martes, 3 de mayo de 2016

LECCIÓN DE ANATOMÍA POÉTICA: "LA PLAQUETONA"

Después de la publicación y presentación, a finales de enero, de los tres primeros libros-objeto de los autores Antonio Beneyto, Jaime D. Parra y Montserrat Prat, ayer se hizo la presentación de los tres libros de la segunda serie del proyecto La Plaquetona / Vilamarins, colección de formato dadaísta-surrealista, editada y codirigida por Carles Molins, Carmen Borja y Lena Torre, que constará de 45 plaquettes o libros-objeto correspondientes a 15 autores.
La presentación tuvo lugar en la Sala Gimbernat, antiguo "amfiteatre anatòmic" que data de 1762, de la Reial Acadèmia de Medicina de Catalunya. Los asistentes, recibidos por ayudantes de quirófano, con bata verde, eran invitados a ponerse también una de esas batas verdes. Condición indispensable (me dijeron, ante mi primer rechazo instintivo a ponerme tal uniforme verde) para acceder a la clase magistral de anatomía de los tres libros presentados. 
Después de pasar unos minutos en la sala de espera, fuimos llamados de uno en uno para entrar al anfiteatro anatómico, con sillería de madera noble, donde se sentaron los autores y una parte del público, mientras el resto de los numerosos asistentes subíamos, en una verdadera y peligrosa escalada, a la bancada o sillar de piedra, con cojines, del anfiteatro (parecía que íbamos a encontrarnos de golpe con Eurípides o Sófocles). Me acomodé entre los escritores Teresa Costa-Gramunt, Oriol Pi de Cabanyes y Silvia Rins (más tarde comprendimos que no era fácil acomodar vértebras y costillar en una sala de anatomía con sillar de piedra).
Así comenzó la presentación, la clase magistral y vivisección de los tres libros-objeto, que reseñamos brevemente:
El primero, Llocs no meus, de Marc Ignasi, que consiste en un desplegable que contiene un verso y un dibujo en cada uno de los pliegues, que luego se transformarán en un rompecabezas de poesía y dibujo que construirá la figura de la Cripta Gaudí, de la Colònia Güell; figura que, en una performance, el autor pintó, como si fuera un caligrafista japonés, en el abdomen al desnudo de la presentadora del acto, Lena Torre, que demostró estar en plena forma en una pirueta gimnástica espectacular.
El segundo libro, Plaquetoneta, de Carme Jounou, quien diseccionó, encima de la antigua mesa de mármol de anatomía, una muestra de las 15 cápsulas de jabón elaborado por ella misma, de aromas distintos, que representan simbólicamente al número de autores, 15, de la citada colección. La autora mencionó el origen proustiano de su experimento, en busca, dijo, de los olores de la infancia, y nos explicó, emocionada, la sensación que sentía al morder una manzana, cuyo perfume y sabor le recordaban los días de su infancia, cuando visitaba la “casa pairal” de la familia en un pueblo de Lleida.
Por último, la plaquette Malaiàlam, de Iris Parra, que, con bata y pantalones blancos de enfermería, comenzó a pasearse de manera profesoral y divertida alrededor de la mesa de anatomía, para contarnos su experimento lúdico con las palabras, escogidas al azar por su sonoridad, y mezcladas luego para construir el poema, la musicalidad del poema. Diseccionó la anatomía sonora de las palabras y la sangre de las cerezas, de esas cerezas que, al ser mordidas, dijo, derraman unos hilillos de sangre con los que se puede dibujar o escribir un poema en una hoja de papel, y después cantarlo. En este momento, como por arte de magia, sonó arriba del anfiteatro un coro de voces cantando “Parole, parole, parole”, la canción de Mina. Finalizó la disección de Iris Parra con la lectura del “testament de la cirera”, mientras una lluvia de palabras de papel caía sobre el público asistente.
A la salida del acto o lección de anatomía, ya sin más derramamiento de sangre poética, fuimos obsequiados con un cubilete que contenía unas cuantas píldoras, que afortunadamente eran de caramelo.
A modo de celebración y despedida, hubo también una copa de cava con cereza. 
























6 comentarios:

Valenti Gomez Olive dijo...

caldrà posar-se malalt per poder assistir a estes sesion hipocràtiques!!!!!

Carles Molins i Sabater dijo...

Una crònica fantàstica.

Silvia Rins dijo...

Molt bona crònica, Albert, del singular event literari-anatòmic. És veritat que els seients de pedra no eren el millor per a les nostres vèrtebres, però la vista de la Sala Gimbernat, una reliquia viva, i les performances de la presentació de les tres plaquetones, s'ho valia. Tot un viatge en el temps, des dels grecs als dadaístes.

en Facebook dijo...

M Cinta Montagut Sancho: No pude asistir, aunque lo tenía anotado
Me gusta · Responder · 23 h

Angels Pal: Amigo mío, un gran evento, gracias .
Me gusta · Responder · 11 h

en Facebook les gusta dijo...

AmigoAmigos
Inka de la Rosa
63 amigos en común

AmigoAmigos
Goya Gutiérrez Lanero
377 amigos en común

AmigoAmigos
Josep Fulop
10 amigos en común

AmigoAmigos
Marta Canción Poesía
124 amigos en común

AmigoAmigos
Rosa Pastor Ballester
2 amigos en común

en Facebook les gusta dijo...

AmigoAmigos
Jesús Aumatell Molas
75 amigos en común

AmigoAmigos
Ricardo Fernández Esteban
336 amigos en común

AmigoAmigos
Francesc Cornadó
344 amigos en común

AmigoAmigos
Miriam Soteras
14 amigos en común

AmigoAmigos
Margarita Mirabet
1 amigo en común

AmigoAmigos
Iris Parra Jounou
15 amigos en común

AmigoAmigos
Esther Lázaro Rodrigo
1 amigo en común