martes, 2 de marzo de 2010

TODO DEPENDE DEL PAÍS EN QUE HAGAS LA HUELGA DE HAMBRE

Fotografía: Janet Xirgu, La bolsa de la basura, la garra y Kafka















el país.com
El actor Willy Toledo afirma que Orlando Zapata "no era más que un delincuente común"

Según opinan algunos, hay disidentes huelguistas que mueren de hambre porque son unos delincuentes, como si la muerte por huelga de hambre fuera una técnica o un capricho de delincuente común. ¿Por qué?
Sostiene Willy Toledo, actor español y activista, que es así: este disidente cubano muerto, Orlando Zapata, era un simple delincuente común, un traidor a la patria, un terrorista al que le ha dado por hacer una huelga de hambre y, además, ha tenido el mal gusto o la irresponsabilidad de morirse.
¿Por qué?
Supongamos que no fuera un disidente político cubano, sino un delicuente común que hace una huelga de hambre para protestar y muere: ¿Por qué muere?

¿Por qué?
Todo depende, al parecer, del país en que hagas la huelga de hambre y te mueras
-como diría Reynaldo Arenas, escritor, homosexual, también considerado traidor a la patria y delincuente según los jueces que lo condenaron.

El suplente del cronista

5 comentarios:

Ulises dijo...

En Europa también hay papanatas, actores, intelectuales... Igual tienen un problema de subvenciones (de subvenciones recibidas, quiero decir).

Residente en Barcelona

Ulises dijo...

Soy poeta, homosexual y delincuente, como Reynaldo Arenas.

Poeta joven (y mujer)

Ulises dijo...

Yo también.

Músico

Ulises dijo...

Es el Poder quien decide si un individuo (escritor, pintor, tendero, barrendero, actor, cantante, poeta, etc.) es o no un delincuente, un ser peligroso, antisocial, enemigo público de la patria, del bien común, etc. Quien tiene el poder, legisla, luego viene la denuncia, la detención policial, y el juicio donde los jueces aplican las leyes legisladas. En una dictadura los tres poderes se resuelven así: Poder ejecutivo-político-policial, Poder legislativo y Poder judicial= prisión, si no te sometes y quieres ser libre.

Un dialéctico de la vida cotidiana

Ulises dijo...

"Los artista y poetas son delincuentes comunes o locos peligrosos que alteran el orden social: en Cuba no se vive tan mal como se dice, y esos prisioneros son verdaderos enemigos del pueblo cubano. En Europa, los intelectuales están acostumbrados a la vida burguesa y a las opiniones de salón".
Esto es lo que me decía mi tío antes de entrar en la cárcel por obscenidad y conspiración.

Una sobrina decepcionada