sábado, 22 de abril de 2017

PANFLETO EN EL BAR: "LECCIONES DE HISTORIA"

La vidente del barrio se sube a una silla del bar y lee un panfleto contra la corrupción: "No pasa nada, estamos encantados de ir a declarar como testigos ante los tribunales por la corrupción sistémica de nuestros partidos, es lo más normal", dicen los protagonistas de la transición continuista española.
¿Todo es normal porque la transición no fue rupturista y acabamos todos contagiados por los virus de la corrupción anterior, al carecer de una necesaria vacuna auténtica y puramente democrática?, pregunta la vidente.
Los padrinos de la corrupción epidémica del pasado, militarizada y policiaca, contagiaron una variante de la corrupción en el tejido social político y económico del presente, llamado democrático, y representada ahora por otros padrinos y comisionistas de esa misma democracia enferma de corrupción.
Aquí finaliza el panfleto de la vidente, que se baja de la silla entre los silbidos y aplausos de la sobrina de la peluquera, el humorista, el poeta romántico, la hermana del informático, la nieta del anarquista, la hija de la bibliotecaria, el politólogo, la insurrecta de la CUP y la librera del barrio.
Y abucheos y pitidos de la cuñada del dentista y la fiscal del barrio (que no es fiscal, sino vecina que fiscaliza por bares tiendas y escaleras, matiza la dueña del bar, por si acaso).



jueves, 20 de abril de 2017

TODO ES SEGÚN EL COLOR DEL CRISTAL CON QUE SE MIRA

"Corrupción en el Canal de Isabel II", la empresa pública del agua de Madrid, lee en el móvil la sobrina de la peluquera.
Así pues, también hay corrupción en el agua corriente, dice la hermana del informático.
Algunos medios de comunicación conservadores que negaban que hubiera persecución política por la cuestión del referéndum y la independencia en Catalunya, ahora argumentan (es un decir) que hay una gran persecución política contra el PP por las constantes investigaciones e imputaciones de corrupción, comenta el politólogo del barrio.
¡Niego la mayor, no manipulemos la realidad con falsos títulos de prensa, radio y televisión: los pobres Rajoy, González, Rodrigo Rato, Bárcenas, Camps, Granados, Matas, incluso la pobre Esperanza Aguirre, son acosados y perseguidos por defender la unidad nacional, no lo duden, y no como esos niñatos del Tramabús que no saben ni conducir!, exclama la cuñada del dentista.
Es lo que yo digo siempre: “Todo hace aguas”, y no me escuchan, ratifica la fiscal del barrio (que no es fiscal, sino vecina que fiscaliza por tiendas, bares y escaleras, matiza la dueña del bar, por si acaso).
Señoras y señores, si no existe la unidad poética, ¡como va a existir la unidad política!, replica el poeta romántico del barrio.
Ya lo decía mi madre, “todo es según el color del cristal con que se mira”, apunta la vidente del barrio.
Bien dicho, señora, dice el humorista del barrio, y nos recita los famosos versos de Campoamor: “En este mundo traidor, / nada es verdad ni mentira; / todo es según el color / del cristal con que se mira”.
¡Oiga, que esto es mío!, reclama el poeta romántico.
Lo que decíamos: falta unidad, señoras y señores, falta unidad nacional, ¡todo es desacato y sedición poética, digo, política!, añade la hija de la bibliotecaria, riendo.


