martes, 31 de octubre de 2017

NO HAY CONFLICTO DE PANELLETS EN CATALUNYA


"Panellets", en Catalunya y otros lugares, es el equivalente sacro-dulce a "Huesos de Santo", el 1 de Noviembre, explica la vidente en el bar. Todo sea dicho sin intencionalidad política ni voluntad artesanal de pastelería, añade, guiñando el ojo izquierdo. 
Así, pues, bien podemos anunciar que no hay conflicto de "panellets" en Catalunya, en el dominio de lo dulce, responde la dueña del bar.
Donde haya un dulce, que se quite lo amargante, apunta la nieta del anarquista.
Aunque también hay "amargas victorias" y "dulces amargos", como nos muestra la historia, comenta el humorista.
Vamos, no sea aguafiestas, replica la cuñada del dentista.
"Más dura será la caída", señala la vecina taxista que fiscaliza en el bar, sonriendo con malicia.
El mundo anda siempre levantándose y cayendo, como nos advierten los clásicos, indica el poeta romántico del barrio.
También se puede avanzar cojeando, ¿no?, indica la sobrina de la peluquera.
¡Y tanto!, mi madre tenía un novio que renqueaba y nadie le ganaba a correr y pillar ligues y cenas gratuitas, bromea la hija de la bibliotecaria. 

sábado, 28 de octubre de 2017

EL DÍA DESPUÉS (CON HUMOR, LA LIBERTAD ENTRA MEJOR)

Comenta la sobrina de la peluquera que ayer noche se celebró en la Plaça Sant Jaume, de Barcelona, el “independence day”, el primer día de la independencia.
Por lo visto y oído, poco durará esa fiesta, apunta la dueña del bar.
Pero, ¡qué dicen! La fiesta ya se acabó esta madrugada con la publicación en el BOE del cese de todos, la disolución del Parlament y nuevas elecciones el 21 de Diciembre, por fin, ya era hora, replica la cuñada del dentista.
Y no el 28 de Diciembre, día de los santos inocentes, bromea la hija de la bibliotecaria.
La hermana del informático explica que la cadena COPE ya lo ha anunciado con la frase: “Cataluña ha sido liberada”.
Esta frase me suena a vieja, ¿no?, indica la nieta del anarquista.
Pero el informativo de esta emisora ha añadido que hay que apostar por la calma, la responsabilidad y la convivencia pacífica entre todos los ciudadanos, añade la hermana del informático.
Esto lo ha dicho también el presidente de la Generalitat, dice la sobrina de la peluquera.
¡Menos mal, ya me temía lo peor, con guantazos, látigos y hogueras, como en los tiempos de la tatarabuela de mi madre!, exclama la vidente del barrio.
¡Expresidente, hija, expresidente, nada de presidente!, exclama la vecina taxista que fiscaliza en el bar (hemos averiguado al fin que esta vecina es taxista).
¡Uf, no sé qué esperaban!, ¿un regalo de Navidad?, replica la cuñada del dentista.
Y después de las elecciones, ¿qué?, ¿vuelta a empezar?, pregunta la sobrina de la peluquera.
El mundo anda siempre levántandose y cayendo, como decían los clásicos, apunta el poeta romántico del barrio.
¡Menudo circo!, con los trapecistas sin red, los acróbatas cojos, los domadores sin animales y los payasos tristes, indica el humorista.
Artistas perplejos y republicanos bajo la carpa, ahora con república, ahora sin república, ahora con..., ¡cuidado, que vienen por detrás!, añade la vidente del barrio.
¿Qué pasa, qué ocurre?, pregunta un turista.  
No me asuste a los clientes, mujer, advierte la dueña del bar.


