sábado, 20 de noviembre de 2010

LA BASURA MODERNA Y EL CONTAGIO ELECTORAL



















Contagiados, ya están contagiados de la basura TV, de la basura sentimental, violadora, por dinero, de cualquier intimidad o sentimiento. ¿Contagiados, quiénes?, pregunta el camarero a la sobrina del anarquista del barrio. En el bar, lleno de humo, se oyen toses y murmullos, alguien protesta por el humo y otro cliente, aprensivo, pregunta por el contagio, la nueva enfermedad.
Pero la sobrina del anarquista no se refiere a ningún contagio físico, sino a esos coordinadores de campañas electorales, a esas mentes brillantes e ingeniosas que se han contagiado de los programas basura de TV y han realizado vídeos pseudoeróticos o pornoidiotas para promocionar a sus candidatos a la Generalitat de Catalunya.
La enfermera, que esta semana tiene turno de noche, responde que esto es un escándalo democrático, y que en los hospitales ya proponen incluso no cambiar las sábanas a diario.
El chico del horno, que se toma un cortado frío, dice que no hay nada sorprendente en esta campaña electoral, que todos somos candidatos a la basura en estos tiempos modernos que corren.
Ah, resume la sobrina del anarquista, si es así no tengo más que añadir, pero que nos digan claramente que esos candidatos son candidatos a la basura política, y entonces no habrá contradicción entre los vídeos de propaganda, de prostitución casera o aburguesada, y los programas políticos de basura, al modo TV.

El suplente del cronista

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Voy a escribir una tesis sobre las diferencias substanciales entre política y basura.

Diplomático

Ulises dijo...

Estoy preparando un listado de basuras politizadas, o de políticas basurizadas, con personaje de política-ficción, como diría el añorado Vázquez Montalbán. Lo presentaré al nuevo Premio Nacional de Ecología (que está al caer).

Nuevo narrador de nuevas narrativas

Ulises dijo...

La política es necesaria (lo ideal seria más autogestión). La basura es inevitable (lo ideal sería más limpieza en los residuos). Y, sobre todo, lo ideal sería no mezclar política y basura, dejando aparte los servicios de limpieza.

Pragmático

Ulises dijo...

Había una serie de TV inglesa muy buena, cómica, sobre el negocio de la basura, que tenía a la basura como el negocio más rentable del siglo XX. ¿Algunos políticos y empresarios han aprendido de ella?

Mackie el navaja

Anónimo dijo...

A mi lo que me molesta es el soft.

Y me parece obsceno exhibir niñ@s de candidatos,
y pornografico hablar de patrias y remenar los bajos sentimientos con los chivos expiatorios que esten de moda ( habitantes ilegalizados, operacion primavera, etc ...),
y soez hablar de ganadores /perdedores, como si de deportes o de mus.

Por lo demas, me han acabdo de decidir el voto, superando mis escrupulos puritanos anarquistas.
Ahi estan Ariel Santamaria y la SEÑORA Carmen de Mairena : rechacemos imitaciones.

Y que sea leve.