miércoles, 30 de abril de 2014

POEMA-RAP COMPUESTO EN EL BAR


Hoy en el bar, la nieta del anarquista se sube a una silla y dice que va a rapear. Para todos ustedes el "Rap de la confusión": 

"¿Por qué no quieren saber quién está a favor
y quién en contra? 
Voto no, voto sí, voto en blanco.
¿Por qué prefieren ensuciarlo todo, caiga quien caiga, 
y vivir es un país imaginario?
Voto sí.
Y no saber lo que la gente quiere.
Voto no. 
Y no dejar votar a favor, en contra o en blanco. 
Voto sí, voto no, voto en blanco.
¿Prefiero ser catalana federada?, 
no sé lo que prefiero, 
¿asociada con España o independiente?, 
no lo sé, ya lo digo,
pero, coño, lo digo y no digo otra cosa.
Aunque sea catalana de nada,
voto no, voto sí, o no voto,
pero que pueda votar si quiero, digo,
en blanco, en rosa o marrón, que no te enteras.
No soy independentista, tampoco españolista,
y lo digo, voto no, mañana veremos,
voto sí, mañana ya veremos,
pero quiero votar de una vez, aunque no vote,
¿que no lo entiendes, tío?,
poder expresar lo que pienso,
vote sí, vote no, vote en blanco
o no vote y vote la madre que me parió en el bote,
¿entiendes de qué va el rollo, no, sí, en blanco?"

La nieta del anarquista se baja de la silla y pide un cortado.
Unos aplauden, otros se quedan perplejos, pero la dueña del bar reacciona y dice que ya es hora de tomar otra cerveza, cortado o café, tío, que no te enteras y cobra Hacienda.
Ud. siempre al bollo!, exclama el humorista.
Y rapeando en verso libre!, comenta animado el poeta romántico del barrio. 


martes, 29 de abril de 2014

A LA MANERA DE JOSEP PLA: "ENTRE NABOS Y COLES Y PITOS Y FLAUTAS"

Comentan en el bar del barrio la bofetada o puñetazo al líder del PSC, Pere Navarro. Unos dicen que crece la crispación en la calle, otros opinan que no. Unos argumentan que son los políticos los que buscan la crispación y el voto (estamos en tiempo de elecciones, dicen, las coles de Bruselas y todo eso), y otros añaden que sí hay bofetadas y a diario contra los parados y desahuciados. 
Todo es una locura y un acusarse mutuamente, se lamenta la dueña del bar.
Algunos medios de comunicación, indica el politólogo del barrio, informan que el referéndum sobre el futuro político de Catalunya no es ya sólo un problema constitucional del derecho a decidir o no de los catalanes, sino también un problema de trabajadores pobres y trabajadores ricos. Los trabajadores ricos, partidarios del derecho a decidir, estarían en Catalunya, y los trabajadores pobres en el resto de España, según esta teoría.
Muy bien dicho, dice la cuñada del dentista. Por eso los parlamentarios pobres de Izquierda Unida y los sindicalistas de CC.OO y UGTC  se apuntan al derecho a decidir en Catalunya: no quieren estar con los trabajadores pobres de España, y también ellos están dispuestos a romper España para estar con los trabajadores ricos de Catalunya. Muy bien dicho, politólogo.
Un poco rebuscado el razonamiento, ¿no?, dice la nieta del anarquista. La izquierda se extravió hace muchos años y anda perdida, ¿y ahora dicen que se ha extraviado por culpa del derecho a decidir en Catalunya?
 Esto parece una broma, ¿no?, pregunta la sobrina de la peluquera. ¿Los trabajadores de Madrid, por ejemplo, son más pobres que los de Catalunya? Ahora resultará que el derecho a decidir es sólo una cosa de pobres y ricos, como si no hubieran existido nunca la lengua, la cultura, el derecho y el parlamentarismo catalanes desde hace siglos.
Pobres y ricos, exacto. Españoles (pobres) y catalanes (ricos), responde el politólogo del barrio. No es un razonamiento absurdo, ni mucho menos.
Vamos, como un partido entre el Barça y el Rayo Vallecano, bromea la hermana del informático.
Y que además perdiera el Barça!, exclama la sobrina de la peluquera.
O como una antología de poesía, donde unos tienen más peso que otros!, advierte el poeta romántico del barrio.
Antes una España roja, que una España rota, decían antaño. Y yo digo hogaño: Antes una España pepera, que una España rota y con goteras!, exclama la novia del historiador del barrio. 
Vaya rima: Pepera con goteras!, se asombra el poeta romántico.
Menos teoría y más economía práctica, que entre unos y otros aquí no hay quien pida otro café con leche!, se queja la dueña del bar
Bien dicho, señora, práctica, la praxis, entre naps i cols y pitos y flautas, la praxis!, responde la nieta del anarquista. 
Menos mal que Engels era un empresario práctico y progresista y financió El Capital y el Manifiesto Comunista, sin darle más vueltas a las coles de Bruselas!, apunta el humorista del barrio. 

