domingo, 18 de febrero de 2018

LA TELARAÑA POLÍTICA

Fotografía: Janet Xirgu, "La estrategia de la araña"
El politólogo del barrio comenta en el bar: Dicen que los mismos que exigieron a Puigdemont la declaración de la República (que es y no es), acusándole de "traidor" por intentar convocar unas elecciones anticipadas, con gritos y amenazas en la misma Generalitat, y desplegando pancartas de traición en la Plaça Sant Jaume, poniéndolo cabeza abajo en los twitters, etc., son los mismos que ahora quieren ir de legalistas. Pero se da la paradoja histórica que, en la elecciones autonómicas organizadas por el gobierno central para superar el independentismo, éste, con Puigdemont a la cabeza, han ganado más escaños que los otros partidos de la oposición, aunque el partido más votado haya sido otro. Paradojas de la historia.
¡Dentro y fuera de Tabarnia tenemos más votos!, exclama la cuñada del dentista. (Aviso a turistas: Tabarnia, nuevo territorio español que se quiere independizar del territorio digamos más catalán, añade la vecina taxista).
¡Pero nosotras tenemos más escaños!, responden la sobrina de la peluquera y la hija de la bibliotecaria, ambas independes y feministas.
Una inmensa telaraña política en la que todos estamos aprisionados, los de aquí y los de allá, apunta la vidente.
Es lo que suele ocurrir cuando la gente deja de hablar y se comunican a garrotazos, añade la hermana del informático.
Goya, otra vez, y las pinturas negras de este país, cada vez más negras, comenta el periodista en paro.
Luego de los golpes, otra vez el esperpento y la butifarrada, comenta la nieta del anarquista
Vuelta a empezar, ¡marchando, otra de calamares a la romana!, ordena la dueña del bar.
¡Que no amarilleen!, exclama la vecina taxista.
Los calamares a la romana amarillean por el rebozado con huevo, y los limones, cuando no son verdes, son amarillos, y esto no significa que los calamares y los limones estén politizados por el lazo amarillo, que es ese lazo de protesta contra la cárcel y a favor de los presos políticos, y como muestra una imagen, comenta el humorista del barrio. 


sábado, 17 de febrero de 2018

Y DICEN QUE SONÓ EL HIMNO EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE INVIERNO EN COREA...

"Javier Fernández, con la bandera española tras ganar el bronce" (elpais.com)


