jueves, 30 de abril de 2009

1 DE MAYO, DÍA DEL TRABAJO: COROS Y DANZAS, PLAYA O MONTAÑA, PARO Y GRIPE PORCINA, O LA CONSTRUCCIÓN DEL FUTURO

Fotografía: Matilda Sagan , Construyendo el futuro (Vía Laietena, Barcelona)






















ÚLTIMAS NOTICIAS, ALARMA PRO-VIDA EN OCCIDENTE:

SE CONFIRMA QUE LOS PAÍSES RICOS LUCHARÁN HASTA EL FINAL PARA NO SUFRIR LAS MISMAS EPIDEMIAS DE LOS PAÍSES POBRES.
POR OTRA PARTE, SE SUGIERE QUE LOS OTROS, LOS PAÍSES POBRES, EN ÁFRICA O ASIA, YA ESTÁN ACOSTUMBRADOS A TODA CLASE DE PANDEMIAS, Y QUE YA NO LES VIENE DE UNA MÁS.

NO SABEMOS QUÉ OPINAN LOS CIUDADANOS DE LOS PAÍSES POBRES ANTE ESAS ESTADÍSTICAS Y EL PÁNICO A LA MUERTE DE LOS PAÍSES RICOS.

DICEN TAMBIÉN QUE LOS CERDOS Y OTROS ANIMALES, LOS ESCLAVOS, ESTÁN PREPARANDO YA UNA REBELIÓN EN LA GRANJA, HARTOS DE SER SIEMPRE LOS RESPONSABLES DE LAS ENFERMEDADES Y EPIDEMIAS DE LOS HUMANOS, LOS DUEÑOS DE LA GRANJA UNIVERSAL (UNOS MÁS QUE OTROS).

El cronista del barrio

"HAIKAI NO RENGA", O EL POEMA COLECTIVO

Muestra de "Cadáver exquisito", El somiatruitesregomir2009
(6 autores anónimos)


















A juzgar por algunos comentarios divertidos sobre la peligrosidad de la maquinaria del arte contemporáneo, parece que era menos peligrosa la construcción de un poema colectivo, a la manera de la poesía clásica japonesa, en tiempos de Matsuo Basho y sus amigos: al pasar en peregrinación por una aldea dejaban colgados de una puerta unos versos para que el próximo visitante del lugar añadiera sus propios versos.
Poema General. Poema Plural. Poema Imposible en Occidente, con la excepción de los "cadáveres exquisitos" de los surrealistas, donde unos escribían o dibujaban sobre una misma hoja, doblándola, e ignorando lo que habían escrito o dibujado los otros. Pero aquí, en lo surreal, el resultado era "un montaje de imágenes inconexas", de dibujos, palabras y números caóticos, con los dados rodando al azar de la alucinación.
Lejos quedaba Oriente y el 1/Uno espiritual.

El peregrino inmóvil

miércoles, 29 de abril de 2009

LAS AVENTURAS DE LAS GALAXIAS POÉTICAS

Fotografía: Matilda Sagan, Graffitis en la calle de La Palla (Barcelona)
















Carta al vecino poeta

Querido vecino, veo su parlamento transcrito, imagino que fielmente, por "at". Está lleno de interrogaciones y en cierto modo de prejuicios.
Supone usted, caro vecino, que los poetas apelan a los sentimientos, al corazón y , en resumen, a los buenos sentimientos. Debo decirle que ésa es una visión periclitada por romántica de la poesía. La poesía puede utilizarse para insultar y para alentar los más bajos sentimientos, para hablar de la realidad, para reírse de alguien como hacía Quevedo, con una mala leche insuperable. En fin, que con la poesía se puede hacer de todo y puede servir también para todo.


No tenga usted prejuicios, que veo que los tiene, cuando se pregunta si el poeta es un corruptor o no, porque esconde las cosas que quiere decir en metáforas y otras figuras de las llamadas literarias.
Señor mío, eso sí que no, el poeta no corrompe el lenguaje; los que sí lo hacen y ampliamente son los políticos, que se atreven a llamar "expedientes de regulación de empleo", vulgo ERE, a lo que no son otra cosa que despidos, así como suena, o dicho en castizo, "poner de patitas en la calle". Los ejemplos son muchos y le dejo a usted que haga un ejercicio de rastreo por los periódicos o por los telediarios, verá lo que es corrupción y no lo que los poetas practican más o menos a diario.


Me atrevo también en esta carta a comentar lo que dice uno de los comentaristas de su parlamento: los poetas son antipáticos, simpáticos, cariñosos , huraños, tontos, listos, etc. etc., como cualquier hijo de vecino. No se dé por aludido con lo de vecino, ya que desconozco si es usted padre o está a punto de serlo.


Nada más. Suya para lo que disponga,
MCM

martes, 28 de abril de 2009

EL AZAR ENTRA EN LOS MUSEOS

Fotografía: Matilda Sagan, Un balcón del barrio de la Barceloneta





Hoja informativa del Museo


EL ARTE Y SUS RIESGOS
--- /// ---
VISITANTES IMPLICADOS
///---///
O EL AZAR Y SUS DADOS HAN ENTRADO EN LOS MUSEOS, COMO HUBIERA DICHO MALLARMÉ


En el "Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona" (MACBA), para visitar una de las instalaciones del artista brasileño Cildo Meireles, titulada A través, cuyo suelo se compone de una gruesa superficie de cristales rotos (unas ocho toneladas) sobre la que los visitantes pueden andar, te hacen firmar una hoja informativa antes de entrar en la instalación, donde se indica que el Museo queda libre de toda responsabilidad en caso de caída o resbalón del visitante sobre los cristales rotos, a semejanza del informe que te obligan a firmar en los hospitales en caso de intervención quirúrgica.

Interesante performance. Azar. Posibilidad de Accidente. Angustia en el Museo, que diría Kierkegaard, precavido. Sangre en el museo. Arte vivo, teatro vivo, escenario de la crueldad, como diría Artaud, gesticulando.

En otra exposición-instalación, la de Isabel Coixet en Homenatge a John Berger (con un magnífico diseño arquitectónico de Benedetta Tagliabue), en el nuevo "Arts Santa Mònica", de Barcelona, hay también un aviso a la entrada de la instalación carcelaria, donde se informa que deben llevar cuidado con la cabeza los visitantes que midan más de 1,90 m. de altura.

Un visitante de 1,78 m. de altura

lunes, 27 de abril de 2009

OTRA EXPERIENCIA EN LA ESCALERA (en prosa)

Entrada a la calle de Escudellers (Barcelona)





















EN LA ESCALERA Nº. 1: LA NARRACION

Como cada día, poco antes de las diez de la noche, fui preparando la basura para bajarla al contenedor en la calle, justo frente al portal, y como cada día, unos diez minutos después, mi vecino del piso de arriba ya bajaba la suya con la misma intención. Este ritual cotidiano me había sorprendido alguna vez que yo me había retrasado, pues casualmente mi vecino también solía retrasarse entonces.

