jueves, 23 de marzo de 2017

¿REVOLUCIONARIOS SIN REVOLUCIÓN?

Kafka, El proceso (ilustrado por Los Tordos: Ante la ley)

¿Y si al final, después de tanto marear la perdiz, resulta que han leído mal la Constitución y resulta que el referéndum, además de legítimo, es constitucional, es legal?, pregunta el politólogo en el bar del barrio.
Un manifiesto de 500 juristas lo proclama así, responde la hermana del informático.
¿Algunos que aún tienen espíritu revolucionario se están perdiendo la revolución pacífica catalana porque es demasiado catalana y no entienden que, en este momento histórico, es de espíritu revolucionario?, pregunta la vidente del barrio, hija de padre aragonés anarquista y madre republicana catalanista, añade.
Paradojas de la historia, decía mi abuelo, comenta la nieta del anarquista.
¡Vaya familia!, exclama la cuñada del dentista.

La sobrina de la peluquera lee en el móvil el refranero de Pablo Iglesias a Rajoy: "Tiene usted varias opciones: me importa un pimiento, un comino, un huevo, un rábano o un pepino”. Y ha seguido: “Puede emplear otras fórmulas más directas, como: me la trae floja, me la suda, me la trae al fresco, me la pela o me la refanfinfla". En ese momento se han escuchado profusos abucheos desde la bancada popular." (publico.es) 
¡Eran pocos y parió la abuela, qué banda de macarras (no los del PP, por favor, no confundamos), como dicen en los informativos de nuestra emisora católica!, replica la fiscal del barrio (que no es fiscal, sino que fiscaliza por tiendas y bares, apunta la dueña del bar, por si acaso...)
Pocos argumentos tenemos hoy de la derecha, apunta el humorista, riendo.
¡No provoque, que me la refanfinfla!, contesta la cuñada del dentista.
¡Perdone, no quería traerla al fresco izquierdo de la calle, que "la Ley es la Ley"!, sigue el humorista con la broma. 
Al fresco izquierdo de la calle, ¡un verso sublime!, exclama el poeta romántico.
"Con poesía y humor, / se vive mejor", rima la dueña del bar, que aquí todo el mundo rima, pero con licencia poética, porque la ley es la ley.  


martes, 21 de marzo de 2017

DÍA INTERNACIONAL DE LA POESÍA, CELEBRADO CON LA MARCA DE ACEITES "EL POETA" Y ACEITUNAS RELLENAS "EL PÍCARO"

Hoy, 21 de Marzo, es el Día Internacional de la Poesía. Pero dicen los poetas del barrio que no tienen nada que celebrar.
De todos modos, también dicen que, a pesar de los bolsillos vacíos y el alma europea en descrédito, se sumarán a los poetas de otros barrios que tampoco tienen nada que celebrar, y tomarán una caña o dos de cerveza a la salud de todos.
Aunque, poéticamente hablando, reiteran y vuelven a decir que no hay nada que celebrar, esta vez sacarán la mano del cajón* donde guardan los poemarios inéditos y leerán algunos poemas en la vía pública, en calles y plazas recoletas, y en el bar del barrio pedirán otra cerveza más, con berberechos o calamares a la romana, rebozados con aceite "El Poeta". También, como colofón poético, recitarán una oda elemental a las aceitunas rellenas "El Pícaro".

*Nota.
Homenaje a La mano en el cajón, revista de poesía fundada por el olvidado Florentino Huerga, poeta de “hojas subversivas”.




MIQUEL DE PALOL, VALENTÍ GÓMEZ I OLIVER Y "RETAULE DE NOVA YORK"


En el buzón de la Pensión Ulises hemos encontrado un ejemplar del diario "El Punt Avui" del domingo pasado, en cuyo suplemento cultural Miquel de Palol reseña el último poemario de Valenti Gomez Oliver: Retaule de Nova York (editado en Alisis, Ara Llibres, con ilustraciones de un simbolismo geométrico, desbordante de color, obra del mismo poeta).
Poemario que ayer lunes fue presentado en la Llibreria Laie por la editora Miriam Soteras y el propio Miquel de Palol, con asistencia de numeroso público, tanto, que más de uno tuvo que sentarse en una escala-taburete, com Francesc Cornadó, o directamente en el suelo, como nuestro enviado especial.
Al fondo de la librería, en una estantería al lado de la mesa donde se presentó el libro, una galería de arte improvisada mostraba algunos de los dibujos de Valentí Gómez i Oliver.
Al finalizar el acto, después de la lectura de unos poemas del Retaule de Nova York (Miquel de Palol recitó un soneto dedicado al autor), se sirvieron unas copas de cava como reconstituyente de poetas, novelistas, amigos y conocidos. 

