domingo, 15 de septiembre de 2019

ESCUCHANDO LA RADIO


Noticia religiosa de hoy escuchada en la radio por un ciudadano ateo, comenta alguien en el bar:
El cardenal Omeya, arzobispo de Barcelona, en su carta dominical de cada semana, radiada por Catalunya Ràdio, ha citado unas palabras del Papa Francisco: "El peligro de la rutina de la vida cotidiana". Ese peligro que es el tedio, la desgana que aparece al regresar de unas vacaciones (quien haya tenido vacaciones) y volver al trabajo (quien tenga trabajo), comenta en el bar un cliente que se autodenomina apóstata y ateo, y que, sin embargo, gusta de escuchar noticias religiosas y valorarlas. Cree que la carta dominical o pastoral de este domingo es más interesante y solidaria que los discursos, reuniones inútiles y martingalas de muchos políticos de hoy.
Ese tedio, esa desgana que ya tienen algunos al nacer o desde su juventud, como los poetas, indica la vidente del barrio.
¡Oiga, que yo nunca ha sido un desganado, todo lo contrario! Las ganas de vivir me han hecho tropezar una y otra vez, y en una de esas caídas, la más fuerte, me levanté ya transformado en bardo, explica el lírico romántico del barrio.
Más dura será la caída, película, con Humphrey Bogart. Después de la caída, teatro de Arthur Miller, escrita poco después del suicidio de Marilyn Monroe, exesposa del autor, apunta el humorista.
"Muchas veces la ventura, con su fuerza y poder, / no deja al hombre su propósito hacer: / por esto anda el mundo en levantar y caer", indica la cuñada del dentista, citando de memoria el Libro de Buen Amor, del Arcipreste de Hita.
Algunos de aquí y de allá, cuando pierden, dicen que han ganado, y siguen perdiendo más, hasta la catástrofe final, advierte la vecina taxista.
¿Se refiere al Barça, al Español o al Real Madrid?, pregunta la nieta del anarquista.
Creo que habla de otra cosa, dice el politólogo del barrio.
¿Han visto la película Tú a Boston y yo a Waterloo, perdón, quiero decir Tú a Boston y yo a California?, pregunta la hija de la bibliotecaria. 
Bueno, ¡a ver si nos levantamos de ésta y de las próximas, sin estructuras ni estrategia en el ring, ni red en el circo!, exclama la hermana del informático.
¿Armarán con timbales y otros instrumentos a las familias, a casados, divorciados y solteros del 11/9 y del 1/10 para defender a la República que no existe todavía?, pregunta un turista coreano que estudia filología catalana. 
¿Se refiere a la que fue suspendida por los mismos que la declararon y salieron corriendo, más la suspensión del día después, el 155?, pregunta la cuñada del dentista, con sarcasmo.
Como decía Marx: "Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal suelen aparecer, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: la primera vez, como tragedia, y la segunda vez, como comedia", comenta el periodista en paro.
¡Oiga, pues a veces ya es un engaño y una farsa la primera vez!, replica la vecina taxista. 
Resistiré, como canta el dúo Dinámico, advierte la sobrina de la pelqueura.
Allá tú con tus quimeras, contesta la cuñada del dentista.
¡Marchando, cerveza y una de patatas bravas para levantar el ánimo!, exclama la dueña del bar.

jueves, 12 de septiembre de 2019

"RESISTIRÉ", CANTABA EL DÚO DINÁMICO



De todos modos, pese a la reducción de manifestantes -según la guardia urbana un 40 % menos este año, unos 600.000, en lugar de 1.000.000 en 2018-, la voluntad catalanista (no sólo independentista, puesto que hay catalanistas que van cada año a la manifestación y son partidarios de una estructura federal estatal libremente acordada y votada por las partes, es decir, por cada nacionalidad del territorio), la voluntad catalanista, digo, se mantiene y resiste la crisis de unidad de los partidos, comenta alguien en el bar.
Así pues, habrá que seguir "conllevando" el problema, advierte la cuñada del dentista.
Hasta que se encuentre una solución política que esté a la altura del siglo XXI, y no a la del siglo XIX, replica el politólogo del barrio.
Cuidado, que no nos despeñemos de las alturas mientras ascendemos a la cima, advierte la vidente.
O que no sea otro "farol", ¡y luego todos a correr a Waterloo!, replica el vecino taxista.
"El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra", cita el periodista en paro.
Por favor, no seamos derrotistas. Basta de faroles, sí, pero ¡seamos dialogantes de una vez y escuchémonos de verdad!, indica la sobrina de la peluquera.
Pues mi madre tropieza siempre con el mismo tocho de novio, aunque éste sea otro, rubio o moreno, pero siempre igual de tocho, bromea la hija de la bibliotecaria.
¿Qué tal fue la venta de bocadillos y cervezas?, pregunta el humorista a la dueña del bar.
Regular, bajó gente a Ciutat Vella, pero menos, y además la gran manifestación se hizo lejos de aquí. Pero, bueno, no podemos quejarnos, contesta la dueña del bar.
También los otros barrios tienen derecho a vender bocadillos y cervezas, ¿o no?, apunta la nieta del anarquista.
Vale, vale, que no corra la sangre al río y haya paz poética, interviene el poeta romántico del barrio.
¡Ni la cerveza, que no corra al río!, exclama la hermana del informático.