sábado, 26 de abril de 2014

POETAS IMPLICADOS: LA EDITORA AMALIA SANCHÍS RESPONDE SOBRE LAS VENTAS DE LIBROS DE POESÍA

Fotografía: Blanca Ruiz Narváez, con José Florencio Martínez, Francesc Cornadó y J. A. Soldevila
La poeta Amalia Sanchís, editora de la colección de poesía In-verso, envía una nota de protesta a la Pensión Ulises para comunicar que en el puesto de libros de su Editorial hubo venta abundante de libros de poesía, ejemplares que firmaron Alfonso Levy, María Cinta Montagut, Felipe Sérvulo, Francesc Cornadó, Anna Benítez, Josep Anton Soldevila, José Florencio Martínez, entre otros muchos. 
Teresa Costa-Gramunt, por su parte, se muestra escéptica en su comentario sobre la venta de libros de poesía. 
Dicen que también Pura Salceda vendió lo suyo del poemario El amante circunstancial, abriéndose paso en el auditorio del Mobile World Centre, entre Pedro J. Ramírez y Rosa Díez -que también firmaron allí con tranquilidad, sin apretujones ni empujones catalanistas, como algunos habían previsto- para llegar al puesto de libros del Centro Gallego de Barcelona.
Pura Salceda en acción (poética) en el Mobile World Centre

Otros estuvieron en Tordera y otras poblaciones, leyendo, tomando el sol y poniéndose morenos (algo es algo).
A raíz de nuestra nota han llegado más comentarios, algunos de los cuales seleccionamos:
                    
-Amalia Sanchís (editora de In-verso): Pues no sé cuántos libros vendieron los poetas, ni lo sabe nadie porque lógicamente (lógica de los medios de comunicación, no la nuestra) la poesía no es mediática, y nadie se preocupa a la hora de hacer recuentos. El día de Sant Jordi se ha convertido (siempre desde el punto de vista de los medios) en un escaparate de autores conocidos y famosos de turno que vienen a firmar unos bodrios absolutamente infumables. Y, claro, los que le compran al famoso no se llegan después hasta las mesas donde se vende poesía. Lo que no se conoce no existe.
Pero lo que sí sé es lo que vendimos nosotros y puedo asegurar que nuestros autores (poetas) vendieron y firmaron un montón de libros, pero, claro, a nosotros nadie nos preguntó y no salimos en las noticias de las 9.

María Cinta Montagut en el puesto de libros de Parnass / In-verso

-Teresa Costa-Gramunt (poeta): Vendre llibres de poemes? això és ciència ficció...

-Osías Stutman (poeta): Una pregunta a Amalia Sanchís, editora: ¿Cuánto es un montón (de libros)? ¿Siete? ¿Treinta? 

