lunes, 8 de agosto de 2016

CALLEJÓN SIN SALIDA

Fotografía: www.revista80dias.es
Barrio turístico de Barcelona. Mañana, tarde y noche, sales al balcón y miras el tránsito de la calle: siempre lo mismo, acumulación de cuerpos. Cuerpos y más cuerpos que parecen estar clonados. Las mismas camisetas, los mismos pantalones cortos, las mismas voces (aunque de lenguas distintas, el ruido final es el mismo), los mismos móviles. 
Pero esta clonación no viene dada sólo por la tontería y el tinto de verano, aunque sin duda ayuda a incrementarla. Esta clonación ya viene del otoño, el invierno y la primavera de años anteriores. 
No hay remedio. Lo han conseguido. Las políticas actuales no tienen fuerza (ni seguramente ganas) de acabar con toda esta locura. Es más, ¿no son esas políticas responsables de todo ese desbarajuste humano, muy beneficioso para unos cuantos? Dicen que callemos, que no digamos nada, porque gracias a esta acumulación de cuerpos clonados y gritos podemos vivir con un trabajo a destajo, por horas y días limitados, y sueldos mínimos. 
“Masa y poder”, escribía Elias Canetti. Esa necesidad irrefrenable de estar siempre con la masa, formar parte de ella, ir de vacaciones con ella, volver a casa con ella, siempre bien integrados en el cuerpo general de la masa, para vivir, para divertirnos y para matar.
Si 5000 o 10000 cuerpos clonados matan a un solitario, no habrá responsabilidad criminal individual, como en las guerras, donde los criminales pueden matar a gusto, dentro de la ley. Protegidos por la Sacrosanta Constitución de su país y condecorados por el valor de haber matado en masa, desde la masa. 
Callejón sin salida, “cul de sac”, dicho en lengua catalana.





5 comentarios:

En Facebook dijo...

Angels Pal: Masa y Poder . Es un libro escrito por Elías Canetti en 1960, premio bibe de literatura en 1981, el libro aborda el tema de la relación entre los diversos tipos de masa, y las estrategias de control . Masa y Poder fue considerada por Canetti su obra magna y desde luego a ninguna otra dedicó tantos años de trabajo e investigación. Pues sí no, hay más remedio la deberíamos poner en práctica .
Me gusta · Responder · 21 h

Blai Espinet: No sé si esa masa tiene poder.
Me gusta · Responder · 21 h

en Facebook les gusta dijo...

Mariarosa Compta
1 amigo en común
AmigoAmigos

Maria Elba Rodríguez
13 amigos en común
AmigoAmigos

Àngels Oliveres Serrano
21 amigos en común
AmigoAmigos

Angelica GV
AmigoAmigos

Chris Ealham
14 amigos en común
AmigoAmigos

Albert Lazaro Tinaut
248 amigos en común
AmigoAmigos

Selen Daraujo
7 amigos en común
AmigoAmigos

Julie Hermoso
17 amigos en común
AmigoAmigos

Ferran Aisa Pampols
75 amigos en común
AmigoAmigos

MTrinidad Vilchez
58 amigos en común
AmigoAmigos

Blai Espinet
12 amigos en común
AmigoAmigos

Isabel Mercadé
641 amigos en común
AmigoAmigos

Numidia Almeida
4 amigos en común
AmigoAmigos

Jesús Aumatell Molas
80 amigos en común
AmigoAmigos

M Cinta Montagut Sancho
203 amigos en común
AmigoAmigos

Lurdes Fidalgo
7 amigos en común
AmigoAmigos

Fermí Lorenzo
63 amigos en común

Tot Barcelona dijo...

Creo que deberíamos puntualizar.
Si bien es cierto que el término "masas" aborda un conjunto que no les preocupa más que su bienestar, no es menos real que lo interesante del caso del escrito debería abordarse como "masa homogenea".
Yo lo tildaría de : urdidumbre mediocre sin conciencia histórica. Porque cuando se reunen por un mismo objetivo (el mirar, porque no observan) una fuente, por ejemplo, lo hacen como primitivos. Eso es, sin importarles el mal que puedan ocasionar en multitud, y creyendo que tienen derecho a todo.
Es el problema del nuevo turismo, o el turismo de masas, que es, por el precio, a lo que nos han derivado.
Desgraciadamente a las cosas las valoramospor el precio, y han puesto precio económico (que no barato) a visitar obras de arte. No sabemos valorar lo que tenemos y creemos que el valor es el precio que hemos pagado por ello.
Jamás valdrá ver la Venus de Milo 35€, jamás, sin embargo, el precio pagado por ello nos da derecho a creer que podemos hacer mil fotos, tirar los papeles en la calle, beber sin control en los bares, gritar en la ciudad hasta las tres de la mañana y mearnos en la esquina del Museo donde la hemos visto.
Es el precio del todo a cien.
Salut

AMALTEA dijo...

Aborrecible y laminadora de la inteligencia, del genio creativo es la pulsión de integrarse en la multitud. Cuánto más veo el magma monstruoso que pulveriza ciudades y playas, más quiero el lugar recóndito y solitario. El poder político adora -y necesita-la masa, esa inconsistente y maleable identidad grupal que se mueve a golpe de resorte emocional e instintivo.

Francesc Cornadó dijo...

" ¿no son esas políticas responsables de todo ese desbarajuste humano, muy beneficioso para unos cuantos?" Estas políticas se mantienen y poca esperanza tenemos de que las modifiquen, pues benefician a unos cuantos, y estos son los que mandan. Y perjudican a unos muchos que tenemos que soportar tantos malos comportamientos de tanro cuerpo clonado o aglomerado, que aún siendo malos, no son peores que el comportamiento de los beneficiados, que están dispuestos a sacrificar la ciudad, la cultura y todo lo que convenga, solo con el único fin de mejorar su cuenta de resultados. La muchedumbre y la aglomeración aunque arrase es bienvenida por los beneficiados -aglomeración de cuerpos es igual a acumulación de beneficios. La marabunta dispuesta a pasar unas vacaciones matando al solitario. La ley proteje a los beneficiados y con ellos el beneplácito de buena parte de la población que celebran la creación de unos puestos de trabajo mal pagado y eventual, -trabajo basura- mientras escucho voces del otro lado o de tierra adentro que me dicen que ¿Qué podrían hacer ellos para atraer a tanto cuerpo sudoroso o clonado? y me manifiestan su envidia por no alcanzar los niveles de indigencia turística que a nosotros nos toca soportar.
Un saludo
Francesc Cornadó