lunes, 20 de marzo de 2017

TRAPECISTAS, FUNAMBULISTAS, VENTRÍLOCUOS Y LA POSVERDAD


Lee la hermana del informático en el móvil: "Durante la marcha, se han escuchado las clásicas consignas como “No nos engañan: Catalunya es España” o “Soy Español”, y algunas en catalán como “Aturem el Cop”, que ha despertado alguna queja de algún manifestante a la organización por ser, precisamente, en catalán" (elperiodico.com).
Dicen que había más banderas españolas que catalanas ondeando al viento de Barcelona, todo un éxito, comenta la cuñada del dentista.
Un millón de manifestantes han dicho en TVE, añade la fiscal del barrio.
Un rótulo en la pantalla ponía “un millar” mientras hablaban del millón, ¡vaya información, ni Fraga Iribarne lo hubiera hecho mejor!, replica la sobrina de la peluquera.
No lo entiendo, si tantos son, ¿por qué no defienden el No en un referéndum y lo ganan? Habría partidos que los apoyarían, PP, Ciudadanos, PSOE..., pregunta la hija de la bibliotecaria.
La ley es la ley y no permite aventuras ni referéndums, como dice Rajoy, comenta el politólogo del barrio.
Ya, pero cuando quieren hacen decretos con urgencia para cambiar las leyes, como están haciendo con los estibadores de los puertos, indica la vidente del barrio.
Miren, oigan lo que decía el diario "El País" en 2011: "Reforma exprés de la Constitución para limitar el déficit público. PSOE y PP pactan cambiar la norma fundamental (constitucional) por primera vez en 30 años. Se hará en un mes, por vía de urgencia y sin referéndum.", lee en el móvil la hermana del informático.
¡Apaga y vámonos, con razón están en contra del referéndum!, exclama el humorista del barrio.
No diga tonterías, aquello se hizo por razones prácticas: era urgente, por imperativo europeo, modificar la Constitución, con nocturnidad y sin tiempo a consultas, para reducir el déficit y salvar a España del rescate, explica la cuñada del dentista.
Pero, ¿que no hubo rescate?, interroga la nieta del anarquista, asombrada.
"El Estado sólo ha recuperado 2.686 millones de los 51.303 millones del rescate bancario. Una parte de la enorme factura en capital se financió gracias al rescate europeo, pero además se ayudó con otros 168.000 millones en avales públicos", lee la hermana del informático en "El País" (6.9.2016).
¡Oye, nena, a ver si dejas de leer periódicos atrasados y hablamos del presente!, exclama la fiscal del barrio (que no es fiscal de verdad, sino vecina que fiscaliza, explica en voz baja la dueña del bar, por si acaso...
Memoria es lo que nos falta, con memoria histórica y sentido común podrían solucionarse todos los problemas del mundo, apunta un vecino nuevo, que filosofa en el bar.
¡Y menos trapecistas, funambulistas y ventrílocuos de la posverdad!, exclama la vidente del barrio.
¿La posverdad?, pregunta la dueña del bar.
El relato de la verdad que no es la verdad, sino la verdad que yo quiero, la posverdad que me interesa, explica el politólogo.
¡Vamos, como en un poema!, exclama el humorista.
Compañero, ¿debo sentirme aludido?, inquiere el poeta romántico.






miércoles, 15 de marzo de 2017

NOTICIARIO GROTESCO

Graffiti de Banksy reproducido en un muro de Barcelona: "Niña cacheando a un soldado"

Estadística y control de audiencia divina
Informan en la emisora COPE que la última misa que han retransmitido desde Toledo el pasado domingo, ha alcanzado un nivel de audiencia del 21%, marcando el punto álgido durante la celebración de la eucaristía, en el momento de la comunión.