lunes, 17 de abril de 2017

ALFONSO VIDAL Y PLANAS, O EL CUENTO DEL ESCRITOR ASESINO

Alfonso Vidal y Planas, escritor catalán, poeta, novelista, dramaturgo, anarquista afiliado a la CNT, nació en Santa Coloma de Farners en 1891, y murió exiliado en Tijuana, México, en 1965, donde daba clases de literatura y filosofía elemental en Tijuana. Había obtenido una licenciatura en el extranjero, un poco extraña, y era doctor en Metafísica por la Universidad de Indianápolis.
Escribió en castellano folletines eróticos, utilizando un lenguaje preciosista, entre modernista y popular a la vez, rico en metáforas melodramáticas, historias de amor y depravación muy leídas en su época. Sus personajes femeninos eran mujeres de la calle, prostitutas que acaban mal o se arrepienten y son santificadas por algún cliente poeta. Mujeres inocentes extraviadas en la ciudad, que se enamoran de chulos de palabra fácil y seductora (otra clase de poetas urbanos), que las corrompen y someten a vejaciones demoníacas, iniciándolas así en el negocio del vicio que triunfa en la ciudad, en esa “terra baixa”, como diría Àngel Guimerà. Vidas de pecado que son dignificadas y convertidas en vidas ejemplares. Ángel, pecadora, arrepentida y santa, camino de peregrinación que el autor va construyendo mediante frases y metáforas de pecado y humillación, hasta llegar, por amor, a la salvación de la pecadora, del ángel caído. Dicen que el propio Vidal y Planas rescató de la calle a una mujer pecadora, una novia de alquiler, y se casó con ella más tarde, en la cárcel "Modelo", donde cumplía la pena por asesinato.
En la pura infancia, encontré unos ejemplares de sus libros en un escritorio misterioso de mi familia, herencia de un tío abuelo, según me contaron mis padres, alarmados al verme con ángeles caídos y demonios en la mano. Muchos años después, forzando la lectura, creí apreciar algunas afinidades de “lenguaje de bisutería”, de piedras preciosas baratas, de diamantes falsos incrustados entre las metáforas de Vidal y Planas y las de Jean Genet.
Vidal y Planas estuvo encarcelado cuatro años (aunque la condena era de 12 años y un día) por asesinar a su socio literario Luis Antón del Olmet, periodista, por cuestiones profesionales y envidias, y también por haber sido cliente habitual de su mujer, antigua prostituta, a la que seguía acosando a pesar de estar ahora casada con Vidal y Planas.

Cuenta Esteban Salazar la siguiente anécdota sobre Vidal y Planas en su libro En aquella Valencia*, en aquella España de guerra civil:
Como les decía, Vidal recibió las líneas (de una nota de Manuel Ortega Pichardo, importante editor español de los años 30, que fue detenido por los anarquistas), corrió al sitio donde tenían metido a don Manuel, y preguntó a sus correligionarios, pues todos eran allí anarquistas: «¿Y por qué lo vais a matar? Este hombre no se ha metido en nada ni es peligro ninguno para la causa».
«Pero sabemos (le explicaron) que es un inmoral…».
Lo iban a matar por inmoral. La réplica de Vidal fue muy buena:
«Compañeros, si vamos a matar en España a todos los inmorales no quedaremos nadie para contarlo».
El razonamiento surtió efecto y le dieron el preso.”



*Esteban Salazar Chapela, En aquella Valencia. Ed. Renacimiento.


jueves, 13 de abril de 2017

PROHIBIDO PROHIBIR...


Dice la hermana del informático que va a leernos un panfleto pegado en una pared del barrio, que alguien ha tachado con una cruz que se asemeja a la del Valle de los Caídos:
"Hoy, Jueves Santo, día festivo en toda España, salvo en Catalunya, donde mañana, 14 de Abril, se celebrará el Día de la República Española y el Día de la República Catalana, contra cuya legalidad y legitimidad, respectivamente, se alzaron los sublevados que ganaron la guerra civil e impusieron una legalidad cuyos símbolos e ideas fijas, "de ley a ley y sin una clara ruptura", aún colean en el siglo XXI.”
Prohibido prohibir y la imaginación al poder, decían los novios de mi madre en Mayo del 68, comenta la hija de la bibliotecaria.
¡Un respeto niña, que estamos en Semana Santa!, replica la cuñada del dentista.
¡Y nada de Repúblicas, aquí no colea nada, que somos legales y monárquicos!, exclama la fiscal del barrio, que no es fiscal, sino vecina que fiscaliza por tiendas y escaleras, matiza la dueña del bar por si alguien está grabando esta discusión de bar.
Durante la dictadura, cada 14 de Abril mi abuelo dibujaba una bandera republicana y la colgaba en el comedor de casa, explica la nieta del anarquista.
¡De haberlo sabido, los denuncio!, advierte la cuñada del dentista, aunque luego añade que era una broma.
Una broma pesada, ¿no?, con tics autoritarios de aquella época, apunta el humorista.
¡La ley es la ley!, contesta la fiscal del barrio.
¿Nos vendrán a buscar a todos?, pregunta la vidente.
¡Y yo con estos pelos!, exclama la sobrina de la peluquera.