Lee la sobrina de la peluquera en el móvil: Esta mañana, en el informativo deportivo de la COPE, viendo que el deportista español ganaba la medalla de bronce y que por lo tanto no sonaría el himno nacional en el podio olímpico (oro y plata para los patinadores japoneses), el locutor anuncia a los radioyentes que ya pueden "ponerse en pie porque van a escuchar ahora el himno español".
¿Cómo?, pregunta la hermana del informático.
Pues no era una broma: el himno sonó, pero en una grabación de la emisora de la COPE, antes de que sonara el himno japonés correspondiente al medallista de oro, añade la sobrina de la peluquera.
Bien hecho. Si los coreanos no lo ponen, lo ponemos nosotros en la radio, y punto, ¿o acaso no es suficiente hazaña una medalla de bronce?, replica la cuñada del dentista.
Absolutamente de acuerdo. Seguro que no le han dado la medalla de oro por cuestiones partidistas, de enchufe, ya saben, entre coreanos y japoneses..., advierte la vecina taxista.
Menos mal que no era catalán ni pusieron Els segadors, apunta la nieta del anarquista.
¡Dios, la que se habría armado!, apunta el humorista.
¡Dios, la que se armó!, libro polémico (con juicio y todo), que relata la persecución que sufrió el autor, Francisco Candel, por parte de algunos vecinos que habían sido mencionados en su libro anterior, Donde la ciudad cambia su nombre, explica el politólogo.
Es lo que pasa por escribir cosas del barrio, advierte el periodista en paro.
Es lo que siempre dice mi madre: nada de novios del barrio, que luego, si hay un patinazo, todo son habladurías, dice la hija de la bibliotecaria, riendo.
Hablando de patinazos..., ¡ahora salen los obispos catalanes en defensa de los presos políticos!, vocifera la cuñada del dentista.
¡Y otra vez la lengua, lazos amarillo, manifestación ayer desde la Plaza San Jaime hasta la excárcel “Modelo”, calles cortadas, el cuento de nunca acabar!, añade la vecina taxista.
Hablando de cárceles, mi marido, que además de notario es inventor en sus ratos libres, ha ideado un cárcel prefabricada, extensible a base de módulos que se añaden a la estructura panóptica a medida que aumenta el número de internos (no digan prisioneros, que ya quisieran para sí, los refugiados de hoy en día, la comodidad de nuestras cárceles). De tal modo que, disponiendo de buenos terrenos expropiados, podríamos llegar  a construir una cárcel interminable, con una extensión de kilómetros, y muy apropiada para los tiempos que corren, con tanto separatista suelto (aún), explica la cuñada del dentista, guiñando un ojo a la vecina taxista.
Fantástico invento, que me recuerda las viviendas-container prefabricadas que patrocina nuestro Ayuntamiento, añade la taxista.
Qué barbaridad, qué horror, mejor sería que su inventor se dedicara a la carrera espacial, ¡pero más allá de la luna, en el otro mundo!, exclama la vidente.
También está en ello, pero le falta un socio capitalista, ¡a ver si convence al exlotero de la Bruixa d'Or!, replica la cuñada del dentista.
¡Vivan los juegos olímpicos y las tapas de mejillones con queso de Ginebra y tomate belga!, exclama un turista coreano, que dice que es hispanófilo y profesor emérito hispanista.
Por un casual, ¿conoce mi poesía?, pregunta el poeta romántico del barrio.
¿Hay tomate en Bélgica?, pregunta la dueña del bar, asombrada.
Será de lata o importado, indica la vidente.
El turista coreano mueve la cabeza y sonríe al modo oriental.


viernes, 16 de febrero de 2018

UNA LEYENDA CONTADA EN EL BAR


Entra un desconocido en el bar, se sube a una silla y recita:

"Cuenta la leyenda que, en un pueblo antiguo,
-época de señores feudales,
tiranos del pueblo,
de hechizamientos y brujerías,
de injustos inquisidores-,
quienes ejercían el poder ordenaron:
"Cúmplase la ley, sea como sea, más allá de la convivencia u otra circunstancia".
Pero añade la leyenda,
que los habitantes de aquel pueblo,
persiguiéndose y golpeándose unos a otros,
no sobrevivieron después de aplicarla
como se les había mandado,
y de su paso por la tierra
sólo queda una confusa, triste y sangrienta memoria."

Aplausos, silbidos, abucheos, pitos y flautas en el bar.
El recitador desconocido pasa el platillo (un vaso de plástico) agradeciendo unas monedas a los presentes.








Página de un tebeo de Hazañas Bélicas, del dibujante Boixcar

miércoles, 14 de febrero de 2018

14 DE FEBRERO, SAN VALENTÍN, EL DÍA DE LOS ENAMORADOS


Sota el coixí,
un ram de flors,
un tebeo,
un programa de ràdio
i una pel·lícula.

(Bajo la almohada,
un ramo de flores,
un tebeo,
un programa de radio
y una película).