Aquel día,cuando el ascensor llegó al vestíbulo, la luz estaba estropeada. Salí a la calle, tiré la bolsa de basura en el contenedor y una vez en el vestíbulo, cuando me dirigía al ascensor, se me cayeron las llaves al suelo. Con la escasa luz que entraba de la calle, no podía ver dónde habían ido a parar y de cuclillas fui rastreando el suelo hasta que las encontré y, en aquel momento, se puso en marcha el ascensor que supuse había llamado mi vecino.

No se por qué motivo tuve el impulso de esconderme y precipitadamente subí el primer tramo de escaleras, ocultándome detrás de la caja del ascensor. Efectivamente, era mi vecino, que vi al contraluz de la calle dirigirse hacia los contenedores con una bolsa de plástico, vacía, en la mano. Cuando estuvo frente a los contenedores, miró en todas direcciones y ante mi estupor vi cómo con dificultad sacaba varias bolsas del interior. En cuclillas, las fue abriendo y escogiendo los restos que iba poniendo en la bolsa que el había traído. Con cuidado fue cerrando las bolsas, antes de incorporarse volvió a mirar en todas direcciones y las devolvió al contenedor. Con su perfil recortado al trasluz de la calle, vi cómo entraba de nuevo en el edificio y en la oscuridad se dirigía al ascensor. Permanecí un rato no sé cuán largo, inmóvil y con un agudo dolor en el estomago. Aturdido, fui bajando lentamente el tramo de escaleras, con temor de hacer ruido llamé el ascensor y sigilosamente volví a mi piso.

Aquella noche casi no dormí, no podía quitarme la imagen de mi vecino en el vestíbulo. Me di cuenta de que hacía muchos años que no le veía, recordé cuando el vivía con su familia , su mujer y dos chicos. Era una persona madura, elegante y agradable, y creo que me había comentado que era ingeniero de una empresa de obras publicas. Pero hace tiempo que vive solo y ya no había vuelto a saber nada de él, salvo que solía bajar a “tirar la basura” después de que lo hiciera yo.
Desde aquel día, antes de cerrar la basura para bajar a tirarla, abría la nevera y cogía algo que la hiciera más nutritiva. No diré que conocer el secreto de mi vecino me tuviera obsesionado, pero sí que pensaba a menudo en él y hacía conjeturas sobre lo que le podía haber pasado para llegar a aquella situación. Un día, próximo a las fiestas navideñas, supongo que influido por el ambiente tuve un arrebato, llené la bolsa de basura con alimentos seleccionados y le añadí una nota ofreciéndome, en aras de la solidaridad humana, para ayudarle en lo que me fuera posible.
Después de aquel día ya no volví a oirle bajar después de tirar yo la basura. Pasados unos meses, me sorprendió oír unos ruidos en el piso de mi vecino que no eran los habituales, y extrañado subí a ver lo que podía pasar. Me recibió un chico joven y trajeado, el cual me informó que el piso había quedado vacío y que iban a hacer reformas para volverlo a alquilar.


EN LA ESCALERA Nº. 2: LA CONFESION


Después de redactar “En la escalera”, repasé el texto, hice algunas correcciones y lo di por bueno. Al día siguiente, algo me lo hizo recordar y de repente me di cuenta de que tenía un fallo garrafal. Después de recoger las llaves y percatarme de que se ponía en marcha el ascensor, digo: “No se por qué motivo tuve el impulso de esconderme...” , esto nunca puede ser cierto, siempre tenemos un motivo para hacer algo y si decimos que no sabemos el motivo, es porque no lo queremos decir o no lo queremos reconocer.

Estuve pensando en ello y tengo que reconocer que no encontré ninguna razón, ni que fuera inconfesable, para que tuviera el impulso de esconderme. Ello me obliga a confesar que en realidad no me escondí.

Esperé en el vestíbulo, frente la puerta del ascensor, intrigado por ver a mi vecino que hacía tanto tiempo que no veía. Se paró el ascensor y salió alguien algo desaliñado que, con la escasa luz del lugar, no pude reconocer como mi vecino, al que apenas podía recordar. Después de darnos las buenas noches le dije que le esperaba para subir juntos, pero él, algo turbado, me dijo que no, que subiera, que él aún tardaría. Me despedí y subí.

Sí, es cierto que me quedé algo preocupado, su desaliño me impresionó y su turbación.
Pensé que podía estar pasándolo mal, y también pensé que tal vez quiso que me fuera para poder rebuscar en las basuras, realmente la bolsa que llevaba parecía casi vacía.


Desde aquel día, no se por qué, enriquecí las basuras con algún alimento en buen estado, como ya conté en mi relato, y también es cierto que unas fiestas navideñas le preparé un raro lote y que en él deposité una nota ofreciéndole mi ayuda. También sucedió que mi vecino no volvió a bajar la basura, y que pasados unos meses me encontré con el joven de la inmobiliaria que me dijo que el piso había quedado vacío.

Pero tengo que hacer otra confesión, he mentido, he mentido descaradamente, pocas líneas más arriba he dicho: “Desde aquel día, no se por qué, enriquecí las basuras...” , y al principio del escrito he dejado claro que siempre tenemos un motivo para hacer algo, y así es, yo también tenía un motivo para hacer lo que hice, aunque no quería reconocerlo.

Como he dicho, al ver a mi vecino desaliñado y pensar lo peor, me sentí incómodo con mis pequeños lujos. Fue una manera de exorcizar los remordimientos por haber dejado pasar años sin dar un paso para acercarme al único vecino que tenía, por no subir a su piso y llamar a su puerta para interesarme por él, por no atender a tantos que se nos cruzan a diario, suplicantes por sus miserias, por encontrar siempre argumentos para no tender la mano al que nos pide...
Un error de redacción ha anulado todo el relato, ha perdido toda credibilidad, pero lo peor de todo, por desgracia, es cierto.


Luis Nadal

domingo, 26 de abril de 2009

EXPERIENCIA EN LA ESCALERA, O ¿ES EL POETA UN CORRUPTOR?

Ilustración: Rafael Sañudo





















NUEVA CAMPAÑA CONTRA LOS POETAS EN LA COMUNIDAD

“¿Es el poeta un corruptor?”, me ha preguntado de pronto un vecino en la escalera. Perplejo, no he sabido qué responderle, y ante mi segundo asombro, mi vecino ha continuado con sus preguntas:

¿Acaso no es el poeta un corruptor? ¿No es corrupción de la realidad falsearla por medio de las palabras apelando al sentimiento, al corazón?
Con sus palabras, con sus versos, al cambiar tanto de disfraz –o de metáfora-,
¿el poeta no estará creando una mera ficción, con tanto amor al prójimo y buenos sentimientos, que nada tiene que ver con la realidad, una realidad que, al finalizar la lectura del poema, ya nos está esperando para darnos un nuevo latigazo en pleno rostro?

