miércoles, 27 de octubre de 2010

TRATADO DE ORATORIA PARA UNA CRISIS
















Si los problemas permanecen y la crisis se alarga en el camino, no tenga reparos verbales y distraiga a la opinión pública haciendo uso de una capa (mejor gruesa que fina) de palabras y frases burlescas. A falta de un Quevedo o un Lope en la  redacción de frases y discursos, utilice con descaro las que han sido ya seleccionadas y sancionadas por el uso frecuente en bares, tertulias, televisiones y domicilios. A modo de ejemplo, una cuantas recreadas para políticos educados: "Manda huevos, y no rectifiques de sal", "El conductor, el taxi que pierde aceite y la morritos", "Las plumas marchitas del plumero", "Como un perfecto mierda en la esquina", "Huevos en lontananza, si los tiene", "Mal follada a media tarde", "El ladrón de bicicletas y los 40 mecánicos", y así sucesivamente vaya aplicando una capa (mejor gruesa que fina) de pomada sobre la piel de la crisis y distraiga a la opinión pública, que no sabe divertirse y tiende a la desesperanza. Y déjela como ausente y sedienta de más sal gorda y palabra gruesa, aunque ya no estén ni Góngora ni Lope ni Quevedo para contarlo (ni tampoco Cervantes, aunque más de uno al mirarse en el espejo lo vea reencarnado).  

NOTA INSTRUCTIVA PARA LOS EJERCICIOS:  
Para mayor conocimiento y actualización contemporánea de la oratoria contra la crisis, haga gargarismos y lea en voz alta a Céline, Jean Genet, Allen Ginsberg, Charles Bukowski o Camilo José Cela, entre otros (con Las 120 jornadas de Sodoma, del marqués de Sade, en la mano, imprescindible en caso de apuros).

El suplente del cronista

6 comentarios:

Ulises dijo...

Por eso, en otras épocas, se crearon los Ministerios de Propaganda, Opinión Pública y Persecución.

Insurrecta

Ulises dijo...

Esto parece no tener arreglo, al contrario de lo que dice nuestro príncipe. Si la ciudadanía no da un ejemplo radical de democracia, rechazando tanto embuste político y diversión de cabaret, mal lo tenemos con estos políticos que huelen a naftalina y que prefieren debatir intimidades y no soluciones económicas y sociales.

Escéptico

Anónimo dijo...

"Un imperfecto excremento", como sugieren los ejercicios de oratoria para una crisis.

El anarquista de la Barceloneta

Ulises dijo...

Esperemos que la sangre (y lo otro) no llegue al río, y que esos señores profesionales de la política se dediquen a trabajar más y a frecuentar menos los insultos de cabaret. Unos y otros y los de más allá.

Perpleja

Anónimo dijo...

se suponia que escojiamos
1. entre diferentes opciones de gestion
2. entre diferentes gestores

creo que nadie se acuerda de esos anticuados supuestos

pa que se entienda donde estamos y de donde venimos, con lo del garrulerio politico y poetico, lo que dijo el Verones :

C.57:
Pulcre convenit improbis cinaedis,
Mamurrae pathicoque Caesarique.

C.29:
Quis hoc potest videre, quis potest pati, ...?
cinaede Romule haec videbis et feres?

C.52 :
Quid est, Catulle? quid moraris emori?
sella in curuli struma Rajoy sedet,
per consulatum peierat Zapatero:
quid est, Catulle? quid moraris emori?

( http://rudy.negenborn.net/catullus/?l=l ; por si alguien no entiende bien el bifidolinguismo )

Julie Hermoso dijo...

La cultura es un improperio decía José Ignacio Cabrujas.