viernes, 7 de mayo de 2010

28 SALÓN INTERNACIONAL DEL CÓMIC

Ana Miralles, Cartel del Salón del Cómic





















Laura P. Vernetti, La intrusa (Cuento de Jorge Luis Borges)

2 comentarios:

Ulises dijo...

El problema es que aún hay intelectuales que infravaloran el cómic, com antes habían infravalorado la fotografía, el cine, y tantas otras cosas que hoy son veneradas como artísticas.
Los intelectuales serán cualquier cosa trascendente, menos profetas. Siempre llegan cuando los otros ya vuelven. Como la RENFE.

Reseñadora

Ulises dijo...

El cómic, los tebeos, tienen un valor iconográfico fundamental e imprescindible: a través de él podemos visualizar mucha obras de la narrativa contemporánea (Kafka, Lewis Carroll, Lovecraft, Borges, Paul Auster, etc.),sobre todo mediante el denominado cómic experimental o la novela gráfica. Más allá de las ilustraciones de los cuentos y novelas folletinescas del siglo XIX, el dibujo del cómic actual nos da, mediante la secuencia de las imágenes, una visión sintetizada, recreada, del argumento de un relato o una novela, e incluso de un poema. Es otra forma de lectura.

at