martes, 10 de septiembre de 2019

“NUNCA PERTENECERÍA A UN CLUB QUE ADMITIERA COMO SOCIO A ALGUIEN COMO YO”


Viñeta: Gila

Si los partidos políticos respetaran a la gente, todo iría mejor y no tendríamos jaleos y guerras, dice el politólogo del barrio.
Los partidos políticos sólo respetan a quienes los votan, añade la hermana del informático.
Al contrario: los partidos políticos sólo tienen respeto y miedo a todos aquellos que no los votan, dice el periodista en paro.
Como advertía Groucho Marx: "Nunca pertenecería a un club que admitiera como socio a alguien como yo", comenta el humorista del barrio.
¿Entonces...?, interroga la dueña del bar.
Yo iré a la manifestación del 11/9, como resistencia, afirma la sobrina de la peluquera.
Yo no, en absoluto, replica la cuñada del dentista.
Yo tampoco, lo siento, ni a ésta ni a ninguna, estoy harta de profetas universales, falsarios de secta y manipuladores estatales, nacionales, locales y de barrio, dice la nieta del anarquista.
Cada uno que escriba y cante lo que quiera, indica el poeta romántico.
Resistiré, cantaba el Dúo Dinámico, apunta la vidente:
"Cuando pierda todas las partidas,
c
uando duerma con la soledad,
cuando se me cierren las salidas
y la noche no me deje en paz.
Resistiré."
Déjese de canciones rebeldes y vayamos al grano: después del referéndum, todo ha sido extravío y naufragio, indica el politólogo.
Dice el novio legionario de mi madre que si va al 11/9 llevará una cabra con el uniforme del Barça, anuncia la hija de la bibliotecaria.
¡Vaya pendón, tu madre!, exclama la vecina taxista.
¡A ver, un respeto, que aquí cada una se acuesta con el soldado que quiere o puede!, responde la vidente del barrio.
En fin, felices fiestas, ¡y mañana vengan temprano si quieren encontrar bocadillos, vino y cervezas!, anuncia la dueña del bar.
¡Vaya negocio que tiene usted montado!, bromea la sobrina de la peluquera.
Miren, la política es la política, mentiras y esperanzas, que de todo hay en la viña del Señor, malo y bueno, como decía mi abuela, ¡y una está aquí para servir al hambriento y al sediento!, replica la dueña del bar.
¡Pues anda que en la viña de los partidos, ni te digo!, rima un desconocido.
Ya..., resume la vidente.


lunes, 9 de septiembre de 2019

UNA PREGUNTA, Y SE HIZO EL CAOS



Una pregunta: Cuando un pispa, un carterista o un navajero, van por la calle comiendo un bocadillo (hoy me he cruzado con uno que conozco de vista), ¿son capaces aún de robarte el móvil, la cartera o el bolso?, pregunta en el bar un vecino nuevo.
Usted vaya preguntando, preguntando, y luego me lo cuenta, advierte la vidente del barrio.
Que no sea un independentista quien le robe la cartera, replica la cuñada del dentista.
¿Cómo dice?, ¿un catalanista robando carteras? ¿No se habrá confundido de nacionalidad y se refiere a algunos del PP de Madrid?, contesta la sobrina de la peluquera.
¡Y los Pujol, qué!, exclama la vecina taxista.
En mi frase, la expresión "robar la cartera" tiene un sentido figurado, de tomadura de pelo, explica la cuñada del dentista.
Ya estamos en vísperas del 11/9, y esto se está caldeando, apunta la nieta del anarquista.
Si seguimos así, acabaremos cenando en Waterloo, apunta la hermana del informático.
Hay fiestas familiares que, con el tiempo, se vuelven fiestas agresivas, conflictivas, como ocurre en mi casa en Navidad cuando viene el novio de mi madre, bromea la hija de la bibliotecaria.
Yo me iré unos días al Parc de Collserola, a resistir en el bosque con los jabalíes, anuncia el humorista.
Nada mejor que la compañía de los animales de verdad cuando el hombre se comporta como un animal falso, brutal, sentencia el poeta romántico del barrio.
¡Marchando, una de jamón del país y copa de cava!, grita la dueña del bar.