Como es natural, lo del ramos de flores es falso, una ficción poética, comenta el poeta romántico del barrio.
¡Hombre, esto se avisa!, exclama la dueña del bar.
¡Cosa de poetas, que siempre andan tirándote flores y mareando la perdiz!, afirma mi marido, que es notario y fiel a carta cabal, como ya saben, exclama la cuñada del dentista.
Lo mismo dice el mío, que no es notario, pero sí es fiel y unionista a carta cabal, como su marido, añade la vecina taxista.
Analogías más allá del sueldo, apunta la hermana del informático.
Niña, no faltes, que los taxistas, vale, ganaremos menos que un notario, pero somos más honrados que algunos del Palau, replica la taxista.
¿A qué Palau se refiere, al independe o al musical?, pregunta el humorista.
¡Tanto monta, monta tanto...!, salta la cuñada del dentista.
...Isabel como Fernando, los Reyes Católicos por antonomasia, paladines de la unidad de destino en lo universal, añade el humorista del barrio.
Ya sabemos, ya, que usted anda metiendo monólogos separatistas en los teatros, ¡y aquí sin gobierno "normal"!, advierte la cuñada del dentista.
Volviendo a las flores, mi madre no se fía nada de los novios que la cubren de flores y le meten mano..., no se escandalicen..., que le meten mano en el bolso, explica la hija de la bibliotecaria.
Si yo les contara..., dice la vidente.
Mujer, explique, explique, indica el periodista en paro.
Nada, que de joven me casé con un bala perdida que les sacaba los cuartos a las alemanas de Calella, rememora la vidente.
Ah, el turismo sexual, la inquisición, ¡hemos sido pioneros en todo, y con tomate!, exclama la nieta del anarquista.
En todo, en todo”, ¿es un tapa de mejillones con tomate belga?, pregunta una turista japonesa. 
¿Pero hay tomates belgas?, pregunta la dueña del bar.


sábado, 10 de febrero de 2018

HUMOR NEGRO


Vean, uno de los últimos chistes de Ferreres en "El Periódico", sobre aquel chico que perdió un ojo el día del referéndum, comenta alguien en el bar.
Puro (o impuro) humor negro, apunta el periodista en paro.
No me extraña que lo despidan, dice la dueña del bar.
Con razón, ¡a ver si ahora nos van a colocar a dos presidentes en la Generalitat esta!, advierte la cuñada del dentista.
Muy bien dicho, ¡qué cosas de publicar!, se acabó la función, añade la vecina taxista, que ha pintado una capa de azul sobre el amarillo de su taxi.
Tranquilas, no se pongan de los nervios, que dicen que hay úlceras políticas, de mal curar, advierte la nieta del anarquista.
Una úlcera es lo que mi madre provoca a sus novios cuando los pilla in fraganti, ¡metiendo la mano en el bolso!, bromea la hija de la bibliotecaria.
"Quien no quiere razonar es un fanático; quien no sabe razonar es un tonto; y quien no se atreve a razonar es un esclavo", he leído en alguna parte, comenta la vidente del barrio.
Y mientras razona y duda, que si galgos o podencos, que si ser o no ser, ¡le birlo la cartera con mano fina, como hacen en el barrio!, advierte el humorista.


miércoles, 7 de febrero de 2018

NO UNA, SINO DOS, QUE SON UN PAR

Viñetas: Ferreres (elperiodico.com)



Dicen que el dibujante Ferreres será despedido de “El Periódico” a finales de febrero, comenta la vidente leyendo un mensaje en el móvil.
No me extraña, aquí cada uno tiene su merecido, dice la cuñada del dentista.
Bien dicho, hay que escarmentar a tanto gamberro y rebelde sin causa, añade la vecina taxista.
La sombra de los platillos volantes de Planeta es alargada, bromea el politólogo del barrio.
Con los tiempos que corren, es mejor nadar y guardar la ropa y no decir ni mu, recomienda el periodista en paro.
¡Como en los Premios Goya del otro día, en que nadie habló del conflicto catalán y evocaron la guerra de Irak!, apunta el humorista del barrio.
En esos casos lo mejor es ponerse al lado del más fuerte, del que manda, como decía mi madre, indica la dueña del bar.
O no, dice la sobrina de la peluquera.
¡Ya está bien de politiqueo, a trabajar, que son todos unos farsantes y gandules!, advierte la cuñada del dentista.
Trabajemos, pues, y callemos, como siempre, resume la nieta del anarquista.
¡Mujer, ni tanto ni tan poco!, exclama el poeta romántico del barrio.
Dicen que no habrá una, sino dos investiduras; y no un presidente, sino dos, explica la hermana del informático.
¡Pues habrá otra en Tabarnia!, replica la vecina taxista.
¡Como los novios de mi madre, que siempre se lo monta con un par!, se ríe la hija de la bibliotecaria.
¡Qué descaro, hija, qué descaro de madre!, exclama la vecina taxista.
Quiro decir con dos novios en el espacio, uno aquí y otro allá, y no en el tiempo, ¡no al mismo tiempo, con uno encima y otro debajo!, aclara la hija, dando un salto y riendo más.
¡Que Dios nos coja confesados y con el mazo dando!, como advierte mi marido -notario y católico de pro- cuando ve moros en la costa, explica la cuñada del dentista.
Mujer, si es notario y católico de pro y vienen los moros..., susurra la dueña del bar.




