miércoles, 23 de marzo de 2016

LIBERTAD, LEY Y MUERTE

LIBERTAD Y LEY
Un magnífico artículo de Josep Ramoneda (elpais.com) sobre la libertad y la ley, en que analiza el abuso que algunos hacen de las leyes, así como el pretexto de la seguridad jurídica que utilizan como argumento contra cualquier cambio que altere las relaciones y el monopolio del poder. Abuso de poder que utilizan ciertos gobiernos para impedir la aparición de nuevas leyes, más justas y democráticas, que no obstaculicen la evolución política e histórica de los países.
Una involución revestida con una apariencia conservadora-progresista en la que caen, no sólo los políticos, judicializándolo todo, sino también ciertos intelectuales, de tal modo que se conforma "un malabarismo de la alianza entre lo reaccionario y lo progresista, que intelectuales antaño críticos defienden apasionadamente con reactivas respuestas a quienes osan cuestionarlo, como si fuera el mejor de los mundos posibles", indica Ramoneda.
Como si ciertos poderes y el sistema jurídico que los fundamenta y ampara, temieran perder sus privilegios al ser cuestionados en nombre de una mayor justicia y libertad y unas nuevas leyes que las protejan.


MUERTE
La muerte. Guerras, atentados. Muertes y más muertes, el ser humano como creador de muerte. ¿Creador de vida, decíamos antes, el ser humano creador de vida? Un error de publicidad, un error milenario. O una estafa, un negocio, un cuento infantil. ¿Creador de vida? En todo caso, de vida para la muerte, que es muerte y más muerte, que pasa de un siglo a otro, matando, persiguiendo y matando, con la legalidad de cada uno en la mano (la pasión criminal disfrazada, como decía el marqués de Sade).







George Grosz, Explosión


3 comentarios:

en Facebook dijo...

Eva Gaudes: Comparteixo.

en Facebook les gusta dijo...


Jesús Aumatell Molas
75 amigos en común

AmigoAmigos
Mariarosa Compta
1 amigo en común

la vidente y su balsa dijo...

La balsa de las palabras amorosas, la única balsa que nos queda para intentar atravesar el mar y sobrevivir a tanta muerte, y alejarnos cada vez más, día día, muy lejos de la tierra y del mar de la muerte.