viernes, 29 de octubre de 2010

EL AUTOBÚS, EL BALCÓN, LA BANDERA, LA MISA TRILINGÜE Y EL CAFÉ

Equipo Crónica (Homenaje a Van Gogh)











En un avión Hércules del ejército español, acaba de aterrizar en Barcelona el Papamóvil. Hoy como ayer, a la hora del café, ha habido en el bar una discusión sobre banderas, autobuses y el Papa. Algunos, para dar la bienvenida al Papa,  dicen que ya han colgado de los balcones la bandera del "Yo te espero", junto con la señera  tradicional catalana, la vaticana y la del Barça. Otros, dicen que no, que ellos han preferido la del "Yo no te espero", flanqueada por la independentista catalana y la del Barça, que es la única en que coinciden estos aficionados a las banderas. Y también están los que no tienen ni quieren banderas de ninguna clase.  
Y ya tenemos el café servido, las discusiones de nunca acabar.
El dueño del bar, protestante, comenta que el Ayuntamiento (después de cerrar en falso la Comisión de investigación sobre el caso del hotel del Palau, informa TV3) ha calculado para Barcelona, con la venida del Papa, un volumen de negocio de unos 30.000.000 de euros (repartidos entre hoteles, restaurantes, agencias de viajes, souvenirs de la ciudad , de Gaudí, del Barça y otros ingresos), que sobrepasará con creces el de gastos, sufragados en parte por asociaciones privadas y religiosas.
Otros, agnósticos como todos los entrevistados por el diario "La Vanguardia", opinan  que no es bueno para la salud mental del individuo y la sociedad tanta escenografía religiosa y política. Y hay una minoría que prefiere no opinar.  
Pero la mayoría está de acuerdo en que, una ciudad de tradición bilingüe como Barcelona, debe hacer la misa en tres lenguas, por lo que es de agradecer que las autoridades religiosas hayan acordado la celebración de la misa en trilingüe (latín, catalán, castellano).
Un cliente sindicalista, después de explicar un chiste sobre los bonos de la Generalitat, pide un carajillo y un recuerdo para Marcelino Camacho, que ha fallecido hoy.
Otro cliente, anarquista, se suma al recuerdo para el fundador de Comisiones Obreras, pero pide libertad de conciencia frente a los clientes vaticanistas que estos días lo agobian, dice: "Más que cristianos modernos, muchos parecen fanáticos políticos obedeciendo las directrices del partido, con tanta obediencia y bandera en el balcón y en el autobús", opina antes de salir del bar abucheado por una pareja de lampistas del barrio.

El suplente del copista

8 comentarios:

Ulises dijo...

Ni está ni se le espera.

Progresista

Ulises dijo...

"Yo también le espero".

Devoto, los viernes

Ulises dijo...

Esperando a Godot.

Teatral

Ulises dijo...

Dicen también las monjas que están fabricando miles y miles de sagradas formas, de manera gratuita. Eso al menos está bien.

Concordia

Anónimo dijo...

Es decir, la "hostia consagrada", tamaño grande. ¿La corona, el gobierno y la opisición tomarán fragmentos de la hostia consagrada, tamaño grande?
Que Dios nos pille confesados...

Blasfemo

Ulises dijo...

El infierno son los demás, como decía el filósofo, haya o no hostia consagrada.

Insurrecta

Ulises dijo...

Aportación bibliográfica:
"Los verdes campos del edén" (la primera obra teatral de Antonio Gala), o la "Guía secreta de Barcelona" (de Josep Mª. Carandell), sería un buen regalo arzobispal o cardenalicio (esto de la jerarquía me lía), un buen regalo de Barcelona al Papa.

Bibliotecaria

Julie Hermoso dijo...

Hoy me tomé el café de la mañana fuera de casa, por error compre descafeinado ¿Para qué sirve un café sin cafeína? Será del gusto de los farsantes. En el bar escuché decir: Los que no son cristianos deberían trabajar los domingos.