-Francesc Cornadó (poeta): Del poeta romántico se vendieron más de tres pares de centenas, menos setenta y siete veces treinta y cuatro y dos docenas de medio centenar que regaló, a lo que hay que sumar cuarenta y ocho más de la mitad.
Del poeta lírico se vendieron siete decenas más que del poeta romántico, menos dieciséis que los regaló y sabemos que alguien robó cuatro.
Del poeta lacrimógeno se vendieron tantos como regaló, más tres veces menos que del poeta lírico y más de la mitad de lo que vendió el romántico, pero sin exagerar.
Del poeta expulsado de la ciudad se vendieron pocos pero algo más de un tercio de lo que vendió el poeta lírico, a lo que debemos añadir unas dos decenas de ejemplares más.
Total se vendió mucho, pero menos de lo que dicen los medios de comunicación, a estos no hay que creerles nunca, tanto si hablan de ventas como si hablan de ilusiones o de chorizos. 

-Rafael Blanco (lector): ¡Menos mal, seguramente se venderían más de 50!... lo cual es un logro. Por cierto, la nieta del anarquista podría ser protagonista de una película o un libro, es muy ingeniosa, incluso conoce rincones secretos donde se come bien... y quizá barato. Es mi protagonista principal, dice poco, pero dice.

Osías Stutman: Los hotentotes africanos tenian un sistema "aritmético" que consistía en su mano (los cinco dedos con el equivalente de 1,2,3,4 y 5, y luego la mano abierta entera que significaba "muchos"), pero no se les ocurrió hacer el salto quantitativo y con el gesto de mostrar la mano abierta 3 veces inventar el "15". Serán mis años de científico practicante que me inculcaron la noción de "exactitud", y la "no-exactitud" me irrita. Leer o escuchar a alguien diciendo: "casi un 15%", me da berrrinches privados peores que los de Felix de Azúa!

-Efi Cubero (poeta): Ay...

-Carlos Morales del Coso: Ánimos a todos, que seguro que acabáis con lo suficiente para tomar café...

-La nieta del anarquista: Noche. TV3, entrevista a Sergi Pàmies. Vemos al lado a Enrique Vila-Matas. No le dicen nada, ni pío. Por fin se cumple el sueño de Vila-Matas: hacerse invisible, desaparecer aun estando presente.

-La otra nieta del anarquista: Mi tío, el poeta romántico, ha vendido una docena y media de poemarios, y está más contento que unas pascuas.


-Un poeta de l'altre can Foix dijo: ¿No serà una dotzena i mitja d'Ous de Pasqua?

-Un lectora que pasaba por allí: Bueno, felicidades a todos por la venta "d'ous de pagès", digo, de poemarios, que tengo la cabeza hecha un lío con tanta Pascua, Ramos y Sant Jordi.

-El paseante perplejo: ¿Y de la rosa, qué se hizo? 

-Hija de poetas separados: ¿Que no lo saben? Los poetas nunca compran rosas, quiero decir rosas-rosas de verdad. Están demasiado ocupados escribiendo sobre rosas imaginarias.

-Antipoeta: Como hijo de madre poeta y de padre antólogo, estoy escribiendo un libro que aprovecho para recomendarles (aunque no sea el día del libro): estoy deconstruyendo todos los poemas de mi familia y los transformo en antipoemas. Ya les invitaré a mi "performance poético-familiar", que será sonada (y en edición cuatrilingüe catalán-castellano-gallego-vasco).

-Narrador: Pues yo no tengo madre poeta ni padre lírico, ni primos antólogos, ni cuñados editores, y sin embargo leo poesía, aunque, eso sí, escribo novelas (porque uno lee poesía, pero no es tonto y busca un "Planeta").

-Madre de poeta: Ya ha salido el listo, el humorista, que busca escalar y surcar el espacio en busca de planetas.

-Otro editor de poesía: Tengo una hija que juega a la Bolsa y me da ánimos.

-Lírico resentido: Tenía una novia poeta que se casó con un editor de cómics. 

-Lírica escarmentada: Pues yo tenía un cuñado poeta que se lió conmigo, se separó de mi hermana y se casó con mi madre.

-Nuevo antólogo: Señoras y señores, hablemos en serio: mientras haya poesía, habrá conflictos líricos y poetas implicados.

-Colectivo de ilusionistas y transformistas: Hay que remover los actos poéticos. Habrá poemarios si alguien los escribe, alguien los publica y alguien los compra. Nuestros espectáculos son poemarios en vivo, resucitados y a la vista de todos.