sábado, 7 de septiembre de 2019

EL CUENTO DE LA LECHERA


La hermana del informático lee en el móvil: El PSOE exige a Iglesias garantías de que será leal en la cuestión catalana (lavanguardia.com).
Mientras el conflicto catalán sea un caladero de votos para unos y otros, para los de allá y los de aquí, no se resolverá. Es más, no interesa resolverlo, mientra sea útil como pretexto para captar más votos. Unos, los de allá, para captar el voto de los españoles que se sienten españoles, tengan o no tendencias españolistas; y los otros, los de aquí, para captar el voto de los catalanes que no se sienten españoles, tengan o no tendencia catalanista o independentista, comenta en el bar uno del barrio.
Continuará siendo "un problema que hay que conllevar", como exclamaba Ortega y Gasset en su "Discurso sobre el Estatuto de Cataluña" en la Sesión de las Cortes del 13 de mayo de 1932. Decía: Ellos constituyen el llamado problema catalán, del cual yo he dicho que no se puede resolver, que sólo se puede conllevar. Y ello es bien evidente; porque frente a ese sentimiento de una Cataluña que no se siente española, existe el otro sentimiento de todos los demás españoles que sienten a Cataluña como un ingrediente y trozo esencial de España, de esa gran unidad histórica, de esa radical comunidad de destino (...).
Conllevar, que no es solucionar, dice la sobrina de la peluquera.
Por lo tanto, señoras y señores, seguiremos conllevando, advierte la cuñada del dentista.
Si vamos en taxi, mucho mejor, añade la vecina taxista.
Así alargaremos la mala convivencia entre unos y otros, que es de lo que se trata para continuar viviendo del cuento de la política, añade la vidente del barrio.

Esto lo que parece es el cuento de La lechera, indica el poeta romántico del barrio.
O Napoleón en Waterloo, bromea el periodista en paro.
Es lo que decía mi abuelo, que salió huyendo de todos, incluso de los suyos, apunta la nieta del anarquista.
¡Marchando y conllevando, dos cervezas y una de patatas bravas!, ordena la dueña del bar.
Con humor, todo entra y sale mejor, dice la hija de la bibliotecaria.
¡Otra de calamares del Vaticano, digo a la romana, para mí!, exclama el humorista.



domingo, 1 de septiembre de 2019

PIDIENDO PERAS AL OLMO, O "SOMIANT TRUITES", OTRA VEZ

Viñeta: el Perich

lavanguardia.com

Torra pide a Torrent que se prepare por si hay que investir a Puigdemont, comentan algunos en el bar.
O dicho de otro modo: que se prepare Torrent para salir corriendo o ir a la cárcel, añade la cuñada del dentista.
Si no puedes defender la República, si no dispones de las estructuras necesarias para mantenerla de verdad, es un farol declararla una y otra vez, como sabe cualquier estratega desde los tiempos del chino Sun Tzu, advierte el politólogo del barrio.
Como dijo la exconsellera Ponsatí: "Estàvem jugant al pòquer i anàvem de farol", apunta la hermana del informático.
Pero hubo un día en que el verbo se hizo carne, ¿no?, indica la sobrina de la peluquera.
Cuestión de fe, contesta la vidente del barrio.
Si lo dice la vidente..., añade el humorista.
Relato bíblico. En poesía es al revés: el cuerpo se hace verbo, explica el poeta romántico.
¡Oiga, no diga marranadas!, bromea la vecina taxista.
Si el cuerpo se hace verbo, irán los poetas como volando, alados, dice la hija de la bibliotecaria.
¡No insulten al poeta, que bastante carga lleva!, replica la nieta del anarquista, riendo.
¡No me alboroten, que me cierran el local, con tanto repicar las campanas del 11/9, el 1/10, la sentencia y Neymar!, exclama la dueña del bar.



miércoles, 28 de agosto de 2019

VIVIENDO DE BANCO A BANCO, Y LAS PARADOJAS DE LA VIDA Y LA VIVIENDA

Fotografía: Sergi Conesa (Barcelona ya tiene los primeros barracones oficiales para vivienda)
elperiodico.com
Un hombre, en la Avinguda Cambó, de Barcelona, se ha instalado y vive desde hace un año, más o menos, en la entrada de una oficina del Banco de Santander cuando éste cierra las puertas, es decir, tarde y noche. Cuando abren la oficina por la mañana, se traslada al banco público que hay al otro lado de la calle, enfrente del mismo Banco de Santander, junto al Mercado de Santa Caterina y el nuevo Hotel Barcelona Edition, de cinco estrellas, comenta alguien en el bar.
Paradojas de la vida: viviendo de Banco a banco, añade la dueña del bar.


lunes, 26 de agosto de 2019

"A CADA CUAL LO SUYO", COMENTAN ALGUNOS EN EL BAR HABLANDO SOBRE EL ASUNTO DE ESPAÑA Y LA LIBERACIÓN DE PARÍS



Twitter del Ministerio de Justicia:
España tuvo un papel crucial en la liberación de París hace 75 años. Los soldados españoles de La Nueve fueron los primeros en entrar en París y su contribución a este hecho histórico fue fundamental en la liberación de París”, escribió el Ministerio de Justicia en su cuenta oficial de twitter”, lee la cuñada del dentista, haciendo un elogio de aquella época.

Twitter de Quim Torra:
Lamento haber de precisar que el papel español en la II GM fue el envío de miles de soldados de la División Azul a luchar al lado de Hitler (1941-1943)”, replicó Torra.
El presidente catalán añadía que “los soldados republicanos de La Nueve continuaban luchando precisamente contra el fascismo y la España del dictador Franco”, lee la sobrina de la peluquera, replicando a la cuñada del dentista.