Militares sin uniforme
El pasado 17 de febrero, el Ejército mandó la solicitud de inscripción a "Expojove" (Expojoven) y se comprometió a cumplir los preceptos del código ético. Desde Fira de Girona se les remarcó que, si quieren asistir, tienen que hacerlo sin mostrar ningún elemento bélico ni llevar uniforme militar.
lavanguardia.com

Referéndum suspendido en una comunidad de vecinos
Cuenta uno del barrio que en su comunidad de vecinos iban a celebrar un referéndum sobre el mal estado de la escalera (sin ascensor, tenía peldaños rotos y la barandilla inestable), y otros problemas, como el incivismo, que sufría la comunidad. Pero por falta de "quorum" (el número de individuos necesario para que un cuerpo deliberante tome ciertos acuerdos), se suspendió el citado referéndum.
Día tras día, la gente se caía por el mal estado de la escalera, seguía el incivismo y las protestas aumentaban.
Finalmente, los vecinos volvieron a reunirse y esta vez sí que hubo quorum para decidir la celebración de un referéndum, que ahora era urgente y de sentido común, dijeron, puesto que la mayoría de los asistentes a la reunión se habían caído por la escalera y tenían una pierna fracturada, el labio partido, un brazo roto o la cabeza vendada.


martes, 14 de marzo de 2017

DIÁLOGOS EN EL BAR

Una vecina comenta que en la COPE no están contentos con la condena al trío catalanista: demasiado leve y sin delito de prevaricación, ¡sólo dos años de inhabilitación por desobediencia y unos dinerillos de multa que saldrán de las mordidas del 3% en el Palau!, exclaman en esta emisora.
Tienen razón, ¡en tiempos de Franco les hubiera ido mucho peor a esos tríos y cuartetos de mindundis!, dice la cuñada del dentista.
¡Qué tiempos aquellos en que ibas directo a la cárcel, sin tantas cortesías!, añade la vecina que fiscaliza, nostálgica.
Muchos son los intoxicadores y pocos los informadores, advierte la hermana del informático.
Quienes fuimos a votar el 9-N, ¿también estamos inhabilitados?, pregunta el poeta romántico del barrio.
Soy funcionaria y voté a favor del Sí, ¿seré represaliada?,
pregunta una amiga de la dueña del bar.
Yo voté a favor del No, ¿seré inhabilitado?, pregunta un desconocido.
Estoy en paro, pero fui a votar, ¿ya no recibiré el subsidio que me queda por cobrar?, pregunta el humorista.
¡Qué vergüenza, juzgar y condenar a políticos demócratas por razones políticas!, apunta la nieta del anarquista.
Les han condenado por razones jurídicas, advierte la fiscal del barrio.
Leyes promulgadas por el poder político, no lo olvidemos, aunque luego el marrón se lo pasen al poder judicial, comenta el politólogo.
¡Qué pena revivir en el siglo XXI leyes de otro tiempo!, exclama la nieta del anarquista.
Los tiempos no están cambiando, dice el poeta romántico
Ya lo veremos..., advierte la hija de la bibliotecaria, que ahora tiene un novio cupero, explica.
¡Vaya lío, y todo por no tener una democracia como la inglesa, que no le teme al referéndum!, apunta la vidente del barrio.
¡Señores, por favor, que esto no es Escocia, y quien "mal anda, mal acaba"!, exclama la cuñada del dentista.
¿Cómo se puede dialogar enviando a la otra parte a los tribunales, a la inhabilitación y tal vez un día a la cárcel?, pregunta la sobrina de la peluquera.
Ésta es la pregunta del millón y medio, contesta el humorista.
Mal vamos si dependemos de acertijos y loterías, dice la dueña del bar.


sábado, 11 de marzo de 2017

EL ASCUA, LA SARDINA Y SERAFÍ PITARRA

El 10 de Marzo de 1923 fue asesinado Salvador Seguí, el "Noi del Sucre", el anarquista catalán que entendió que no era una buena estrategia política ni inteligente dejar el catalanismo en manos de la burguesía de aquel tiempo, en lugar de apropiarse de él y darle un sentido realmente popular y revolucionario.
Algunos todavía no lo han comprendido, y, menospreciando o ignorando las sátiras de Francesc Soler, "Pitarra" (Barcelona, 1839-1895), y todo el teatro catalán popular posterior y otras manifestaciones culturales del catalanismo (no burgués), siguen adjudicando a la derecha política y a su manipulación histórico-cultural, dicen, todo lo que tiene que ver con el  mal epidémico del catalanismo.
"¡Craso error!", cuenta la leyenda que exclamó el triunviro Marco Licinio Craso al valorar el desastre romano de la batalla de Carras.
"¡Cerrazón analítica, borbonizante!", exclaman anarquistas de la CUP y otros muchos que se enfrentan a las intoxicaciones informativas de ciertos medios de comunicación, tertulianos y articulistas, que arriman el ascua a su sardina, / "gens fresca ni del dia" (nada fresca ni del día), como quizá advertiría un personaje de Pitarra, haciendo broma y blandiendo "la butifarra de la libertad".