jueves, 26 de octubre de 2017

CON HUMOR, LA LIBERTAD ENTRA MEJOR

Viñeta: Ferreres (elperiodico.com)
Lee la hermana del informático: "Furor recentralizador en el PP: varios cargos amenazan con el 155 en media España. Dirigentes conservadores comienzan a verbalizar sus tesis recentralizadoras al dibujar paralelismos con Catalunya en comunidades como Euskadi, Navarra y Castilla-La Mancha" (publico.es).
No me asustes, niña, dice la dueña del bar.
¿Es posible, esto va en serio?, pregunta un turista noruego.
¿Habrá que irse?, pregunta una turista inglesa.
Tranquila, tranquilos, que no se mueva nadie, atención, que los turistas no salgan corriendo del bar, aquí no pasa nada, todo son habladurías y falsedades, indica la cuñada del dentista.
Habrá que exiliarse, como en tiempos de mis abuelos, dice la nieta del anarquista.
¡Ya sale la rebelde!, exclama la fiscal del barrio, que no es fiscal, sino vecina que fiscaliza, matiza la sobrina de la peluquera, por si acaso.
¿No estamos en el siglo XXI?, pregunta la hija de la bibliotecaria.
Vamos con retraso, hay que comprenderlo, ¡un retraso de 40 años y pico..., ya llegaremos!, advierte la vidente.
¡Vaya pico!, replica el politólogo del barrio.
Con humor, la libertad entra mejor, rima el humorista.
Dios le oiga, hijo, susurra la dueña del bar.
Poesía contra la violencia y adiós a las armas, apunta el poeta romántico del barrio.
¿Qué ocurre, qué pasa?, pregunta un turista coreano.

martes, 24 de octubre de 2017

¿SOMOS PEORES QUE LOS ANIMALES?, ESCRITO EN UNA PARED


Si no somos legales, ¿nos pegarán otra vez?, pregunta una niña del barrio.
Espero que no, responde la madre.
Me ha dicho un niño del colegio que hay delincuentes a los que no pegan, ¿es verdad?, pregunta un niño del barrio.
No lo sé, hijo mío, contesta el padre.
¿No podemos vivir sin perseguirnos y pegarnos?, pregunta la niña.
No lo sé, hija mía, responde la madre. 

Viñetas: Forges, Ferreres y Chumy Chúmez
(elpais.com, elperiodico.com, Hermano Lobo)

lunes, 23 de octubre de 2017

"PINTAN BASTOS"


"Pintan bastos", como decía mi madre, comenta la dueña del bar.
¿Cómo dice?, pregunta la sobrina de la peluquera
"Pintan bastos": presentarse mal las cosas, ponerse muy complicada y tensa una situación determinada, hasta el punto que hay amenaza de palo y reparto de leña, explica la vidente del barrio.
¿Hay rebelión en las aulas?, pregunta un turista coreano.
As de bastos, naipes, sí..., mire, un juego de cartas, contesta el humorista mostrándole una imagen del as de bastos en el móvil.
A mí no gustar nabos, naipes estos, responde el turista coreano, y sale corriendo del bar.
Comenta la dueña del bar que no se responsabiliza de las cartas marcadas de quienes juegan en el bar (no quiere que le cierren el local por un malentendido). Gracias, añade.
Así me gusta, los desacatos que los haga cada uno en su casa, si quiere, advierte la cuñada del dentista.
Els carrers seran sempre nostres..., canta la hija de la bibliotecaria.
¡Mientras sólo sean las calles...!, exclama la fiscal del barrio, que no es fiscal, sino vecina que fiscaliza en el bar, matiza la sobrina de la peluquera, por si acaso.

domingo, 22 de octubre de 2017

PLACERES ARCAICOS

"El arcaico placer económico, político y sexual de someter al otro", comenta alguien en el bar mirado una viñeta del dibujante Forges (elpais.com).
 No siga por ahí que me suspenderán el local, advierte la dueña del bar.
Así me gusta, que sean obedientes y restauradores, confirma la cuñada del dentista.
¡A restaurador no me gana nadie, sobre todo si es en un buen restaurante!, exclama el humorista.
No me frivolice tanto, replica la sobrina de la peluquera.
¡Tanto proceso y tanto referéndum para volver al punto de partida!, exclama la fiscal del barrio, que no es fiscal, sino vecina que fiscaliza, advierte la dueña del bar por si acaso.
"Para este viaje no hacían falta alforjas", refranea la hermana del informático.
La dialéctica de la historia nos cuenta que todos los procesos son muy largos, larguísimos -explica el politólogo del barrio-. Tanto, que el actual Estado de Israel aún está, no sólo en discusión, sino en guerra, ¡y lo que ha llovido desde Egipto, desde el inicio del éxodo con Moisés y la travesía del desierto, la dominación persa, la dominación romana, el cristianismo, la expulsión de los judíos en España y otros países, la Inquisición, la persecución y exterminio nazis..., y sigue aún la discusión y la guerra en la supuesta “tierra prometida”!, añade el politólogo.
La vida es más complicada que la muerte, que a todos iguala, rima el poeta romántico imitando a los clásicos.
¡Cuán largo me lo fiáis, amigo Sancho!”, solía decir mi abuelo, refranea la nieta del anarquista.
Esto pinta mal, muy mal, no sé a qué me recuerda esta vieja pasión de someter, dice la vidente
¿Tal vez a pasión unificadora de destino en lo universal?, como decía un exnovio a mi madre, bromea la hija de la bibliotecaria.
¡Niña Isabel, ten cuidado!, / donde hay pasión, hay pecado. Cuidado, niña, ten cuidado con el desacato, como dice la canción, advierte la cuñada del dentista.
¡Marchando, otro carajillo de Anís del Mono!, anuncia la dueña del bar.



sábado, 21 de octubre de 2017

DÍPTICO MUSICAL ELECTROACÚSTICO, Y JUEGOS PROHIBIDOS EN EL BAR

Viñetas: Ferreres

¿JUEGOS PROHIBIDOS EN UN BAR DE BARCELONA?
Dicen que hoy, en un bar del barrio, algunos clientes jugarán "a cara y cruz" y "a la gallinita ciega", y harán apuestas de 155 céntimos, aunque la dueña del bar lo ha prohibido.