Declaración del Consejo de Ministros:
«La declaración institucional aprobada hoy en el Consejo de Ministros recuerda que miles de exiliados republicanos participaron activamente en la lucha por la liberación de Francia durante los cuatro años que duró la ocupación nazi y tuvieron una importante presencia en la legión extranjera francesa, los batallones de trabajadores extranjeros o la resistencia de las guerrillas. Muchos de ellos fallecieron en esa lucha y fueron reconocidos y condecorados como héroes por las autoridades francesas», lee el politólogo del barrio.

En resumen, es verdad una cosa y la otra: la España oficial, la nación española de la época no pudo participar en la liberación de París, puesto que era la España franquista que estaba en contra de los aliados y a favor del bloque alemán-italiano, con el cual colaboró enviando tropas de la “División Azul” para ayudar al ejército nazi en la invasión de Rusia. Por otro lado, es verdad lo que se dice en la declaración del Consejo de Ministros recordando “que miles de exiliados republicanos participaron activamente en la lucha por la liberación de Francia durante los cuatro años que duró la ocupación nazi y tuvieron una importante presencia en la legión extranjera francesa, los batallones de trabajadores extranjeros o la resistencia de las guerrillas”, comenta el politólogo del barrio.

Nada, nada, que fue España, ¡Arriba España!, replica la cuñada del dentista.

Así se habla, sin tapujos, confirma la vecina taxista.

No, amigas, no: les guste o no, la verdad es que sólo fueron “miles de republicanos exiliados”, como ha declarado el Consejo de Ministros, y no España como Estado, participando con su ejército, colaborando como nación amiga, puesto que era la España franquista y, por lo tanto, no podía participar en la liberación de París. Estaba en contra, no a favor de los aliados y de las democracias occidentales, resume la vidente del barrio.

Como podemos ver en los tebeos de "Hazañas Bélicas" de aquella época, con dibujos de Boixcar, apunta el humorista.

domingo, 25 de agosto de 2019

EL LÍDER, LOS SUYOS Y EL HOMBRE DEL TIEMPO


Viñeta: Luci Gutiérrez, elpais.com



El líder y los suyos son aquellos que lideran a un grupo o masa de individuos, conduciéndolos con una linterna oscura hacia el barranco, acantilado o abismo, y que, en el último instante -el líder y los suyos- han de evitar para no despeñarse y caer en el vacío, puesto que ellos deben seguir liderando e iluminando el camino, con la linterna oscura, hacia el nuevo futuro del barranco, acantilado o abismo, comenta alguien en el bar, resoplando por la parrafada dicha.
¿Se refiere a alguien de aquí o de allá?, pregunta la dueña del bar.
Hablo de todos estos que se creen el nuevo Mesías de los pueblos y están dispuestos a sacrificar a quien sea para imponer sus visiones y delirios, responde el desconocido.
Afortunadamente -replica la vidente del barrio-, yo me limito tan sólo a pronosticar el posible futuro amoroso y económico de las parejas, sin falsas promesas. No soy adivina ni política ni mentirosa visionaria, y les puedo asegurar que no voy por la vida con una linterna oscura, añade la vidente.
¡Vamos, como el hombre del tiempo, más o menos!, bromea el humorista.

viernes, 23 de agosto de 2019

LIBRO DE AUTOAYUDA PARA ESTRATEGAS DE IMPOSIBLES

Viñeta: Peridis
elpais.com

Llega la vidente y anuncia en el bar:
Libro inédito de autoayuda para políticos y artistas poco experimentados en el día a día de la dura vida cotidiana.
Que muchos son los que gritan y arengan a las masas, sin entender nada del día a día, ni dar pie con bola, que decía mi madre.
El libro, de pronta aparición, se titula (el título es un poco largo, es verdad, al panfletario o publicista se le ha ido la mano, pero vale la pena leerlo hasta el final), se titula, pues:
"Cómo utilizar la estrategia de la araña coja, sin que desaparezca de la vista del público (posibles clientes o votantes) la estructura de la telaraña que nunca existió (sombras chinescas o reflejos de sombras en la caverna) para cazar polillas, mosquitos y otros insectos para consumo propio".
Próximamente, de venta en bares como éste y otros tugurios de barrio (siempre que no sean bares de librerías convencionales para clientes que beben, comen, charlan, ligan, miran títulos, nombres y premios de Novela y no compran nada), anuncia la dueña del bar.
¡Este bar ya parece un tugurio de revolucionarios de otros tiempos y malhechores republicanos!, replica la cuñada del dentista.
¡No exagere, mujer, que sólo somos cuatro o cinco, pocos y mal avenidos, como en Ciudadanos o en la Post-Convergència!. contesta el humorista.