Fotografía: Janet Xirgu, "Telaraña en Montjuïc"

viernes, 7 de abril de 2017

SÁTIRA, PROCESO Y ANTIPROCESO: XAVIER BRU DE SALA, JULIÀ DE JÒDAR Y MIQUEL DE PALOL

Ayer tarde unos cuantos del barrio fuimos a la Librería Alibri, en la calle Balmes, donde se presentaba un libro satírico sobre el proceso catalán, Fot-li al procés*, de Xavier Bru de Sala, Julià de Jòdar y Miquel de Palol, que ya habían publicado Fot-li, que som catalans (2005) y Fot-li més, que encara som catalans (2006). Aunque en este último, Fot-li al procés, no salen desnudos en la portada, comenta la sobrina de la peluquera. 
¡Ni desnudos ni nada, yo fui engañada a la calle Balmes porque me hicieron creer que se trataba de una sátira contra la ilegalidad catalana, pero no, todo lo contrario!, exclama la cuñada del dentista.
Ya le dije que no se fiara y que no fuera a Balmes, que hoy en día hay mucho independe por calles y librerías, dice la fiscal del barrio (que no es fiscal, sino una vecina que fiscaliza por tiendas y escaleras, advierte la dueña del bar, por si acaso...).
Hablando de Balmes, y por si les interesa, informa la hermana del informático, que busca y lee en el móvil:
El inefable Francesc Pujols, que al margen de sus divertidas extravagancias era inteligente, agudo y muy leído, reprochando a Balmes que no llegara a las últimas consecuencias de sus afirmaciones (en defensa de Catalunya, la lengua, etc.), dice que cuando ya tenía la liebre agarrada con ambas manos, la suelta. ¿No se da también hoy día la misma contradicción en muchos catalanes?, pregunta Hilari Raguer, "historiador i monjo de Montserrat".**
Volviendo a la presentación de Fot-li al procés, Bru de Sala comentó que su texto era una representación teatral, grotesca, del noviazgo entre la doncella Dui (declaración unilateral de independencia) y el caballero Rui (referéndum unilateral de independencia), una futura boda imposible, con huída de novio o novia incluida, apunta la nieta del anarquista, que también asistió al acto, aunque nadie la viera, añade.
Julià de Jòdar explicó muy bien, con ejemplos de prosa jurídica, todo el problema de “la ley es la ley”, que tanto se cita ahora, una historia legal que nunca favorece a Catalunya, desde las Cortes de Cádiz a la República y hoy mismo, “de ley a ley”, añade el politólogo del barrio.
Pitarra, Valentí Almirall, Àngel Guimerà y Jacint Verdaguer, entre otros muchos, le manifestaron algo parecido al rey Alfonso XII en el “Memorial de Greuges” de 1885***, evoca el poeta romántico.
Miquel de Palol fue el más heterodoxo, aplicando el psicoanálisis a la movida catalanista (“procés i antiprocés”), con un lenguaje psicológico-político-porno que transforma y deforma en sátira el discurso psicoanalítico de Freud, Wilhelm Reich, etc., comenta la psicoanalista del barrio, que también asistió al acto.
Al finalizar, Félix Riera, que presentó el acto, hizo una extraña pregunta sobre els “materials febles” (los materiales débiles) de la historia del proceso catalán, ¿falto de un pensamiento político, bien estructurado, quería decir? ¿Y la ilusión, la lucha democrática, cargada de razones, pero también ilusionada, no sirve de nada a estas alturas, cuando ya se ha hecho y dicho de todo para matar la esperanza, la ilusión?, murmuró alguien en voz baja. Otra persona del público susurró que si hay que esperar a tener un pensamiento político sólido, sin nada de "materials febles, podemos estar otros trescientos años hablando de referéndums y procesos". Sin embargo, Julià de Jòdar respondió leyendo un texto “cargado de razones”, y Miquel de Palol advirtió, citando la "docta ignorancia" de Nicolás de Cusa, que a veces el triunfo es precisamente de aquellos que luchan sin creer a ciegas en el triunfo, resume la vidente del barrio.
Esto me recuerda la última frase de El hombre unidimensional, de Herbert Marcuse, que cita a Walter Benjamin: “Sólo gracias a aquellos sin esperanza, nos es dada la esperanza”. Por cierto, aún me queda un ejemplar de Marcuse en la tienda, de segunda mano, pero bien conservado, indica la librera del barrio.
Uno de los asistentes, que era culé, dijo, informó escandalizado que La Caixa patrocina al Real Madrid, apunta la nieta del anarquista.
No empecemos ahora con el fútbol y La Caixa, ¡que esto es el cuento de nunca acabar! ¡Marchando, otra cerveza!, exclama la dueña del bar.