¿No es engañar y corromper al inocente –al joven lector-, hablarle de nobles sentimientos y esperanzas telúricas, cuando aquí mismo, en el suelo real de la tierra, no hay sino desengaño, traición, insolidaridad, egocentrismo, acciones y palabras innobles?
El poeta mismo, que canta lo noble, lo elevado, ¿es digno de ser imitado? Entendámonos, ¿cómo puedes creerte el canto de un tipo, sea poeta o no, que hace todo lo contrario de lo que canta? Bien, pongamos que no importa la vida del autor, y esto parece más claro si pensamos en una novela o en un cuento, pero ¿y en la poesía? Si el poema es algo más que la novela, que un cuento, ¿no es debido a la entrega más íntima, más auténtica, más personal del poeta a su obra, el poema? El novelista, el narrador, ya sabemos que inventa personajes y aventuras, ¿pero el poeta también inventa sentimientos, penas, desamores, también inventa el dolor que dice padecer o el gozo que canta?

Si es así, ¿no es esto simulación, engaño? Si es así, si todo lo cantado también es falso, pura ficción, ¿en qué se diferencia un poema de un cuento? Si el poeta es un fingidor, como decía Pessoa, ¿a que viene proseguir con el cuento del poema? ¿No sería acaso mucho mejor dejarse de cantos y narrar directamente los cuentos? ¿Y dejar el canto natural, individual, más auténtico, para los simples pájaros, que en realidad no pretenden cantar ni seducirnos con la belleza de su canto?

¿Sería también por eso que Platón quería echar a los poetas de su República, por “creerse y hacerse” demasiado los divinos? ¿Temía que los poetas pudieran ejercer la corrupción en las almas transmitiéndoles bellas falsedades, diciéndoles que es posible lo que es imposible? ¿Que inocularan el corazón y la mente de los más jóvenes mediante cantos hermosos pero falsos, adorables e hipnóticos pero fingidores, sobre una realidad que nunca ha existido ni existirá en la humanidad?

Cuando este vecino se ha ido escaleras arriba, ha abierto la puerta de su casa otro vecino, más joven que el anterior, y al saludarnos me he sentido corruptor y corrompido, con el veneno de un poema en el bolsillo.

El poeta de la Comunidad (transcripción, at)

sábado, 25 de abril de 2009

POEMA EXPERIMENTAL: 4.010.700

.................................................

4.010.700

Y

ALGUNOS FAMILIARES MÁS

................................................

El Espadachín Enmascarado de la Barceloneta, y poeta experimental

EL BARRIO

Dibujo en una pared





















Por supuesto, querido vecino de la Rambla, el Bar "Cosmos" siempre será, en la mitología de la infancia, el símbolo del Cosmos, el laberinto del mundo. Desde el restaurante de "Los Caracoles" hasta el Bar "Cosmos", pasando por los otros bares de la calle Escudellers, "Los Cuatro Hermanos", "La Concha" (aún existe, esquina Còdols), el "Tequila" (también existe, remodelado en discoteca, esquina Obradors, donde estaba el cine Castilla), más tarde el "New York" y sus variedades, frente al cine Alarcón, y también el "Hotel Zurbano" (desaparecido, en la misma calle Zurbano, donde los fines de semana se alojaban los toreros y picadores que venían a torear a Barcelona, entre ellos el mítico Chamaco, ídolo y amigo de los niños de la plaza Real).

Y ya que hablamos de la plaza Real, cuna de palomas, de coleccionistas de sellos y numismáticos..., y también lugar para las "camionetas municipales" números 36, 37 y 38 que capturaban niños vagabundos, mujeres y hombres pordioseros..., jardín fresco con arcadas y patio de juegos de todos los niños callejeros (la mayoría), recordemos el "Jamboree", la "Cervecería Vivancos" (desaparecida), la "Cervecería Canarias", "Ambos Mundos", el "Hotel Fornos", y demás hostales y pensiones que vivían de la flota norteamericana, de los marines y sus chicas (de este u otro barrio, hermanas, primas de algún amigo, una vecina, alguna madre joven). Ellos, aunque borrachines y peleones, eran buenos muchachos extranjeros, y ellas, las novias alquiladas, eran buenas chicas, y además repartían golosinas.

at

viernes, 24 de abril de 2009

V PREMIOS TERENCI MOIX 2009

En la fotografía: Jirí Menzel, Rosa Mª. Sardá, P.D. James, Hanna Schygulla, el director del Liceo de Barcelona y Eduardo Mendoza
Terenci Moix ha vuelto de nuevo al barrio, un año más, para cambiar algunos tebeos, cromos, novelas del oeste y policiacas: correteando, yendo de una calle a otra, se ha dirigido al kiosko de la esquina donde, por unos céntimos, las novelas y los tebeos leídos se pueden cambiar por otros de segunda mano.

Después se ha dirigido al Liceo, donde por quinto año se hacía entrega de los Premis Internacionals que llevan su nombre, bajo la presidencia de su hermana Ana María Moix. Este año han sido concedidos a P.D. James, Gabriel Jackson, Rosa Mª. Sardá, Hanna Schygulla, Jirí Menze,Tom Stoppard y Eduardo Mendoza, así como a la representación en el Liceo de Barcelona y en el Teatro Real de Madrid de la ópera Muerte en Venecia, de Benjamin Britten.
El acto ha sido muy entrañable, con momentos mágicos y de película dignos de la escenografía y escritura de Terenci Moix, el cual ha tenido una sonrisa para todo el mundo.

Finalizado el acto, entre aplausos, Terenci Moix ha salido otra vez a la calle y se ha ido Rambla arriba, a paso lento, desapareciendo entre la gente anónima, las paradas de libros y los ramos de rosas de las Ramblas. Ha dicho que iba a dar una vuelta y que no tardaría en volver.

El cronista del barrio

jueves, 23 de abril de 2009

RECORDANDO A TERENCI MOIX

Revista Jano, nº. 366 (1979)



Era siempre al día siguiente.

Habíamos ido al Cine de barrio a ver dos películas, Peter Pan y Murieron con las botas puestas, y al día siguiente ya imitábamos las principales escenas de acción por calles y plazas.

La Rambla hacía de frontera. A la izquierda, subiendo por la Rambla, estaba la pandilla formada por Manuel Vázquez Montalbán (observándolo todo desde el balcón antes de bajar a la calle)..., Amadeu Petitbó, ya de niño haciendo cálculos económicos (sería presidente del "Tribunal de la Competencia")..., y Gabriel Moreras con los riesgos y siniestros propios del barrio (luego dirigiría las Compañías de Seguros "La Suiza" y "Winterthur")... Y más allá, Josep Mª. Benet i Jornet con sus personajes tristes en busca de autor..., y Terenci Moix, inventando ya historias de ciudad y nuevas aventuras exóticas, con su colección de cromos y programas de cine bien atados con una goma elástica..., y Ana María Moix con sus tebeos y cuentos (unos troquelados, otros no, y algunos cromos repetidos entre las páginas)..., y Maruja Torres, con un ejemplar de la revista-tebeo la Florita en la mano.