jueves, 22 de agosto de 2019

EN EL LABERINTO DE ARIADNA, SIN ARIADNA



¿OTRA VEZ...?
En vez de ampliar, reducir las fuerzas. Buena teoría para desunir y complicar aún más la salida del laberinto. ¿Habrá que ir otra vez a votar de forma clandestina, a defender las urnas y ver cómo la ilusión se transforma en golpes, miedos, angustias, para intentar fundar otra vez la República Unilateral de la Mitad de Catalunya. Y luego declarar suspendidos sus efectos en el Parlament, otra vez, por falta de estructuras y recursos necesarios para defenderla y mantenerla, a la espera alucinada de las reacciones inexistentes de la Europa Utópica y Desunida? 
¿Otra vez?, se preguntan algunos en el bar.


miércoles, 21 de agosto de 2019

DÍPTICO DEL AJO Y LA HORMIGA


CUANDO CONFUNDES LOS SUEÑOS CON LA REALIDAD, Y HAY UN EXCESO DE AJO
El problema de los videntes profesionales es cuando dejan de trabajar de una manera particular, en su consultorio, y se convierten en videntes públicos y añaden demasiado ajo a la cazuela, advierte la vidente del barrio.
¿Qué quiere decir?, pegunta la sobrina de la peluquera.
Zapatero a tus zapatos, y no metas en el ajo de la familia (partido o secta) a los clientes y vecinos que son intolerantes al ajo, explica la humorista.
Que se convoquen elecciones y sabremos a qué ajo atenernos, responde el politólogo.
No, que éstos ya no salen aunque recen a la Virgen de los Milagros del Ajo, replica la cuñada del dentista.
Es lo que decía mi madre: cada ajo con su ajo, y luego ya te apañarás con el estofado, resume la dueña del bar.



TIEMPO DE HORMIGAS
Gastos hormiga, políticas hormiga, líderes hormiga, presente y futuro de hormiga, de bajos vuelos (recordemos que las hormigas no vuelan, como las avispas, en caso de enfrentamiento con arcos y flechas, como puede verse en la viñeta). El colectivo, sin embargo, es muy trabajador, de ahí la fama laboral del hormiguero. Pero en caso de catástrofe (por mano de hombre o de la Naturaleza), las hormigas carecen de estructuras para defenderse fuera y dentro del nido fabril. Aunque algunas pican, como la "Paraponera clavata", originaria de América Central y América del Sur, que tiene una picadura más dolorosa que la de cualquier otro insecto, comenta un desconocido en el bar.
¡Caray, pues habrá que comprarse un bálsamo para aliviar la picadura!, exclama la nieta del anarquista.
¡Marchando, que sea un tubo de Fenistil (gel), y una vaso de sangría Don Simón, con hormigas a la parrilla!, replica el humorista.
¡Oiga, quien manda aquí soy yo, y no me venga con marranadas culinarias!, advierte la dueña del bar.
No pasa nada: es la ventolera insecticida de la historia. Pero, ¡atención, si alguien, si alguna familia o colonia de animales sobrevive en este planeta, ésa será la de las hormigas y otros insectos!, pronostica la vidente del barrio.

domingo, 18 de agosto de 2019

BARCELONA EN LUCHA...

Viñetas: Opisso

VECINOS DE BARCELONA EN LUCHA 

Barcelona, la jungla de asfalto, la selva del ruido y la furia callejera, comenta alguien en el bar.
Hombre, no exageremos, dice otro, hay lugares peores, con un mayor récord de asesinatos, narcoturistas, robos, estafas, suciedad...
Como dice Woody Allen, con humor judío: "Lo peor del Holocausto no es que perdiéramos a seis millones de los nuestros, sino que los récords están hechos para ser superados."
¡No compare, por favor, no sea derrotista, ¡que vivimos en la bella y soleada España!, exclama la cuñada del dentista.
Es lo que dice el último novio de mi madre, traficante de frutas y verduras, bromea la hija de la bibliotecaria.
Oye, ¿ese novio no tendrá tabaco rubio más barato?, pregunta el humorista.
Pues el alcalde en funciones, Collboni, del PSC, hablando de los 2.500 bicitaxis ilegales que hay en Barcelona, ha dicho que esto no puede ser y que Barcelona no es Bombay, indica la vidente del barrio.
Esto me recuerda una canción de Mecano, dice el politólogo.
Esto lo que es..., en fin, dejémoslo, que nos vamos a convertir en el estercolero de Europa, advierte la dueña del bar.
Si no lo somos ya..., contesta un desconocido.


SEGURIDAD / INSEGURIDAD

"Crisis de seguridad", advierte Albert Batlle, director de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, lee en el móvil la hermana del informático.
Por otro lado, "el jefe de los Mossos d'Esquadra dice que no hay ninguna crisis, el día en que se produce un nuevo homicidio", lee la sobrina de la peluquera.
"Ada Colau dice que los apuñalamientos son “hechos puntuales”, pero que preocupan”, lee el politólogo.
¡Menos mal que son puntuales y preocupan!, exclama la dueña del bar.
¿No querrán decir, en vez de "hechos puntuales", "apuñalamientos hechos con punta", es decir, robos con navaja abierta y en punta?, pregunta el humorista.
No me extrañaría, ¡es que son tan metafóricos como nuestro poeta!. exclama la cuñada del dentista.
¡Oiga, a mí no me metan, que ni con verso pincho!, replica el poeta romántico del barrio.
Eufemismos, eufemismos para enmascarar, ¡ya está bien de cuentos y poesías sobre la creciente inseguridad real, la de cada día, la que viven los ciudadanos en cada barrio, en unos más que en otros, mientras ellos, los políticos, van y viven protegidos!, exclama la vidente.

