miércoles, 25 de marzo de 2009

RECORDANDO A RICARD SALVAT

Francesc A. Espriu, Aiguafort

















Siempre recordaremos aquellos montajes teatrales de Ricard Salvat, la Primera història d'Esther, basada en textos de Salvador Espriu, o aquella Ronda de mort a Sinera, magistral, también sobre textos de Salvador Espriu y la maravillosa escenografía y pinturas de Cardona Torrandell, o La bona persona de Sezuan, de Bertolt Brecht, con Nuria Espert, en el "Teatre Romea" de la calle Hospital. Lo recordaremos como un hombre de teatro, auténtico, menospreciado luego, en plena democracia, por los poderes culturales y políticos de turno, una vez que tuvieron ya el poder real en las manos y comenzó a molestar la presencia de artistas e intelectuales demasiado críticos.

El cronista del barrio

2 comentarios:

Ulises dijo...

A Ricard Salvat le concedieron alguna que otra medalla ("Creu de Sant Jordi", "Premi Nacional de Teatre"), pero esto no significa que su labor dramática fuera reconocida por ciertos estamentos oficiales, es decir, aquellos que controlaban el poder teatral mediante las oportunas subvenciones (por otra parte, tan necesarias, como ya saben los poetas, casi nunca subvencionados).

Un espectador del Teatre Romea

Nadal dijo...

Vaya por delante mi reconocimiento a la labor de Ricard Salvat,es lo que conozco de él y mi recuerdo me lo exige,y lamento la marginación sufrida por las mafias de siempre y que ahora le rendirán pomposos homenajes,o no.
Dicho lo dicho y cambiando de tema,me quiero referir a las subvenciones.A nadie le amarga un dulce y si me dan una pasta para que realice mis creaciones,pues miel sobre ojuelas.Pero que le den a fulano los dineros que pago para contribuir al bienestar y la solidaridad social,para que se lo pueda montar a su aire, me toca los pelendengues.
Nunca he entendido (o aceptado) que ningún sector reciba ayudas de la administración si no es para el bien común o como ayuda en situaciones extremas.Pretender que el arte sea un bien común es falso,si lo fuera,su demanda haría innecesaria toda subvención.En cuanto a lo de situación extrema,mejor dejarlo hasta que ningún ciudadano de este pais (y porqué no de todos)esté viviendo en la miseria.Creo que es el minimo respeto que merecen los dineros que ponemos casi todos,por cierto que más de un GRAN ARTISTA
que recibe subvenciones,está nacinalizado Andorrano o ...
Y para terminar,el tema de las subvenciones nunca gusta a nadie más que a los que las reciben,por lo tanto y como estos son los menos,la mejor manera de arreglarlo sería suprimirlas.