viernes, 5 de noviembre de 2010

POR ORDEN ALFABÉTICO, HE NACIDO










En España, desde el 5 de noviembre de 1999, se puede elegir el orden de los apellidos tanto en el momento de inscribir a una persona al nacer, condicionando el resto de inscripciones de hijos de los mismos padres, como tras la mayoría de edad.
(de Wikipedia)
............................
Ramón María del Valle-Inclán (Villanueva de Arosa 1869-Santiago de Compostela 1936).
Su nombre era Ramón del Valle Peña, pero adoptó los apellidos de sus antepasados.
(de Kalipedia)
.........................

Nota
Dice el aprendiz del lampista, que llega corriendo al bar -no vive en el barrio y llega tarde por las desviaciones vaticanas en Barcelona, de tráfico-, dice que está disfrutando mucho con el laberinto o el nuevo lío de los apellidos, y más teniendo en cuenta que él ya cambió el orden de los suyos hace tiempo por motivos personales. Y le parece que la única novedad, en el proyecto anunciado a bombo y platillo, será aplicar el orden alfabético a los apellidos en caso de desacuerdo familiar. Él confiesa que, en realidad, preferiría no tener ningún apellido que le recordara a la familia, ser como un indocumentado, dice que esto le gustaría más, ser un verdadero indocumentado en busca de otra identidad, con apellidos nuevos que no sean de nadie, una identidad pura que no haya sido maleada con abusos familiares, escolares, religiosos, amorosos, laborales o políticos. 
Los otros clientes piden otro carajillo y le dicen que no dramatice tanto, que pronto aterrizará el Papa en un avión Hércules y se producirá el milagro de la concordia española, familiar y política.

El suplente del cronista

9 comentarios:

esperanza dijo...

Lo mejor del lío de los apellidos es que el hijo, a su mayoría de edad, puede decidir cambiar el orden, o sea que podrá ser él quien decidirá cual ha de ser el priemro de sus apellidos.
Esperanza

Ulises dijo...

Me siento satisfecho con el orden de mis apellidos. Hay otras cosas que habría que ordenar mejor.

Pragmático

Ulises dijo...

Apellidos, no, gracias. Ni padres ni madres ni hijos. Una representación de la naturaleza me ha parido, y no se me escandalicen. Gracias otra vez.

Insurrecta

Anónimo dijo...

Soy de la familia de los Expósitos y a mucha honra, viendo la que está cayendo en los hogares tradicionales o modernos.

Expósito Expósito

Ulises dijo...

expósito, ta.
(Del lat. exposĭtus, expuesto).
1. adj. Dicho de un recién nacido: Abandonado o expuesto, o confiado a un establecimiento benéfico. U. m. c. s.
□ V.
Casa de expósitos.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Ulises dijo...

Adivinanza literaria: ¿Qué opinaría Jean Genet sobre el Orden de los Apellidos?

Nuestra Señora de las Flores

Ulises dijo...

El orden de los apellidos no altera el producto.

Eulalia Aritmética

Ulises dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ulises dijo...

Poseible aplicación a los apellidos.

La Clasificación Decimal de Dewey (CDD, también llamada el Sistema de Clasificación Decimal de Dewey), es un sistema de clasificación de bibliotecas.
Ejemplo:

700 - Bellas artes, juegos, deportes.
800 - Literatura.
900 - Geografía, historia.

Su estructura se basa en un modelo jerárquico decimal que abarca desde los temas más amplios hasta los más concretos, cada una de las diez clases principales se divide a su vez en diez "Divisiones" y cada una de éstas en diez Secciones. Así, cada nivel inferior estará subordinado al nivel superior, algo que se denomina Fuerza Jerárquica:

800 - Literatura
880 - Literatura eslava
882 - Literatura rusa

(de Wikipedia)