jueves, 8 de abril de 2010

OPINIONES POLÍTICAS EN EL BAR

















En bares y tertulias del barrio, unos vecinos dicen que hay revoluciones que han fracasado por miedo.
El miedo que tienen los dirigentes al día siguiente, al día posterior al triunfo de una revolución: el miedo a perder el poder, a perder el dominio de la nueva situación política, que les hace reaccionar recortando libertades y los convierte en nuevos dictadores, semejantes en muchos aspectos a los que habían derrocado en su lucha revolucionaria.
Otros vecinos consideran que algo parecido ocurre también en la nuevas democracias, donde la libertad se confunde con la sed de poder de los partidos políticos, que marean la perdiz de la democracia y confunden a propósito la separación de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial. A río revuelto, ganancia de pescadores.
En principio, añade otro, era una buena idea la alternancia de los partidos en el gobierno, en una democracia. Pero aquí también se ha producido una corrupción política: la de querer detentar siempre el poder político (derechas, izquierdas o centro), e intentar exterminar al otro. Esta voluntad de poder, de exterminio del oponente, es lo que ha hecho fracasar a la democracia, y a la política en general tal como la conocemos, añade una mujer que ahora entra en la discusión.

Al final, en el bar, todos opinan que la víctima, como siempre, es el ciudadano que paga con su trabajo e impuestos la representación político-teatral de esos señores, que nunca sabemos a qué intereses reales están obedeciendo.
Sólo sabemos lo que no defienden: los derechos de trabajo y vivienda y las otras necesidades del ciudadano.
Señores, hagan juego y apuesten, ¿quién saldrá perdiendo?

El suplente del cronista

3 comentarios:

eclesiastes dijo...

ojalá la representación la pagara solo con mi trabajo, y no con cosas con las que no quiero pagar, ni a ell@s ni a naide ...
los miedos de ell@s a perder el poder, los miedos de nosotr@s al vertigo de que no nos pastoreen lxs perrxs guardianxs, el miedo a no tener miedo ...,
eso sí que es un precio caro,
ya lo dijo de la Boetie cuando fué al Mercado de lxs presuntxs dirigentes y lxs presuntxs dirigidxs y vió las ofertas y las demandas.

Ulises dijo...

Sí, Eclesiastes, estamos aún con "Masa y poder", como decía Elias Canetti.
Enlazo tu blog con la Pensión Ulises.

at

eclesiastes dijo...

que amable, hermanx.