-Un paseante de Sant Jordi: La poesía al poder. 

-Otro paseante, cansado de pasear: Huy, peligro, si tocas poder, cuidado con la corrupción poética. 

-Un teórico de la convivencia con el turista: El poeta es o debiera ser un solitario, un "ser de lejanías" que se nos acerca con poemas, como decía el filósofo de mi barrio.

-Mientras haya poetas, habrá poemarios (si alguien los distribuye y se ven en algún sitio)!, exclama el humorista.
 
A pleno sol en Tordera, junto a los árboles y en la mesa de Emboscall Ed.

jueves, 24 de abril de 2014

¿CUÁNTOS LIBROS VENDIERON LOS POETAS EL DÍA DE SANT JORDI?

El bar del barrio anda revuelto hoy discutiendo sobre el ranking de los libros más vendidos por Sant Jordi, día del libro y la rosa en Catalunya. Todos dicen que compraron un libro, sobre todo novelas, unas escritas en catalán (la autora más citada, Marta Rojals, cuya verdadera identidad se desconoce) y otras en castellano (el autor más citado, Gabriel García Márquez). 
Pero el poeta romántico del barrio y su sobrina protestan y dicen que también se vendieron libros de poesía, aunque nadie lo diga ni dé noticia de ello. La sobrina del poeta romántico anuncia que su tío vendió, en un puesto del barrio, una docena y media de ejemplares del poemario, Ayer te cité y hoy te olvido, un conjunto de poemas escritos en verso y en prosa. El poeta romántico calla y otorga, y sólo explica que una docena y media equivale a 18 ejemplares vendidos en un solo día, cosa que muchos poetas no consiguen ni en un año -siendo generosos, añade.
Una docena y media!, dicho así parece la venta de una docena y media de huevos, que diría mi madre!, apunta  el humorista.
Por favor, un respeto, y no confundamos huevos con poemas!, grita la sobrina del poeta.
Ni poemas con huevos!, advierte el poeta romántico.

Un trocito de huevo duro o estrellado, rodeado con tiras de versos en pasta de papel comestible, sugiere la nieta del anarquista. Un nuevo plato de la nueva cocina reconstruida para aquellos modernos que hayan cenado previamente en otro lugar, un lugar secreto o restaurante casero, bromea la nieta del anarquista.
Ayer vi una cosa muy fea en TV3, informa el politólogo del barrio: en la firma de libros, entrevistaron a Sergi Pàmies, que tenía a su lado a Enrique Vila-Matas, y a éste no le dijeron nada, ni un saludo.
Quizá estaba firmando libros y no quisieron molestarle, comenta la hermana del informático.
Mala educación periodística, ya se sabe, y mala educación política, responde la cuñada del dentista. Uno escribe en catalán y el otro en castellano.
Cuidado con este tema, que es muy delicado, interviene el polítólogo.
Pues yo he oído en una emisora de radio que el cantante Roger Mas ha sido el mejor cantante catalán de esta última década, dice la sobrina del poeta romántico.
Será que no hay otro, comenta la cuñada del dentista.
Calma, ya estamos politizando el día del libro. Señoras y señores, tomen otro cafe (que pagan ustedes), recuerda la dueña del bar. 
"Entre gastos de rosas, poemas, huevos
 y firmas del más guapo, 
este fin de semana nadie irá al teatro!", exclama rimando el humorista del barrio.

lunes, 21 de abril de 2014

INÉDITO PARA SANT JORDI: CRISTINA PERI ROSSI, LA ALERTA Y EL XP

Me despierto después de una pesadilla. En ella, alguien me advertía que tenía que estar alerta. Como soy muy respetuosa con los sueños, especialmente si son pesadillas porque tienen mensajes de mi inconsciente, mientras me preparaba el zumo de naranja del desayuno –antioxidante y suministrador de vitamina C-, advertí que el cable del aparato tenía un pequeño corte: debía estar alerta, podía producirse un nefasto cortocircuito. Enseguida, abrí el armario de la cocina para extraer la caja de té. Oscilaba. Cuando la abro, vuelve a su lugar –al encierro- sin avisar. Tenía que estar alerta: podía romperme la crisma y tengo solo una.

