sábado, 29 de enero de 2011

INTERNET EN EL BAR, LA NIETA DEL ANARQUISTA, GIMFERRER Y OTROS CLIENTES














¿Habéis leído esta noticia en el diario "El País"?, pregunta el informático del barrio. Pide un cortado descafeinado y nos lee la noticia, titulada Un mundo distraído: "La tercera parte de la población mundial ya es 'internauta'. La revolución digital crece veloz. Uno de sus grandes pensadores, Nicholas Carr, da claves de su existencia en el libro "Superficiales". ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? El experto advierte que se "está erosionando la capacidad de controlar nuestros pensamientos y de pensar de forma autónoma".
Caramba, qué novedad, dice la nieta del anarquista. Como si antes la radio y la televisión no nos hubieran manipulado, como si antes y ahora no intentaran controlar nuestras mentes con una sarta milenaria de noticias fraudulentas y contaminantes, anunciadas a voz en grito o de manera sibilina en nuestra querida TV.
Por lo menos en Internet hay una libertad global, caótica, sí, descontrolada, pero libertad, aunque los políticos y los medios de comunición tradicionales ya intentan controlarla y llevarla a su cauce particular y partidista, comenta la hija del dueño del bar, que ha creado una web de diseño gráfico para artefactos artísticos y poéticos, como se dice ahora, y que ayer mismo inauguraron, nos informa.
Por fin, alguien podrá tener el privilegio de publicar mis poemas inéditos (unos 40.000, sin contar los manuscritos de juventud), comenta el poeta romántico del barrio.
Y los panfletos de mi abuelo, añade la nieta del anarquista, algunos de los cuales hablan de la nueva reforma de horarios de trabajo, salarios y pensiones en los años veinte del siglo pasado, y vuelven a ser actuales con la lluvia que está cayendo y la corriente que nos arrastra hacia atrás.
¿Dicen que nos idiotiza más Internet que las cadenas de TV públicas y privadas, con sus crueldades sentimentales, sus casinos y revistas del corazón?, pregunta el joven psiquiatra en paro.
Por cierto, nos vaticina el académico y periodista L. Mª. Ansón, en una de sus habituales, eróticas y bien escritas variaciones líricas sobre pechos, nalgas y caderas, que Pere Gimferrer (que acaba de publicar el poemario Rapsodia) será el próximo Premio Nobel de Literatura. Título que tal vez se merezca más por sus primeros libros (Arde el mar, La muerte en Beverly Hills, y en catalán Els miralls, Hora foscant, etc.) que no por los últimos, comenta a destiempo el poeta romántico del barrio.
Los últimos sí que seremos nosotros en jubilarnos, y no esos artistas y poetas laureados aquí, allí y más allá del mar y del cielo, que no es blanco ni azul ni rosado, se despide cantando la hija del dueño del bar, y hasta mañana.


















Familiares de la nieta del anarquista

El suplente del cronista

8 comentarios:

Ulises dijo...

Hay que tener miedo a la represión, al control, no a la libertad, aunque ahora en Internet predomine, al lado de la libertad, una abundancia informativa, un caos de noticias, o una apariencia de caos.

La hija del informático

Anónimo dijo...

Dicen que, aunque no lo parezca, la CIA y otros servicios secretos nos están controlando a través de las redes sociales de internet. No olvidemos que muchos de estos inventos del lenguaje cifrado y de los computadores de datos, ya tienen su origen en el mundo militar.

El espía que surgió del frío

Ulises dijo...

Todo es posible, pero a veces creo que damos demasiada importancia a los conocimientos de los servicios secretos, a Wikileaks y a otros grupos que dicen manejar la mejor información secreta del mundo. Quizá la información más secreta es que no existe esa supuesta información secreta.

Hamletiana

Anónimo dijo...

Gimferrer a veces es muy buen poeta, pero a mí me gusta más cuando sigue la línea de T.S. Eliot (aunque Gimferrer es más melancólico y menos irónico). Sus poemas amorosos (los que le gustan a Ansón) me cansan, creo que son de un erotismo un poco infantil, con tantos globos de luz, nalgas y bombones de chocolate.

Una hija de poetas

Ulises dijo...

Pues yo disfruto más leyendo los poemas eróticos de Pere/Pedro Gimferrer, a pesar de ese gusto infantil por lo excrementicio que algunos ven en ese tipo de poesía.
No soporto a Eliot, y creo que son más bien Vicente Aleixandre, Octavio Paz y Gil de Biedma algunos de los poetas que más influyen en Gimferrer.

Bibliotecaria y coleccionista de poemarios originales

Anónimo dijo...

A favor del Premio Nobel de Literatura para Gimferrer, que revolucionó la poesía castellana en los años 60, y despues hizo otro tanto con la poesía catalana.

Lector

Ulises dijo...

Gimferrer es además un buen y original escritor de prosas, como en su "Dietario", donde mezcla sabiamente los tiempos antiguos, la cultura y la historia con los días del presente y del futuro.

Proustiano

Ulises dijo...

Dejando aparte los premios, Pere Gimferrer es un escritor que tiene el don de la palabra escrita. Hay infinidad de escritores y poetas, ya lo sabemos, pero muchos de ellos carecen de ese don.

Antólogo