viernes, 22 de mayo de 2009

POETAS EN LA CALLE, I: SEMANA DE POESÍA EN BARCELONA





Fotografía: Matilda Sagan, Arte en la calle, con balcón reflejado

Del 21 al 27 de Mayo, poesía en Barcelona, por calles, metros, bares, montaña y playa.
¿Demasiados poetas en la calle durante estos días, interrumpiendo el tráfico de vehículos y turistas? Como dice un barbero del Barrio Gótico, que anuncia actos poéticos en el aparador de su peluquería, "una vez al año no hace daño".
Rogamos a los transeúntes nativos y a los turistas un poco de paciencia poética si estos días tropiezan por las calles con más de un poeta agitado, y sufren algún que otro pisotón lírico, involuntario.

El cronista del barrio

3 comentarios:

Ulises dijo...

Ayer tuve ya varios encontronazos con dos poetas, en el jardín romántico de la Universidad. No hubo heridos.

Aficionado a la poesía

Nadal dijo...

El pasado miercoles,al anchecer, cuando cruzaba por Can Perico, fuí abordado por tres poesías muy acaloradas que me preguntaban con frenesí: cómo llegar a Barcelona.
Despues de intentar calmarlas les indiqué por donde ir a la estación de trenes y a la parada de autobús.
Se fueron chillonas hacia la estación dejandome con la palabra en la boca.

Ahora ya entiendo sus prisas, temian llegar tarde a la "semana".

De aquel encuentro me quedó un cierto olor a rima y a metafora,
mi mujer me preguntó: con quién había estado, se lo dije pero no me creyó.

Corresponsal en Sitges

Ulises dijo...

Nos dice Nadal, nuestro corresponsal en Sitges, que fue abordado(usando lenguaje marinero) por tres poesías chillonas, acaloradas, que se dirigían a la "Semana de Poesía de Barcelona". ¿No será error? Pienso que no, y dice bien: tres poesías, no tres poetas, con las que hubiera sido más factible el encontronazo, con un posible resultado de siniestro colateral, como diría un técnico en seguros. O por seguir con el lenguaje marinero: rozar o chocar una embarcación con otra ("Abordar", 1ª acepción, Diccionario Manual de la R.A.E., de 1927). Como argumentaría el técnico en seguros, eran poesías, no poetas, y no hubo daños en el sujeto abordado.

at