viernes, 20 de octubre de 2017

"RETAULE DE NOVA YORK / RETABLO DE NUEVA YORK" / VALENTÍ GÓMEZ I OLIVER

¿Qué está leyendo?, pregunta la dueña del bar.
Un libro, un libro que me ha regalado un cliente, escrito en catalán y en castellano: Retaule de Nova York / Retablo de Nueva York, del poeta Valentí Gómez i Oliver, responde la vidente del barrio, aficionada a la poesía.
¿Es una novela, un cuento, de qué va?, pregunta la dueña del bar mientras sirve un café.
No es novela ni cuento, podríamos decir que son versos que cuentan, dice la vidente. Cuentan miradas, pasos. Un personaje (el poeta) merodea arriba y abajo por calles, plazas y barrios de Nueva York: Harlem, Manhattan: a totes hores / milers i milers / cossos reverberats / façanes de gratacels / el so de vides lluminoses / el plor de feres estabornides / el combat de pobresa i riquesa. 
El personaje entusiasta va al encuentro de gentes que pasean, comen, beben, lavan la ropa, suben y bajan del metro: entrades i sortides mil empentes / túnels obscurs mig mig a les palpentes / camins, els ponts, per sort n'hi ha més de deu. En uno de esos viajes en metro, una mujer se le acerca y le pide que le deje un momento la estilográfica, muy valiosa para él, ¡una pluma Montblanc, nada menos!, con la que está tomando notas..., duda si dejársela o no, pero al final se levanta y le entrega la pluma: Mentre la hi entregava, tot aixecant-me, ja veia la ploma perduda. La mujer acaricia la pluma, se la mira. El viajero teme que no se la devolverá, no sabe cómo decírselo: Com demanar-la-hi, ateses la força i la tendresa amb què les seves mans, del tot esberlades per la vida, acollien i no paraven de fer carícies a aquell objecte per a mi tan inestimable? Sospecha que esa desconocida bajará corriendo en la próxima parada y desaparecerá con la pluma en la mano: Si la dona baixava a la parada següent, estava llest! Sin embargo, no es así: la mujer sonríe y le devuelve la pluma, diciendo: Dios le bendiga señor... (Esta frase en el libro está escrita en inglés, explica la vidente, pero me la ha traducido la peluquera del barrio, que peina a turistas.)
Proseguimos viajando con este paseante, con este investigador de poesía que va de una calle a otra, de un parque a otro, en busca de rostros, en busca de historias cotidianas y misterios callejeros. Mira al cielo y descubre nubes, colores, siluetas oro verde; baja la mirada y observa huellas en la arena, adivina señales, quizá una herida: de nou l'humà es va mostrar malalt / com carta del tarot que perd l'esmalt. Dos versos preciosos, ¿no? Vuelvo a leerlos: de nou l'humà es va mostrar malalt / com carta del tarot que perd l'esmalt.
El camino continúa, el paseante dibuja espirales, hélices, caligramas, laberintos de mil colores, anota versos en las páginas de su cuaderno de investigador, con su preciada pluma Montblanc. Escribe: vent, sorra, tremolor, núvols d'or verd.
Oiga, ¿no será esto un mensaje cifrado de poetas catalanes a poetas kurdos?, pregunta la cuñada del dentista.
¡Otra vez con lo mismo, ahora también sedición e independencia de la poesía, es un no parar!, advierte la fiscal del barrio, que no es fiscal, sino vecina que fiscaliza.
Que no, mujer, que no. Esto es una métáfora, que va cambiando de forma a lo largo del poema, como unas variaciones musicales. En otro verso leemos: or verd, tremola el vent, núvols de sorra, explica la vidente.
Tremola el vent. ¡Cuidado, esto parece una protesta de aquel Nobel, Bob Dylan!, bromea la nieta del anarquista.
Ahora que lo dices, pues sí, en este Retaule de Nova York el autor cita a Bob Dylan, pero también a Walt Whitman, Emily Dickinson, Dylan Thomas, García Lorca, Pavese, Ginsberg, Leonard Cohen, y más poetas, ¡ah, y también a los cantantes Mahalia Jackson y Harry Belafonte!, ¡incluso sale Obama!, comenta la vidente.
¡En este mundo hay conjuras e inserrucciones de poetas y artistas por todas partes!, exclama el humorista.
¡Pues a mí nadie me llama para conjurar premios!, contesta el poeta romántico del barrio.
Tranquilo, hombre, tranquilo, que la diosa fortuna ya le convocará, ¿no ve que los tiempos están cambiando?, ¡y ahora sí!, responde la sobrina de la peluquera.
La vidente lee: però cada dia més / la teva ànima s'enlaire, / però cada dia més / el teu esperit llampega, / però cada dia més / el teu barri s'il·lumina, / ja ressonen noves veus.
Dios le oiga, suspira la dueña del bar.
En resumen -dice la vidente-, les recomiendo que lean los versos que canta y cuenta el Retaule de Nova York / Retablo de Nueva York. Al conjuro de sus poemas y dibujos, les pronostico la aparición de un espíritu más cordial en sus vidas, un espíritu pacífico, pero también rebelde, insurrecto: quan la boira no ens deixa veure el coll / i un tall de ganivet s'entreveu rosa.
Palabra de vidente, ¡"paraula del vident Valentinus"!



martes, 17 de octubre de 2017

"SOTO DEL REAL, ABIERTO TODO EL DÍA..."

Viñeta: Ferreres
DEFENSA DE BATERÍAS DE COCINA EN CATALUNYA
"Por las noches suenan y resuenan las baterías, no del ejército, sino de las pacíficas cocinas de Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona, y de todas las demás poblaciones de Catalunya", comentan algunos en el bar del barrio. 

¿Otra vez presos políticos?, pregunta alguien en el bar.
Algunos medios lo tiulan así: “Presos políticos”, indica el politólogo del barrio.
Los dos encarcelados son pacifistas y citan a Gandhi en unos videos que corren por las redes, anuncia la sobrina de la peluquera.
Castigo de prisión preventiva, sin fianza, apunta la dueña del bar.
¡Pero qué dice, nada de castigo!: “Soto del Real, la cárcel 'vip' a la que todos los presos quieren ir. Consta de más de 1.000 celdas, la mayoría de ellas individuales y con baño propio. Además, muchas permanecen abiertas durante todo el día”, como informaron en Antena 3 TV”, comenta el humorista.
No son políticos, son dos independentistas que lideran manifestaciones mafiosas, quiero decir, sediciosas y gamberras, como sentencia mi marido, que es notario de prestigio, replica la cuñada del dentista.
Ah, si es notario y de prestigio, sabrá muy bien todo lo que hay que declarar y anotar. Pero, ¿las manifestaciones de aquí no son acaso todas pacíficas?, pregunta la vidente del barrio.
¡Esto es lo de menos, lo que vale es la intención, la mala intención, la semilla del diablo que llevan dentro!, exclama la fiscal del barrio, que no es fiscal, sino vecina que fiscaliza en el bar.
¿En este país aún está vigente la Inquisición?, pregunta un turista de Islandia.
Calle, calle, no diga bobadas turísticas, no empecemos otra vez con la España Negra, que somos más modernos y progres que ustedes, los del bacalao de Islandia, advierte la cuñada del dentista.
Pues mi madre tuvo un novio ex-seminarista que era partidario de restaurar gran parte de la Inquisición, pero actualizándola, adaptándola a la modernidad, una Inquisición con sillas eléctricas en lugar de hogueras, por ejemplo, comenta la hija de la bibliotecaria.
¡Todo es desacato, ya les vendrá bien aprender un poco de buenos modales en prisión, y reformarse ustedes, no la Constitución!, replica la cuñada del dentista!
Concepto del diálogo político en el siglo XXI, comenta la nieta del anarquista.
Volverán las oscuras golondrinas..., cita el poeta romántico del barrio.
Sí, sí, golondrinas..., murmura la dueña del bar.
¿No serán nocturnas caceroladas en lugar de oscuras golondrinas?, añade la vidente del barrio.

lunes, 16 de octubre de 2017

CONTINÚA EL "JUEGO DE DIÁLOGOS" ENTRE UNA NIÑA Y UN NIÑO DEL SIGLO XXI


¿Cuánto tiempo nos queda?, pregunta el niño.
Dos días, contesta la niña.
Si respondemos mal o nos pasamos del día y la hora que nos han dicho, ¿nos castigarán?, pregunta el niño.
No lo sé, pero de todos modos hay que obedecer, advierte la niña.
¿Nos pueden pegar por no obedecer?, pregunta el niño.
A veces lo hacen, como el otro día, responde la niña.
¿No se puede hablar, entenderse y dejar de castigar?, pregunta el niño.
Manda quien tiene más fuerza, y obedece quien tiene menos fuerza o no tiene ninguna, contesta la niña.
¿A qué jugáis, niños?, pregunta un vagabundo del barrio.
A personas mayores, responde la niña.

(Al día siguiente, sigue el juego de diálogos entre una niña y un niño del siglo XXI)

¿Cuánto tiempo nos queda?, pregunta el niño.
24+3= veintisiete horas, es decir, un día y tres horas, contesta la niña.
Si respondemos mal, o de manera ambigua, o nos pasamos del día y la hora que nos han dicho, ¿nos castigarán?, pregunta el niño.
No lo sé, pero de todos modos hay que obedecer, advierte la niña.
¿Nos pueden castigar y pegar por no obedecer?, pregunta el niño.
A veces lo hacen, como el otro día, responde la niña.
¿Pero no podemos hablar, entendernos y dejar de castigar y castigar?, pregunta el niño.
Manda quien tiene más fuerza, y obedece quien tiene menos o no tiene ninguna fuerza, contesta la niña.
¿A qué estáis jugando, niños?, pregunta una vagabunda anciana del barrio.
A ser personas mayores, responde la niña.
¡Ah, pues que tengáis más suerte que yo!, les desea la vagabunda del barrio.

(Hoy, lunes, 16.10.2017)

¿Cuánto tiempo nos queda, aún?, pregunta el niño.
2 horas y 15 minutos, responde la niña.
¿No nos pegarán?, pregunta el niño.
Espero que no, contesta la niña.
¿Seguro?, insiste el niño.
Depende de la jugada, del movimiento que hagamos, dice la niña, preocupada.
Depende de la jugada, repite el niño, angustiado.

(Más tarde)

¿Ya no nos queda más tiempo?, pregunta el niño.
Dicen que nos dejarán unas horas más, unos días más, hasta el jueves, contesta la niña. 














domingo, 15 de octubre de 2017

JUEGO DE DIÁLOGOS ENTRE UNA NIÑA Y UN NIÑO DEL SIGLO XXI

¿Cuánto tiempo nos queda?, pregunta el niño.
Dos días, contesta la niña.
Si respondemos mal o nos pasamos del día y la hora que nos han señalado, ¿nos castigarán?, pregunta el niño.
No lo sé, pero de todos modos hay que obedecer, advierte la niña.
¿Nos pueden pegar por no obedecer?, pregunta el niño.
A veces lo hacen, como el otro día, responde la niña.
¿No se puede hablar, entenderse y dejar de castigar?, pregunta el niño.
Manda quien tiene más fuerza, y obedece quien tiene menos fuerza o no tiene ninguna, contesta la niña.
¿A qué jugáis, niños?, pregunta un vagabundo del barrio.
A personas mayores, responde la niña.

(Al día siguiente, sigue el juego de diálogos entre una niña y un niño del siglo XXI)

¿Cuánto tiempo nos queda?, pregunta el niño.
24+3= veintisiete horas, es decir, un día y tres horas, contesta la niña.
Si respondemos mal, o de manera ambigua, o nos pasamos del día y la hora que nos han marcado, ¿nos castigarán?, pregunta el niño.
No lo sé, pero de todos modos hay que obedecer, advierte la niña.
¿Nos pueden castigar y pegar por no obedecer?, pregunta el niño.
A veces lo hacen, como el otro día, responde la niña.
¿Pero no podemos hablar, entendernos y dejar de castigar y castigar?, pregunta el niño.
Manda quien tiene más fuerza, y obedece quien tiene menos fuerza o no tiene ninguna, contesta la niña.
¿A qué estáis jugando, niños?, pregunta una vagabunda anciana del barrio.
A ser personas mayores, responde la niña.
¡Ah, pues que tengáis más suerte que yo!, les desea la vagabunda del barrio.

(Hoy, lunes, 16.10.2017)

¿Cuánto tiempo nos queda, aún?, pregunta el niño.
2 horas y 15 minutos, reponde la niña.
¿No nos pegarán?, pregunta el niño.
Espero que no, contesta la niña.
¿Seguro?, insiste el niño.
Nunca se sabe. Depende de la jugada, del movimiento que hagamos, dice la niña, preocupada.
Depende de la jugada, repite el niño, angustiado.

(Más tarde)

¿Ya no nos queda más tiempo?, pregunta el niño.
Dicen que nos dejarán unas horas más, unos días más, hasta el jueves, contesta la niña.






viernes, 13 de octubre de 2017

TEATRO DEL ABSURDO

-¿También la libertad tiene los días contados?, pregunta alguien en el bar.
-Hombre, no sea tan pesimista, cosas peores hemos visto, dice otro.
-¿A qué se refiere?, pregunta el primero.
-No lo sé, ¿y usted?, contesta el segundo.
Silencio.
Hay otro cliente que disimula, calla y pide un café.
-Hoy, 12 de octubre, ya han pasado once días desde el 1 de octubre, dice la dueña del bar.
-Y faltan cuatro para lo otro y suspender la función, añade la sobrina de la peluquera.
Silencio, mutis por el foro.

