jueves, 1 de octubre de 2015

LA CLAVE, EL PRETENDIENTE Y EL ESTADO DE LA POESÍA ÉPICA

¡Nunca me había divertido tanto!, dice el politólogo en el bar del barrio: los que ganan las elecciones en clave sobiranista, pierden, y los que no las ganan y tienen un resultado discreto en clave también sobiranista, resulta que son clave para que los que han ganado puedan realmente ganar y gobernar, pero sólo a cambio de que pierda el que debía ser presidente en nombre de los ganadores, ya que los perdedores no lo quieren como presidente, aunque dicen que estarán a su lado cuando lo procesen y vaya a declarar, y que incluso, parece entenderse, que podrían ir también a visitarlo a la cárcel, como forma de solidaridad, en caso de que su proceso se resolviera negativamente y tuviera necesidad de compañía ese presidente que ya no es presidente porque no lo quieren, pero que merece todo el respeto institucional como expresidente presidiario y hay que estar a su lado, firmes. Señores, no me dirán que no es la monda, añade el politólogo del barrio, y perdonen si el discurso me ha salido poco serio, incluso satírico.

Claro, utiliza la clave del humor porque ya no sabe qué decir. Pero se acabó la broma, como dicen los nuestros, con rotunda seriedad, replica la fiscal del barrio.
¿Quién me compra una desobediencia o rabieta infantil, en clave de sobiranía gastada antes de comenzar, como de segunda mano, que se repite de tiempo en tiempo?, se ríe la cuñada del dentista.
La sobrina de la peluquera dice que está harta de tantos juegos de palabras y de ver partidos de segunda división por la tele.
La librera del barrio dice que los libros sobre reinas, soberanos y expresidentes cada vez se venden menos. Como la poesía.
Ahora saldrán libros sobre presidentes de corales y orfeones, y les sugiero un título: ¡Cómo se preside un país en régimen coral!, anuncia la cuñada del dentista. 
Bueno, esta idea no es tan  original, recuerden la troika soviética y la troika europea, contesta la fiscal del barrio.
Pues a mí me parece una buena idea, con las persecuciones que hay: tres presidentes, si cae uno, quedan dos de repuesto, indica el humorista. 
¡Mejor esto que uno unionista!, salta la sobrina de la peluquera.
La hermana del informático consulta internet: "Troika", palabra rusa que en un principio designaba a un carruaje tirado por tres caballos.
¡Y la troika europea, que parece el baile de un triunvirato romano!, apunta el politólogo.
¡Vamos, lo que se dice ahora un trío!, añade la madre de la hija okupa.
La hija de la bibliotecaria comenta que para trío lo de su madre, que desde hace meses huye de una troika de novios, esos tres que vienen con una política matrimonial y sin piso propio, pretendientes que tienen la pretensión de pretender acabar con su independencia, y la hija de la bibliotecaria se ríe con este juego de palabras y pretensiones.
El poeta romántico se queja de que ya no hay poesía que valga y mueva a la gente. Con la épica haciendo cola en pompas fúnebres, añade con una metáfora.
El humorista del barrio indica que hay una película francesa que se titula El pretendiente, magnífica para el desasosiego.
El pitagórico deja de contar los días que faltan para Navidad, calla y sale del bar, como si estuviera malhumorado.
El periodista del barrio se ha quedado sin trabajo y contra el mundo.
La hermana del informático cierra el portátil.
La dueña del bar cierra unos días por vacaciones, ahora que ya es octubre y caen las hoja, dice.
La nieta del anarquista no ha venido hoy.









Fotograma: Pierre Etaix

11 comentarios:

RAE dijo...

troica o troika.
(Del ruso troĭka, der. de troe, trío).

1. f. En Rusia, trineo tirado por tres caballos.
2. f. En la antigua Unión Soviética, equipo político dirigente, formado por el presidente de la República, el jefe de Gobierno y el secretario general del Partido Comunista.
3. f. Especialmente en el ámbito político, equipo dirigente o con labores de representación integrado por tres miembros.


Real Academia Española © Todos los derechos reservados

una colaboradora de Wikipedia dijo...

La palabra trineo procede del francés «traîneau» (siglo XII), formada a partir del verbo «traîner», que significa «arrastrar».
Una troika es un trineo tirado por tres caballos.
El trineo ficticio de Santa Claus es tirado por renos voladores. Incorpora pequeños esquíes quizás para aterrizar y despegar.

anónimo dijo...

trío
nombre masculino

1.
Conjunto de tres personas o cosas:
"el público abucheó al trío arbitral; los tres cómicos forman un estupendo trío".

2.
En algunos juegos de naipes o de dados, combinación de tres cartas o dados del mismo valor:
"trío de ases".

3.
MÚS
Composición musical escrita para ser interpretada por tres voces o instrumentos:
"compuso numerosos tríos para cuerda".

4.
MÚS
Conjunto musical formado por tres voces o instrumentos:
"trío flamenco; trío jazzístico; entre los tríos más usuales están el de cuerda (violín, viola y violonchelo) y el de cuerda con piano (violín, violonchelo y piano)".

sinónimos:terceto.

diariodecine.es dijo...

Película, "El trío de la bencina": Supuso el triunfo de la comedia musical alemana alrededor del mundo. Tres compañeros de juerga, jóvenes e inmaduros, llevan una vida improductiva hasta que el crack del 29 y la bancarrota les dejan en la cuneta de la vida, es decir a cero.
Nunca han dado un palo al agua, su vida ha sido inútil y ociosa. Finalmente encuentran una solución, abrir una gasolinera que atienden por turnos. No me voy a extender sobre este argumento ya ultraclásico. Pero sólo debo añadir que en España, cada vez que vemos un trío de zopencos les llamaos así, el trío de la bencina, en honor de este filme para muchos olvidado pero para otros ya mítico.
Se rodaron dos versiones, la presente y la francesa, titulada Le chemin du paradis. Ambas protagonizadas por la simpar Lilian Harvey.

exacadémico, expoeta, ex... dijo...

Siempre igual. Empezamos con troikas, trineos y tríos, y acabamos insultando. ¡El zopenco serás tú, tío o tía del trío de la bencina!

publicista dijo...

"3 en 1", lubrificante, lo mejor para cerraduras atascadas.

actriz en paro dijo...

"El triciclo", una obra de teatro de Fernando Arrabal, ¡que no sabéis nada!

monologuista del silencio dijo...

"El tricicle", teatro gestual, humor, sin palabras contaminantes.

neomarxista en bicicleta dijo...

Mi primo conduce un triciclo para turistas, pedaleando por el Barrio Gótico.

podemos dijo...

¡Como Joan Herrera, el de exIniciativa, consumado ciclista de tándem, "o bicicleta movida por dos o más personas sentadas una detrás de otra y provista de pedales para cada una de ellas.

AMALTEA dijo...

Qué cansancio produce este interminable día de la marmota, la mas lista y coherente, como siempre, es la marmota. Los políticos, de cualquier pelaje, harían bien en seguir la máxima acuñada por los griegos hace más de dos mil años: conténtate con ayudar a los otros, y si de eso no eres capaz, al menos no hagas daño.
La cosa es liar para confundir al personal.