miércoles, 2 de junio de 2010

GUÍA URBANA DE BARCELONA



















Recordando a Louise Bourgeois

Relatos de V.S. Naipaul del 1959, encontrados en el cesto de una librería de lance, entre dos arañas de la escultora Louise Bourgeois (éstas pequeñas, a escala natural, una de polvo, otra de metal), libro traducido por Mª. Lourdes Pol de Ramírez, con ilustraciones de C. Sanroma.
Narra las vidas de un barrio de Puerto España (Trinidad): el sastre que no confecciona trajes, el carpintero que no hace muebles, etc. y todos pasan los días y las noches en las viviendas de la calle Miguel Street.



El suplente del cronista

5 comentarios:

Ulises dijo...

Las grandes arañas de Bourgeois son terribles, gigantes devoradoras de órganos humanos.
Como algunos demagogos capitalistas y pseudosocialistas que se acuestan con monstruos y crían cuervos y vampiros para chupar la sangre de los ciudadanos indefensos... Entre Gobiernos, Bancos y Cajas, ¿adónde el dinero se fue, adónde?

Correspondencias

Ulises dijo...

Siguiendo con las preguntas y las arañas: ¿Quién tapa a quién, y por qué?

Intrigada

Ulises dijo...

Los gobiernos y los Bancos y Cajas intercambian los agujeros negros en que han convertido el dinero de los ciudadanos, e intentan taparlos con el dinero de los mismos ciudadanos. Un laberinto de agujeros negros. Vaya administradores de lo ajeno!
Verdaderas arañas gigantes, voraces.

Insurrecta

Ulises dijo...

La dialéctica económica de la sociedad moderna:
Ellos cobran siempre y tú pagas, siempre.

El guerrero del antifaz

Ulises dijo...

O mejor, la Gran Historia de Siempre:
ellos cobran lo que es tuyo y tú pagas, ellos cobran siempre y tú pagas otra vez para que vuelvan a cobrarte lo que es tuyo, y así hasta la explotación final del ciudadano y el engranaje.
El ciudadano: una simple pieza del engranaje (más que oxidado, un cadáver putrefacto, una araña monstruosa).

Profesor de fracasos y pobreza (horas a convenir)