sábado, 3 de febrero de 2018

CHARLAS INFORMALES DE BAR



La revista digital "Núvol" da noticia de las primeras bibliotecas creadas por la Mancomunitat de Catalunya en las poblaciones de Sallent, Valls, Olot y Borges Blanques. Algunas incluso continuaron funcionando a pesar del franquismo, lee la hermana del informático en el móvil.
No me creo nada, dice la vecina taxista.
La cultura catalanista no empezó con el pujolismo, como muchos quieren hacernos creer (tampoco la cultura españolista empezó con Franco, aunque éste la unificara y la multiplicara a la manera ecuménica en el nacional-catolicismo). También quieren ocultar que hubo una izquierda catalanista, de "rojos separatistas", como sentenciaban los tribunales de Orden Público de la época, comenta el politólogo del barrio.
Todo es una farsa, un panfleto de botarates, replica la cuñada del dentista.
Vale. Pero como ya advertían el sindicalista Salvador Seguí (el "Noi del Sucre"), Lluís Companys, Francesc Layret y Andreu Nin (dos de ellos, Seguí y Layret, asesinados en atentado; Nin, secuestrado y asesinado, y Companys, fusilado), era necesario no dejar el catalanismo en manos de la clase burguesa (una parte de la cual se entregaría luego encantada al nuevo régimen), y organizar un movimiento catalanista de izquierdas, auténtico, lee la vidente en el móvil.
¡Vaya, si que están activos los móviles!, ¿no será el de Bruselas, que los está engatusando como hace mi madre con sus novios?, bromea la hija de la bibliotecaria.
¡Qué madre, niña, qué madre te ha salido!, replica la cuñada del dentista.
Lo cierto es que la poesía catalana viene de lejos, de la edad media por lo menos, apunta el poeta romántico del barrio.
Todo viene siempre de más lejos. Confundir esto como si la cultura y la política catalanas hubieran sido inventadas, en una noche de insomnio, por el pujolismo, la extinta CiU y otras metamorfosis parecidas, es no haber entendido nada, o haberlo entendido y manipularlo para otros fines. Esto es lo que me explicaba mi abuelo, indica la nieta del anarquista.
Menos discursos y más vermut del sábado, ¡marchando, otra de cerveza y berberechos!
¿No tienen mejillones con salsa belga?, pregunta un turista japonés. 


