miércoles, 20 de mayo de 2009

ÚLTIMA PELÍCULA: "AQUELLOS CHALADOS EN SUS LOCOS CACHARROS"

Tienda "Palacio del Juguete" (calle Arcs, Barcelona)





Hemos asistido al estreno de la última película, "El dinero de todos y yo", cuyo tema principal es el automóvil y las aventuras de los nuevos compradores. Película financiada curiosamente con el dinero de todos, sin previa consulta a los inversores involuntarios. Aparte de ser un "remake" de una película de los años sesenta, "Aquellos chalados en sus locos cacharros", película mil y una veces plagiada, versionada, el tema nos parece ya, en el siglo XXI, de una vulgaridad y un oportunismo alarmantes. ¿No habíamos quedado en que había que contaminar menos? ¿A qué viene, pues, financiar la compra de automóviles contaminantes con el dinero de todos? ¿Para generar, dicen, más empleo provisional, más hipotecas interminables y más paro fijo? No está mal, si a esto le añadimos la contaminación.

¿Y qué decir de esa pobre e "inmensa minoría" que no tiene ni quiere automóvil, que no quiere colaborar ni en la contaminación ni en el incremento del consumo absurdo, y opta por viajar en los deficientes transportes públicos? ¿Acaso serán también compensados con una ayuda directa de 2.000 euros o con algún otro tipo de ayuda indirecta o descuento fiscal?

Tenemos la esperanza de que sea así. Y la próxima vez, sobre todo, rogamos que nos consulten antes de tomar una medida propia del teatro del absurdo, y discriminatoria respecto a los usuarios del transporte público, a los meros peatones, ciclistas, velocipedistas, aviadores sin motor, patinadores, planeadores, alpinistas, nadadores, corredores, saltarines, en patinete o en triciclo, y todos aquellos que no tienen ni quieren un cochecito para trasladarse de un lugar contaminado a otro.

Y que ahora, sin comerlo ni beberlo ni utilizarlo ni conducirlo, ven cómo su dinero va a parar a la transmutación de un coche de ayer por otro de hoy, que ya es mañana, que ya es nunca.

El ciclista respetuoso

13 comentarios:

AT dijo...

Sólo viajo en transporte público, cuyas limitaciones e incomodidades acepto libre y resignadamente. Tengo fobia a los coches, a los aviones, a los barcos (si no son de juguete), no sé ir en bicicleta, no sé nadar, no sé lanzarme al abismo con un planeador, no sé patinar, no sé correr, no sé saltar, no escalo montañas, no bajo por los ríos ni subo a los pináculos de la Sagrada Familia o de Montserrat, no domino triciclos ni patinetes, ¿puedo simplemente andar, caminar, ser un peatón, un "marinero en tierra"? ¿O andar, caminar, también es una cosa del pasado que se va a prohibir para evitar atropellos?

Uno que anda, que camina

Ulises dijo...

Creo que es bueno tener carnet de conducir para cualquier urgencia que se presente, y antes disfrutaba conduciendo, pero ahora reconozco que ya no me gusta ir en automóvil, entre las miradas de odio de los otros conductores. Como dice una amiga mía, al ponernos al volante queríamos ser modernos, pero nos hemos convertido en vulgares cavernícolas que sólo saben aullar, insultarse unos a otros, "será cabrón, hideputa".
En cuanto a los 2.000 euros de dinero público, a descontar graciosamente al adquirir un coche nuevo y más caro que el anterior, ya veremos si se materializan más allá de la verborrea política de turno.

Un conductor que paseaba

Ulises dijo...

Yo necesito 2.000.0000 de euros para irme a la China, crear una cooperativa con chinos, fabricar automóviles de marca europea, enviarlos a España y venderlos como churros postmodernos, último modelo contaminante, en el prestigioso Salón del Automóvil, con descuentos de 2.000 euros por cada vehículo a cargo del benéfico Estado Español.
Los chinos, bien, gracias, trabajando en equipo.

Un empresario nuevo con ideas brillantes

Ulises dijo...

Yo me quedo con el tren. Es mi medio de locomoción, pese a los retrasos y otros incovenientes. Donde esté un buen tren, que se quiten los vulgares automóviles.
Solicitaré un abono de 2.000 euros, como ayuda ferroviaria y premio a la no-contaminación del medio ambiente. Por cierto, quiero dar la idea de un nuevo impuesto, "el impuesto del medio ambiente", que se aplicaría con todo rigor a los conductores de automóviles, camiones y motociclistas, y que redundaría en beneficio de la regeneración de la Naturaleza. ¿Somos ecologistas de verdad o no? El ser humano del futuro nos lo agradecería, espero.
Así pues, sugiero la idea de aplicar un impuesto anual de 1.000 euros por vehículo, de pago semestral. Pero alguien ya me advierte que no sería políticamente correcto. Lástima. Pero ¿se puede saber qué líos tienen todos los gobiernos con las petroleras y los fabricantes de vehículos? Que yo sepa, no se preocupan tanto de la vivienda, de la miseria, de las guerras...

