viernes, 1 de octubre de 2010

EL DÍA DESPUÉS

Henry Darger















la vanguardia.es
EL DÍA DESPUÉS DE LOS DISTURBIOS
El juez no ordenó antes el desalojo de la antigua sede de Banesto porque nadie se lo pidió.
El informe de los Mossos recogía que había grupos antisistema aunque no alertaba de un "peligro inminente" de altercados.


Huelga, sindicatos, gobierno, oposición, ciudadanos en huelga, ciudadanos que quieren trabajar, piquetes informativos que informan, piquetes que no informan, okupas, los hijos antisistema del sistema, el juez no ordena y la policía desaloja, cristales rotos, contenedores y un vehículo incendiados por los hijos okupa de los que hacen y no hacen huelga, un tío policía persigue por la calle a su sobrino okupa que arroja unos levi's al fuego, los medios de comunicación claman al cielo, y los pensionistas, los 4.500.000 de parados y otros afectados, escuchan las noticias asombrados por todo lo que la sociedad está haciendo para rebajar su nivel de vida y subir la electricidad, y ahora, dice uno, ya sabemos que todo el problema de España radica en los okupas y sus okupaciones.

Nota
Reproducimos unos comentarios a la nota de ayer:

En el siglo XX, era la gente joven la que se manifestaba como más revolucionaria. Ahora, con tanta sociedad de consumo, la mayoría de jóvenes están tan dormidos como sus padres, o más. Sólo hay una minoría de jóvenes okupas y antisistema que equivalen a aquellos rebeldes del siglo pasado. Están en contra del sistema. Que luego esta rebeldía okupa y antisistema nos guste o no, altere nuestra paz social y acomodaticia, es otro tema que afecta, sobre todo, a los que ya no somos tan jóvenes ni rebeldes.

Insurrecta
30 de septiembre de 2010 09:48


Estoy en contra de los okupas y los antisistema. Aún son válidos los sindicatos dentro del sistema. Habria que modificar algunos conceptos de representatividad social y política, es verdad, pero dentro del sistema que ya conocemos.

Sindicalista
30 de septiembre de 2010 09:51


Es casi imposible vivir solo, aislado. A lo largo de la historia, el individuo siempre ha necesitado formar parte de un grupo o asociarse, como diríamos ahora: tribus, jerarquías, aristocracias, pueblos, ejércitos, gremios, facciones, mafias, partidos políticos, sindicatos, grupos y movimientos artísticos, poéticos, etc. No olvidemos que, en los años veinte, sindicatos y mafias, patronales, policía corrupta y mafias estaban muy interrelacionados: así se protegían y vivían contra los otros grupos. Ahora bien, con lo que ha llovido desde entonces, ya sería hora de ir buscando nuevas asociaciones que no tuvieran ese pasado gangsteril. Asociaciones civiles, no financiadas por grupos de presión políticos o económicos, y donde prevaleciera la justicia y el sentido común de los ciudadanos.

Chica okupa que quiere dejar de ser chica okupa
30 de septiembre de 2010 12:49


Cuando tengamos lo que otros tienen o les sobra (un pequeño trabajo, una vivienda, etc.), cuando podamos ocupar un sitio en otro tipo de sociedad, dejaremos de okupar lo que está ruinoso y abandonado en esta sociedad de consumistas y devoradores del otro. Que sepan algunos que también sabemos escribir con "c" y con "k", y que algunos de nuestros dibujos y poemas no son peores que los que hemos leído.

Dibujante
30 de septiembre de 2010 13:01


El suplete del cronista

6 comentarios:

Ulises dijo...

Yo no tengo ningún hijo okupa. Que cada uno se responsabilice de sus hijos.

Responsable

Ulises dijo...

Los okupas y antisistema deben ser reprimidos, encarcelados y erradicados de la sociedad.

Ciudadano

Ulises dijo...

Reprimir, encarcelar, erradicar, este lenguaje siempre se ha utilizado contra los rebeldes, ¿no les recuerda algo? ¿Los viejos luchadores quieren eliminar a los nuevos? ¿Algún sesudo tertuliano se ha preguntado por qué existen okupas, antisistema y otros marginados? ¿Por qué, en su tiempo, existieron socialistas, comunistas, sindicalistas? Lo más fácil es siempre criminalizar y no intentar comprender el fenómeno social okupa, que se origina en la insatisfacción del sistema.

Viejo rebelde

Ulises dijo...

Es también una cuestión generacional. Los adultos, los mayores tienden al conservadurismo (sobre todo en la propiedad de los bienes materiales). Los jóvenes aún no tienen nada y quieren otro tipo de cosas, y son rebeldes, y los más rebeldes son revolucionarios. Es la dialéctica de la historia, como decían los marxistas, los viejos luchadores.
Sería razonable e importante que los adultos, los nuevos conservadores en cuanto a propiedades, fueran por lo menos rebeldes en las ideas y no criminalizaran en seguida a los nuevos rebeldes, a esos jóvenes que han despertado y no aceptan la paz y el orden de las injusticias.

Insurrecta

Ulises dijo...

Okupa: rebelde. No delincuente, porque delincuentes los hay en todos los grupos, en los partidos políticos, en los sindicatos, en la iglesia, en la sociedad, incluso fueron encarcelados Roldán, el jefe de la guardia civil española, y también un ministro y un secretario del interior durante el gobierno de Felipe González. También hay algunos delincuentes y otros infiltrados entre los okupas, pero los verdaderos okupas no somos delincuentes ni violentos: somos pacifistas.

Rebelde

Anónimo dijo...

Antes de criticar y cargarnos tan duramente a los okupas, por qué no miramos un poco como está el tema de la vivienda en este país. A lo mejor empezamos a entender a estos jóvenes...
madre de chicos en paro-no okupas- y sin posibilidad de pagar alquiler ni hipoteca.