jueves, 1 de febrero de 2018

CONFIDENCIAS EN EL MÓVIL


Esto se acabó, el proceso catalán ha muerto, como anunció Rosa Quintana, sentencia la cuñada del dentista.
¿Quiere decir que ya no habrá más presos?, pregunta la hermana del informático.
No, niña, no, que no te enteras, ¡ya no hay referéndum que valga como excusa, ni soberanismo, la farsa terminó en derrota: Rajoy 1- Puigdemont 0!, replica la vecina taxista.
Aún hay partido, queda la segunda parte. Fuentes bien informadas me comunican que el expresidente Puigdemont se ha adelantado a los acontecimientos, es decir, a ese posible “sacrificio” que algunos estaban preparando e iban anunciado en los medios, comenta el politólogo del barrio.
Mi madre le repetía a uno de sus exnovios, uno de esos pesados que pretenden enrollarse de nuevo, que "nunca segundas partes fueron buenas", bromea la hija de la bibliotecaria.
Vale, que no cunda el pánico, recomiendan siempre los bomberos, dice la sobrina de la peluquera.
Recuerden al poeta y sacerdote Jacint Verdaguer, que convirtió en victoria la humillación, persecución y castigo de que fue objeto por parte de las fuerzas vivas de la sociedad, por cambiar de acera en las Ramblas, como dijo él mismo, y ponerse al lado de los pobres y endemoniados (a estos últimos les aplicaba algunos exorcismos liberadores, como hace más o menos mi hermana psicoanalista). Y se defendió mediante una serie de artículos publicados en prensa, vapuleando a sus feroces atacantes, explica la vidente.
En defensa pròpia, se titula el libro, y me queda un ejemplar en la tienda, con el descuento habitual, por si les interesa, apunta la librera del barrio.
La lucha política, cuando se embrutece, es siempre terrible, decía mi abuelo. Provocadora de guerras, persecuciones, traiciones, cárceles, torturas, asesinatos, suicidios (voluntarios o no), y toda clase de conjuras, advierte la nieta del anarquista
Aterrador, sí, aunque después viene la épica y poetiza los combates sangrientos, indica el periodista en paro.
La distancia todo lo suaviza y embellece, y la sangre derramada puede convertirse en un diamante rojo, añade el poeta romántico.
Como Diamante de sangre, aquella película de Leonardo DiCaprio, apunta el humorista del barrio.
¡Pues dicen que en primavera van a quedar todos inhabilitados!, advierte un desconocido.
Basta de noticias y rumores, ¡y marchando un carajillo de “Anís del Mono” contra la gripe y el desánimo!, exclama la dueña del bar.

Hay algunos aplausos.










lunes, 29 de enero de 2018

SECUENCIAS DE LA PELÍCULA "EL ENEMIGO PÚBLICO Nº 1"

La imagen del Paseo Picaso de Barcelona, a pocos metros del Parlament de Cataluña, publicada por Puigdemont en la red social Instagram / 
Dicen que se acerca... Un helicóptero sobrevuela el barrio, máxima vigilancia, comenta el politólogo en el bar.
¡Por un hombre tanto cuento, ni que fuera un ejército invasor!, exclama el periodista en paro.
¡Mucho peor, querido, que es un catalán de los malos, como dice mi marido, notario de notoriedad!, replica la cuñada del dentista.
¡Y tanto, hay que agarrarlo como sea, por el pescuezo!, añade la vecina taxista.
Como un trofeo de caza de la Escopeta Nacional, de Berlanga, o del novio gandul de mi santa madre, apunta la hija de la bibliotecaria.
¡Vaya lengua, que tienes, niña, vaya lengua!, replica la cuñada del dentista.
Igual habrá que cerrar el bar, ¿no?, ¡a ver si al prófugo se le ocurre venir aquí a tomar un café!, advierte la vecina taxista.
Ah, bueno, si es así, a mí que no me líen..., susurra la dueña del bar.
¿Y el día después, y el otro, y el otro?, pregunta la sobrina de la peluquera.
Pues nada, otra vez con los discursos y el café de siempre, y tú más, "embolica que fa fort", contesta la vidente.
Miren, un cromo repetido en el diario "La Razón", comenta la nieta del anarquista.
Como en aquellos días de uniformes negros y grises, donde siempre había cromos repetidos en los álbumes y en la realidad, evoca el poeta romántico del barrio.
Estoy resfriado, tengo triste el ojo izquierdo, apunta el humorista.
¡Una vergüenza, es todo una vergüenza!, exclama la sobrina de la peluquera.
                                           




Publicado por el diario "La Razón"




¿ESPAÑA-RUSIA, NUEVO CAMPEONATO EUROPEO DE TENIS?

