lunes, 12 de abril de 2010

ESCRIBIR MÁS ALLÁ...

Escudellers / Cosmos






















En uno de sus aforismos, Canetti nos habla de alguien que le pide que, después de su muerte, no interrumpa la correspondencia escrita:

Él me pidió que continuara la correspondencia después de su muerte y me dio (por si acaso) dos direcciones.


Libro de los muertos. Apuntes, 1942-1988
(Trad. Juan José del Solar, Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2010)

1 comentario:

Ulises dijo...

¿Siempre habrá un destinatario y un recuerdo para el ausente?
Magnífico aforismo.

Desertora