*Xavier Bru de Sala, Julià de Jòdar i Miquel de Palol, Fot-li al procés. Ed. Viena, Barcelona, 2017
**Hilari Raguer, Balmes y Catalunya (elpais.com, 24.5.2010)
***Documents que fan relació a la memòria presentada per Catalunya al rei Alfons XII en 1885. Josep M. Poblet, Serafí Pitarra (Frederic Soler). Ed. Aedos, Barcelona, 1967


jueves, 6 de abril de 2017

ATLETISMO POÉTICO

Los poetas catalanes que escriben en catalán cabalgan al galope de un evento a otro, de una presentación a otra, corren y saltan de una lectura a otra, con fuerza: saltando obstáculos, equilibristas; con ingenio, funambulistas, comenta la nieta del anarquista.
Por otro lado, los poetas catalanes que escriben en castellano, ¿han descabalgado y ya no cabalgan ni al trote siquiera, ni corren como antaño?, pregunta la vidente del barrio.
Y los que escriben poesía en catalán y cuentos en castellano, ¿por dónde galopan al viento o cabalgan al trote, o simplemente saltan alguna que otra valla, atletas?, pregunta el humorista.
Oiga, no estamos lejos, aquí mismo, en el puente resquebrajado, haciendo de saltimbanquis, contesta el poeta romántico del barrio.
Lo importante es moverse, hacer ejercicio físico y poético, y si hay tendinitis, pues nada, al masajista, recomienda la vidente. 
"Poeta, contamos contigo", le decía mi madre a uno de sus novios, que era cantautor, apunta la hija de la bibliotecaria, siempre con la risa a punto. 
¡Marchando, pues, cerveza y una de calamares, y con descuento, por la poesía!, anuncia la dueña del bar.













martes, 4 de abril de 2017

LOS MONOS DE GIBRALTAR Y ANÍS DEL MONO

Pero, ¿ha habido otros referéndums?, pregunta la dueña del bar.
Hubo uno muy famoso en Gibraltar, en el 2002, explica el politólogo del barrio. La pregunta a los gibraltareños era si querían que España compartiera la cosoberanía con Gran Bretaña. El resultado fue abrumador: No, 99 %. Sí, 1%.
¡Todo son habladurías, Gibraltar es tan español como Cataluña,y no se hable más!, exclama la cuñada del dentista.
Franco hizo también un referéndum en 1966, que ganó por goleada: Sí, 99 %. No, 1%, añade la vecina que fiscaliza por tiendas y bares.
¡Y éste lo permitieron!, exclama sobrina de la peluquera.
Mujer, por favor, hay referéndums buenos, bien intencionados, ¡pero hay otros que los carga el diablo, como ése de aquí, ya sabes!, replica la cuñada del dentista.
Vamos, con aquél sí, con éste no, como hace mi madre con los novios, apunta la hija de la bibliotecaria.
¡Yo digo lo que digo y no me caso con nadie si no es católico!, exclama la cuñada del dentista.
¡Cuidado, no caiga en bigamia y desacato!, bromea el humorista.
Hay referéndums de dictaduras y referéndums democráticos, como en Suiza, Quebec, Escocia, etc., comenta la vidente.
Ya lo decía mi abuelo, indica la nieta del anarquista.
Una cosa son los monos de Gibraltar y otra Anís del Mono, apunta la dueña del bar.

lunes, 3 de abril de 2017

PERFORMANCE EN EL BAR: ¿PANFLETO DE LENIN, ANDREU NIN Y MANUEL VÁZQUEZ MONTALBÁN?


¿Es posible un análisis neomarxista del conflicto Catalunya-España?, se pregunta el politólogo del barrio.
A pesar de todas las opiniones a favor y en contra, ¿es actual recordar la lectura que Andreu Nin y Manuel Vázquez Montalbán hicieran de un análisis de Lenin sobre la autodeterminación de los pueblos?, pregunta el politólogo del barrio, que, subiéndose a una silla del bar del barrio, como en los viejos tiempos, se dispone a leernos los textos de los tres autores.

Lenin: “El proletariado no puede guardar silencio acerca de la cuestión, particularmente desagradable para la burguesía imperialista, de las fronteras del Estado basado en la opresión nacional. El proletariado no puede dejar de luchar contra la retención violenta de las naciones oprimidas dentro de las fronteras de un Estado dado, y eso significa luchar por el derecho a la autodeterminación. El proletariado debe reivindicar la libertad de separación política para las colonias y naciones oprimidas por “su” nación.
En caso contrario, el internacionalismo del proletariado quedará en un concepto huero y verbal; resultarán imposibles la confianza y la solidaridad de clase entre los obreros de la nación oprimida y los de la nación opresora."

Andreu Nin, citando el trabajo de Lenin: "Si el proletariado no reconociera el derecho a la autodeterminación, su Internacionalismo sería una palabra vacía, y la solidaridad de clase entre los trabajadores de las naciones oprimidas y los de las naciones dominadoras seria imposible."

Manuel Vázquez Montalbán, citando el mismo trabajo: "Cabría recuperar alguna de las afirmaciones de Lenin que, a pesar de que haya caído el muro de Berlín, de vez en cuando sirven. Dice que existen nacionalismos opresores y (nacionalismos) a la defensiva y que es preciso apostar por los últimos. Puede que sirva como principio teórico.
La defensa del derecho nacional me parece legítima hasta que no se produzca una situación de auténtica igualdad de portunidades y para evitar que se mutile la propia identidad.
Ahora bien, cuando pasa a ser un factor excluyente, que persigue todo aquello que no adopta exactamente la misma posición, reproduce el discurso único al que se opone por otros procedimientos."

En el bar hay aplausos y abucheos a la performance del politólogo del barrio. La cuñada del dentista y la vecina que fiscaliza por tiendas y bares, dicen: ¡"Vaya coñazo"!, mientras la vidente del barrio y la nieta del anarquista se acercan al politólogo para darle las gracias por la claridad y brevedad de la exposición.
La dueña del bar, para calmar los ánimos, invita a cerveza a los presentes (es su aniversario, dice).



Nota.
Lenin, Obras Completas (vol. XXI).
Andreu Nin, Els moviments d´emancipació nacional (Ed. Proa, Barcelona, 1935).
Textos publicados por: Marxists Internet Archive, septiembre de 2011 (edición digital).
Víctor Sampedro, Insumisos: Diálogo con Manuel Vázquez Montalbán y Lluis Llach sobre interculturalidad. “Ciudadanos de Babel”. Punto de Lectura, Madrid, 2000.



domingo, 2 de abril de 2017

EL ASOMBRO

¿No es asombroso y triste que políticos, intelectuales y periodistas considerados progresistas, se pongan al lado de los poderes conservadores y sus medios para denunciar y perseguir a políticos (de momento, aún no a intelectuales y periodistas) que, elegidos democráticamente y dispuestos a cumplir el compromiso dado en campaña electoral, defienden las urnas y el derecho a decidir de los ciudadanos para que elijan el futuro político de su país entre: monarquía española o república catalana? ¿No es asombroso?, pregunta la vidente del barrio.
Lo asombroso es que usted ejerza el desacato y no la inhabiliten como vidente, replica la cuñada del dentista, con sarcasmo.
Todo llegará..., murmura la sobrina de la peluquera.
¡Eso, eso, “de ley a ley”, como predicaba Moisés!, exclama la vecina que fiscaliza por tiendas y bares.
Qué tiempos estos en los que hay que luchar por lo que es evidente, monologa el humorista.
Siempre ha sido así a lo largo de la historia, apunta el politólogo del barrio.
¡Es lo que decía mi abuelo!, exclama la nieta del anarquista.
Ya me recomendaba mi profesor de estética que no me metiera en líos políticos y escribiera sólo poesía lírica, comenta el poeta romántico del barrio.
Con lo cual, quiero decir con la poesía lírica, seguro que se mete en líos amorosos como mi madre, bromea la hija de la bibliotecaria.
Niña, un respeto, que mis poemas peinan canas, bromea también el poeta romántico.
Lástima que la vida sea una farsa pesada y de mal gusto, dice la dueña del bar.
Farsa, sí, o tragedia cuando los poderes estimulan la ley del silencio y la sumisión a base de amenazas y persecuciones, comenta el politólogo del barrio.
La ley del silencio, como en aquella película de Marlon Brando, apunta la hermana del informático.
O nuestra ley es la ley..., mientras no la cambiemos, declaran señalando con el dedo acusador, resume la vidente del barrio.