Esta mañana en el bar alguien propone el siguiente partido de tenis, España-Rusia, con entrada gratuita para todo el mundo, incluidos extraterrestres y otros seres del más allá.

España: "Puigdemont pedirá permiso al juez para asistir el martes al pleno de investidura." (publico.es)

Rusia: "Cuando Navalni fue arrestado caminaba pacíficamente con sus partidarios por la céntrica calle Tverskaya en dirección hacia la plaza Pushkin. La Comisión Electoral Central rechazó su candidatura en diciembre, por haber sido condenado en sendos procesos." (ABC.es)

Abucheos, aplausos, pitos y flautas en el bar del barrio.
¡Marchando, una de calamares a la romana, rebozados, pero que no amarilleen!, exclama la dueña del bar.

















Viñeta: Ferreres (elperiodico.com)
Viñeta: Forges (elpais.com)
Viñeta: Gila (Álbum)


sábado, 27 de enero de 2018

LA NUEVA COCINA Y EL CALDO DE LA POLÍTICA


En el Gran Circo español (un potaje conceptual al soplete de la nueva cocina de autonomías, suspendida una por exceso de condimento en sal, pimienta y butifarra de huevo), los políticos andan de cabeza, comenta el humorista.
Ya les digo yo que no hay nada como la cocina tradicional, sin sopletes ni otras tonterías de la cocina moderna, apunta la cuñada del dentista.
¡Caldo de gallina, que hay mucha gripe suelta!, recomienda la dueña del bar.
Mientras no lo suspendan también, ¡me refiero al caldo de gallina, no al caldo político!, exclama la sobrina de la peluquera.
¡Y una copa de cava, que no falte!, añade la vidente del barrio.












Nicanor Parra, Artefacto poético 


martes, 23 de enero de 2018

UNO A DINAMARCA Y OTRO A CASTELLÓN



Canta el humorista en el bar del barrio:

Como el gato y el ratón,
uno a Dinamarca, en avión,
y el otro, en AVE, con retraso,

a Castellón.

Silbidos, aplausos, pitos y flautas, barullo en el bar.
Una turista nórdica (que es politóloga, explica, y experta en árbitros y conflictos deportivos nacionales y olímpicos) pide una tapa de calçots a la madrileña para su marido, otra de callos fritos de Girona para ella, una tortilla española a la francesa redonda, y una botella de fino espumoso de Jerez de Calella. 
La hermana de la dueña del bar, mosqueada, recomienda al matrimonio turista que vayan a la tienda de la esquina, donde encontrarán de rebajas "calces, calçotets i nòrdiques estampades amb botifarra d'ou". 
El matrimonio nórdico sale del bar dando tal portazo, que caen al suelo, no ellos, sino el fuet de Vic y el chorizo de Cantimpalos que colgaban del espejo del bar.




lunes, 22 de enero de 2018

COMO EL GATO Y EL RATÓN, O DE BÉLGICA A DINAMARCA


Cuando ruge la marabunta, título de una película de aventuras africanas con bichos, donde una plaga de hormigas monstruosas invade campos y casas, comenta la vidente del barrio.
La plaga de la langosta, como las plagas de la política, la religión y la economía, indica la nieta del anarquista.
Calla, calla, niña, ¡y quítate el lazo amarillo, que me deslumbra!, replica la cuñada del dentista.
¿Cómo dices, querida, Rajoy y Puigdemont a la gresca otra vez?, pregunta la vecina taxista.
Como las persecuciones de Tom y Jerry, añade la hermana del informático.
Ayer, Bélgica; hoy, Dinamarca; mañana, quién sabe dónde, canturrea el humorista del barrio.
Como el gato y el ratón, dice la sobrina de la peluquera.
Como hace mi madre con el queso y sus novios, ahora te lo doy, ahora te lo quito, bromea la hija de la bibliotecaria.
La ex cárcel "Modelo", de Barcelona, nuevo espacio cívico para los ciudadanos, anuncia el periodista en paro.
Todo sería más alegre y sano si hubiera menos prisiones y más espacios cívicos, dice la dueña del bar.
Usted pide imposibles, como en el amor y las tapas de Ferran Adrià, sentencia un turista marroquí.
No se meta con el amor y las tapas, ¡que me hunde poesía y turismo!, advierte el poeta romántico del barrio.
¡Dios me libre de tal agravio!, exclama el turista marroquí.
Como el gato y el ratón, ¡de Bélgica a Dinamarca, y...!, canta el humorista.