(Argumento de la obra: Sátira publicada en 1864, que cuenta la aventura de un resto de butifarra que, haciéndolo pasar por un trozo de dedo de un general español (dedo mutilado en una batalla en aquellos tiempos de guerra contra "el moro"), será entregado como obsequio gastronómico al emperador-sultán, que desea comérselo desde que ha conocido la noticia de tal acontecimiento mutilador. Obsequio engañoso, de farsa de doble filo (no es el dedo y además es un trozo de butifarra, de cerdo), que significa la libertad, "la botifarra de la llibertat", para los prisioneros, tres soldados catalanes que sirven en el ejército colonial). 

Serafí Pitarra, La Botifarra de la Llibertat (Gatada en un acte-Singlot poètic amb ninots (Gatada en un acto-Hipo poético con ninotes), publicada en 1864.

Anuncio de la obra: "Cada obra, un Singlot" (Cada obra un Hipo).
Precio de la publicación: "Cada Singlot, un ral" (cada Hipo un real).














Fotografía: Homenaje a Francesc Soler, alias "Serafí Pitarra", estatua situada en el Pla del Teatre (Ramblas-calle Escudellers, junto a la actual Biblioteca Andreu Nin). 

lunes, 6 de marzo de 2017

UNA PREGUNTA DEMASIADO LARGA: ¿TANTA POESÍA, DIEZ SIGLOS Y OCHO SIGLOS DE POESÍA?

¿Cuál es el problema?, ¿éste, aquél o el de más allá?, discuten algunos en el bar. Como no está el politólogo, toma la palbra la vidente del barrio, formulando a su vez otra pregunta:
Si la dictadura franquista no se hubiera impuesto en la alta burguesía y cierta burguesía catalanas (aunque ya eran derechistas), protegiéndolas, bajo sometimiento, de las amenazas anarquistas y comunistas, los hijos de estas dos clase sociales que vivieron arropados en su infancia y juventud por esos derechos de familia privilegiada, sometida ( (el diario "La Vanguardia", por ejemplo, se convirtió en "La Vanguardia Española"), ¿serían ahora tan dogmáticos (no digamos anticatalanistas, que suena mal) y con un discurso viciado del peor franquismo étnico (consciente o inconsciente), violando el respeto a otra lengua, cultura y derechos jurídico y político, mediante el uso de la denuncia, el menosprecio y el sarcasmo?, dice la vidente del barrio, que, luego de esta pregunta tan larga, se toma otra cerveza y sale del bar.
¿Por qué pregunta tanto esta señora? ¿Acaso no tienen bastante bailando sardanas, haciendo excursiones y recitando poesía catalana?, replica la cuñada del dentista.
No se meta con la poesía catalana, que tiene ocho siglos, como demuestra una antología de Alianza Editorial, comenta el poeta romántico del barrio.
¡Ya será menos!, exclama la vecina que fiscaliza.
Pues la poesía castellana tien otra antología de mil años, en la misma Editorial, apunta la librera del barrio.
¡Ya será menos!, bromea la hija de la bibliotecaria.
Toda la vida con esas puñetas y rivalidades, ¡esto parece un Barça-Real Madrid!, advierte el humorista.
¡No critiquen a nuestro presidente, don Santiago Bernabeu, que sabía muy bien de lo que hablaba: “Me gusta Cataluña y la quiero, a pesar de los catalanes”!, grita la vecina que fiscaliza.
¡Calle, calle, no diga barbaridades, que ya no estamos en aquella dictadura de penaltis y ordeno y mando!, interviene la sobrina de la peluquera.
¿Santiago Bernabeu no era del Movimiento?, pregunta la hermana del informático.
Ni del Movimiento ni de las Montañas Rusas, ¡un español de pura raza es lo que era!, advierte la cuñada del dentista.
Como decíamos ayer, anteayer y hoy, la cosa pinta mal, con estos mimbres no se puede hacer ni un cesto, decía mi abuelo, comenta la nieta del anarquista.
¡Y todo por un cesto, digo, por un referéndum!, exclama la dueña del bar.





