domingo, 23 de julio de 2017

EL COMPROMISO, O LA FALTA DE COMPROMISO


A diferencia del compromiso de escritores como Bertolt Brecht, Jean-Paul Sartre, Albert Camus, Simone de Beauvoir, Harold Pinter, etc., que se comprometían a favor de los débiles, parece ser que ahora está de moda en Europa el compromiso de los llamados intelectuales con el Poder, con los Estados y los grandes poderes, y en contra de los débiles, de las pequeñas naciones y grupos minoritarios, sometidos a las leyes del poderoso ordeno y mando, como el pueblo saharaui al que las autoridades españoles abandonaron a su suerte, y allá siguen, en el desierto, en tierra de nadie, que en realidad es siempre tierra de alguien, del otro, del Poder, comenta el poeta romántico en el bar del barrio.
La hermana del informático lee en Wkipedia:
La "Marcha verde" fue la invasión marroquí del Sahara español, iniciada el 6 de noviembre de 1975... El 26 de febrero de 1976 España abandonó el territorio, tras lo cual el Frente Polisario proclamó la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y emprendió una guerra de liberación del territorio... En 1970, la Organización de las Naciones Unidas aprueba la Resolución 2711 promoviendo la celebración en el Sahara español de un referéndum de autodeterminación. Tras negarse a celebrarlo, España accede en 1974 a la celebración, movido por la presión en el territorio —en 1973 se fundó el Frente Polisario, que luchaba por la independencia de la colonia— y la animadversión internacional. Y el Gobierno español anunció que el referéndum tendría lugar en 1975, añade la hermana del informático.
Estamos en 2017 y aún no se ha hecho dicho referéndum. Nada sorprendente, dice la vidente del barrio.
¡Cuidado con hacer comparaciones malévolas e interesadas de referéndums!, advierte la cuñada del dentista.
Eso, eso, ¡que se juegan el patrimonio y a casa, inhabilitados hasta que se comporten, obedezcan y hagan bondad!, añade la vecina que fiscaliza.
¡El patrimonio, las multas por comprar unas urnas y preguntar a los ciudadanos, cuánta mediocridad, qué miseria de argumentos, si parecen sacados de los caciques de pueblo del siglo XIX!, exclama el humorista.
El siglo XIX en el siglo XXI, todo ha cambiado para que todo siga igual, ya lo decían en aquella película de Visconti, El Gatopardo, apunta la nieta del anarquista.



11 comentarios:

Valenti Gomez Olive dijo...

tota la raó del món!!!!!

en Facebook dijo...

Carme Esteve Pla: Cert Albert.

Mariarosa Compta: Deu ser més còmode ara ser de dretas. Els pobres donen més feina!
Me gusta · Responder · Compartir · 1 · 2 h

Insurrecta: Dicen que son neutrales, ni sí ni no, es decir, no. Los conformistas.

indignado dijo...

No comprometerse significa comprometerse con el Poder Establecido, pero sin decirlo.

hija de poetas divorciados dijo...

El juego de los hipócritas, que tienen el armario lleno de chaquetas para cambiarse de chaqueta, según sople el viento.

Oliva dijo...

EN DETERMINADES CIRCUNSTANCIES,NOMES VAL EL COMPROMIS...PERO DE TOTS,O POTSER VOLEU VIURE,LO QUE VAN VIURE ELS NOSTRES PARES O AVIS ..."EN EL DIA DE HOY CAUTIVO Y DESARMADO...".

viejo luchador dijo...

¿Pero todavía hay intelectuales, pensadores que no estén al servicio del más poderoso? Malos tiempos para la lírica.

rebelde con causa dijo...

Nueva tendencia: elogia al Gran Poder, que algo queda. Machaca a los frágiles, que algo queda y te lo agradecerán los del Gran Poder.

aficionado a la antropología dijo...

El gran cinismo de la historia: las grandes naciones, para ser grandes, devorarán a las pequeñas, y luego dirán que son grandes naciones democráticas. El exterminador promulga sus leyes, y quien no las acate será devorado por los caníbales civilizados.

estadista de mano dura dijo...

Si hubiera mano dura, no habría quejas, y todos viviríamos más tranquilos. Pura lógica.

insurrecta dijo...

¿Todos? Vosotros y vuestros chivatos y carceleros.

exdetodo dijo...

Niña, jovencita, vigila, que ya sabes que hay gente muy mala...