jueves, 18 de enero de 2018

EL POETA JOAN MARAGALL Y LA FLOTA AMARILLA


Discurso inicial de Ernest Maragall en la constitución del nuevo Parlament de Catalunya, contundente, a favor de la democracia, explica el politólogo del barrio.
Con esa "palabra viva", con esa palabra clara y vital que su abuelo, el poeta Joan Maragall, pedía a la poesía de su tiempo, comenta el poeta romántico del barrio.
Demasiado catalanista y demasiados lazos amarillos por todas partes. Dicen que una de las nuevas diputadas, aquella más alta, va de amarillo a todas las reuniones, replica la vecina taxista.
Por eso, con razón, en aquel ambiente irrespirable, contaminado de amarillo, los diputados del PP y Ciudadanos no aplaudieron el discurso de Maragall, ni el del nuevo presidente del Parlament, ni cantaron ese himno catalán de los payeses, Els segadors (aunque en este momento se levantaron como los demás, por cortesía institucional), añade la cuñada del dentista.
¿Unos demasiado catalanistas? ¡Pues anda que los otros no son españolistas ni nada!, exclama la sobrina de la peluquera.
No es lo mismo, contesta la vecina taxista.
Exacto, no confundamos, se puede decir más alto pero no más claro: una cosa es legal y la otra no, ¡y ya está bien de tanto lazo y tanta bufanda amarilla por ciudades y pueblos, ¡menos en Tabarnia!, responde la cuñada del dentista.
Las verjas del Parc de la Ciutadella estaban cubiertas de lazos amarillo, comenta la hermana del informático.
Por el barrio he visto más lazos que otras veces, ¿no serán traficantes o camellos que se disfrazan de amarillo para despistar y ocupar pisos como si fueran jóvenes okupas?, pregunta la vidente del barrio.
Mi madre, que vive en la zona de Tabarra, Tabarnia o Tabarria (esto es un lío), hoy se ha puesto ropa interior amarilla para dejar estupefacto y despedir a un novio francés partidario de Le Pen, Aznar y, ¡no se lo creerán!, del concordato español, bromea la hija de la bibliotecaria.
¿Aparecerá el famoso fugado de Bruselas (como dicen en la COPE) travestido como el Conde de Montecristo, o enmascarado como en los tebeos del Zorro, el Coyote, el Puma, el Jinete Enmascarado y otros espadachines con antifaz?, pregunta el humorista.
Gran personaje el de Dumas, El Conde de Montecristo, luchando por la verdad y la justicia, apunta el periodista en paro.
Eso me gusta, ¡marchando, una cerveza y una de calamares a la romana!, exclama la dueña del bar.
¡Más amarillo, no, por favor!, replica la cuñada del dentista.
¡Vale, que la cerveza sea anaranjada y los calamares a la romana sin huevo!, bromea la dueña del bar.´
¿Me pone una tapa de "botifarra d'ou" y patatas fritas?, pide un turista coreano.


