martes, 21 de septiembre de 2010

LECTURA POÉTICA EN LA TABERNA


















Esta mañana, en la taberna del barrio, ha sucedido un hecho insólito: el hijo mediano de nuestro vecino el anarquista, se ha subido a una silla y ha empezado a recitar un poema, "un poema fresco, de lo más fresco, sin pasar por el frigorífico", ha anunciado a la clientela, guiñando un ojo.
El poema se titula, El humo y el azar en la taberna:

Entre manos pedófilas y manos lapidarias
anda el azar, el juego de piedra de las finanzas,
religiosos que confiesan, otros que callan,
financieros que amañan y otros que dilapidan,
políticos que hablan y no callan sin decir nada,
pero entre el poco decir y el mucho callar,
entre manos pedófilas y manos lapidarias
corre y no para el humo y el azar,
el juego de piedra de las finanzas.

Una parte de la clientela le aplaude, otros callan, y alguno pide un carajillo de anís para animarse a subir al andamio de la casa de enfrente. El tendero de frutas y verduras se rasca el turbante, preocupado e incrédulo, al ver al Papa en Londres confesándose con la Reina de los anglicanos. Y alguien susurra:
Cuando la barba de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar en agua del grifo o embotellada.

Nota para turistas
Sebastián de Covarrubias – "Tesoro de la lengua española" (1611) -
Quãdo vieres la barba de tu vezino pelar, echa la tuya a remojar.
Esteban de Terrero (1765) -
Quando la barba de tu vecino vieres pelar, echa la tuya a remojar.
En la primera edición del Diccionario de la Academia, de 1726, en una de las varias páginas dedicadas a la palabra "barba" y los dichos que la contienen se menciona (ortografía actualizada): Cuando la barba de tu vecino vieres pelar, echa la tuya a remojar. Refrán que avisa que tomemos ejemplo en lo que sucede a otro, para vivir con recato, cuidado y prevención. En esa entrada del Diccionario se cita, conforme el uso de la época, la frase original latina: Barbam propinqui radere, heus, cum videris, prabe lavandos barbula prudens pilos (Cuando veas afeitar la barba de tu vecino, ten la prudencia de poner la tuya a remojar).

(de el castellano.org)

El becario del suplente del cronista

7 comentarios:

Ulises dijo...

Por fin, ciertos curas católicos confiesan su pederastia. Ahora es de esperar que también lo hagan los otros, los curas protestantes, anglicanos, budistas, islamistas, taoístas, etc., que de haberlos, haylos, ¿no? ¿O se trata sólo de una epidemia católica?

Exseminarista y poeta (como tantos en la viña del señor)

Ulises dijo...

¿Y las monjas? Muchas se pasaban de la raya con sus pellizcos o caricias, con sus bofetadas, con sus miradas y sus castigos sádicos.
Sólo recuerdo a una o dos que me trataban bien. Un horror, también entre mujeres.

Matilda Sagan

Ulises dijo...

¿Han leído el último sumplemento de "Babelia" (diario "El País") sobre la literatura y el humor?
Me satisface que, de una vez por todas, se hable de la dignidad del humor en la literatura. Hay literatura seria, mala y aburrida. Y hay literatura con humor, buena y divertida.
Lástima que, en ese suplemento, se pasen algunos diciendo que Kafka, ahora, es puro humor (antes se decía que era pura tragedia), y tampoco es para tanto. Pero lo más humorístico es el humor interesado en la opinión del humorista Andreu Buenafuente al recomendarnos sus monólogos, que publica cada año, nos dice, y elabora con su equipo de guionistas. Claro qe su humor es de chiste y no de literatura humorística (y seguidor de los monólogos de Joan Capri, Cantinflas, Pepe Iglesias, "El Zorro", y Eugenio, tan imitados).

Mal humorada

Ulises dijo...

Un párraco, en la Barcelona franquista, hacía maravillas con uno de mis amigos, cuya familia estaba desestructurada, como se dice ahora. Y lo peor del caso es que lo trataba con tanto mimo que incluso nos daba envidia a los otros amigos. Y acabábamos todos corrompidos gracias a las buenas maneras del señor cura, en aquel centro parroquial donde el Barça ofrecía sus triunfos a la Nostra Senyora.

Exniño, "aspirante de catequesis"

Ulises dijo...

catequesis.
(Del lat. catechēsis, y este del gr. κατήχησις).
1. f. Ejercicio de instruir en cosas pertenecientes a la religión.
2. f. Arte de instruir por medio de preguntas y respuestas.
3. f. Lugar o reunión donde se imparte la doctrina cristiana.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Francesc Cornadó dijo...

La iglesia está en contra del aborto, quieren que nazcan niños. Ya sabemos para qué los quieren.

Salud

Francesc Cornadó

Ulises dijo...

Dentro de todo lo negativo, veo algo positivo: la iglesia católica pide perdón por sus delitos y otros desmanes y acepta someter a los culpables al enjuiciamiento civil. Me gustaría que las otras iglesias, las otras religiones hicieran otro tanto.

Positivista