miércoles, 30 de septiembre de 2009

Y SIGUE LA COLA EN EL PALAU...

Valentí Castanys, La Rambla

















Vecinos del Casc Antic piden a la Fiscalía una investigación sobre el Hotel Palau
Alguien ha cambiado la placa de la plaza Lluis Millet* en alusión al caso Palau
Han presentado al fiscal las alegaciones que muestran la ilegalidad de la obra
Denuncian que pierden equipamientos y que se atenta contra el patrimonio
Rebaten que la obra sea de interés público, como defiende el Ayuntamiento


Sara Rayo- Efe- Barcelona
(Fragmento)
La Associació de Veïns per la Revitalització del Casc Antic y Veïns en Defensa de la Barcelona Vella han pedido este martes ante la Fiscalía que investigue la operación urbanística que impulsó Félix Millet para construir un hotel junto al Palau de la Música.
Las asociaciones han presentado a la Fiscalía del Tribunal Superior de Catalunya las alegaciones contra la construcción del hotel en los solares de la calle Sant Pere Més Alt, 13 bis-17, de Barcelona, según han informado este martes en rueda de prensa.


Nota del suplente
* Las placas con el nombre de la plaza, Lluís Millet, siguen siendo las mismas. Pero un vecino ha añadido otra placa junto a un balcón que dice: Félix Billet (por "bitllet", billete en catalán, cuya "t" ha suprimido este vecino para ser más fiel al apellido original). Dicha plaza, por supuesto, está situada frente al lugar de los hechos, el Palau de la Música.

Una pregunta intrigante:
¿Si Félix Millet hubiese distribuido de otro modo las cantidades, los fondos desviados, corrompiendo así a altos cargos de la política y las finanzas de Catalunya, se habría llegado a conocer la estafa, ahora descubierta y confesada por él mismo?
Porque nadie dudaba, al parecer, de su buena labor al frente del Palau, al que hizo resucitar (en eso todos estaban de acuerdo) como institución artística, con el beneplácito y la colaboración de casi todas las fuerzas vivas de la ciudad.
Por otro lado, nos parece de "sainete", de "singlot poètic" de Pitarra, los viajes de ida y vuelta que hacen las "Creus de Sant Jordi" concedidas por la Generalitat a los ciudadanos de reconocido mérito. Como dijo Albert Boadella, al rechazar la que le concedieron, estas "cruces" sirven para que te coloquen una buena esquela gratuita, en los periódicos de Barcelona, el día de tu traspaso al otro mundo (esquela sufragada por el departamento de cultura de la Generalitat, suponemos).

El suplente del cronista

3 comentarios:

Ulises dijo...

En nombre de la cultura se han hecho muchos "desastres" y se ha explotado a muchos trabajadores y artistas. He dicho en nombre de la cultura, no que fuese cultura. "No pronunciarás el nombre de la cultura en vano", habría que decirles y hacerles prometer a todos esos falsos "dignatarios".

El Fantasma de la Ópera

Ulises dijo...

Tiene razón nuestro Fantasma de la Ópera. Menos hablar de cultura, menos llenarse la boca y los bolsillos con esta palabra, y ser más cultos y generosos. Servir y no servirse de la cultura para construir mansiones familiares.

Un cantante humillado

Ulises dijo...

Y luego dicen que nos portamos mal, que no hemos aprendido del buen ejemplo de nuestros mayores.

Los niños y niñas del Coro