sábado, 18 de abril de 2009

EL MALDITO VIAJE DE CERVANTES, I

Eugenio Oliva, Cervantes en sus últimos días escribiendo la dedicatoria al Conde de Lemos (1883)













Hay un cliente del bar “Buenos Días", soltero y solitario, que siempre lleva un libro en el bolsillo. Lo abre tomándose un vermut con olivas rellenas de pimiento, y se ríe, y al verlo tan solo y alegre, sentado en un rincón del bar, nos contagia la risa a los demás. Un día, preguntado por su risa, nos dijo que hace ya unos años que se está riendo al hacer el vermut y volver a leer, entre aceitunas con pimiento, un largo poema satírico sobre los poetas, un librito al que tiene mucho cariño desde que leyó esta nota:

"El Viaje del Parnaso es un poema en tercetos, inspirado, como el mismo Cervantes confiesa, en cierto Viaggio in Parnaso del escritor italiano Cesare Caporale, aunque en el desarrollo del tema ambas obras difieren bastante. El poema de Cervantes, que dista mucho de tener un valor literario intrínseco, es interesante por la información y juicios que nos da sobre escritores de la época y los datos personales que nos brinda."
(Martín de Riquer,
Aproximación al Quijote)

A pesar de ese juicio negativo sobre sobre la poesía satírica de Cervantes (uno más, diría Lope de Vega poniéndose los anteojos rotos, como "un huevo chafado", de Cervantes), el cliente se ríe cada vez más con ese Viaje del Parnaso, que muchos poetas y eruditos ya quisieran saber escribir una vez en la vida.

B. -Metafísico estáis.
R. -Es que no como.

(Quijote, I, Elogios)

Sigismunda la viajera

2 comentarios:

Ulises dijo...

Espero que "Sigismunda, la viajera", no se burle de Martín de Riquer, el gran cervantista de Barcelona (con Francisco Rico y Carme Riera también). Que Martín de Riquer no haya sabido captar el valor poético-humorístico de "Viaje del Parnaso", de Cervantes, puede ser debido al exceso de seriedad con que se manifiestan los eruditos. No todos tienen el sentido de la ironía de Rico o Carme Riera al hablar de los clásicos.

Un estudiante de filología

Ulises dijo...

Yo diría, simplemente, que a Martín de Riquer no le gusta nada el "Viaje del Parnaso", de Cervantes, al compararlo con la obra poética descomunal de Lope de Vega, Quevedo o Góngora. Comparado con estos poetas, Cervantes fue un poeta frustrado: "Yo socarrón; yo, poetón ya viejo", dice de sí mismo con toda claridad. Cervantes era un gran escritor de narraciones, de novelas y novelitas, pero no un buen poeta.

Un partidario de Lope