domingo, 20 de diciembre de 2009

¿Y LOS TRES COOPERANTES...? ¿Y EL CAMBIO CLIMÁTICO...? / NO SABE, NO CONTESTA. LLÁMALO PRUDENCIA






















¿Dónde están los tres cooperantes secuestrados? ¿Qué es lo que se está negociando?

¿Tenemos prohibido saberlo?
El gobierno pidió prudencia a los medios de comunicación,
¿esto beneficia a los tres cooperantes catalanes, o beneficia más bien al gobierno?
Dejar de hablar de un asunto pendiente, grave,
¿es prudencia, falta de libertad de expresión o "autocensura interesada" en los medios?
No sabe, no contesta. LLámalo prudencia, y no digas nunca cuál es el trato, qué es lo pactado. No digas nunca lo que ofreces, lo que traficas a cambio de la libertad, o lo que recibes a cambio del silencio. Traficantes, con el cambio climático, con la gripe nueva de cada año, con el tercer mundo, traficantes en la guerra, en la paz. Silencio, traficamos.
Que no se hable más. Los ciudadanos no lo comprenderían y los malos de la película se enfadarían.
Silencio, apagón informativo. No preguntes. Llámalo prudencia.
Y que pasen otra película.

El suplente del cronista

3 comentarios:

Ulises dijo...

En las películas de espías, de espionaje, hay que ser astuto, diplomático, falso, amable, simpático, educado, y sobre todo estar dispuesto a matar por la patria o el propio interés (cuando los ciudadanos duermen y la democracia sestea).
El espía que surgió del frío (no del viento, como otros).
Nada nuevo bajo el sol.

Aficionado al espionaje

Ulises dijo...

¿No será todo obra de la mafia, o de la fracmasones,como decía mi abuela? Cada partido político, ¿no es una mafia? Los diputados, cuando votan en el Parlamento, ¿lo hacen a conciencia, sabiendo lo que votan y sus consecuencias? ¿Tienen pensamiento propio, conciencia individual, al margen de las directrices del partido? ¿Cuál es? ¿Cómo nos pueden representar bien, a conciencia, si no sabemos lo que piensan realmente cada uno de ellos? ¿Es esto la democracia? Decir siempre amén, diga lo que diga el líder. Pregúntaselo al Papa de Roma, como decía mi abuela.

Joven demócrata (y feminista)

Ulises dijo...

Es una vergüenza que los diputados no sean votados uno por uno, cada uno en su distrito o territorio, sin listas cerradas, y que no sepamos a quién debemos exigir responsabilidades. Aquí todos se esconden detrás del líder y dicen siempre amén. Y cuando este líder ya está quemado y requemado, pues nada, a buscar otro y a ponernos detrás, bien escondidos, sin rechistar. Y a seguir cobrando sueldos y dietas mientras dure el mandato del gobiernos y sus diputados anónimos. Y esto es aplicable tanto a los gobiernos como a la oposición, por lo menos aquí, en España (con toros o sin toros).

Otro joven demócrata