Ellos tenían sus Cines de barrio: Rondas, Argentina, Céntrico, Diana, Español, Hora, Unión, Barcelona, Edén, etc. Al otro lado, a la derecha, estaba la plaza Real, el Jamboree, y los niños de otra pandilla que tenían otros Cines: Castilla, Alarcón, Princesa, Palacio del Cinema. En los límites, en la frontera de los dos barrios, brillaban con luz propia, de cartón pintado: el Capitol y sus fabulosos carteles, también llamado "Can pistolas", el Cine-teatro Poliorama, el Cine Mar, el Ramblas, los maravillosos semi-estrenos del Principal Palacio, el mítico Cine Latino y su ambiente de bajos fondos (frente a la calle Escudellers y el bar el "Cosmos", estaba situado en un sótano, al otro lado del portal donde había otro sótano que era una sala de billares y futbolines), con rateros, pederastas (entonces les decían otro nombre), mutilados y desertores de guerra, desocupados y niños que hacían "campana" escolar).
De vez en cuando, algunos, solos, sin los padres, nos arriesgábamos y cruzábamos la Rambla, y nos mezclábamos con los niños y las niñas del otro barrio por Calles, Plazas, Atracciones y Cines.

at, desde otra pensión, la "Pensión Ulises"

miércoles, 22 de abril de 2009

EL PODER Y SUS ENIGMAS A RESOLVER

Fotografía: Matilda Sagan, Plaza de la Duda (Barcelona)






















I. Cuando los partidos políticos y los sindicatos tienen pocos afiliados, pocos militantes para mantenerse económicamente, ¿a dónde se encaminan los tesoreros para recaudar fondos?

II. Cuando los bancos han concedido préstamos millonarios a los partidos políticos, que, vaya por dios, este año tampoco podrán ser devueltos; y, por otra parte, los pequeños clientes no pueden pagar sus hipotecas y el dinero parece que se esfuma por arte de magia, cabe preguntarse:
¿Por qué el gobierno de turno, el partido político de turno que gobierna, corre a tapar los inmensos agujeros negros de los Bacos y Cajas mediante el dinero de los impuestos de los ciudadanos?

Y, sin en lugar de correr con el dinero ajeno, ¿los gobiernos devolvieran los prestamos millonarios que les han concedido graciosamente los Bancos y Cajas para el mantenimiento de las supraestructuras e infraestructuras de sus partidos políticos?

¿Y si en lugar de llevar el dinero de los ciudadanos a los Bancos y de los Bancos a Empresas Misteriosas y Partidos Políticos, que no devuelven ni los préstamos ni las hipotecas, realmente se cuidaran de proteger lo que les ha sido confiado y gastaran menos y ahorraran más el dinero ajeno, el dinero que no es suyo y que deben limitarse a gestionar?

III. ¿Cuándo, qué día de la historia los políticos hablarán menos de una manera rimbombante y falsa, y por fin serán ejemplares, dignos de ejemplo a imitar? ¿Cuándo los poderosos utilizarán el poder al servicio de los ciudadanos, que son la base, el cimiento de todo el tinglado histórico, social y económico? ¿Cuándo los nuevos esclavos, los esclavos modernos dejarán de ser tomados por imbéciles, atados de pies y manos con el cuento real y cruel de las hipotecas, el trabajo, el paro, la vivienda, las vacaciones de navidad, semana santa y verano, y luego otra vez a lo mismo para trabajar por las pensiones (no de Ulises), que dicen que también se van esfumando mágicamente?
Enigmas a resolver.

El Espadachín Enmascarado de Nou Barris

martes, 21 de abril de 2009

ANIVERSARIO DE INTERNET: HACIA UN NUEVO LENGUAJE

Graffiti sobre escultura en la calle Carabassa (Barcelona), ¿El rostro impenetrable del poder?













Se cumplan 65, 40 o 20 años de Internet, lo cierto es que ese nuevo medio tecnológico de comunicación, que empezó siendo el de una red militar, se ha convertido en el lenguaje del presente y del futuro, en una red universal que democratiza a la comunicación, a la cultura. ¿Estamos ya en otra era, en otra civilización, iniciada a mediados del siglo XX? Ya nada volverá a ser lo mismo. A la revolución de la imprenta china y a la de Gutenberg del siglo XV, les ha sucedido la revolución de Internet del siglo XX. Ahora sólo hay que esperar el perfeccionamiento gradual de ese nuevo medio de comunicación, de ese nuevo lenguaje. Sin embargo, parodiando aquel título de la obra de teatro de Edward Albee, "Quién teme a Virgia Woolf", cabría preguntar: "¿Quién teme a Internet?"

Los poderes políticos, económicos y religiosos temen a Internet porque es, en el buen sentido, la victoria de la anarquía, de la democratización de la información y la cultura, con sus virtudes y defectos propios de la mayoría. Por eso la poderosa minoría quiere su control, la poderosa minoría quiere controlar ese nuevo lenguaje de libertad de la mayoría, de todos. Los poderes políticos, económicos y religiosos tienen miedo a la libertad, tienen miedo a volar y no quieren que aquí, en la tierra, vuele nadie. Pero ya es demasiado tarde, y los internautas vuelan y vuelan, imparables. ¿O acaso llegará un día en que los internautas también serán perseguidos y torturados, en nombre de los derechos privados de una minoría poderosa que tiene miedo a la libertad? Esperemos que el nuevo lenguaje de Internet, que es también "un arma cargada de futuro" como diría el olvidado Gabriel Celaya, no les permita llevar a cabo la nueva represión, que ya deben de estar tramando en algún lugar oscuro.

Por los nuevos lenguajes de la libertad, un internauta del barrio y el mundo

domingo, 19 de abril de 2009

CADA ERUDITO CON SU TEMA, O CONTRA GUSTOS SIEMPRE HAY DISPUTAS, III

Graffiti en una calle del Barriochino de Barcelona, Kafka rodeado de mensajes cifrados















Recordando a J. G. Ballard

Transcribimos tres comentarios a la sátira anterior sobre la erudición y las ediciones críticas.

I
Veo que la Pensión Ulises se ha puesto erudita. Si quieren divertirse un rato, les recomiendo los cursos de literatura europea y rusa de Nabokov. Tiene otro curso delirante sobre el Quijote y su crueldad.
Buen viaje al Parnaso: en verano pueden bañarse en uno de sus lagos, sin traje de baño.
Sólo hay un problema: encontrar los lagos.

Una Lolita
19 de abril de 2009 17:43

II
Tanto si es con o sin traje de baño, me apunto a la erudición festiva y, no por ello, carente de rigor. Cierto, las notas bibliográficas, eruditas, a pie de página, o como se llamen en el argot académico, pueden constituir por sí mismas otro género literario. Las hay aburridas, que son un coñazo;
las hay divertidas, que rompen con la fatua corrección, y deleitan enseñando: de todo hay en la viña del señor o señora erudita.

Una cómica de la lengua
19 de abril de 2009 20:40

III
Me lo paso muy bien leyendo notas a pie de página, aunque a menudo olvido qué libro estoy leyendo en realidad. Tengo este vicio, y ya sé que nunca podré decir que he leído un libro directamente, sin mediación, sin intermediarios. Cada uno lee lo que quiere, y a mí me seducen más las notas eruditas, los comentarios, que no la obra comentada. He aprendido mucho leyéndolas, es impresionante lo que puede llegar a saberse a través de ellas: antipatías, envidias, odios, amores apasionados, rencillas, ¿para cuándo un asesinato? Noticia: un erudito descabalga y liquida a otro con el canto afilado (doble acepción) de un libro, imitando "En el nombre de la rosa", pero esta vez con sangre real. Espero que llegue el día en que aparezca el Simenon o la Agatha Christie de las notas eruditas, con notas ya ensangrentadas, apuntadas y arrastrándose a pie, no de página, sino de calle suburbial. Apasionante será el misterio, el suspense. Ardo en deseos de que aparezca al fin el Asesino de las Notas Bibliográficas, y ver correr la sangre erudita a pie de página, salpicando las manos del lector.
Pero, ¿quién será el comisario en este nuevo episodio ?

Un vicioso de las notas eruditas
19 de abril de 2009 21:20

AVENTURAS Y HUMORADAS DE LOS ERUDITOS ILUMINADOS, II






No creo, como advierten en sus comentarios el "Estudiante de filología" y el "Partidario de Lope", que la pensionista "Sigismunda, la Viajera" se burle de Martín de Riquer al citar su falta de entusiasmo poético (y de humor, añadiría) al leer el Viaje del Parnaso, del tan celebrado y siempre marginado poeta, Cervantes.

En la exposición sobre los "Iluminados catalanes", que se celebra en la Casa de la Caritat (CCCB), encuentro a faltar una sección (otra más, no, por favor, exclaman unos visitantes exhaustos) dedicada a los eruditos catalanes, desde Pompeu Fabra al folclorista Aureli Capmany, desde Milà i Fontanals a Joan Coromines, desde la saga de los Blecua (a los que también podríamos considerar de Barcelona) a Martín de Riquer, desde Francisco Rico a Lola Badia, Victoria Cirlot, Carme Riera, José Mª. Micó, Luisa Cotoner...

Unos, divertidos, incluyendo algún soneto apócrifo, de propia mano, en la edición crítica de la obra poética de Quevedo, por ejemplo; otros más serios, también más aburridos. Pero todos lanzándose notas bibliográficas unos a otros, creando un nuevo estilo literario a pie de página que, a la vez que nos explican lo que no está claro por desuso o referencia clásica a tantos mitos, dioses y musas griegas y latinas, nos divierten con las fobias y querencias de cada uno de los eruditos. Américo Castro a la gresca con Sánchez Albornoz..., Menéndez y Pelayo indagando pecadillos en los iluminados heterodoxos españoles (¡cuántos, sin embargo, se sirven aún de sus indagaciones!)..., Salvador de Madariaga regalándonos una Guía para seguir los pasos y avatares del Quijote..., Menéndez Pidal buscando, en su viaje de novios, florecillas, vocablos y versos arcaicos por aldeas y pueblos, haciendo cantar a las viejas del lugar sus canciones y romances, a palo seco, y dejando para otro día la noche de bodas.

Todos -si uno se aficiona a esas notas eruditas que pueden llegar a ser adictivas-, muy formativos y, en el mejor de los casos, también amenos y divertidos, aunque a veces, con tanto corte bibliográfico y erudito, no nos dejen disfrutar plenamente de la obra que estamos leyendo. No importa, amigos y amigas, ya la leeremos el próximo verano, pasando de notas (si aún no nos han corrompido y viciado en nuestra naturaleza de "puro lector").

Un aficionado a las ediciones críticas de los autores clásicos y modernos

sábado, 18 de abril de 2009

EL MALDITO VIAJE DE CERVANTES, I

Eugenio Oliva, Cervantes en sus últimos días escribiendo la dedicatoria al Conde de Lemos (1883)













Hay un cliente del bar “Buenos Días", soltero y solitario, que siempre lleva un libro en el bolsillo. Lo abre tomándose un vermut con olivas rellenas de pimiento, y se ríe, y al verlo tan solo y alegre, sentado en un rincón del bar, nos contagia la risa a los demás. Un día, preguntado por su risa, nos dijo que hace ya unos años que se está riendo al hacer el vermut y volver a leer, entre aceitunas con pimiento, un largo poema satírico sobre los poetas, un librito al que tiene mucho cariño desde que leyó esta nota:

"El Viaje del Parnaso es un poema en tercetos, inspirado, como el mismo Cervantes confiesa, en cierto Viaggio in Parnaso del escritor italiano Cesare Caporale, aunque en el desarrollo del tema ambas obras difieren bastante. El poema de Cervantes, que dista mucho de tener un valor literario intrínseco, es interesante por la información y juicios que nos da sobre escritores de la época y los datos personales que nos brinda."
(Martín de Riquer,
Aproximación al Quijote)

A pesar de ese juicio negativo sobre sobre la poesía satírica de Cervantes (uno más, diría Lope de Vega poniéndose los anteojos rotos, como "un huevo chafado", de Cervantes), el cliente se ríe cada vez más con ese Viaje del Parnaso, que muchos poetas y eruditos ya quisieran saber escribir una vez en la vida.

B. -Metafísico estáis.
R. -Es que no como.

(Quijote, I, Elogios)

Sigismunda la viajera

viernes, 17 de abril de 2009

LOS PERIÓDICOS GRATUITOS TAMBIÉN HABLAN DE RIMBAUD

Pág. del diario "El Mundo" ( 16.4.2009)













Pág. del periódico gratuito "20 minutos" (O también Rimbaud pirateó en Harar, en tierras y mares de Etiopía y Somalia)

Como decían en tiempos remotos, el poder es el poder y carece de color. Lo mismo puede aplicarse a las víctimas: siempre sangran las mismas, la sangre es del mismo color pero de baja calidad, y no interesa cuestionar esta clase de casos bélicos con pobres y menesterosos haciendo el muerto, de baja calidad incluso muertos, eliminados de la miseria en defensa de los valores y la prosperidad internacional, que tiene lugar un poco más allá de África, torciendo a la derecha del mar. O accidentes desafortunados, cosas inoportunas para el ritmo renqueante de la civilización del mundo moderno, que se muerde la cola pútrida, "podrida", que diría Dalí (aprovechando que lo citan en este blog).

Como sentenciaba el ensayista y pacífico Stalin, "más de un muerto es ya estadística".
Para el caos moderno, donde escasea el espacio para tanta sepultura, hay muertos que mueren oficialmente, y hay muertos que no mueren oficialmente y deben ser arrojados al mar o incinerados extramuros, lejos de las ciudades deslumbrantes donde todo se compra y se vende.
Y la vida sigue más o menos igual, a lo sumo un pequeño retortijón de conciencia en la sobremesa. No importa, el barrio está lleno de farmacias y los medicamentos no están caducados.

Como dice Rimbaud en su poema en prosa "Infancia":

Me acodo en la mesa; la lámpara ilumina muy vivamente estos periódicos que soy idiota de releer, estos libros sin ningún interés.


