miércoles, 25 de enero de 2017

"HORA DE POESÍA", O CUANDO TODOS ÉRAMOS AUTODIDACTAS

En noviembre de 1978 Jaime Gil de Biedma presentó en la Galería Serrallonga, en la calle Mercaders, de Barcelona, el primer número de la revista Hora de Poesía, que fundamos gracias a la convocatoria y mecenazgo de Javier Lentini, médico y poeta. Estaban presentes, entre otros, Juan Marsé, Carlos Barral, Josep Mª. Carandell, Carme Riera, Félix de Azúa y Beneyto.
En los primeros números me cuidaba de una sección dedicada a la poesía catalana, titulada Catàleg de miniatures. Eran notas muy breves, unas pocas líneas escritas en castellano dedicadas a reseñar novedades de poesía catalana, prosa poética, etc., publicando en edición bilingüe los versos de los autores citados.
Eran notas demasiado líricas, surreales e "impresionistas", como me indicó un día el poeta y matemático Carlo Frabetti, con toda razón, aunque no lo acepté de inmediato. Realmente, no era lo mío la crítica literaria, aquellas notas desmesuradas de poesía lírica y a veces cursilona, de la que aún tardaría unos años en liberarme, hasta que, leyendo, leyendo, encontré mi "forma" en el poema en prosa y el cuento, en castellano, y la poesía satírica en catalán.
Cosas de juventud, en aquellos días en que todos éramos autodidactas, unos más que otros, es cierto. Pero algunos, aun no siendo universitarios de ley, deambulando extraviados de aquí para allá, al final conseguimos el tristemente célebre carnet del SEU (Sindicato Español Universitario, del Movimiento inmóvil) en la entonces llamada Escuela de Graduados Sociales. Así, pues, gracias a ese carnet del SEU ya podíamos ir a ligar a las piscinas universitarias, situadas en la Diagonal (Avda. Generalísimo Franco), como si fuéramos universitarios de toda la vida, sin pasado laboral (sólo fui un día con un amigo, y ya no volvimos más, no nos gustaba aquel ambiente de "Piscinas y Deportes", de pijos universitarios nadadores y nadadoras).
Sin embargo, no todo era malo: en la Escuela teníamos una buena biblioteca, con mesa y sillones de madera noble, donde empecé a leer el Diccionario de la RAE y el libro Hacia una ciencia general y unitaria del Derecho, de nuestro profesor, Jaime (Jaume) Mans Puigarnau, el catedrático que polemizaba en el aula con el espectro del famoso jurista constitucionalista checo Hans Kessel y su Teoría pura del Derecho, cuya autonomía jurídica, positivista, se oponía al Derecho Natural, nos explicaba el profesor, y que nosotros nos esforzábamos por entender, embelesados, atendiendo sin embargo más al ideal del amor platónico que al jurídico.
Esto ocurría cuando todos éramos jóvenes y autodidactas, incluidos los universitarios que no querían limitarse a lo estrictamente recomendado por la censura, por las autoridades académicas, políticas, jurídicas y policiales.

4 comentarios:

en Facebook dijo...

Luis Fernández Zaurín: Tengo la colección prácticamente entera (creo que sólo me faltan un par de números). Se echan de menos iniciativas como esta... Por cierto que saludos!!!
Me gusta · Responder · Compartir · Ayer a las 9:08 · Editado

Efi Cubero: Magnífica!!
Me gusta · Responder · Compartir · Ayer a las 9:36

Teresa Costa-Gramunt: Fer història.
Me gusta · Responder · Compartir · Ayer a las 9:53

Angels Pal: Una colección única, como pocas .
Me gusta · Responder · Compartir · 22 h

Albert Lazaro Tinaut: Lo recuerdo muy bien, y tengo un magnífico recuerdo también de Javier Lentini, hombre cordial, sensible, cuilto y viajero... Pero en aquellos tiempos (¡y cómo lo lamento!) no tenía dinero para coleccionar "Hora de Poesía", de la que solamente conservo algún número. Ahora es tiempo de nostalgia...
Me gusta · Responder · Compartir · 21 h

Efi Cubero: Tengo ganas de compartir charla y café contigo, querido Albert. Cómo recuerdo la amistad y el cariño sincero de los que ya no están, aunque estén para siempre... Un abrazo.
Me gusta · Responder · Compartir · 21 h · Editado

Pilar Plaza Arnáiz: yo también conservo con amor los volúmenes que luego publicó Editorial Laia. Me falta el primero...Miguel!!!
Me gusta · Responder · Compartir · 11 h

A.T.:s Querida Pilar Plaza Arnáiz. ¿Editorial Laia? Por desgracia, creo que no hubo ninguna reedición de la revista.

en Facebook gusta dijo...

Mariarosa Compta
2 amigos en común
AmigoAmigos

Luis de la Traba
22 amigos en común
AmigoAmigos

Anna Badillo
57 amigos en común
AmigoAmigos

Victor Obiols Llandrich Bocanegra
250 amigos en común
AmigoAmigos

Pilar Plaza Arnáiz
52 amigos en común
AmigoAmigos

Ester Xargay Melero
338 amigos en común
AmigoAmigos

Concha Garcia
334 amigos en común
AmigoAmigos

Raquel Ugalde Puig-Serra
1 amigo en común
AmigoAmigos

Ricardo Fernández Esteban
44 amigos en común
AmigoAmigos

Vicenç Altaio
292 amigos en común
AmigoAmigos

Francesc Cornadó
381 amigos en común
AmigoAmigos

Raúl Herrero Herrero
477 amigos en común
AmigoAmigos

Nata Sève
14 amigos en común
AmigoAmigos

Daniel Cajal Lansac
124 amigos en común
AmigoAmigos

Esther Zarraluki
314 amigos en común
AmigoAmigos

Albert Lazaro Tinaut
226 amigos en común
AmigoAmigos

Inma Arrabal Cano
87 amigos en común
AmigoAmigos

Jorge de los Santos
16 amigos en común
AmigoAmigos

Dimitri Lipo
59 amigos en común
AmigoAmigos

Patricio Peñalver Ortega
361 amigos en común
AmigoAmigos

Miriam Soteras
45 amigos en común
AmigoAmigos

Maria Elba Rodríguez
15 amigos en común
AmigoAmigos

Isabel Mercadé
490 amigos en común
AmigoAmigos

Josep Ferran Valls
3 amigos en común
AmigoAmigos

Ramon Bosch Boada
18 amigos en común
AmigoAmigos

Pura Salceda
962 amigos en común
AmigoAmigos

Carlos Vitale
627 amigos en común
AmigoAmigos

M Cinta Montagut Sancho
212 amigos en común
AmigoAmigos

Maribel Montero
61 amigos en común
AmigoAmigos

Eduard Sanahuja
276 amigos en común
AmigoAmigos

Efi Cubero
273 amigos en común
AmigoAmigos

Juana Furió
21 amigos en común
AmigoAmigos

Maria-Rosa Monferrer
29 amigos en común
AmigoAmigos

Ferran Aisa Pampols
85 amigos en común
AmigoAmigos

Mercè Raja Gaspar
20 amigos en común
AmigoAmigos

MTrinidad Vilchez
67 amigos en común
AmigoAmigos

Domingo Sanchez Castello
1.198 amigos en común

en Facebook comparten dijo...

Juana Furió: Memorias de un poeta

Maria Jose Zafra: Me parece que siempre somos autodidactas...lo otro es deseducación.

Tot Barcelona dijo...

Que privilegio poder compartir el tiempo y las ideas con este reparto de personas ¡¡¡
Salut