sábado, 23 de octubre de 2010

EL PAPA EN LA CAFETERÍA











Esta mañana el hijo de la monitora (de nuestro club de natación), ha llegado a la cafetería dispuesto a provocarnos con preguntas:
Si otros coronados y prelados vienen a la ciudad condal (Reyes, Presidentes, Ministros, Dictadores,  Jefes Religiosos), ¿por qué el Papa no puede visitar Barcelona y hacer un homenaje a la Sagrada Familia, de Antoni Gaudí, ascendiéndola de templo a basílica, consagrándola? ¿Qué tienen los otros Reyes, Presidentes, Dictadores y Religiosos que no tenga el Papa, a quien besan la mano reyes, presidentes demócratas, dictadores y otras familias?, pregunta el hijo de la monitora.

Y tres preguntas más:
¿Por qué los políticos salientes y los entrantes se despiden con tanta alegría en España? ¿Por qué los ministros cesantes no pueden contener las lágrimas y los besos de alegría? ¿Será que les aguarda otra cosa mejor que el paro?, pregunta de nuevo el hijo de la monitora de natación.
Comienzan en el bar las discusiones de nunca acabar, entre cafés con leche, cortados y carajillos de ron.

El becario del suplente del copista

3 comentarios:

Ulises dijo...

Si pagamos los gastos de la Corona y de los gobiernos, y la relación con el Vaticano nos puede ser beneficiosa, rentable en todos los sentidos, ¿por qué no asumir algunos gastos más ocasionados por el viaje del Papa a la ciudad olímpica?

Pragmático

Anónimo dijo...

Barcelona, ciudad condal y olímpica. Barcelona, ciudad pontificial, vaticana, vaticanista, con el Papa y Superman volando sobre la Sagrada Familia.

Cómic

Ulises dijo...

Dicen los entendidos que la Sagrada Familia no se hundirá ni con el AVE ni con la presencia del Papa. Gaudí sabía lo que se hacía.

Gaudiniano