viernes, 19 de octubre de 2012

¿MIEDO A LA LIBERTAD?

El filósofo Hegel ya nos advertía, en su dialéctica del señor y el siervo, que en el decurso de la Historia llegaba una etapa en que el señor feudal (la clase independiente) debía reconocer a su siervo (la clase dependiente), el cual muy lentamente se había ido apropiando de las herramientas y de la sabiduría que le había dado el trabajo, en su condición de siervo. Hasta tal punto que ahora, en ese momento histórico, el señor pasaba a depender del servio, de su trabajo, y, en consecuencia, se veía obligado a reconocerlo, a respetarlo: es el momento del "reconocimiento mutuo" que se da en la evolución dialéctica de la historia, que luego Marx y Engels aplicarán al dominio del trabajo y de los medios de producción en la naciente sociedad industrial.
Si no se da a tiempo ese respeto, ese "reconocimiento mutuo" se produce la rotura histórica del señor y el siervo, el cual se subleva contra su señor y le arrebata su dominio y se hace independiente (la revolución americana y su independencia de la corona inglesa, la revolución francesa contra los poderes de la aristocracia y la religión, la independencia de las colonias españolas de América, la revolución rusa, la revolución pacífica de Gandhi y la independencia de la India, etc.). 
¿Por qué ese miedo a la independencia de los demás y la necesidad de regular la dependencia mediante legislaciones que restan anticuadas, superadas por la voluntad popular y democrática de los pueblos que quieren ser responsables de sí mismos?
¿Por que esos mismos que un día fueron independientes y constituyeron una nación, ahora, autoritarios, defienden la dependencia de los demás con las normas de otro tiempo? 
¿Por qué ese miedo a la libertad, a la democracia, y ese volver a encerrarse entre los muros de la historia antigua, cuando existían el señor y el siervo, poniendo las normas del viejo sistema por encima de cualquier discusión y voluntad democrática nueva? 

Dice Erich Fromm en su libro "El miedo a la libertad": 
"En las largas y virtualmente incesantes batallas por la libertad, las clases que en una determinada etapa habían combatido
contra la opresión, se alineaban junto a los enemigos
de la libertad cuando ésta había sido ganada y les era
preciso defender los privilegios recién adquiridos."

Ya Elias Canetti, en su monumental "Masa y poder", nos habló del fenómeno del "contagio de la masa", de esa pérdida automática de libertad y  responsabilidad individual que se produce al sumarse el individuo normal a la masa y estar en condiciones, en tanto que  masa y no individuo libre, de cometer las mayores atrocidades amparado por el anonimato de esas masas en acción violenta, incluso criminal (guerras, persecuciones políticas y religiosas, manifestaciones violentas, luchas callejeras,  enfrentamientos de aficionados en los campos de fútbol, lapidaciones públicas, linchamientos periodísticos, mediáticos, etc.: miedo a la libertad propia, a la responsabilidad de cada uno, y dependencia y sometimiento del individuo al anonimato de la masa manipulada por los poderes de turno. En suma: miedo a la libertad.




2 comentarios:

comentarios en Facebook dijo...

A M Cinta Montagut Sancho, Luis Nadal, Lurdes Fidalgo y 8 personas más les gusta esto.

Jose L Ferraz: Qué simpático eres, Albert, con tus cositas de los Srs. feudales, clase independiente, clase dependiente... a mi todo me traslada a un condado feliz, si no fuera porque la realidad me sitúa en Cataluña, España y en pleno s.XXI.
Konrad Lorenz, en su libro "Sobre la agresión, el pretendido mal" ya estudia el temible "clan" de las ratas, que para los miembros de su propia familia es de una gran abnegación pero para los de otras tribus se convierte en un enemigo sediento de sangre, aunque en este caso, las ratas de CIU, ni siquiera son abnegadas y sólo persiguen, por encima de todo, su interés particular.
Hace 2 horas ·

Esther Maco: es muy real ....Si no se da a tiempo ese respeto, ese "reconocimiento mutuo"......en todas las épocas y situaciones ...lo que dices es intemporal... vale en cualquier situación.
Hace 2 horas ·

Jose L Ferraz: Sobre la agresión, el pretendido mal de Konrad Lorenz:
El naturalista habla de su especialidad, y Konrad Lorenz habla del instinto. No de los instintos en general y no solamente de los instintos de los animales, si no de un instinto que tienen en común los animales y el hombre.