sábado, 4 de marzo de 2017

LA CULTURA Y LAS NEURONAS INFILTRADAS

¿Han leído el libro sobre la posible enfermedad psiquiátrica del catalanismo (El nacionalisme diví. Vectors psicològisc del catalanisme), de Adolf Tobeña, catedrático de Psicología Médica y Psiquiatría en la Universidad Autónoma de Barcelona?, pregunta la cuñada del dentista.
Sí, sí, es formidable, aunque está escrito en catalán. Recuerdo que este mismo autor, en una entrevista que le hizo Arcadi Espada, ya en 1998, consideraba que el nativo de Catalunya que se vuelve catalanista debe de tener una neurona particular, que se independiza hacia la zona del mal o maligna del cerebro, comenta la vecina que fiscaliza.
Este señor no decía tal cosa, sino que: "La pantalla política del catalanismo ha ocultado lo esencial, y es que los catalanes presentan un rasgo psicológico de pertenencia. Es decir, se saben poseedores de un talante determinado y pertenecientes a un grupo étnico-cultural diferente", lee la hermana del informático en Internet (elpais.com).
Como los judíos, apunta la sobrina de la peluquera, ¿y qué hay de malo en ello?
O como los nazis, replica la cuñada del dentista, furibunda.
En Catalunya no somos criminales, sino demócratas que defienden su lengua y su cultura, como hacen los españoles, los franceses, los ingleses, los chinos, los rusos, los norteamericanos, y otros descendientes de ex-imperios, contesta la nieta del anarquista.
¡Tu abuelo no era anarquista, sino catalanista!, replica la vecina que fiscaliza.
Querrá decir anarquista y catalanista, es decir uno de aquellos "rojos separatistas", como los llamaba el Ministerio del Interior, la policía, la judicatura y el periodismo franquistas que los perseguía, añade la nieta del anarquista.
Todo esto de la persecución no es más que victimismo, una más de las tradiciones inventadas por el catalanismo, responde la cuñada del dentista.
Como dice el nuevo novio derechista de mi madre, contesta la hija de la bibliotecaria.
Si hablamos de víctimas y memoria histórica, pongo por testimonio la famosa Jefatura de policía de la Vía Layetana, las Prisiones del Castillo de Montjuïc y la Modelo, la Cárcel de Mujeres de Les Corts, entre otros lugares siniestros del franquismo, apunta el politólogo del barrio.
Dejémonos de cárceles y póngame una cerveza, dice la vidente.
¡Marchando!, exclama la dueña del bar.
¡A mí una "Estrella", bien fría!, pide el humorista.
A mí póngame otra, una "Rosa de Foc", natural, del tiempo, que estoy muy resfriado, indica el poeta romántico del barrio.










miércoles, 1 de marzo de 2017

PECADO, CONFESIÓN, CASTIGO


Para purgar el pecado católico de la separación, del divorcio o la independencia, ¿cuántos Padrenuestros habría que rezar?, pregunta la sobrina de la peluquera, provocadora.
¡1.000.000, y con arrepentimiento profundo ante el altar canónico!, contesta la cuñada del dentista.
Más 2.000.000 de Credos, y 3.428 Ave Marías, que es el doble de 1714, fecha constitucional de la caída que ustedes se buscaron y que celebran con demasiadas alegrías, advierte la vecina que fiscaliza.
¿No sería más práctico leer unos cuantos poemas en la plaza pública, y de paso ayudaríamos a los poetas?, pregunta la librera del barrio.
¡Eso, eso!, exclama el poeta romántico.
O una sesión espiritista, añade la vidente.
¿Y si aparece la Guardia Mora bajo palio, como decía mi abuelo?, pregunta la nieta del anarquista.
¡No digas bobadas, niña, ahora que resulta que todos somos de familia franquista, incluidos periodistas, escritores, modelos y la nueva cocina!, replica con arrebato la cuñada del dentista.
Mi madre tuvo un novio cuyo padre era concejal o diputado por el Tercio Familiar, o eso es lo que decía, explica la hija de la bibliotecaria.
¡Vaya nombres: los legionarios y la cabra, el tercio familiar, la guardia mora, las cortes franquistas bajo palio, el sindicato vertical, el SEU (sindicato español universitario), la brigada político-social, los grises, el calabozo, el sargento chusco, el día de la raza, 25 años de paz, el congreso eucarístico y la ley de vagos y maleantes, entre otras maravillas del BOE (Boletín Oficial del Estado), dice la hermana del informático leyendo una web subversiva en el móvil.
¡Cuidado, la lengua catalana puede ser un virus para el alma!, como declaraba un procurador en cortes de aquel tiempo, indica el humorista. 
Así pues, será contagiosa, ¿no?, apunta la dueña del bar.









Viñeta: Ferreres