Representante de un colectivo de nuevas ideas

Nadal dijo...

!!!!!!!TRANKI CHICOS!!!!!!!!!!!!!!
...que esto no es nada........
...lo importante es que nos concentremos para la "CHAMPIONS",
las cosas serias primero.

Por cierto, que el otro día, debajo de mi balcón, estuvo un rato el Ferrari negro de Eto y me dejo las flores mustias...
...pero no importa, las sustituiré por banderines del Barça...

Ulises dijo...

El Barça, ¿quién puede creer aún en la pureza deportiva del montaje económico-político que es el Barça? Otro gran montaje de masas, como el de los automóviles. Véanse, si no, cómo terminan todas las celebraciones actuales de las victorias blaugranas, cómo se festejan los triunfos sobre el equipo contrario, arremetiendo contra todo (lenguaje bélico). ¿Una minoría? Más bien un síntoma, que se extiende cada vez más: el síntoma de un cuerpo social enfermo.
Prefiero los equipos de " segunda o tercera regional", donde para jugar hay que hacer auténticos sacrificios familiares y económicos, al revés de lo que sucede con los equipos de "primera división", donde todo se mueve a golpe de comisiones millonarias. ¿Sentir los colores?, por favor, que ya no somos chiquillos, y siento los colores catalanes cuando juega el "Tàrrega" o el "Calella", equipos modestos, sin tantas pretensiones de grandeza, de vanidad. Cuando juega el Barça, ese monstruo de la naturaleza al que ahora se apuntan todos, no siento absolutamente nada, excepto miedo al volver a casa y ser víctima de las celebraciones brutales de sus victorias.

Un deportista

Nadal dijo...

La VOX POPULI se oyó en Mestalla...
...no así la VOX POTENS (Hereu, Montilla, Vicens, Mascarell, Fornesa...) en la inaguración ayer de
e+c=cogrés internacional d´economia i
cultura, donde el Borbón, después de
cantar las escelencias de la lengua castellana, ignoró olimpicamente las otras del reino.

Ulises dijo...

MASA Y PODER

Disiento. No creo que fuera la Vox Populi la que se oyó en Mestalla, en la final de la copa del Rey, sino la Voz Irracional de siempre, convenientemente instrumentalizada, en forma de pitidos, y fomentada por los intereses políticos del momento. Como sabían muy bien Marx, Engels y Groucho Marx, nunca son espontáneas las manifestaciones de la masa. No hay nada más premeditado e instrumentalizado que una manifestación de la masa, que nunca sabrá quiénes o qué grupo político mueven los hilos que llevan a la masa de un sitio a otro, de un circo a otro. La masa carece de voluntad propia, de voluntad individual, es un cuerpo amorfo estimulado y conducido por consignas e intereses de poder. En el fútbol, en la política, en el consumo.

Un analista de las masas

Ulises dijo...

"COGE EL DINERO, Y CORRE"

Si no queremos símbolos españoles, ¿por qué aceptamos jugar la Copa del Rey? ¿Por qué aceptamos ganarla y recibirla? ¿Somos hipócritas? ¿Nadamos y escondemos la ropa, y nos sentimos satisfechos con una vulgar pitada, después de participar y ganar la Copa española del Rey? ¿A qué viene tanto cuento, ahora sí, ahora no, ahora juego, ahora no juego? "Coge la copa (o el dinero), y corre", como en el título de aquella película. Y luego ya pitaremos.

Un hombre de la calle

Nadal dijo...

BUENO,Bueno,bueno...
...no se que pensarían los miles de personas que han sido descalificadas por coincidir en espacio, tiempo y opinión, llamandolas: irracinales, instrumentalizadas, amorfas...
...pero "la masa", "las masas", no
existen en el mundo real, son construcciones intelectuales que simplifican una realidad para poder juzgar a las personas por grupos y sin atender a la complejidad que es propia de cada una de ellas. Las masas, el concepto de masas, es propio de intereses totalitarios. Las personas, aunque con debilidades gregarias, tenemos una conciencia individual e intransferible.
En cuanto a la irracionalidad de la pitada, no diré que fuera muy razonada, no lo se, pero lo que sí se, es que la avalaban muchas razones...
...y qué pasa!!!, si se calla, porque se calla, si se protesta, porque se protesta...
...pues jugaron la copa porque quisieron, la ganaron porque pudieron, y pitaron porque les dio la gana...
!!!!!!!!A PITARRRRRRRRRRRRRRR!!!!!!

