martes, 26 de enero de 2016

EL HUMOR, LOS CANDIDATOS Y EL TEATRO DE VARIEDADES

Fotografía: El humorista y caricaturista Bon y su roulotte
Los medios conservadores están asustados y perplejos por la negativa de Rajoy a querer participar en el baile de la investidura, que ha dado un paso al lado y un paso atrás y se ha sentado de nuevo en la silla, en el asiento del más feo que no es invitado a bailar, explica el politólogo del barrio. 
Ante un "posible gobierno español radical-independentista" (como han dicho esta mañana en la COPE), alucinan y despotrican contra Pedro Sánchez y Pablo Iglesias y contra las malas compañías de todos los independentistas e izquierdosos de Catalunya, País Vasco, Galicia, Valencia, que los acompañan, comenta la nieta del anarquista. 
La ya famosa "broma teatral-radiofónica" al presidente en funciones, sin pareja de baile, ha contagiado al teatro nacional de Madrid, y andan todos los personajes en busca de autor, como en aquella obra de Pirandello, dice el humorista del barrio. Incluso se habla ya de un Ministerio de las Plurinacionalidades. Ni los mejores pronósticos de poetas videntes hubieran imaginado un escenario tan teatral y favorable al humor y la política catalanas, añade el humorista.
Interviene el poeta romántico y declama:
Venimos de una larga tradición: los clásicos satíricos Lo procés de les olives (nunca mejor dicho) y Tirant lo Blanc, los sainetes y "singlots poètics" de Pitarra y sus compañeros de tertulia, "els botiguers" de Santiago Rusiñol, "els acudits filosòfics" de Francesc Pujols, las oceanografías del tedio de Eugeni d'Ors, las sátiras en verso de Guerau de Liost, los visionarios Dalí y J.V. Foix, las sátiras de Pere Quart, Francesc Trabal, Salvador Espriu y Joan Brossa, todo el teatro catalán satírico y burlesco de ahora y de antes de la guerra, con aquellas revistas y variedades en el Paralelo, con aquellas comedias burlescas, hoy olvidadas, de Lluís Capdevila, Prudenci Bertrana, Lluís Elies, Ramon Vinyes, entre otros muchos, todo aquel humor teatral grotesco, popular, que mantenía y mantiene viva aún la llama de la sátira catalana cuando lo serio, el día a día, queda amenazado y prohibido por ley, añade el poeta romántico.

Sí, antes de la guerra civil, decía mi abuelo que había en Catalunya una inmensa vida cultural humorística en diarios y revistas y en los escenarios, con una gran movida de teatro amateur y espectáculos musicales, como la titulada Revue Radio Reclam, animada por Baldomer Xifré y sus colegas de teatro, obras en que utilizaban "esquetxs" de propaganda radiofónica (marcas de jabones, colonias, paraguas, etc.) para teatralizar mediante la sátira los actos electorales de este o aquel partido político, explica la nieta del anarquista.
De aquellos polvos vienen estos lodos, estos barrizales, dice la cuñada del dentista. ¡Es el colmo, al final resultará que todos estos tendrán la independencia gracias a sus payasadas de ayer y de hoy, mientras nosotros estábamos sentados tan ricamente en la platea esperando disfrutar de una obra seria, con grades actores trágicos como los de antes, dice la cuñada del dentista.
¡O como los de hoy, los de la Compañía Rajoy, Soraya y la Dolores!, contesta la sobrina de la peluquera.
Habrá que poner coto ya a tanto desacato (no digo "coto de caza", no sean mal pensados, que soy animalista). Sin más tolerancia ni peinados con flequillos y rastas, cuellos descorbatados y bebés mamando en el Congreso, ¡pero si incluso han dicho estos gamberros que quieren poner a un ministro del Interior "que no se encomiende a la Virgen", lo han anunciado en la COPE, que no es broma!, exclama la fiscal del barrio.
No hay nada como el humor ni más revolucionario, como las conferencias mudas y las caricaturas de "Bon" (Ramon Bonet), las astracanadas de Josep Santpere y Mary Santpere, los sarcasmos de Josep Pla y Fages de Climent, los monólogos de Capri en la radio, los dibujos de Junceda, Opisso, Cornet, Cesc, Perich, sin olvidar los relatos de Ramon Vinyes, aquel exiliado en Barranquilla, Colombia, que conoció a Gabriel García Márquez y dicen que aparece en Cien años de soledad como el "sabio catalán", comenta el humorista del barrio.


Si no se entiende la historia del humor popular de aquí (Pitarra, Dagoll Dagom, Polònia, Els Joglars, La Cubana, El Tricicle, Els Comediants, La Trinca, Pepe Rubianes, Eugenio, Pau Riba, Sisa, Pi de la Serra, Guillermina Motta, Albert Pla, entre otros), será tarea o misión imposible (otra buena serie de tv) entender la movida del seny i la rauxa, indica la hija de la bibliotecaria, que ahora canta "rock independiente", nos anuncia.

¡Pues brindemos por el humor que nos hace libres..., pero pagando cada uno su consumición propia, independiente, eh, y poca broma!, exclama riendo la dueña del bar.


Fotografía: Agustí Centelles, Retrat de Baldomer Xifré, "el qui mai no s'atura", como lo definía Sempronio recordando la obra de teatro Els qui mai no s'aturen, de Ramon Vinyes. 

4 comentarios:

en Facebook les gusta dijo...

AmigoAmigos
Africa Jiménez Ruiz
98 amigos en común

AmigoAmigos
Carmen Bayona Navarro
6 amigos en común

AmigoAmigos
Josep Turiel
5 amigos en común

AmigoAmigos
Dora Caparroz Vivián
8 amigos en común

exacadémico dijo...

Años 20 y 30 del siglo XX fue una gran época para la cultura, tanto en Catalunya como en España y el resto de Europa y América, tiempo de vanguardias pictóricas y literarias, expresionismo, surrealismo, futurismo, Faulkner, Joyce, Gertrud Stein, la poesía de Ezra Pound, William Carlos Williams, T.S. Eliot, la narrativa de Virginia Woolf, la poesía de César Vallejo, Pablo Neruda, Borges, y por supuesto los poetas y narradores catalanes y españoles de aquella época.

insurrecta añade dijo...

Y Rilke, Thomas Mann y Franz Kafka, por favor, y otros muchos escritores centroeuropeos y los grandes escritores rusos.

una lectora corriente dijo...

¿Y Valle-Inclán, Pérez Galdós, Baroja, Unamuno, Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado y toda la generación del 27?