Me senté en el sofá, a tomar mi desayuno de cereales. Tiene una etiqueta. La leí por primera vez. Resulta que a pesar de ser considerados una buena manera de comenzar el día, tienen grasa y sal, lo cual no es bueno para mis arterias.

Enseguida, sonó el teléfono. Era Susana González de una compañía de electricidad que me deseaba los buenos días y me preguntaba si yo era quien soy. La dije que tengo mis dudas, hay días en que no estoy muy segura de si soy yo o la consecuencia de una serie de despropósitos, el primero, el matrimonio de mis padres. El segundo, no haber usado condón a tiempo... Pero como sea quien sea soy bien educada, le respondí.
Me ofrecía un descuento en el consumo. Ahí sí, ahí no caigo. Ya me vendieron preferentes por teléfono -una directora de oficina de la Caixa que se decía mi mejor amiga-. Ninguna empresa me va a ofrecer un descuento a cambio de nada. Corté. Me fui a duchar.

En ese momento recordé que el casero al que no conozco a pesar de alquilar el apartamento desde hace diez años, con sus subidas elaboradas por un siniestro despacho de abogados bien ubicados, eso sí, en Rambla Cataluña, nunca hizo un solo arreglo en la casa y que la última vez que se me rompió la ducha –hace solo dos meses- el obrero, un emigrante latinoamericano, como yo, me dijo que
las tuberías están podridas porque todavía son de plomo y despiden un óxido que seguramente afecta a mis contaminados bronquios. Tengo que estar alerta.

Iba a entrar a la ducha cuando sonó el interfono. Era el portero: “Cristina, no abras a nadie que hay una banda de cacos que se hacen pasar por empleados de telefónica y te fotocopian la casa para robar.” Tarde: ayer le había abierto la casa a un agradable empleado de telefónica solo porque había sido muy amable y locuaz, algo insólito...Tengo que estar alerta.

Conseguí ducharme y me dispuse a escribir un artículo sobre la violencia de género, de la cual tengo amplia experiencia por ser hija de mi difunto padre y paciente de un médico que me violó de chica.
Pero sonó el móvil. Era un mensaje de la compañía diciéndome que en los próximos meses iban a renovar el sistema operativo y si no enviaba urgentemente cien euros a la cuenta que me suministraban, se verían obligados a bloquear mi móvil. Tengo que estar alerta. Pensé que era un mensaje falso y llamé a una amiga para confirmarlo. Me dijo que no podía atenderme porque iba conduciendo por una calle levantada por el Ayuntamiento, muy peligrosa, tenía que estar alerta. Pero creía que el mensaje era falso, que no respondiera.
A esas alturas, ya me sentía un poco agotada. Pero estaba alerta. Entonces, abrí el ordenador. Tenía un email: la informática de mi confianza me comunicaba que debía abandonar mi querido XP y comprarme otro programa porque Microsoft decretaba su caducidad. La noticia ya la había leído en el diario, que caduca cada día.

Me senté a reflexionar. ¿Qué había decidido yo de todo esto? Casi nada. Ni siquiera tener una cuenta bancaria que la institución pudiera saquear: fue un imperativo de la empresa.

Ahora escribo este artículo y estoy alerta. Alerta a la contaminación, a los chorizos, a las compañías que me quieren estafar, a los falsos empleados de contratas, a los mensajes del móvil y a los virus.

El diario dice que en España los medicamentos más vendidos son los ansiolíticos.

Porque tenemos que estar alertas.