Pimpinela Verde (interpretación del mensaje cifrado, at)

jueves, 16 de abril de 2009

HAZAÑAS BÉLICAS DE TEBEO, CON UNAS GOTAS DE SANGRE

Salvador Mestres, El submarino fantasma (1948)















YouTube - Georges Brassens - Jeanne (subtitulos español)

Ante la indiferencia del mundo (era semana santa, y había que aprovechar las vacaciones con lluvia), la marina norteamericana, en una hazaña bélica digna de un cómic o una película de mediados del siglo XX ("Los piratas del mar del Caribe"), ha rescatado a un capitán de la marina mercante con pabellón o bandera estadounidense, no sin antes exterminar eficazmente a tres de los piratas del mar. Mientras tanto, las fragatas de la OTAN (¿bajo el mando de la fragata española?), estaban mirando a otro lado, extasiados, viendo cómo es verdad que las oscuras golondrinas vuelven otra vez cada primavera, como ya sabía muy bien Gustavo Adolfo Bécquer cuyo instrumental de observación, por cierto, era menos espectacular y más económico.

Se confirma que las fuerzas de asalto marítimo de la Primera Potencia fueron superiores en todo momento a las argucias de los piratas del mar.
Se ignora si los tres piratas han sido arrojados a la vasta sepultura del mar, en un bello gesto marinero, o bien han llevado sus restos hasta la tierra natal y pobre de todos los piratas, en el llamado Cuerno de África.
En próximos contraataques y asaltos ultrarrápidos y postmodernos, se procurará eliminar pacíficamente a los piratas. Se está investigando sobre el mejor método a seguir en el mar.

El cronista del barrio

miércoles, 15 de abril de 2009

COSMOS DALÍ, IV (O LOS HUESOS DE ASNO TAMBIÉN RESPLANDECEN DE NOCHE)




















Bibliografía:
Salvador Dalí, L'alliberament dels dits, Quaderns Crema, Barcelona, 1995
Salvador Dalí, Carta abierta a Salvador Dalí, Ed. Paidós, Barcelona, 2003

martes, 14 de abril de 2009

COSMOS DALÍ, III (O DALÍ NO TIENE UNA CALLE EN BARCELONA)

Dalí, Gala, André Breton y Valentine Hugo, Cadáver exquisito (1928)





















Fragmento final del "Manifiesto amarillo"





"Tabla de medidas" sobre Dalí calculadas por Dalí

Bibliografía:
Los putrefactos, Publicaciones de la Residencia de Estudiantes, Madrid, 1995.
Salvador Dalí, L'alliberament dels dits (Obra catalana completa), Quaderns Crema, Barcelona, 1995.
Salvador Dalí, Carta abierta a Salvador Dalí, Ed. Paidós, Barcelona, 2003.

COSMOS DALÍ, II

I
Salvador Dalí, El niño enfermo (Autorretrato, 1923)






















II
Joan Comellas, Pan adormit (Partitura original, 1951, con la firma de Dalí)



















at

lunes, 13 de abril de 2009

COSMOS DALÍ, I

Dalí, Manifiesto surrealista (del catálogo de su primera exposición en Nueva York, 1934)




















INAGOTABLES

“Dalí es inagotable”. Así sentencia Arnau Puig* (Barcelona, 1926) la complejidad de Dalí (Figueres, 1904-1989). Inagotables las múltiples vueltas de rosca con que su pretenciosa y enjuta puesta en escena clava en el arte contemporáneo la estaca del delirio. Inagotables los vericuetos que a partir de su método paranoico-crítico (apuntalado en la lucidez extrema de Duchamp y en el montaje de hierro), debiera asumir el arte. Inagotable la realidad que, libre de “policías del espíritu”, el genial (de genio) Dalí traslada a sus obras, pasando de puntillas o calzado con botas militares, por el surrealismo francés, la admiración hacia el decadentismo, la apropiación de objetos prodigiosos como muletas o relojes, el afortunado uso y abuso de las nuevas tecnologías, Velázquez, las imágenes en duermevela, Lorca, un atajo a Freud, Foix, un desplante a las niñerías del arte, Lacan, un oráculo de-constructivo y un aplauso a la ciencia.


Sólo el que transcurre inagotable, puede sintetizar con semejante pulcritud el significado (ni la extravagancia, ni el anecdotario, ni las efemérides) de Dalí. Puig, quien hizo lo propio con la crítica al hincarle el cayado del rigor erudito y la codicia insaciable de la percepción delirante, es el otro inagotable capaz de sentenciar con tanta nitidez al de Port LLigat. La recopilación de artículos y conferencias –sólo el sustancioso prólogo cede su exclusividad a la edición- se sucede en danza con la contención. En cada línea subyace, no obstante, el desenfreno emocional de una “existencia plena”.

En homenaje a Dau al Set, del que Puig fue cofundador, se cuela en las librerías un chirriante volumen que retoma la tradición de las publicaciones de vanguardia. Afortunada ocurrencia.

*(Arnau Puig, L'esponja Dalí (La esponja Dalí)
"March Editor", Barcelona, 2005)

María José de los Santos Auñón

PINTADA EN UN MURO DE LA CÁRCEL

Salvador Mestres, Aventuras de guerra (1951)



Como si fuera una pregunta de concurso para el más listo, hay esta pregunta pintada en el muro exterior de una cárcel de mujeres:

¿Por qué las dictaduras y las llamadas democracias que hablan de paz por la mañana, al mediodía y por la noche, diseñan y fabrican a toda máquina nuevos modelos de armamento para las dictaduras y las llamadas democracias que hablan de guerra por la mañana, al mediodía y por la noche?

Como premio, quince días de vacaciones pagadas en un país exótico, sin guerra a la vista.

A responder, en prosa o en verso, antes de cien años a partir de hoy, día de la pintada.

No se admitirán las respuestas de los concursantes muertos, ni las de los anarquistas vivos.

Una monitora de Encuadernación de la Cárcel de Mujeres



domingo, 12 de abril de 2009

DOMINGO DE PASCUA

Fotografía: "Montón de Amarillo"














YouTube - 2 - Fourth Time Around (A Phoenix In April)
(Bob Dylan)
YouTube - Time Out of Mind - 07 Not Dark Yet









La Pitonisa del barrio




RESUMEN SEMANAL DE PASCUA

I. Sucedió en la última asamblea de la "Asociación de Vecinos", cuando ya los participantes habían terminado de hablar y discutir acerca de la creciente prostitución callejera (chicas africanas, eslavas, latinoamericanas, chinas), el aumento de la venta de droga en plena calle (nuevos “camellos”, muchachos negros controlados por un clan ¿marroquí?, que ha organizado un circuito nuevo de venta a los jóvenes, en la zona turística que va del puerto a la calle de Aviñó, en el barrio gótico de Barcelona), la delincuencia (robos en las tiendas de moda, hurtos a los visitantes de la ciudad) y los ruidos en el barrio (los tambores de la selva percutidos en los apartamentos turísticos)..., entonces, se levantó para pedir la palabra esa chica rara a la que llamamos la "pitonisa del barrio". Es una muchacha que nació en el barrio, algo tonta, dicen, que anda siempre subiendo y bajando por las escaleras de los vecinos, contándonos sus profecías o cantando por las esquinas pidiendo unas monedas para tabaco. Esta vez nos anunció en tres frases otra profecía, la más nueva profecía, dijo:

Kennedy escogió y tuvo su destino en Vietnam.

