sábado, 12 de febrero de 2011

EN LA FERIA POÉTICA DE JESÚS LIZANO



















CRÓNICA SOBRE  EL MANIFIESTO, PREGÓN, PANFLETO, INVITACIÓN Y FOLLETO POÉTICO DEL "INGENIOSO LIBERTARIO LIZANOTE DE LA ACRACIA"


1
Jesús Lizano, poeta libertario, cervantino Lizanote de la Acracia, en su viaje al Parnaso de los barrios y sus calles, se encuentra a diario con la carpa de una Feria, con la música de acordeón de las Atracciones populares.
Por ejemplo, hoy lo vemos entrar y salir de las "Atracciones Apolo" (situadas en una esquina del Paralelo, en Barcelona, cerca de las Tres Chimeneas, actualmente sobrevive su salón de baile y conciertos).
"Atracciones Apolo" para niños, mayores, vagabundo, carteristas, enamorados, charlatanes y poetas, donde todos pueden jugar al futbolín o subirse a los autos de choque, penetrar en las cuevas de cartón de las brujas, con sus voces de terror, o navegar en barca por riachuelos de agua estancada, atravesando bosques y casa encantadas, telarañas de fantasía, o la amenza de una escoba en medio del camino.
Todos girando en el tiovivo, en el carrusel, en los caballitos de las "Atracciones Apolo": "¡A los caballitos, a los caballitos!", proclama y nos invita el poeta-feriante, Jesús Lizano.
Giran, giran los caballitos de cartón y metal, adornados e iluminados con luces de candilejas. Pero hoy,  Lizanote de la Acracia, siempre cervantino, nos sorprende otra vez y anuncia la última vuelta del tiovivo, la última lectura pública de sus poemas, folletos y panfletos de lucha, humor e inocencia.
Nos leerá, nos cantará, vivirá sus palabras y nos señalará con el dedo, nos señalará poéticamente con el dedo. Pero ya sabemos que esta vuelta, pese a lo que nos anuncia el poeta, no será la última, no será la última vuelta y los caballitos volverán a girar en las ferias de los barrios y en las "Atracciones Apolo", donde Jesús Lizano canta y toca el acordeón para mayores y niños.


2
En el poema "La clínica poética", el poeta nos invita a entrar en la Sala de los espejos deformantes, como aquellos espejos de las Atracciones y Ferias donde los niños, al mirarse, siguen siendo niños, y los otros, las personas mayores,  dominantes y dominados, al contemplarse así, deformados, tienen la posibilidad de ser niños otra vez y quizá recuperar la inocencia perdida:

He aquí una Sala,
cómo diré: de urgencias...
sin ambulancias
pero con licencias poéticas.
(...)
Pero qué lección para los niños
verse en estos espejos para entender
el mundo real poético...
Vamos, que si de esta Sala
no salimos niños...
¡Ni una familia ni una escuela
sin esos espejos!
(del poema "La clínica poética",
Lizanote de la Acracia, o la conquista de la inocencia,
Ed. El Ciervo, Barcelona, 2006)




El suplente del cronista

5 comentarios:

Francesc Cornadó dijo...

Salud, Lizano.


Francesc Cornadó

Jose Ferraz dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=m0gXOBcNoi8&feature=related

De los diferentes poemas de Jesús Lizano que se pueden encontrar en la red y entre su variada oferta temática; aquí os dejo un link a un poema recitado por él mismo y que es cuanto menos, bastante divertido, curioso y evocador (por los tiempos que corren, digo yo...)

"¡A la mierda!"
de Jesús Lizano

Ulises dijo...

Todos al combate poético, donde los campos son de plumas!

Insurrecta

Anónimo dijo...

La Acracia es la única utopía que sobrevive, que ningún país ni gobierno ni partido político se ha atrevido a realizar. Por eso tal vez no ha sido ensuciada por la práctica o praxis política.

La nieta del anarquista del barrio

Anónimo dijo...

Para insultarlos y criminalizarlos, siempre se dice que los anarquistas ponían bombas y mataban, lo cual es verdad y trágico. Pero lo que no dicen es que los otros, todos los "suyos", fascistas y soviéticos, bombardeaban a quien fuera para conseguir el poder y, de paso, exterminaban a los anarquistas, a Andreu Nin, Ferrer Guardia, Francesc Layret, etc.

Ácrata y poeta