sábado, 13 de enero de 2018

HAY CEPILLOS DE REBAJAS, AMARILLOS Y DE OTROS COLORES


¿Se han dado cuenta? Ahora está de moda dar abrazos que parecen auténticos cepillos, que te cepillan la espalda durante media hora, comenta la hermana del informático.
¡Mientras no te cepillen la cartera!, exclama la dueña del bar.
Mucho abrazo y luego te apuñalan por detrás, indica la vecina taxista.
Mi madre, por ejemplo, se cepilla un novio cada mes y no pasa nada, ella sigue tan fresca como una flor, apunta la hija de la bibliotecaria, riendo.
¡Vaya descaro, qué ejemplo!, censura la cuñada del dentista.
Hay cepillos y cepillos, para el polvo de los vestidos y de los zapatos, para el cabello, el cepillo o escobilla para suelos y lavabos, el cepillo de los dientes, el cepillo del carpintero, teníamos también el cepillo de las iglesias y los cepillos de las mesas petitorias del Domund, del Día del Cáncer y el Día de la Banderita o de la Cruz Roja, y un nuevo cepillo, vía impuestos generales, como en Dinamarca o Suecia, un cepillo que habrá que inventar para substituir a la hucha rota de las pensiones de este país, y dejar de torturar a los pensionistas sobre si las cotizaciones a la Seguridad Social suben o bajan según el nivel del paro y otros sadismos económicos, explica con energía el periodista en paro.
No me extraña que esté usted en el paro con estas ideas tan subversivas y a golpe de cepillo, replica el tendero de la esquina mientras se toma el segundo carajillo de "Ron Pujol", ah, no, perdón, de "Ron Negrita", bromea alguien.
Dicen que más de uno quiere cepillarse al vecino ruidoso de arriba o de abajo, dice la vidente del barrio.
Esto también ocurre en los trabajos y en la política y en medio mundo: ¡en cuanto te descuidas te cepillan!, advierte el politólogo.
Dime de qué democracia presumes y te diré quién eres, canta la nieta del anarquista.
Mientras no llegue la sangre al río..., canta el poeta romántico del barrio.
¡Muy cantarines y copleros están hoy!, dice la dueña del bar.
¡Cepillo que te cepillo, a ver si te pillo!, canta la sobrina de la peluquera.
¡Quien canta, su mal espanta!, exclama el humorista del barrio.
"Pues en mi casa tengo el cepillo amarillo / dentro de un pequeño submarino amarillo / que surca las aguas del Río Amarillo / para cepillar amores bajo la luna amarilla", canta la sinóloga del barrio.
¡Oiga, no sea tan descarada ni amarillenta!, replica la cuñada del dentista.


JORDI MARAGALL / EXPOSICIÓ SALA PARÉS / 2018

Fotografías: Martina Stein



Nueva etapa pictórica de Jordi Maragall, en la que el pintor se adentra en un espacio laberíntico de luz impactante, cuyo resplandor, al encarnarse en la tela contemplada por nosotros, parece insinuarnos que es visión, y, no sólo visión, sino revelación mistérica de lo oculto en la materia. 
Como si el artista, experimentando con el color, saliera a la búsqueda de nuevos matices, de nuevos colores y formas plásticas que revelen, en el espacio de una tela, de un cuadro, el contenido misterioso de un paisaje soñado, entrevisto en una visión. Un conjunto artístico, una serie de obras que conforman un peregrinaje paisajístico para quien las contempla, y cuya travesía, de tela en tela, desbordará los límites espaciales del cuadro y nos llevará más allá de los árboles y del mar, más allá del paisaje en sí de la naturaleza. Hasta alcanzar el tramo final de este camino, y desembocar al otro lado de la realidad, donde una combinación mágica de colores y formas en movimiento, en líneas que se  quiebran y se entrelazan, dan testimonio estético de un paisaje íntimo que se oculta bajo la luz y la forma del paisaje real, trascendiéndolo, ya convertido en arte. 
Esta magnífica exposición puede verse en la Sala Parés, desde el 11 de Enero al 5 de Febrero 2018.
Entre los numerosos asistentes a la inauguración, destacamos la presencia de Pascual Maragall, Xavier Rubert de Ventós, Ernest Maragall y Pere Maragall, entre otros.