ZOO DE VECINOS EN BARCELONA

Reserva de nativos en Ciutat Vella para disfrute de turistas, a pie o motorizados.
Entrada gratuita al zoo de vecinos.

jueves, 15 de agosto de 2019

INFORMES, CONTRAINFORMES, CINTAS DE VÍDEO Y LA VENUS DE LOS TRAPOS

Imagen: Pistoletto, "La Venus de los trapos"


Es recomendable leerlo: una mitad de los lectores estarán en desacuerdo con el informe contra el "procés", y la otra mitad estarán de acuerdo. Una de cal y otra de arena, como ocurre siempre en esas historias e informes, comenta la vidente.
Y a seguir "conllevando" el problema catalán, como decía Ortega y Gasset, con desánimo fatalista, propio de quienes quieren seguir rezando a la Sagrada Unidad, que nunca ha existido, a imagen y semejanza de la Unidad de la Santísima Trinidad, en la que puedes creer, pero no tocar, apunta el politólogo del barrio.
¡Hay cosas que no se pueden tocar, como los milagros, y punto!, advierte la cuñada del dentista.
Exacto, igual que las tarifas, la bajada de bandera del taxi, ratifica la vecina taxista.
Todo consiste en izar y arriar bandera, sostiene al poeta romántico.
¡Por un mundo sin banderas, que son trapos de colores!, protesta la nieta del anarquista.
Muy bien, siempre que unos trapos no sean para quitar el polvo de joyas y vajillas, y los otros para fregar el suelo, contesta la sobrina de la peluquera.
Resumiendo: no es lo mismo "La Venus de los trapos", del artista Pistoletto, que los trapos de cocina de la criada, añade el periodista en paro.
Un poco más, y ya tenemos otro monólogo de Hamlet sobre banderas y trapos, replica el humorista.
Así va el mundo, Raimundo, responde la hija de la bibliotecaria, que hoy no habla del novio de su madre.
Raimundo Lulio, Ramon Llull, mallorquín que escribía en latín y en catalán, lee en el móvil la hermana del informático.
¡Marchando, una de calamares a la vaticana, digo, a la romana,, bien rebozados, y copa de cava!, anuncia la dueña del bar.

martes, 13 de agosto de 2019

DILEMA EN URGENCIAS


Viñeta: Manel Fontdevila, www.ara.cat

Dilema en Urgencias, para los meses de Septiembre-Octubre, entre los estrategas sanitarios especialistas en intervenciones unilaterales, operando , si es necesario, de cabeza contra el muro: si hay que abrir, se abre, aunque no haya equipo quirúrgico ni anestesia suficientes, comenta el politólogo del barrio.
Y luego están los otros estrategas, los partidarios de intervenciones menos unilaterales y más acordes con el principio de realidad quirúrgica y el material sanitario disponible en Urgencias, añade la vidente, siguiendo el hilo quirúrgico del politólogo.
¿Esto es una metáfora, o qué?, pregunta la sobrina de la peluquera.
Por el hilo se saca el ovillo, dice el periodista en paro.
Y del ovillo sacamos el hilo para hacer madejas y confeccionar jerséis de lana para los pobres de la calle o para los malos y pecadores de la cárcel, replica la cuñada del dentista, con rotundidad.
¡Menos mal que en el taxi los inviernos ya no son tan crudos como antes!, exclama la vecina taxista.
Para crudo, el novio de mi madre, un caradura pegajoso como el petróleo de alguna playa, bromea la hija de la bibliotecaria.
¡Qué tiempos aquellos, en que de niño podías bañarte en la playa libre de la Barceloneta, con basuras de los chiringuitos y con vendas y vendajes del Hospital del Mar, con preservativos, ratas muertas y lenguas de petróleo surcando las olas, bajo la atenta mirada de las familias unidas y de aquellos hombres tatuados, cojos, mancos y otros mutilados por la guerra civil!, poetiza el poeta romántico del barrio.
¡Oiga, que me deprime, no tiene otros temas para cantar!, advierte la nieta del anarquista.
Al pan, pan, y al vino, vino, sentencia el humorista.
¡Marchando, pollo a la plancha y vino de la casa!, anuncia la dueña del bar.
Entonces, ¿quién ser aquí el dentista que abrir cabeza sin anestesia?, pregunta una turista suiza.
¿Cómo dice?, pregunta la hermana del informático, saltando de la silla.




lunes, 12 de agosto de 2019

LA UNIÓN HACE LA FUERZA (LA UNIÓN QUE SEA, LA FUERZA QUE SEA)

