martes, 2 de agosto de 2022

EL DESCONSUELO

 Foto: J.X.

Era tanto el desconsuelo que se apoderaba de él y lo remataba en mil pedazos, por fuera y por dentro, que jamás volvió a decir: “Esta boca es mía”.

Cuando ya no puedes escribir, ¿qué más puedes escribir aún?

Reptan las últimas flores hasta lo más hondo de la tierra para que los pétalos rocen tu bondad y belleza y eleven su aroma hasta el espacio amoroso más lejano y puro.

Y lo escribes como una forma de amarla en lo imposible.


No hay comentarios: