sábado, 2 de octubre de 2010

POEMA COLECTIVO EN PROSA DEL 29-S

Bob Dylan, Dibujo





















Circula por el barrio, de mano en mano y de bar en bar, el siguiente poema colectivo en prosa:

Se ignora el paradero. O sigue en paradero desconocido el conspirador de las conspiraciones contra España.
Sigue en paradero desconocido el corruptor de las corrupciones del ruedo ibérico, mientra gobierno y oposición se manifiestan contra sí mismos encabezando una manifestación que se manifiesta contra ellos mismos, y donde no puede ser leído el manifiesto futurista a causa de las bruscas interrupciones de los turistas de Barcelona que corren delante de los okupas que corren delante de los sindicalistas que corren delante de los antidisturbios que no saben quién les ha mandado correr delante de las cámaras que no corren solas.
Y así, entre manifestaciones, correrías, conspiraciones y corrupciones, mientras en el Liceo de Barcelona la ópera "Carmen" es un asunto de legionarios, sigue en paradero desconocido el conspirador que no ha permitido leer el manifiesto futurista del día 29 de septiembre, cuando los pajarillos y los poetas del barrio cantan, las flores se marchitan en la Rambla y la nubes se levantan, que sí, que no, que caiga un chaparrón.


El suplente del cronista

6 comentarios:

Ulises dijo...

Pájaro que no canta, algo tiene en la garganta.

Refrán popular

Ulises dijo...

Si sigues con este canto, cuídate el pescuezo cuando dobles las esquinas más oscuras del barrio.

Otro cantar

Ulises dijo...

Recomiendo volver a leer "La conjura de los necios".

Bibliotecaria

Ulises dijo...

Yo también corrí, aunque no sé delante de quién. Vivo en el mismo barrio turístico donde todo se celebra, la vida y la muerte.

Insurrecta

Ulises dijo...

Criminalizar a los okupas no va a resolver las okupaciones de Catalunya, ni la de los edificios abandonados donde las ratas habitan.

Perseguido pacifista

Francesc Cornadó dijo...

Esto es un circo, o mejor, un corralillo, un rebaño con pastores majaretas.

Que no nos pase nada.

Salud

Francesc Cornadó