Cristina Peri Rossi


sábado, 19 de abril de 2014

POETAS EN AUTOS DE CHOQUE

Entra en el bar, malhumorada, la sobrina vanguardista del poeta romántico del barrio (que se ha ido de vacaciones a Florencia, nos dice). 
¿Semana Santa y hastío turístico en el rostro?, le pregunta el humorista.
Mire, mire, le responde. Y le muestra un artículo sobre la novísima poesía catalana que ha aparecido en el suplemento "Babelia", del diario "El País". Se titula "Tsunami poético" (dejaremos para otro día lo desafortunado del título, dice la sobrina). 
A ver, a ver, se entromete un cliente desconocido del bar.
Lea, lea, dice la sobrina del poeta romántico. No citan para nada a J.V. Foix, Joan Brossa, Gabriel Ferrater, Vicent Andrés Estellés, Miquel Baucà, Pere Gimferrer, que algo habrán influido en los más jóvenes, digo yo. Ahora les da por hablar sólo de Salvador Espriu o Joan Vinyoli. 
Tampoco se acuerdan (insiste la sobrina) de las mujeres poetas como Marta Pessarrodona, Maria Mercè Marçal, Dolors Miquel, Ester Xargay, Cèlia Sànchez-Mústich, Susanna Rafart, Laia Noguera. Ni del traficante poético Vicenç Altaió! No dicen nada de Ràfols Casamada, Narcís Comadira, Benet Rossell, Ricard Creus, Pere Rovira, Josep Elias, Jaume Creus, Miquel Desclot, Josep M. Sala-Valldaura, Antoni Marí, Josep M. Fulquet, Eduard Sanahuja, Carles Duarte, Francesc Prat i Figueres, Víctor Obiols, Albert Roig o Marc Romera, que vive en mi barrio (uf, y tantos otros, como diría mi tío, el poeta). Tienen el valor de no citar a Joan Margarit, el más citado siempre! Tampoco nombran a Enric Casasses, otro escándalo! El Casasses te podrá gustar o no, pero, ¿no decían que era él quien revitalizaba esa manera de decir el verso, entre la música rock, el rap y el circo, que los poetas catalanes más jóvenes ofrecen en sus lecturas públicas (Josep Pedrals, Núria Martínez-Vernis, etc.) ¿No nos decían que Joan Brossa y él eran los padres o padrinos de la performance de la nueva poesía catalana, de todas esas acciones poéticas exitosas, vivas, espectaculares y multitudinarias que dan personalidad a la poesía catalana más joven? No hay quien lo entienda.Y no digo nada contra los poetas citados en ese artículo, que algunos me gustan y hacen estupendas representaciones de sus poemas (aquí no hablo de música y circo, no sea que se me interprete mal, añade la sobrina).
Nena, cuántos nombres, cada vez te pareces más a tu tío, el poeta romántico!, bromea la dueña del bar.
Eso es la inspiración, señora, apunta el humorista.
Pues es verdad, dice el cliente desconocido leyendo el artículo, no citan ni a Rubén Darío.
Señor, por favor, que estamos hablando de poesía catalana, indica la sobrina del poeta romántico. De poesía y de tapones! Porque también dicen que Francesc Parcerisas, Miquel de Palol y David Castillo eran unos tapones fuertes que no dejaban salir la espuma del cava (¿"Codorniu" o "Raimat"?) de la novísima poesía catalana, pero que ésta por fin sale disparada en el 2000, que es el inicio del big bang poético, hoy tsunami.
Big Bang, tsunami y disparos con tapones de cava poética, esto es la revolución!, interviene la nieta del anarquista.  Sepan que soy coleccionista de tapones de cava catalán y champán francés!
Bueno, si se trata de un tsunami, es normal que desaparezcan poetas en el maremoto poético, y más si hay cava!, bromea el humorista.
No haga bromas de mal gusto, responde la sobrina del poeta romántico.
Tranquila, son cosas de poetas, que yo tuve uno de novio y aún no sé lo qué buscaba, confiesa la dueña del bar.
De la poesía a la taberna, y hoy te cito y mañana te olvido, como los novios traicioneros!, sentencia el humorista.
No se ría de mi exnovio, que hoy es poeta galardonado y antologado!, advierte la dueña del bar.
Ah, si es poeta galardonado, callo, y si es antologado, hago mutis por el foro, con una copa de poesía catalana, digo, de cava!, exclama el humorista del barrio.



POETAS OLVIDADOS, SIN NOVEDADES PARA SANT JORDI (entre otros muchos)

  



viernes, 18 de abril de 2014