jueves, 7 de octubre de 2010

EL PAPA, DOMICILIO PROVISIONAL EN EL BARRIO GÓTICO DE BARCELONA

Matilda Sagan: Homenaje a Mario Vargas LLosa











la vanguardia.es
ASUNTOS SUCIOS EN CIUTAT VELLA
Itziar González relató al juez las amenazas que recibió antes de dimitir, algunas de muerte, por hacer cambios en el distrito y no recibió explicaciones por la pérdida del jefe de su escolta.
Dos cargos municipales, investigados en una red de sobornos en Barcelona.
El concejal de Comercio y un gerente aparecen en grabaciones sobre inspecciones amañadas
.El sumario desvela las amenazas a Itziar González, ex edil de Ciutat Vella, y a su equipo.
Los Mossos hallan una libreta con los sobornos pagados por licencias.

A no tardar, a mediados de noviembre, llegará el Papa a Barcelona y elevará a basílica el templo expiatorio de la Sagrada Familia. "Dios nos coja confesados", como decía Gaudí subiendo y bajando por la Rambla como un peregrino extraviado.
Con la ayuda del nuevo vecino provisional, el Papa, que se hospedará en el Palacio Espiscopal del barrio, junto a la Catedral, esperemos que el cielo y sus autoridades atiendan las plegarias y se obre un milagro en Ciutat Vella, es decir, en el Raval, el Barrio Gótico, la Barceloneta y el Borne, donde tantos corruptores de la política tienen instalados sus despachos de dirección urbanística y social.

El suplente del cronista

10 comentarios:

Ulises dijo...

Estos barrios son imposibles. En los años cincuenta, pese a la pobreza, había un ambiente más de barrio, y la prostitución estaba limitada a las calles de las Tapias y Robador. Los niños podíamos correr tranquilamente por las calles. Lástima que todo se haya degradado tanto y que, lo que se mejora y se edifica (algunas calles, hoteles, bares, apartamentos), es sólo pensando en el negocio del turismo de unos cuantos y no en los habitantes y pequeños comerciantes del barrio.

Grupo de vecinos

Ulises dijo...

No es lo mismo pasear que vivir en esos barrios, donde a veces impera la ley de la jungla. Nunca había visto tantos hurtos al descuido y robos con violencia tirando de los bolsos. Una odisea vivir aquí, en Ciutat Vella.

Músico callejero

Ulises dijo...

Si no les gusta el barrio, si lo encuentran peligroso y demasiado turístico, ya pueden ir haciendo las maletas e irse a otro barrio, como dijo hace unos años un regidor del Ayuntamiento.

Administrador de apartamentos turísticos

Ulises dijo...

Hombre, no me sea cínico, y ya que hacen su "agosto" con el turismo y las casas reformadas, respeten por lo menos al vecindario que ha mantenido vivo el barrio desde los orígenes, antes de que ustedes llegaran con sus masas turísticas.

Tapicero

Ulises dijo...

Este barrio es para los turistas y los nuevos inversores en robos, cocaína, prostitución y pisos reformados para tribus extranjeras. Los demás, ya pueden buscarse otro lugar. La vida es así. Los oficios cambian.

Apocalíptica

Anónimo dijo...

Yo, que no vivo en el barrio, me pregunto ¿Y dónde no existe todo eso que Vds cuentan de su barrio? El otro día en pleno eixample, un señor con traje y corbata, le robó el bolso a una amiga mía en un buen restaurante.
Si viajan, saben que en cualquier aerpouerto del mundo, te avisan por megafonía "cuiden sus maletas", etc....
¿No será que los vecinos, esos vecinos que conocemos tan bien a través de los cuentos de AT, son muy quejicas? Digo yo...
Los nuevos oficios están en todas partes.

Francesc Cornadó dijo...

A los de gótico que os pillen confesados

Salud

Francesc Cornadó

Francesc Cornadó dijo...

Las momias arman mucho revuelo.
Que no nos pase nada

Salud

Francesc Cornadó

Ulises dijo...

Quisiera decir que los del "Gótico" y por extensión los de "Ciutat Vella", no somos quejicas. Soportamos físicamente, es decir, los vemos y nos tropezamos a diario con todos los turistas y todas las fiestas de la ciudad, y con parte del narcotráfico, la prostitución y la corrupción política.
Por si acaso, ya no hemos confesado para ir a comulgar, no con ruedas de molino, sino con la sagrada forma, la hostia consagrada de la sátira.

Devoto

Ulises dijo...

¿En esos otros países son tan permisivos con los derechos y deberes de los delincuentes? ¿Tienen, a veces, más derechos los ciudadanos delincuentes que los ciudadanos honrados? Y no hablemos ya de la alta delincuencia, esa nueva aristocracia...

La viajera