Viñeta: Malagón

Que pacten con quien quieran, pero nunca jamás con el demonio independentista, que intentó separarse del cielo, el muy sedicioso, comenta alguien en el bar.
Si no llega a ser por la espada del Arcángel San Miguel y la Milicia Celestial, hoy tendríamos el cielo roto por Satanás, añade la hermana del informático, irónica.
Como decía Calvo Sotelo: "«Entre una España roja y una España rota, prefiero la primera, que sería una fase pasajera, mientras que la segunda seguiría rota a perpetuidad», cita la cuñada del dentista.
¿Pero la Plaza Calvo Sotelo aún existe en Barcelona?, pregunta un desconocido.
No, ahora se llama Plaça Francesc Macià, corrige el politólogo del barrio.
Macià y Companys, ¡vaya par de piezas!, exclama otro desconocido.
Republicanos y de Esquerra hasta la muerte, cosa que otros no pueden decir, por mucho que alardeen de republicanismo o independentismo, apunta la nieta del anarquista.
¿Companys también "falleció por fusilamiento", como dicen los del Parlamento andaluz derechista que falleció Blas Infante?, pregunta el humorista del barrio.
Así es, si así os parece, aunque sea una definición grotesca, confirma la vidente.
Entonces, y resumiendo, ¿la prefieren antes fascistoide que rota?, pregunta la sobrina de la peluquera.
A la historia me remito, contesta el periodista en paro.
Es lo que defiende el último novio ultra de mi madre: "¡Antes cualquier cosa, o pacto, que rota!, apunta la hija de la bibliotecaria.
¡Bien por tu madre, por una vez! ¡Y a los otros les digo que hay preguntas que ofenden!, exclama la cuñada del dentista.
Diga que sí, como las preguntas de algunos turistas pidiendo una guía de la Barcelona del narcoturismo, tan en boga hoy, con enlaces por todas las esquinas, protesta la vecina taxista.
¡Marchando, olla de grillos a la española y crema catalana!, ordena la dueña del bar.


viernes, 9 de agosto de 2019

LA MODA DE LA VIOLENCIA



Parece increíble que, después de tantos años de transición y democracia y supuesta voluntad pacifista, aparezca ahora la moda de la violencia, de acosar, pegar y, si se tercia, matar, comenta alguien en el bar.
Sí, transición, democracia y algo más: el terrible prestigio de la violencia y el odio en nuestra sociedad: en demasiadas películas y en tantas malas novelas, en las carreteras, en las calles, en las escuelas, en las familias, entre vecinos y comunidades, en fin, en todas partes, comenta el politólogo del barrio.
El terrible prestigio de la agresión, de la violencia verbal en los medios y en los partidos políticos, dice la vidente.
La moda y el consumo de la violencia, el nuevo terror de esta sociedad, añade la sobrina de la peluquera.
¿Algunos grupos nacionales e internacionales sacan beneficios económicos de todo esto, del negocio de la sangre derramada y la muerte?, pregunta la nieta del anarquista, irónica.
Siempre hay alguien detrás que hace negocios con todo, indica el humorista.
Maneras de ser y tendencias destructivas convertidas en objetos deseables de consumo, que son ideados, producidos y distribuidos mediante una publicidad inteligente, agresiva y sofisticada que los pone de moda, aunque sean puro veneno de consumo, explica el periodista en paro.
¡Y no quieren que los periodistas investiguen!, exclama la dueña del bar.



UN POCO DE MEMORIA Y MUCHAS DESAPARICIONES


Barcelona desaloja los jardines de Sant Pau, donde dormían migrantes sin papeles y menores no acompañados | Público

"Els Jardinetes de Sant Pau": Lo que antes era el Barriochino profundo, entre la calle de San Pablo y la calle de las Tàpies. En  la calle San Pablo estaba el Cine Diana, y en la otra calle, en las Tapias (como decíamos de niños, callejeando arriba y abajo e investigando en lo obscuro), era donde estaba el local Barcelona de Noche. Más tarde, ambos locales fueron lugar de encuentro de intelectuales y "pijos" en busca del sabor popular y exótico, en fin...), la famosa, la monstruosa -casi película de terror para la mirada de los niños más pequeños del barrio-, prostitución barata, callejera. 
"Mujeres de la vida", decían nuestras madres. Mujeres en decadencia, mayores, borrachas, enfermas, que ya no las querían en los bares y las expulsaban de los prostíbulos de la calle Robadors, muchas de ellas vecinas del barrio, o que venían del otro lado del Paralelo, de la llamada "Tierra negra" (en alusión a las viejas carboneras del puerto), detrás de las Tres Chimeneas, cuando algunos aún no sabíamos que los mayores, los hombres, llamaban "pajlleras" a aquellas mujeres.
Aunque yo era, por nacimiento, de la calle Escudellers y de la Plaça Reial (Escudillers y Plaza Real, durante el franquismo), tenía unos amigos que vivían en el corazón del Barriochino, en la calle San Martín y en la calle San Jerónimo (cuántos nombres de santos para la Barcelona más pecadora, dirán los de otras parroquias), y cuya amistad conservo. Todos cruzábamos a diario la frontera de las Ramblas, de un lado a otro, de un barrio a otro, el mundo de Ciutat Vella, mañana y tarde, cuando no había escuela, o aunque la hubiera. 
Éramos imparables en busca de aventuras secretas, futbolines, plazoletas y cines, lejos de las familias, aunque tarde o temprano nos descubrían saliendo de un cine o jugando al futbolín en el Bar Tequila, de la calle Escudillers, o en las Atracciones Apolo, del Paralelo.
Todo esto y otras cosas ocurrían en estos viejos barrios, cuando aún no fumábamos tabaco rubio y no estábamos enamorados..., aunque ya no faltaba mucho para que la realidad se complicara por las noches y nos fuéramos distanciando de unas calles para ir a otras, más juveniles y de moda. Más o menos, como ahora, salvando las distancias, las comodidades y los peligros que, a pesar de todo, nosotros no conocimos.
Fotografías: Joan Ferrer (Atracciones Apolo, 1975) y Oriol Maspons (Calle Escudellers). 
La otra, la de las Tres Chimeneias, es de un fotógrafo cuyo nombre no he podido localizar.

