viernes, 9 de octubre de 2009

SEÑORA, EL SOMBRERO NO NOS DEJA VER LA PELÍCULA

Xavier Gosé, Dibuix




















España enviará más fuerzas de paz a Afganistán, vehículos y soldados que lucirán en lo más alto una paloma blanca como insignia de la misión de paz. No llevarán armamento alguno conocido en batallas y combates: sólo irán armados con la bandera española y las palomas blancas, con el loable fin de que los guerrilleros talibanes, estupefactos, les abran camino tierras adentro, sin violencia.

Lamentablemente, sin embargo, el portavoz de los talibanes dice que desconocen la lengua española y sus insignias.
Y añade que tampoco disponen de tiempo, ahora mismo, para estudiar como es debido ni las palabras ni los colores de la bandera de la nación que, antaño, también tenía lengua y colores islámicos. De todos modos, agradecen la buena intención, los buenos propósitos de guerra tan emblemática.

Nota
Premio Nobel de Literatura a Herta Müller, de la que podemos leer algunos magníficos relatos, en la edición digital de "El País.com", del libro El hombre es un gran faisán en el mundo (Ed. Siruela, trad. Juan José del Solar). Unas prosas de leguaje conciso, de capítulos breves a modo de cuentos, cuya acción, poetizada, se desarrolla en un ámbito desolado, con unos personajes aislados entre paisajes y cosas también aisladas, siempre "extranjeros" en tierra propia, desarraigados, como des-naturalizados y arrojados al otro lado de la vida cotidiana.
También podemos leer los artículos de José María Guelbenzu, Cecilia Dreymüller y Caius Dobrescu, que nos dan noticia de la autora rumana de lengua alemana.
El Premio Nobel una vez más se ha olvidado de Peter Handke y de Mario Vargas Llosa, y no por motivos estrictamente políticos, dicen los más malévolos


El cronista del barrio

2 comentarios:

Dante B. dijo...

Con acertado criterio, una vez más los suecos premian a un desconocido, no a un bestseller como Proust, Borges, Nabokov, Cortázar, Valery, Kafka o Ibsen, que nunca lo recibieron.
Lástima que, dada la pésima prensa de los rumanos en Europa, suene, como muchas otras veces anteriores, a un compensatorio Premio Consuelo.
Leire Pajín y la ministra cinematográfica se sentirán muy realizadas con esta discriminación positiva.
A propósito, ¿alguien ha leído algo de José de Echegaray, nobel literario de 1904?

Ulises dijo...

Es verdad lo que dice Dante B., ¿quién ha leído a Echegaray, flamante premio Nobel de 1904?
La comedia de los premios sirve para poner de actualidad a unos por encima de otros, y venderlos. Una cuestión de ventas, y lo mismo en política. Ahora se vende bien el "producto" Obama, resulta rentable, todo el mundo se apunta al carro vencedor, no importa que la guerra siga, "tendrá sus buenos motivos", afirman los encargados del negocio, de la venta. Vender y comprar, comprar y vender, es la dialéctica más clara de los siglos XX y XXI.

Un pacifista escéptico