miércoles, 8 de diciembre de 2010

ADIVINANZAS, HUELGAS, CAFÉ Y UNA COPA DE ANÍS

René Magritte










El sargento militar del barrio -que se ha jubilado este año (militar retirado se dice en el ejército), y es de familia ecuatoriana-,  entra al bar y pide un café y una copa de anís, y luego nos propone a todos una adivinanza:
¿Cómo se militalizaría a aquellos militares que pudieran sindicarse en UGT, CCOO o CNT, y se declararan en huelga salvaje? ¿Cómo militalizará un militar a otro?
El hermano del tapicero responde que no lo sabe, que tal vez con una detención del presunto huelguista y un juicio militar (aunque cree, dice, que las fuerzas del orden tienen prohibido declararse en huelga).
La nieta del anarquista opina que  lo salvaje y bárbaro es que ahora las huelgas se califiquen de salvajes y bárbaras por los mismos políticos que las habían defendido durante el franquismo, cuando estaban prohibidas. Y casi todos los medios de comunicación lo repiten a coro, salvajes, salvajes, bárbaros, como los discos de "La voz de su amo" del abuelo. Es más, ¿si la huelga no afectara a los usuarios, si no alterara el orden de la vida cotidiana, del día a día, sería una verdadera huelga?
Claro, responde el hermano del tapicero, como tú no viajas, como apenas te mueves del barrio, a ti no te afectan las huelgas de locomoción, las de los aeropuertos y trenes, las de metro, autobuses y taxis, y éstos sí que son violentos y con piquetes de lo más "salvaje" y nos quejamos todos, como es lógico. 
Ya sabes que en el barrio hay dos bares, le responde la nieta del anarquista: el "Cosmos" y "Ambos mundos", y todo el cosmos, todo el mundo está en el barrio, con miles de apartamentos, hoteles, hostales, pensiones, pisos patera, prostíbulos y residencias de todo tipo, y estoy cansada de tanto agobio, de tanta moda viajera , ¿entiendes? Pero es verdad lo que dices sobre las huelgas de trenes, autobuses, taxis y metro. Sin embargo, los gobiernos nunca los han militarizado, ¿curioso, no?
Al final, dice con sorna la nieta del anarquista, hemos aprendido la lección del actor Ronald Reagan, que militarizó y despidió a miles de controladores aéreos, y contra el que tanto se manifestaron mi abuelo y mis padres.
Bueno, ¿saben o no la respuesta a mi adivinanza?, pregunta un poco molesto el sargento retirado, de familia ecuatoriana.
No, no, no, contestan todos.
Pues yo tampoco, dice el sargento del barrio, la respuesta para otro día, cuando se levante el "estado de alarma", concluye sonriendo y echando el café en la copa de anís. "A la salud de la Purísima Concepción que se celebra hoy", nos dice brindando con la copa en la mano.
La Purísima Concepción, otro lío, añade la dueña del bar. 











El suplente del cronista

4 comentarios:

Ulises dijo...

Un buen anisado es conveniente para un vuelo placentero.

El vuelo de un viajante

Anónimo dijo...

Según las últimas estadísticas, un controlador aéreo está considerado más peligroso que un terrorista.

Estratega

Anónimo dijo...

España es diferente y nadie lo duda. Mejor es ser diferente que vulgar y corriente en este ancho mundo. Felicidades por las bravas medidas. Faltan políticos toreros como los españoles.

Turista

Anónimo dijo...

Unas vacaciones bien valen un estado de alarma.

Hedonista