martes, 6 de agosto de 2019

OTRO HORROR



Debe ser un horror escuchar, a escondidas, cómo algunos de tus amigos o familiares más próximos hablan mal de ti, tan mal, que te dejan hecho un asco, una basura. Por no hablar de los simples conocidos o vecinos. Pues bien, imaginemos por un momento lo que, ahora mismo, estarán hablando de nosotros, ciudadanos comunes, esos políticos de cualquier signo, esos banqueros, empresarios, religiosos, militares y otros grupos de poder, de cualquier clase. Es decir, todos aquellos en quienes hemos delegado nuestro destino, y que nos necesitan para cumplir con sus funciones, para seguir ejecutando sus planes, que casi nunca coinciden con los nuestros, sino todo lo contrario. Así que, como decía, debe ser un horror escuchar lo que estarán diciendo ahora mismo para utilizarnos y embaucarnos mejor, comenta alguien en el bar.
¡Es usted un anarquista!, exclama la cuñada del dentista,
No, señora, gracias. Esos anarquistas que se llenan la boca con tanta lucha universal y cantos internacionales, nunca ven, o no quieren ver, las injusticias que tienen delante de su propia nariz, en su propia tierra, y viven la mar de cómodos y satisfechos intentando resolver los problemas universales, cuanto más lejos, mejor, contesta el desconocido.
No era así mi abuelo, ni mucho menos. Era revolucionario y contrario a la violencia, y por eso mismo perseguido por unos y otros, por los enemigos de allá y de aquí y por algunos conocidos y supuestos amigos, advierte la nieta del anarquista.
Un tío mío, hermano de mi madre, era desertor, quería vivir. Denunciado por un vecino amigo de la familia, fue detenido y encarcelado, explica la sobrina de la peluquera.
Mi padre sobrevivió en el monte, como un conejo de madriguera, al lado de otros conejos, como decían los fascistas, comunistas y anarquistas de aquel tiempo, burlándose y riéndose mientras jugaban a la ruleta rusa entre ellos y con los demás, paseándolos, explica la vidente del barrio.
Malos, muy malos tiempos, señala el politólogo.
Malos tiempos siempre para los mismos, añade el periodista en paro..
Estoy harta de tanto veraneo y violencia, de tantos discursos y manipulaciones, tengo ganas de cerrar el bar e irme de esta ciudad, a un lugar desconocido, apunta la dueña del bar.
Todo es inútil. En la cima de la montaña, habrá una, dos, cien, quinientas banderas que la expulsarán y la arrojarán al abismo, resume el humorista.


domingo, 4 de agosto de 2019

CON DESCONFIANZA, TUERZA A LA DERECHA O A LA IZQUIERDA, NO IMPORTA, QUE EL INFIERNO NO SE MUEVE DE SITIO



La desconfianza y la falta de empatía (que antes llamábamos simpatía), conducen a un callejón sin salida, a un cul-de-sac, como decimos en catalán, y como se titula aquella magnífica película de Polanski, comenta el politólogo del barrio.
Aplicable a todo: política, trabajo, familia, tertulianos, periodistas, humoristas, amigos, conocidos, poetas y la maldita sociedad en general, añade con sarcasmo la nieta del anarquista.
¿Confianza, simpatía? ¡Ni falta que nos hace!, replican el humorista y el poeta, al unísono, solidarios.
El problema es que vemos la paja de la desconfianza y la antipatía en el ojo ajeno, y no la viga antipática en el propio, como hace el novio 101 de mi madre, explica riendo la hija de la bibliotecaria.
La hermana del informático lee en el móvil: “¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: “Hermano, deja que te saque la paja de tu ojo”, tú que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano” (Lucas 6, 41-42).
¡Bíblicos estamos!, exclama la sobrina de la peluquera.
¡NI blasfemia ni desacato, que por aquí no paso!, advierte la cuñada del dentista.
¡Así se habla, con un par!, afirma la vecina taxista.
Mejor la sátira que arrear mamporros por la calle, contesta la vidente del barrio.
Ya lo decía mi tío Jacinto, evoca la dueña del bar.