Un instinto que hoy con buen motivo interesa a todos: el instinto de la agresión, ¿Por qué y para qué luchan entre si los animales de la misma especie. y por qué hacen otro tanto los hombres?
Hace 2 horas ·

Jose L Ferraz: La sola mención de ayer de Felip Puig, abocando a un colectivo de chavales (lo digo así porque Los Mozos de Escuadra son jóvenes en su mayoría), a una guerra civil, me parece de loco. Simplemente.
Hace 2 horas ·

Luis Marqués A Felip Puig ya le han contestado Los Mozos, diciéndole claramente que ellos no son un instrumento político que los deje en paz, que ellos son las fuerzas del orden y están al servicio de la Constitución
Hace 2 horas · Me gusta · 1

Josep Moreno Sr. Tugués, ¿se refiere Ud. al fascismo de CIU, cuando habla de la clase independiente?
Hace 2 horas ·

Olga Monet: No entiendo la violencia de Arthur Más y sus acólitos, pero entiendo menos que la gente se empeñe en racionalizar las actitudes antidemocráticas y que son la base de nuestra sociedad
Hace 2 horas ·

A.T: Sorpresa: ratas, fascistas, acólitos violentos, ¿es éste el lenguaje de los demócratas? No parecen las palabras ni los calificativos más adecuados cuando, desde Catalunya, se reclama diálogo al resto de España (Felip Puig y algún otro alucinado, que de todo hay, tampoco saben hablar y dialogar y sería mejor que los jubilaran). Afortunadamente, los partidos políticos catalanes, sean o no catalanistas, son democráticos, elegidos por los votantes catalanes, y por tanto no puede ser fascista ni siquiera el PP (aunque no esté por el diálogo), a diferencia de los verdaderos fascistas que persiguieron a la lengua catalana y a los catalanistas. Por favor, no cambiemos la historia y la manipulemos: fueron los fascistas quienes fusilaron a Lluís Companys y no al revés.
Hace un minuto aproximadamente ·

el suplente del cronista dijo...

Jose L Ferraz: Bueno, bueno, no exageremos... Y lo de ratas era hablando de los abusos de CIU y tal y como lo expresa K Lorenz. También podía haber hablado de la territorialidad a ultranza de los peces de colores en los arrecifes, pero instintivamente al pensar en Más, pues me salió lo primero.
El 19 de octubre a la(s) 12:12 · Me gusta

Jose L Ferraz Me alegro que estés comprometido con la libertad y la democracia, Albert. Espero que también comprendas a los ciudadanos catalanes que no estamos a favor de la independencia
El 19 de octubre a la(s) 12:15 ·

A.T.: Así es, y ojalá la comprensión fuera recíproca, de "mutuo reconocimiento".
El 19 de octubre a la(s) 17:28 ·

Jose L Ferraz: Albert, nadie puede darle la independencia a algo, de sí mismo. Cataluña es España y España es Cataluña.
Te mando un abrazo, más allá de las palabras...
El 19 de octubre a la(s) 17:36

A.T.: La filosofía del ser. Pero Heráclito decía que las aguas del río siempre fluyen, como la vida, y que el ser no es una unidad estática. O Jean- Paul Sartre y otros filósofos, que nos dicen que el individuo libre se hace eligiendo, comprometiéndose. Que se va haciendo y realizando a lo largo de las posibilidades y situaciones de la existencia, sin dogmas inamovibles ni ideas fijas. No somos un trozo de piedra, estática, aunque incluso las piedras experimentan cambios. Ah, y también un abrazo, más allá del ser de cada uno.
El 19 de octubre a la(s) 17:50 ·

Jose L Ferraz: Lo primero es que no te hacia tan independentista, Albert. Lo segundo es que tienes razón, si los españoles deciden que cataluña se independice, pues entonces no debería haber ningún problema. Yo voto que no. A ver que votan los otros 47mill, legítimos herederos de la España de hoy
El 19 de octubre a la(s) 17:53 ·