Bush escogió y tuvo su Irak.

Obama ha escogido y tendrá su Afganistán.

Perplejos, la mayoría de los asistentes a la asamblea protestaron por esta profecía, que no venía a cuento ni estaba en el orden del día. Incluso algunos la insultaron y llegaron a decir que nunca antes unos presidentes habían dado tanta euforia al mundo, y que esta vez, por fin, entraríamos alegre y felizmente en el desarrollo cívico y extensivo de la próxima guerra, que se llevaría a cabo, dijeron, por el bien y la felicidad de Occidente, en particular, y del Universo, en general. Nunca antes se había producido un fenómeno tal de simpatía bélica, de unidad en el destino, incondicional y patriótico, exclamaron los más exaltados. La animadversión se palpaba en el ambiente de la asamblea y llegó a tal punto que, de malos modos, a empujones, echaron de la asamblea a la chica de las profecías, a la "pitonisa del barrio", que volvió a su esquina a cantar viejas canciones para los transeúntes.

II. Ha pasado por la Pensión la chica de la nota anterior, la "pitonisa del barrio", que el otro día fue echada de una asamblea de vecinos, casi a golpes, por no ser políticamente correcta, profetizar más guerras y decir que esta vez se mataría de otra manera, con más euforia y empatía bélicas, sin grandes manifestaciones callejeras inoportunas (excepto ésas de los jóvenes, inevitables, tan bullangueros siempre, y las protestas de algunos anarquistas supervivientes, los más idealistas, los más utópicos y perseguidos por todos). La joven pitonisa nos ha dejado este papel escrito:

No me molestaría vivir al lado de una cárcel, al lado de un hospital, de un psiquiátrico.

No me molestaría vivir al lado de una perrera.

Pero no quiero vivir al lado de los hombres.

"Fígaro el Pequeño", secretario de la "Asociación de Vecinos"

viernes, 10 de abril de 2009

SÁBADO DE GLORIA

Gino Severini, Bulevar (1909)

















Marilyn Monroe and Ulysses

YouTube - More of Group A

-Sí -convino el Sr. Bloom-, y otra cosa en que pienso a menudo, ¿saben?, es tener tranvías fúnebres municipales como los de Milán. Sus líneas llegan hasta las puertas del cementerio, y tienen tranvias especiales que incluyen el coche mortuorio, el de duelo y demás. ¿Entienden lo que quiero decir?

-¡Oh, sería una cosa impresionante! -dijo el señor Dedalus-. Coche Pullman y salón comedor.

James Joyce, Ulises
(trad. J. Salas Subirat)

Página 128 de la novela que está hojeando-y-ojeando el conserje de la Pensión Ulises

VIERNES SANTO









Fernand Desnos,
La Cena en el Sena (1954)

YouTube - KRIS KRISTOFFERSON - Me And Bobbie McGee

Dicen en el barrio que hay más de un descreído que va a misa a la iglesia de San Jaime (calle Fernando, Barcelona) para escuchar los cánticos de las monjas extranjeras, las mismas que se cuidan de los pobres y vagabundos de aquellas calles. También asiste un borrachín, eslavo, que ayuda a las monjas durante las misas repartiendo las letras de los salmos que hay que cantar. A veces, al arrodillarse, se cae de lado y una monja se le acerca, lo endereza y se lo lleva a un rincón de la iglesia para que descanse y sueñe, mientras los demás cantan los salmos del día. Un sábado al mes, hacen una comida en la sacristía de la iglesia y cada uno aporta lo que puede, o nada.

Un descreído que va a misa

jueves, 9 de abril de 2009

¿LA DIVINA INSPIRACIÓN?

Fotografía: Matilda Sagan, Circo Raluy















YouTube - Emmylou Harris Jambalya live with Hot Band

Definitivamente, yo también quiero ser escritora. Para empezar, me he comprado una libretita con lápiz incluido, para apuntar todos los títulos de futuras novelas y ya voy por el titulo número veinte. Y como suelen hacer algunos escritores, apuntaré en ella todo cuanto oiga, vea, escuche y recuerde, sobre todo vivencias, vivencias de todo tipo, rememoración de la infancia, fracasos de todo tipo, cuantos más mejor. También debo frecuentar y pasear por ciertas plazas y calles, para conocer con mas intensidad la parte oscura de la vida.

Para llevar a cabo tal tarea, he decidido buscar un lugar tranquilo, una habitación, donde nada ni nadie distraiga mi atención. Para ello nada mejor que el cuarto trastero en el que no hay ventanas y adonde no llegan los ruidos, así nada podrá distraer mi atención. He sacado todos los trastos que había en la habitación y me la han pintado de un color rojizo oscuro, aconsejada por el mismo pintor que me ha dicho que ese color ayuda a la reflexión, a la concentración, cosas ambas que ahora más que nunca necesito.

En ella he puesto una estantería, de madera noble, heredada de un tío mío. La he llenado de libros, la mayoría comprados en el "Mercado de Sant Antonio", muchos de ellos descatalogados, cuentos, novelas. También he comprado en los "Encantes Viejos" cuatro grabados de retratos de escritores ilustres. La mesa, la silla y la lamparita de sobremesa, que antes estaban en el recibidor, las he trasladado y son ahora los muebles que componen mi habitación particular.

Cada día acudo a esa habitación-despacho, a la misma hora, a la espera de empezar a desarrollar y completar los temas de cada uno de los títulos previamente anotados, ya que considero que los títulos son una fuente de inspiración por sí mismos para escribir mis cuentos y novelas. Luego, ya finalizados y corregidos, me propongo enviarlos a Premios y Editoriales.


Sé que todo es cuestión de tiempo y paciencia, y de eso último, paciencia, es lo que más tengo. Ahora sólo falta escribir.

Matilda Sagan

miércoles, 8 de abril de 2009

TERTULIA EN LA TABERNA

Raoul Dufy, Los carteles de Trouville (1906)


















UN DESAYUNO

Llevaba ya varios días sin verme con Pepe, el sipieta, y con Andrés. Casualmente, los tres hemos estado ocupados los mismos días y, casualmente también, cuando ha vuelto a salir el sol -llevamos una semana de lluvias- nos hemos encontrado, y para celebrarlo hemos acordado ir a desayunar de cuchillo y tenedor, aprovechando la tregua que nos da esta primavera remolona.
Hemos ido a una taberna amiga donde unas alubias con chirlas y una ventresca de atún con ajillo al horno, regado ello con un tinto del vecino Penedés, nos ha reconfortado y limpiado el alma. El comer ha sido silencioso, no así la sobremesa de café, licor y tabacos, donde el desenfreno verbal se ha desatado.

