lunes, 15 de noviembre de 2010

PATRIMONIO NACIONAL




















Entra un cliente y comenta que José Bono, presidente del Parlamento español, acaba de anunciar por la radio que "desde mi punto de vista, no me parece justa la agresión al pueblo saharaui".
Menos mal que que la invasión y la represión de un pueblo fuerte sobre otro débil es materia opinable. Menos mal que hay disparidad de opiniones en la excolonia y "puntos de vista" personales sobre conflictos generales: también las injusticias, los conflictos bélicos nos son servidos de una manera "personalizada".
No hay que molestar al vecino, no hay mal que por bien no venga, es mejor tolerar a dictadores laicistas que a fanáticos religiosos, Hitler, Stalin, ¿no eran dictadores laicistas?, pregunta la insurrecta del barrio.
Y otro celebra el triunfo del Barça y se pone a cantar:
Una vaquilla española huye de la fiesta y del patrimonio nacional, cuya escopeta de caza carga el diablo de la crisis, bienvenido Mr. Marshall al pueblo español, que se viste otra vez de charanga y pandereta para recibir a los amigos, al amigo ¿americano?, ¿marroquí?, que pasan de largo, sin hacer parada y fonda en el pueblo y se pierden el partido (de fútbol) con suplentes del Barça.
Una de conflictos "personalizados", y un cortado descafeinado pero "con estilo", dice el sobrino del legionario jubilado.

El becario del suplente del cronista

12 comentarios:

Ulises dijo...

Todo se personaliza. Las hipotecas, los conflictos, la vida, la muerte, todo "personalizado" a gusto del consumidor, del vivo y del muerto (o de la familia).

Hermana de la insurrecta

Anónimo dijo...

¿Para qué sirven las campañas electorales? Aparte de gastar el dinero ajeno, ¿de qué sirven? Si ya nos conocemos todos y nada hay de nuevo, ¿por qué tanto gasto inútil para intentar convencernos que el problema somos nosotros, los votantes, y no ellos, los votados?

El nieto del desertor

Anónimo dijo...

El tema saharaui es la vergüenza nacional de una excolonia. Y además, dicen que somos parientes de los agresores, primos o algo parecido.

El ruedo ibérico

Ulises dijo...

¿Los administradores que administran a los administrados, administran para el bien común de los administradores y no de los administrados?

Enigmática

Anónimo dijo...

Berlanga no morirá nunca, sus películas seguirán siendo un lamentable retrato de nuestro país.Por desgracia, no serán solo un recuerdo de lo que fuimos, hemos cambiado poco y vamos retrocediendo hacia la misma situación que Berlanga nos expone con ironía y socarronería valenciana.. Esperemos que al menos "El verdugo" no vuelva jamás.
Felicidades a los Albertos "Magnos", en especial al suplente del cronista
Añorando a Berlanga.

Ulises dijo...

El suplente del cronista no tiene nada de magno ni de Alberto Magno. Habrá una confusión en esa noticia.
En la inclusa ponían otros nombres.

Francisco de Borgia Expósito

Ulises dijo...

Ya sospechábamos algo de esto. Pero mejor no entrar en detalles. Un recuerdo para Berlanga.

Un camarero berlanguiano de la Plaza Real

Ulises dijo...

No todos los niños y niñas de la Plaza Real se apellidaban Expósito, aunque es verdad que alguno había.

Firmado: el señor Tin y la señora Tina, del puesto ambulante de caramelos, pipas, altramuces, regaliz y canicas.

Ulises dijo...

En la redacción de la Pensión Ulises no celebramos las fiestas de guardar ni las de no guardar. Tenemos a gala ser "aguafiestas".

El becario

Anónimo dijo...

Como diría el presidente del Parlamento Ibérico, Español o del Estado, desde mi punto de vista he de decir que no me parece del todo justo que se agreda a las personas que aún nos felicitamos por haber nacido y tener un nombre y unos apellidos.

Vitalista por orden alfabético

Ulises dijo...

Felicidades por haber nacido. Menuda suerte..., vaya lotería, desde "mi punto de vista personal y personalizado".

Estoico en paro

Ulises dijo...

Vivan y dejen vivir, y déjense de martingalas personales, que la olla está que arde, además de vacía.

Cocinero de estrellas fugaces