en el bar.
Así pues, habrá que seguir "conllevando" el problema, advierte la cuñada del dentista.
Hasta que se encuentre una solución política que esté a la altura del siglo XXI, y no a la del siglo XIX, replica el politólogo del barrio.
Cuidado, que no nos despeñemos de las alturas mientras ascendemos a la cima, advierte la vidente.
O que no sea otro "farol", ¡y luego todos a correr a Waterloo!, replica el vecino taxista.
"El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra", cita el periodista en paro.
Por favor, no seamos derrotistas. Basta de faroles, sí, pero ¡seamos dialogantes de una vez y escuchémonos de verdad!, indica la sobrina de la peluquera.
Pues mi madre tropieza siempre con el mismo tocho de novio, aunque éste sea otro, rubio o moreno, pero siempre igual de tocho, bromea la hija de la bibliotecaria.
¿Qué tal fue la venta de bocadillos y cervezas?, pregunta el humorista a la dueña del bar.
Regular, bajó gente a Ciutat Vella, pero menos, y además la gran manifestación se hizo lejos de aquí. Pero, bueno, no podemos quejarnos, contesta la dueña del bar.
También los otros barrios tienen derecho a vender bocadillos y cervezas, ¿o no?, apunta la nieta del anarquista.
Vale, vale, que no corra la sangre al río y haya paz poética, interviene el poeta romántico del barrio.
¡Ni la cerveza, que no corra al río!, exclama la hermana del informático.


martes, 10 de septiembre de 2019

“NUNCA PERTENECERÍA A UN CLUB QUE ADMITIERA COMO SOCIO A ALGUIEN COMO YO”


Viñeta: Gila

Si los partidos políticos respetaran a la gente, todo iría mejor y no tendríamos jaleos y guerras, dice el politólogo del barrio.
Los partidos políticos sólo respetan a quienes los votan, añade la hermana del informático.
Al contrario: los partidos políticos sólo tienen respeto y miedo a todos aquellos que no los votan, dice el periodista en paro.
Como advertía Groucho Marx: "Nunca pertenecería a un club que admitiera como socio a alguien como yo", comenta el humorista del barrio.
¿Entonces...?, interroga la dueña del bar.
Yo iré a la manifestación del 11/9, como resistencia, afirma la sobrina de la peluquera.
Yo no, en absoluto, replica la cuñada del dentista.
Yo tampoco, lo siento, ni a ésta ni a ninguna, estoy harta de profetas universales, falsarios de secta y manipuladores estatales, nacionales, locales y de barrio, dice la nieta del anarquista.
Cada uno que escriba y cante lo que quiera, indica el poeta romántico.
Resistiré, cantaba el Dúo Dinámico, apunta la vidente:
"Cuando pierda todas las partidas,
c
uando duerma con la soledad,
cuando se me cierren las salidas
y la noche no me deje en paz.
Resistiré."
Déjese de canciones rebeldes y vayamos al grano: después del referéndum, todo ha sido extravío y naufragio, indica el politólogo.
Dice el novio legionario de mi madre que si va al 11/9 llevará una cabra con el uniforme del Barça, anuncia la hija de la bibliotecaria.
¡Vaya pendón, tu madre!, exclama la vecina taxista.
¡A ver, un respeto, que aquí cada una se acuesta con el soldado que quiere o puede!, responde la vidente del barrio.
En fin, felices fiestas, ¡y mañana vengan temprano si quieren encontrar bocadillos, vino y cervezas!, anuncia la dueña del bar.
¡Vaya negocio que tiene usted montado!, bromea la sobrina de la peluquera.
Miren, la política es la política, mentiras y esperanzas, que de todo hay en la viña del Señor, malo y bueno, como decía mi abuela, ¡y una está aquí para servir al hambriento y al sediento!, replica la dueña del bar.
¡Pues anda que en la viña de los partidos, ni te digo!, rima un desconocido.
Ya..., resume la vidente.


lunes, 9 de septiembre de 2019

UNA PREGUNTA, Y SE HIZO EL CAOS



Una pregunta: Cuando un pispa, un carterista o un navajero, van por la calle comiendo un bocadillo (hoy me he cruzado con uno que conozco de vista), ¿son capaces aún de robarte el móvil, la cartera o el bolso?, pregunta en el bar un vecino nuevo.
Usted vaya preguntando, preguntando, y luego me lo cuenta, advierte la vidente del barrio.
Que no sea un independentista quien le robe la cartera, replica la cuñada del dentista.
¿Cómo dice?, ¿un catalanista robando carteras? ¿No se habrá confundido de nacionalidad y se refiere a algunos del PP de Madrid?, contesta la sobrina de la peluquera.
¡Y los Pujol, qué!, exclama la vecina taxista.
En mi frase, la expresión "robar la cartera" tiene un sentido figurado, de tomadura de pelo, explica la cuñada del dentista.
Ya estamos en vísperas del 11/9, y esto se está caldeando, apunta la nieta del anarquista.
Si seguimos así, acabaremos cenando en Waterloo, apunta la hermana del informático.
Hay fiestas familiares que, con el tiempo, se vuelven fiestas agresivas, conflictivas, como ocurre en mi casa en Navidad cuando viene el novio de mi madre, bromea la hija de la bibliotecaria.
Yo me iré unos días al Parc de Collserola, a resistir en el bosque con los jabalíes, anuncia el humorista.
Nada mejor que la compañía de los animales de verdad cuando el hombre se comporta como un animal falso, brutal, sentencia el poeta romántico del barrio.
¡Marchando, una de jamón del país y copa de cava!, grita la dueña del bar.