Pepe me ha criticado por mi comentario del otro día al “TANGO LONDINENSE DEL G-20” (2-4 de este blog), no a mi exposición, con la cual también él esta de acuerdo, sino por mis conclusiones, que considera un tanto ingenuas. Andrés le contradice y, un tanto exaltado, le increpa que “si todos piensan igual, nunca va a cambiar nada y siempre los mismos se saldrán con la suya”. Yo escucho y callo con la mente algo turbia, hasta que Mateo, el tabernero, se nos acerca interesado por la polémica. Atiende a razones y concluye que sólo habrá remedio en la medida en que los poderosos también querrán salvar sus haberes. Pepe le advierte que son como hienas y que en su voracidad son capaces de morir antes de ceder un ápice.

Andrés, por su parte, reivindica la necesidad de hacerles ver la conveniencia de colaborar para salir del atolladero, y Pepe le contesta que estos “cerdos” no escuchan a nadie.
Mateo cierra la sesión y nos pone de manifiesto que si no nos han oído con el alboroto que hemos montado, desde luego que no oirán a nadie, y que vayamos desfilando que tiene que preparar las mesas para la comida.
Cuando ya salíamos, Mateo me dice que sí, que, aunque tal vez no sirva de nada, si nos callamos ya no seremos nadie..., pero, me advierte, “nadie no se pega estos desayunos”.


Luis Nadal

LA PITONISA DEL BARRIO (Continuación)

Robert Krier, Homenaje a Joan Salvat-Papasseit (1992, Puerto de Barcelona)




















"Que se ha ido todo el mundo?", pregunta Luis Nadal, corresponsal en Sitges de "Radio Pensión Ulises". No, como ves, aquí nos quedamos de guardia unos cuantos, no sea que aparezca un monstruo del centro de la tierra y nos pille desprevenidos, embaucados por el sonido de las campanillas al vuelo en esta semana más santa que las otras semanas, o menos laborable, para algunos, para bastantes, para ninguno, no para todos, que sería estadística, como dicen que decía Stalin: ""Matar a un individuo es un crimen. Matar a mil, diez mil, cien mil individuos es estadística".

Otra cosa. Ha pasado por la Pensión la chica de la nota anterior, la "pitonisa del barrio", que el otro día fue echada de una asamblea de vecinos, casi a golpes, por no ser políticamente correcta y profetizar más guerras, pero esta vez con euforia y empatía bélicas, sin grandes manifestaciones callejeras (excepto ésas de los jóvenes, tan bullangueros siempre, y de algunos anarquistas supervivientes, tan utópicos). Nos ha dejado un papel escrito:

No me molestaría vivir al lado de una cárcel, al lado de un hospital, de un psiquiátrico.
No me molestaría vivir al lado de una perrera.
No quiero vivir al lado de los hombres.

PS. De la escultura de la fotografía que adjuntamos, del escultor Robert Krier, esta conserjería opina que se trata de una imagen desmesurada, que reproduce idealmente, sin medida alguna, al poeta catalán Joan Salvat-Papasseit (1894-1924), de cuerpo flaco, enjuto, agitanado, que murió de tuberculosis en 1924, año también de la muerte de Franz Kafka, otro idealizado con desmesura. Está bien idealizar, pero cuando se idealiza tanto, ¿no habrá ignorancia de lo que se está haciendo por parte del idealizador que idealiza lo que no ha sido ideal, sino real?

El conserje de la Pensión, aficionado a la crítica de arte

martes, 7 de abril de 2009

UNA PROFECÍA INCÓMODA EN LA ASAMBLEA DE VECINOS






















En la última asamblea de la "Asociación de Vecinos", cuando ya todos sus miembros habían terminado de hablar y debatir sobre la creciente prostitución, la proliferación de la venta de droga, la delincuencia y los ruidos en el barrio, entonces se levantó para pedir la palabra esa chica rara a la que llamamos la "pitonisa del barrio". Es un pobre muchacha que anda siempre subiendo y bajando escaleras, contándonos sus profecías o cantando por las esquinas. Esta vez nos anunció en tres frases otra profecía, que dice así:

Kennedy escogió y tuvo su destino en Vietnam.
Bush escogió y tuvo su Irak.
Obama ha escogido y tendrá su Afganistán.

Perplejos, la mayoría de los asistentes a la asamblea protestaron por esta profecía, que no venía a cuento ni estaba en el orden del día. Incluso algunos la insultaron y llegaron a decir que nunca antes unos presidentes habían dado tanta euforia al mundo, y que esta vez, por fin, entraríamos alegre y felizmente en el desarrollo y extensión de la próxima guerra, que se llevaría a cabo, dijeron, por el bien y la felicidad de Occidente, en particular, y del orbe, en general. Nunca antes se había producido un fenómeno tal de simpatía bélica, de unidad en el destino, repitieron los más exaltados. La animadversión se palpaba en el ambiente y llegó a tal punto que, a empujones, echaron de la asamblea a la chica de las profecías, a la "pitonisa del barrio", que volvió a su esquina a cantar viejas canciones para los transeúntes.

Fígaro el Pequeño, secretario de la "Asociación de Vecinos"

lunes, 6 de abril de 2009

EL DESPERTAR DE LA PRIMAVERA, O EL ÚLTIMO VALS DE LOS G-20

Matías Alonso, Hazañas de la Juventud Audaz (1959)















Los actores y actrices, las estrellas rutilantes del G-20, después del último baile de fiesta, el de clausura, se trasladaron al otro salón de baile, el de la OTAN, pero la resaca ya era evidente en más de un rostro cuando se abrieron las puertas que daban acceso privado al vermut.
Fue entonces, entre copa y copa, entre abrazo y abrazo, cuando los mandamases anunciaron que no estaría mal reducir el armamento nuclear, e hicieron un pequeño croquis para el "juego de rol" de las próximas Navidades del 2009:

A. Reducir el armamento nuclear, sobre todo el de los demás.

B. Aumentar el armamento convencional, que mata menos, (?) en Afganistán y en aquellas otras zonas del mundo que, cosa nunca vista, también quieren participar de las fiestas y sus fuegos de artificio.

C. Amenazar a Corea del Norte por lanzar "cohetes estratégicos" al espacio, como si fuera uno más de los importantes del G-20, atreviéndose a cruzar el cielo cuyo uso y disfrute pertenece en propiedad a los cohetes de los mandamases, cuyas piruetas espaciales son dignas de admiración y triunfo en el mundo entero.
Indignante, dijeron al unísono, intolerable estropear así el jolgorio del G-20, la culminación de la gran fiesta del mundo.

Dicen fuentes bien informadas, que por la noche, durante el vals de despedida, resonaban las carcajadas y los petardos convencionales en el salón del gran baile, en plena euforia universal. Curiosamente, ningún medio informativo fotografió a las parejas de baile cuando éstas volvían al hotel, desmaquillados los rostros, desencajados y abotargados por los excesos de esa gran fiesta, de ese gran baile que financian los demás, los que nunca están ni en la fiesta ni en el baile. "Envidiosos, más que envidiosos, a ésos, a los demás, los reservamos para la traca final de los fuegos artificiales", contestó más de una pareja desde el ascensor haciendo un gesto obsceno, ya en plena resaca de poder al ron, con hielo, por favor.

El cronista del barrio