lunes, 14 de junio de 2010

YO RECALIFICO, TÚ RECALIFICAS, ÉL RECALIFICA






















la vanguardia.es
A preguntas del diputado de CiU, Jordi Turull, Portabella defendió la actuación de la Conselleria de Economía en la firma del convenio de marzo de 2006 que aceptaba la permuta de calificaciones porque considera que es un "protocolo de intenciones que no produce en sí mismo ninguna obligación ni ningún derecho". "Quedaban salvaguardados los derechos de la Generalitat pero no representaba ninguna obligación", apuntó Portabella, que explicó que no era necesario realizar ninguna fiscalización previa.
Economía garantiza que Generalitat será indemnizada pero no cifra la cantidad.
La directora general de Patrimonio, Immaculada Turu, ha garantizado que la Generalitat acabará siendo compensada económicamente por la pérdida de valor patrimonial derivada de la operación del Hotel del Palau, aunque se ha negado a precisar la cifra en la que se ha estimado esta indemnización. En su intervención, Turu ha insistido hasta la saciedad, frente a una oposición que le esgrimía un documento titulado "convenio", que el acuerdo firmado en 2006 entre Fèlix Millet y el conseller de Economía, Antoni Castells, que ha motivado una querella de la fiscalía contra el ex responsable del Palau, no era más que un "protocolo de intenciones" que no comportaba ninguna obligación para la Generalitat.
Asimismo, ha asegurado que este proceso se enmarca en la "línea de buena gestión" del departamento, que siguió la rutina ordinaria, y ha indicado que no se encargaron informes jurídicos previos a la firma del convenio porque no era obligatorio y porque, pese a que acostumbra a hacerlo siempre, "el hábito no los convierte en preceptivos". Sin embargo, ha admitido que una vez aprobada la permuta de calificaciones urbanísticas entre el Palau y Olivia Hoteles y la consellería de Economía, con el consentimiento del Ayuntamiento de Barcelona, el patrimonio de la Generalitat ha sufrido una merma que, ha garantizado, será satisfecha bien a través del Palau o bien a través de Olivia Hoteles, propietaria de los solares.
El tripartito rechaza las comparecencias de Castells, Nadal, Casas y Garcia-Bragado.

La comisión de investigación de la posible deriva política del caso del Palau de la Música rechazó hoy, con los votos del tripartito, las comparecencias de los consejeros de Economía, Antoni Castells, y de Política Territorial, Joaquim Nadal, así como la del el ex primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona Xavier Casas, y la del actual teniente de alcalde de Urbanismo, Ramon Garcia-Bragado.

Nota
Yo recalifico el suelo, tú recalificas el solar, él recalifica el hotel del Palau.
Sin comentarios.

4 comentarios:

Ulises dijo...

Si esto lo hiciera un particular normal y corriente, ya estaría en la cárcel.

Ciudadano del barrio

Ulises dijo...

Si esto lo hubiera hecho yo, la policía judicial ya estaría subiendo por la escalera de mi casa.

Otra ciudadana de otro barrio

Ulises dijo...

Ahora lo entiendo: si haces carrera política, tienes más cobertura en caso de estafa o delito.

Una joven ciudadana que este año empieza a votar

Rafael del Barco Carreras dijo...

DECLARACIÓN DEL CONSEJERO DE ECONOMÍA Y FINANZAS ANTONI CASTELLS.
CASO PALAU DE LA MÚSICA DE BARCELONA.

Rafael del Barco Carreras

23-06.10. Ayer se inició el juego de los disparates. Castells demostró su gran capacidad política. Si unas semanas antes, ante su Tele anunciaba la recortada de sueldos públicos achacando la debacle a la maldad de ajenos duendes, ahora de nuevo e impertérrito se proclama, cual Tancredo ante la horca, ajeno al problema, y además virgen.
Se inicia el sainete. Si Félix Millet entra a un juzgado acusado de robar varios millones de euros, se confiesa culpable, y sale tan contento, ahora ya en la cárcel por culpa de otro juzgado, se desesperará pensando que solo él ha traficado con influencias. Él se compraba y vendía a sí mismo las influencias, y tanta influencia tenía que se recalificaba lo que le apetecía. Porque lo de” intento” de “trafico de influencias” y sin que se sepa el “intentado” es un retruécano ininteligible. El teatro del absurdo. ¿O se lo hablaban entre los dos encarcelados, jefe y gerente Jordi Montull, y les gravaron las perversas intenciones y sueños de un refinado hotel ante su feudo, el Palau de la Música? Y si de influencias no las hubo, muchísimo menos nadie participó en el reparto de subvenciones. ¡Este Castells es un genio declarando! Aunque debería ser cuidadoso porque como testigo ante la jueza tiene el deber de decir la verdad y toda la verdad, de lo contrario delinque por falso testimonio.
Además quitándose pulgas, nos ha regalado un nombre, Inmaculada Turu, directora general de Patrimonio de la Generalitat. Y si los sumarios se inician torcidos, la Prensa se suma al jolgorio. Turu sale según tendencias editoriales o de partido. Al parecer no informan sobre la misma comparecencia La Vanguardia, que cita a la Directora, o los de CUATRO para los que no existe ni ella ni fallo alguno. Ver artículos en www.lagrancorrupcion.blogspot.com.
Escribe La Vanguardia; Castells admite errores ante la juez pero descarga responsabilidades en Turu.
Y la Cuatro; que el convenio entre el Palau de la Música y su consellería se hizo con todas las garantías y por descontado, sin ningún trato de favor hacia nadie.
Veremos si en el Ayuntamiento y sus “tráficos de influencias” existe la correspondiente directora general, o algún bedel un poco despistado firmó unas recalificaciones que le correspondían al Pleno. Por el momento la Turu del Ayuntamiento es el segundo del Alcalde Hereu, Carles Martí, ya dimitido por la genialidad de su jefe empeñado en aplicar la Democracia a la remodelación de la Diagonal. Si se tragó ese sapo puede tragarse lo que le echen, siempre y cuando sus emolumentos no disminuyan.
Por los 70 lidiamos Félix Millet y yo, sin conocernos, en las mismas plazas, y con socios parecidos. Por causas muy diferentes acabamos en la misma cárcel, donde tampoco nos conocimos. A él le dictaron fianza a los pocos días, cuestión de “influencias”, a mi TRES AÑOS por la mala fe, ambición e influencias del entonces alcalde Narcís Serra, Javier de la Rosa, Juan Piqué Vidal, Rafael Jiménez de Parga, o Luis Pascual Estevill, ¡influencias compradas y vendidas!
Me preguntaba un íntimo porqué me interesaba este caso, le contesté que también, al igual que el juicio del caso Hacienda, me ayudaba a entender mi vida, y sin género de duda porque forma parte de la GRAN CORRUPCIÓN.