lunes, 14 de junio de 2010

LA MUERTE TIENE UN PRECIO


















la vanguardia.es
Afganistán posee yacimientos minerales sin explotar valorados en un billón de dólares.
Afganistán puede convertirse en un gran centro minero mundial, pero la corrupción o la escasa industrialización representan grandes problemas.

Se estima que Afganistán podría albergar las mayores reservas del mundo de litio, un mineral básico para la industria moderna.

14/06/2010 Nueva York. (EUROPA PRESS).- Afganistán posee yacimientos minerales sin explotar cuyo valor de mercado podría alcanzar el billón de dólares (más de 820.000 millones de euros, una cantidad equivalente al PIB de Países Bajos), según estimaciones de altos dirigentes del Gobierno de Estados Unidos, que opinan que el desarrollo de la industria minera podría cambiar por completo la situación económica (y la guerra) en el país centroasiático, donde a día de hoy uno de los negocios más relevantes es el de la exportación ilegal de opio.

Nota
Es de espera que, con el último descubrimiento de los yacimientos minerales en Afganistán (dicen que podría ser la mayor reserva mundial de litio), combinado con el multimillonario cultivo del opio para los países ricos y no tan ricos de Occidente, se pongan de acuerdo EE.UU, la OTAN y Al Qaeda para aplazar la guerra y trabajar conjuntamente y explotar las materias primas de Afganistán en favor del pueblo afgano, que diría un utópico del siglo pasado.

El suplente del cronista

8 comentarios:

Ulises dijo...

No seamos ilusos: cuanta más riqueza, más guerra, a favor de los países ricos.
Nadie hace la guerra a favor de los pobres.
Opio y preciosos minerales para los países occidentales. Hambre y muerte para los afganos.

Exutópico

Ulises dijo...

Expoliar, llevarse lo ajeno, despojar con violencia los recursos naturales, y salir corriendo: luego ya arrojaremos desde los aviones sacos de harina y medicamentos caducados, para que puedan alargar su miseria.

Cooperante

esperanza dijo...

No se si me alegra, creo que más bien me preocupa, saber que Afgansitán tien todo ésto, me pregunto quién, cuándo y cómo querrá arrebatárselo.
Esperanza

Ulises dijo...

¿Dónde los actores, novelistas, agentes, pintores, poetas, sindicalistas y demás personajes de la farándula nacional, que no tocan la cacerola a favor del pueblo afgano?
¿No toca tocar la cacerola?
¿Estarán ocupados organizando el próximo espectáculo vanguardista, subvencionado, de la Huelga General? ¿Huelga General con subvención?

Tocador de Olla

Ulises dijo...

Yo dejaría aparte a los poetas, que no merecen el sarcarmo del Tocador de Olla. Bastante tienen, los pobres, con la autoedición. Por cierto, yo soy uno de los pocos poetas que no se autoeditan.

Satisfecho con la vida

Ulises dijo...

En cuanto se habla de edición/autoedición, los pobres poetas pierden el mundo de vista, y ya no sabén ni por dónde cae Afganistán. Ah, el ombligo lírico.

Tocador de Cucharas

Ulises dijo...

Nosotros tampoco nos autoeditamos, y tocamos la cacerola los fines de semana.

Colectivo 1001 Poetas (con más de un poemario editado)

República Barataria dijo...

A los pobres afganos, por tener opio y minas, les va a caer una de tundas que ni se la esperan.

Aquí continuaremos con nuestros telefonillos de batería de litio, con nuestro consumo irracional de energía i viendo como se pelean los políticos para decidir si prohiben o no el burka y a hacer puñetas la libertad.