jueves, 17 de octubre de 2019

CAER EN LA PROPIA TRAMPA O EN TRAMPA AJENA...

Viñetas: Roland Topor

Caer uno o en grupo en la propia trampa o en la trampa ajena -o tropezar y caer en las dos trampas a la vez- de las estrategias de la violencia, cuando ese grupo no tiene la fuerza necesaria para mantenerse en el enfrentamiento, demuestra a lo largo de la historia que esas estrategias violentas acaban siempre con las mejores estrategias pacíficas y políticas en favor de la libertad, como explicaba hace tiempo un clásico oriental cuyo nombre no recuerdo, comenta alguien en el bar.
"Divide y vencerás", que viene diciéndose desde los tiempos del Imperio Romano, y algunos todavía no se han enterado en el siglo XXI, añade la vidente del barrio.
El viernes bajo la persiana y me voy a la montaña, con los árboles, las rocas y los animales salvajes, lejos de los llamados seres humanos, advierte la dueña del bar.
Yo me quedaré aquí, con los manifestantes pacíficos, y con un libro de poesía en el bolsillo, anuncia el poeta romántico del barrio.
Cuidado, que los libros son de papel y arden, advierte el humorista.
No se preocupe, querido, los libros de poesía los llevo siempre bien escondidos en un bolsillo de doble fondo, añade el poeta.
¡Como un traficante!, exclama la cuñada del dentista, alarmada.
Señora, traficante, pero traficante de rimas y canciones, traficante de poemas, de poesía!, replica la sobrina de la peluquera a favor del poeta.



No hay comentarios: