domingo, 20 de junio de 2010

¿QUIÉN TEME A SARAMAGO?






















Partiendo de las islas desconocidas y conocidas, todos los personajes sin nombre salen al mar en balsas de piedra, todavía a la deriva años después de la muerte de Ricardo Reis, el hombre duplicado y vecino de Fernando Pessoa.

Se ha ido otro buen narrador, novelista que ensayaba en páramos, archivos y conventos, personajes y nombres tuertos en la isla de los ciegos imaginarios, escritor de prosa transparente y tierras abandonadas, de aspecto patriarcal, un punto o dos dogmático de lo antidogmático, como señalaba Manuel Vázquez Montalbán hablando de otras cosas y otras personas.

El becario del suplente del cronista

3 comentarios:

esperanza dijo...

Si, se ha ido pero queda. Y para muestra un botón, el comentario casi de insulto del Vaticano.
Un recuerdo para mi compañero de noches tristes SARAMAGO
Esperanza

Ulises dijo...

Pero también dicen que Don José era un ególatra de mucho cuidado, además de prosoviético y castrista durante demasiado tiempo.

Anarcolectora

Ulises dijo...

Ególatra, cómo no, al igual que todos los novelistas, poetas y artistas. El problema del creador es que siempre tiene la tentación de creerse un nuevo Dios y dar origen al mundo mediante la palabra. Hay un libro de Vargas Llosa sobre García Márquez que se titula así: "García Márquez: historia de un deicidio". Dios ha muerto, y ahora yo soy dios, dice el novelista, el poeta, el político, el banquero...

Atea