Ulises dijo...

LA MASA ESTÁ AHÍ

Querido "pensionista" Nadal, veo que te contagia el fervor deportivo de que "el Barça es más que un club". Un equipo de fútbol, una iglesia, un partido político, son entidades de fe. Se cree o no se cree en ellas. Y la fe no se puede racionalizar. Como diría nuestro amigo Kierkegaard,
hay quien necesita creer en Dios aunque su existencia sea un sublime absurdo. Es una cuestión de fe, visceral.
En cuanto a la no-existencia de la masa, no lo veo tan claro: ¿dónde están todos aquellos individuos que no pretendían ser criminales, que eran buenos padres de familia que nunca habían roto un plato, y que, sin embargo, su fe por un líder político les hizo disgregarse a cada uno dentro de una masa fanática, criminal? Pero ellos, los hombres corrientes, no se sentían responsables porque estaban cubiertos por el anonimato de la masa, y no importaba que sus líderes fueran unos criminales. Muchos de ellos aún viven, y por supuesto que no quería matar a seis millones de judíos, gitanos, polacos, anarquistas, etc. Pero la matanza ya estaba hecha, y todos aquellos individuos alemanes estaban fanatizados y convertidos en una masa irresponsable, que ni siquiera pudo ser juzgada, ya que no existía como entidad jurídica. ¿Que hubiera debido hacer, en aquellas circunstancias políticas, un individuo de verdad, no masificado: desertar, no colaborar.
Esto puede parecer una exageración: en las guerras todo el mundo mata, pero nadie es responsable, nadie se considera asesino porque esta legitimado por el poder, que convierte al individuo en masa, en irresponsable de lo que hace. Espíritu de masa, contagio de la masa, como dice Canetti en "Masa y Poder".
De todos modos, en un campo de fútbol las cosas no son tan graves, pero sí puede ser un buen símbolo de cosas más graves.
Quizá me he puesto demasiado serio en mi análisis, lo siento.

El analista anterior

Ulises dijo...

Estoy hasta la coronilla del fútbol y sus forofos. No me extraña que el hombre venga de la rama menos privilegiada del mono, siempre dando patadas a una pelota o a una cabeza (que también se ha visto). Los puros monos son más simpáticos. Ruego a Santa Rita, que es hoy, para que el Barça pierda la copa de Europa.

Presidenta (y poeta) de la Asociación Antifútbol

Nadal dijo...

YO CONFIESO: La verdad es que ni soy ni he sido nunca un aficinado al futbol, menos aún un forofo. Simplemente eché el anzuelo y si pica, pica... picaste, querido analista de masas y nos hemos echado unos buenos ratos discutiendo.

Tengo que decirte también: que estoy de acuerdo con tus opiniones sobre las masas, eso sí, dentro del ámbito socilógico y con el derecho(y deber)a la discusión permanente.

Pero(y no es un "pero" traidor) quiero hacer una pequeña reflexión
sobre un tema que me interesa personal e intelectualmente. Cuando
tratamos el tema de la resposabilidad criminal de los pueblos, nos solemos remitir a la Alemania nazi, sin atender a nuestra guerra civil. Al estudiar las vidas de personajes notables de nuestra cultura que tuvieron pasados turbios en el periodo bélico, sentí la necesidad de conocer los porqués de aquel pasado. Como no tenía acceso a tan privada información, decidí indagar
en los motivos que tuvieron mis familiares más proximos para actuar como lo hicieron en este lamentable periodo historico.

Aún no tengo resultados de esta investigación y además es otro tema
, pero lo que sí pude constatar desde un principio es: que las razones sociologicas, al analizar un caso concreto, solo son circunstanciales, compitiendo con argumentos de supervivencia, ideologicos, de responsabilidad,
eticos, culturales... y con consecuencias emocionales que toda una vida no logra borrar, aunque la vida siga como si nada de esto pasara.

Y para terminar, decirte que no tienes porque disculparte por ponerte demasiado serio, al que no le guste que no lo lea...
eso sí, despue de tanto drama, os propongo...

!!!!!!!!!!!!!GRITAR!!!!!!!!!!!!!!!