jueves, 26 de febrero de 2015

EN ESCENA, CON JOAN VINYOLI Y MIQUEL DE PALOL

Fotografía: Jordi Nebot, "Joan Vinyoli en el bar El Velódromo (1978)"

Sexta planta de la Biblioteca Agustí Centelles. Me informan que a las 19 h., comenzará la lectura-performance dedicada al poeta Joan Vinyoli (Vinyoli i Palol a l'època feliç, montaje escénico dirigido por Teresa Vilardell).

Aparece ya en escena Miquel de Palol, que, transformado en lector-narrador, iniciará el recorrido por la obra poética de Joan Vinyoli, comentando cada uno de los poemas que irá leyendo, entre otros: El gall, Sunt lacrimae rerum, Matinada lletosa amb filferros, y Pròsper, el magnífico poema donde el autor se identifica con el personaje de La tempestad, de Shakespeare, y nos ofrece uno de los varios autorretratos poéticos que Joan Vinyoli escribiera a lo largo de su vida, como indicó Palol:

M'he tornat una gran roca
basculant sobre l'abís;
fa segles que el sol em toca
i l'huracà em porta avís
que és la força que enderroca,
però que amb mi es fa submís.
Temple d'alzines sureres:
veig cimals i torrenteres,
no hi ha gent al meu redol;
m'embriago de silenci
mentre espero que comenci
l'encesa posta de sol.
Sortiu, ara, dels vells nius,
bruixes, dimonis i grius,
a la sabàtica festa,
ompliu la volta celeste,
que jo sóc, entenebrit,
el magià de la nit.

Entre poema y poema, Miquel de Palol incorpora a la lectura anécdotas y frases compartidas con Joan Vinyoli desde su primer encuentro en 1975, así como también alguna performance: al finalizar la lectura de uno de los poemas, de pronto deja de leer, observa al público, bebe un vaso de agua, el poeta-lector-narrador se levanta..., algunos espectadores creen que ya ha finalizado la lectura..., pero no, el lector-narrador se dirige al fondo del auditorio, detrás de un pantalla grande donde aparece el cartel del festival de poesía Gespa-Price y, debajo, una fotografía de Joan Vinyoli con sombrero, junto a la imagen de un joven poeta, Miquel de Palol (a uno le viene a la memoria el libro Cartas a un joven poeta, de Rilke, uno de los poetas más queridos por Vinyoli, como nos recordaría el lector-narrador), que ahora pulsa un botón y... suena una canción de Leonard Cohen, Sisters of Mercy (en la representación que tuvo lugar en la Facultat de Lletres de la Universitat de Girona, al parecer sonó otra canción, Suzanne (“bonica Susanna de Cohen”, como informaba una reseña de la revista digital “Núvol”).

Después de la canción, prosigue la lectura y la memoria de los días y los poemas compartidos con Joan Vinyoli, cuando todos éramos más jóvenes y Vinyoli ya era el poeta que, lentamente y no sin dificultades, acabaría por ser redescubierto, aceptado por todos e incorporado al canon de la poesía catalana.


No hay comentarios: