martes, 15 de febrero de 2011

HOY NO ES 14 DE FEBRERO













Ha pasado el 14 de febrero y aún no me han regalado nada, dice la dueña del bar en tono de burla.
Será que no tiene enamorados!, exclama el humorista del barrio.
Entra el poeta romántico, nos oye y nos advierte que no debemos jugar con las cosas del corazón.
Pamplinas, dice la nieta del anarquista, se han escrito demasiadas poesías malas sobre este órgano central de la circulación de la sangre, o corazón.
No seas cruel con los poetas, dice el humorista y se ríe con un carajillo en la mano.
Os leeré el folleto que he encontrado hoy en la calle, dice la sobrina de la peluquera.
¿Otro folleto?, siempre nos traes un folleto nuevo, ¿no será que los escribes tú misma?, pregunta la madre de la hija okupa.
No, no, me lo he encontrado en el suelo al salir de casa, delante mismo del portal. Bueno, ¿os lo leo o no?
Vale, vale, responde la dueña del bar, ¿otro cortado?
La sobrina de la peluquera lee el folleto:

SAN VALENTÍN, LA PORTERA, EL ACORDEONISTA, LA DOMADORA DE ELEFANTES Y EL TAXISTA

El día de los enamorados, el día del amor en El Corte Inglés, el día de la poesía amorosa en el crucero, un buen día para salir corriendo de la ciudad y leer un poema inédito de Rimbaud o de César Vallejo, lejos del día de los enamorados que se levantan con el pie equivocado, se caen y desaparecen con el pie torcido, lejos del día amoroso con regalo, bicicleta y pastel de nata, crema y hojaldre, lejos del día de la poesía para la novia, la vecina, la amada, el amado, el relojero de la esquina o el cocinero de espumas para los comensales de la tierra gastada, cuyos pájaros no cantan y se asustan cuando ven al hombre de rebajas, con un flor de aluminio envenenada en el ojal para matar palomas, y a la mujer de rebajas, con un alfiler en el bolso para clavar mariposas.

No está mal del todo, aunque le falta sentido del ritmo y musicalidad, comenta el poeta romántico del barrio.
No sea celoso y regáleme una flor, aunque sea de ayer o anteayer o esté marchita, dice la dueña del bar, que tiene clientes, pero no enamorados con la flor en la mano, añade y se ríe.


El suplente del cronista

11 comentarios:

Ulises dijo...

Esta nota es propia de un corruptor de parejas.

El poeta tenorio del barrio

Anónimo dijo...

"El burlador de Sevilla y de Barcelona", obra de teatro inédita, en verso, la ofrezco al mejor postor.

Dramaturgo en paro

Ulises dijo...

"No hay que jugar con las cosas del querer", cantaban en el bar "Los 4 Hermanos" las camareras de mi infancia.

Nostálgico, con acordeón

Jose Ferraz dijo...

"el amor engancha y produce endorfinas" oí decir ayer...

Y debe ser verdad, por la carita que tenía el frutero de la esquina, de pie en el portal de la frutería, luciendo un inmaculado corazón de alcachofa sobre su pecho, mientras admiraba (de arriba abajo) a las jovencitas que pasaban frente su tienda.

Amor libre, natural, sin conservantes...
Amor voyeur, amor de todos los gustos, pero amor a gusto...
Amor por internet, por capilaridad, por osmosis, pero NO por narices, por la fuerza, por los cojones...

NO A LA VIOLENCIA DE GENERO!! YA SOMOS MAYORCITOS....

Anónimo dijo...

"No es oro todo lo que reluce", advierte Alí Babá a los cuarenta ladrones.

Seductora en ejercicio de artistas en ejercicio

Anónimo dijo...

Desconocía que había lugares de perdición para artistas y escritores.

Ingenuo y trovador

Ulises dijo...

Los trovadores, juglares y poetas siempre van de ingenuos, con la flor de plástico en la mano. Qué tiempos los de la Edad Media, cuando los juglares iban de pueblo en pueblo, de bodega en bodega, timando a la gente con historias falsas de amor y guerra. Charlatanes y borrachines recitando las historias más maravillosas y disparatadas.

Juglar en paro

Francesc Cornadó dijo...

. La poesía romántica

Me lo habéis pintado de color de rosa,
poetas románticos,
del color de las entrañas deshechas
de una rata destripada.

El amor envía mensajes equívocos,
espesa las brumas, niebla el magín
y deja señales en la cara de los amantes:

arroyos de lágrimas,
espinillas de cabeza negra,
erupciones purulentas,
acné.

Detrás del arpa polvorienta,
que permanece aún en el rincón,
hay sólo las manifestaciones
de la vibración incontrolada
de las feromonas.


salud
Francesc Cornadó

Francesc Cornadó dijo...

Todos los poemas

Todos los poemas de amor deben enmendarse.
Contienen bellas imágenes entre labios y dolor
-nada que objetar de la apariencia-
en todo caso, ciertas caligrafías
hechas con mano temblorosa.
En las horas de soledad
el amor desconcierta la mente y hace crujir los dientes.

Cuando el poeta rime de nuevo
hará versos con pasiones y secreciones
contará las sílabas de
per-pe-tua-ción de laes-pe-cie
y buscará metáforas para explicar
el deseo y el arrebato,
tal como siempre han hecho los poemas de amor.

Todos los poemas de amor deben ser retocados.
Las comas separan suspiros y lágrimas,
-nada que decir de la forma -
los claros de luna tienen una métrica precisa,
casi siempre perfecta de ritmo y de acentos
pero hay engaño detrás de los versos
más tristes que se puedan escribir esta noche.

Salud
Francesc Cornadó

Anónimo dijo...

Estaba pensando en los niños, en los más débiles, en las ONGs de verdad, en el amor al prójimo, ese que se da y que no se registra al peso, en panfletos políticos...

Saludos, Sr. Rodrigo Arboleda

Anónimo dijo...

Muy bueno, Cornadó, "Todos los poemas de amor deben retocarse".
Todo cambia y todo debe enmendarse, retocarse, también los poemas de amor que un día se escribieron y hoy se vuelven ilegibles, vacíos. Casos aparte, vigentes siempre, serían los sonetos de Shakespeare, los de Quevedo, García Lorca, Neruda y algunos más.

Sonetista