jueves, 12 de octubre de 2017

UN TIEMPO MUERTO DE 5 DÍAS


La hermana del informático lee en el móvil: “En este combate de boxeo entre el peso pesado y el peso pluma, este último ha pedido un tiempo muerto de unas semanas, mientras que el primero, el peso pesado, ha pedido otro de 5 días. Según el reglamento, el tiempo muerto de 5 días es el que debe prevalecer, puesto que en este original combate uno de los boxeadores, el peso pesado, tiene doble trabajo, ya que es al mismo tiempo árbitro de la contienda”.
Así pues, nos quedan 5 días, dice la sobrina de la peluquera.
¡Demasiado y todo, no sé a qué viene tanta generosidad de tiempo, ni un solo día les habría dado yo!, replica la cuñada del dentista.
Para que no se diga, mujer, ¡ya sabemos cómo son estos boxeadores pluma marrulleros!, exclama la fiscal del barrio, que no es fiscal, sino vecina que fiscaliza en el bar.
"Cinco días, a las cinco de la tarde...", recita el poeta romántico.
El proceso, La condena, En la colonia penitenciaria, El artista del hambre, títulos de relatos de Kafka que tengo en la tienda, con descuento por la Virgen del Pilar, anuncia la librera del barrio (que se llama Pilar).
¡12 de Octubre, Virgen del Pilar y Descubrimiento de América, añorado Día de la Raza!, que ya una no puede ni decirlo según dónde!, exclama la cuñada del dentista.
El presidente de la Generalitat, Lluís Companys, proclama el Estado Catalán de la República Federal de España el 6 de octubre de 1934. Años después, el 15 de octubre de 1940, Lluís Companys, presidente de la Generalitat ya en el exilio, moría fusilado en el Castillo de Montjuïc”, lee en Internet la sobrina de la peluquera. (el mundo.es)
¡Ya estamos otra vez con lo mismo!, dice la vecina que fiscaliza.
Octubre rojo, Diez días que estremecieron al mundo, libro de John Reed sobre la revolución rusa, apunta el politólogo del barrio.
10 de Octubre, declaración de Puigdemont, lee la vidente en el móvil: “Asumo el mandato del pueblo de que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república”. Justo después añadió: “Propongo que el Parlament suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas emprendamos el diálogo.” (elpais.com)
Vista y no vista, la independencia catalana, como un truco de magia, indica el humorista.
Todo sucedió, todo sucederá en octubre, no en abril, el mes más cruel”, recita la nieta del anarquista.
¡Vaya mes, un octubre de sobresaltos! ¡Con tanto jaleo como me arman aquí, a ver si me cierran el local este octubre..., vale, otra cerveza, marchando!, exclama la dueña del bar.
¿Qué ocurre, qué pasa?, pregunta un turista coreano.
Pues que estamos en octubre, el mes de las hojas muertas, de “les fulles mortes”, como le dice un novio separatista a mi madre, contesta la hija de la bibliotecaria.




Viñetas: Ferreres
elperiodico.com

miércoles, 11 de octubre de 2017

ADIVINANZAS Y LA PREGUNTA DEL VAMPIRO


Pero, señores, esto no hay quien lo entienda, ¿se han declarado independientes o no?, pregunta, airada, la cuñada del dentista.
Depende, indica la sobrina de la peluquera.
¿De qué coño (con perdón) depende?, pregunta otra vez la cuñada del dentista.
Depende del reconocimiento mutuo, del respeto político, depende del respeto a los ciudadanos que votaron o querían votar: Sí, No, en Blanco o Abstenerse e irse a la playa?, contesta la nieta del anarquista.
Ah, ¿no sabía que los catalanes eran tan sofísticos?, añade el filósofo del barrio.
¡Una cerveza para todos, paga la casa!, exclama la dueña del bar.
¡Menudo negocio con tanta manifestación cerca del bar!, añade el humorista.
¡Lástima que mi consultorio no esté más cerca!, se lamenta la vidente del barrio.
¿Acaso querían sangre?, pregunta el nuevo vecino del barrio, un vampiro en paro. 

EL DESPERTAR DE LA PARAULA / EL DESPERTAR DE LA PALABRA (Poema de un escritor del barrio leído en el bar)



Me queda la palabra
Blas de Otero
..................................

Despertar,
i veure la paraula.

Despertar,
i no veure sang.

Despertar,
i no sentir el cop fosc.

Despertar,
i no veure els barrots.

Despertar,
i continuar el somni.

Despertar,
i veure la paraula.
.............................

(Despertar,
y ver la palabra.
Despertar,
y no ver sangre.
Despertar,
y no sentir el oscuro golpe.
Despertar,
y no ver barrotes.
Despertar,
y continuar el sueño.
Despertar,
y ver la palabra.)

Aplausos, abucheos, silbidos, sale volando una botella de cerveza..., pero no..., es la dueña del bar que hace un servicio arriesgado a un cliente que juega a baloncesto.

martes, 10 de octubre de 2017

lunes, 9 de octubre de 2017

CONCURSO FOTOGRÁFICO EN EL BAR: ¿QUÉ FOTOGRAFÍA PREFIERES?

lavanguardia.com

Escrito en la pizarra del bar, con dos fotografías colgadas:

Concurso Fotográfico
¿Qué fotografía prefieres?

I. En la primera fotografía, vemos a Lluís Companys con el resto del gobierno de la Generalitat, en la cárcel.
II. En la segunda, años después, Companys, presidente de la Generalitat, antes de ser fusilado.
III. ¿Con qué fotografía adornarías tu habitación, comedor o sala de TV?
(Premio: Una reproducción de las dos fotografías, debidamente coloreadas).

-Como ahora somos más demócratas, sería suficiente con la cárcel, es decir, la primera fotografía, dice la cuñada del dentista.

Silencio.
¿Nadie más quiere participar en el concurso de fotografía?
El premio se declara desierto, entre silbidos, palmas y abucheos.

-No me gusta que hagan estos concursos aquí, advierte la dueña del bar.
-Pero, ¿quién es el organizador del concurso?, pregunta la fiscal del barrio, que no es fiscal, sino vecina que fiscaliza en tiendas, bares y escaleras.
Nadie responde..., sí, un momento, la vidente del barrio toma la palabra y nos pronostica el futuro con la mediación de una portada de revista satírica:
-¡Oigan, que aquí el satírico soy yo y no la vidente!, se queja el humorista del barrio.
-"Pido la paz y la palabra", lee la nieta del anarquista en el móvil.
-Calma, un poco de sensatez, añade la sobrina de la peluquera.
-¡Menos mal, una persona sensata! (cualquier día me cierran el local, susurra la dueña del bar).

CRÓNICA DE UN DÍA ROJIGUALDA

Había mucha gente, ¿no?, pregunta la dueña del bar.
Multitudinaria manifestación, millones, señora, millones, no lo sabe usted bien, responde la cuñada del dentista. Presentado como Premio Nobel de la Paz, Vargas Llosa estuvo en su sitio y nos defendió a todos, a la manera de su admirada Margaret Thatcher, acusando a "Puchmón, Junqueras (pronunciado con jota) y Forradell" (¡con tres pares!, fonéticos) de dividir a los catalanes, como después añadieron también, con palabra alta y clara, el excandidato Borrell de otros tiempos, el excalcalde Albiol de hoy, y otros, como los guapos y alegres Albert e Inés, comenta la cuñada del dentista.
¿Pero no decían que el marido de la Preysley era Premio Nobel de Literatura? ¡Esto es lo que siempre suelta mi madre a sus novios ignorantes!, bromea la hija de la bibliotecaria.
Un respeto, niña, un respeto. Ahora tiene los dos Premios, como explicó el señor que se había equivocado al presentarlo en la tarima, ¡porque ahora Cataluña (dijo, ¡con dos pares!) le otorgaba también el Premio Nobel de la Paz!, replica la cuñada del dentista.
La parodia de los nombres fue de lo más divertido. Sin olvidar el melodioso: "¡Puigdemont, a prisión!", que muchos cantaron en la manifestación cuando pasaron por delante de la antigua y famosa comisaría central de la Vía Layetana, exigencia que, por cierto, ya se tendría que haber cumplido días atrás, comenta la fiscal del barrio, que no es fiscal, sino vecina que fiscaliza en el bar.
¡Menos mal que era una manifestación pacífica!, exclama la sobrina de la peluquera.
Multitudinaria, y no tumultuaria como otras, replica la cuñada del dentista.
¿Qué ocurre, qué pasa?, pregunta un turista de Islandia.
Las palabras, que no funcionan, chirrían al oído y no vaticinan nada bueno, contesta el politólogo.
Todo en ti fue naufragio, recita el poeta romántico del barrio.
¡Esto no ocurre con las cartas del tarot, vengan a mi consultorio y verán un rayo de sol!, recomienda la vidente.
¡Ya fui una vez, y heme aquí todavía, en las tinieblas del paro!, responde el humorista del barrio.
¡Porque aún me debe la consulta!, contesta la vidente.
¡Aquí no se fía!, grita la dueña del bar, riendo.



domingo, 8 de octubre de 2017

LIBROS DE REGALO CONTRA LA VIOLENCIA

"Tengan, unos libros, por si le interesa a alguien un conocimiento poético y social de la realidad, ni mejor ni peor que otros, pero que existe desde hace ya bastante tiempo", comenta alguien en el bar del barrio mientras regala unos libros a los clientes.