sábado, 27 de marzo de 2010

SEMANA SANTA






















No todo son viajes, automóviles, aviones, barcos, tráfico en moto o en bicicleta.
También hay un libro de poesía de Salvador Espriu que se titula así: Setmana santa.
Y hay otro libro, de Xavier de Maistre, titulado:
Viaje alrededor de mi habitación.
Nadie viajó tanto como el Quijote en sus aventuras, primero leyendo, y después recorriendo los caminos y campos de Castilla, como diría Antonio Machado, otro viajero del camino interior.

El becario del suplente del cronista

2 comentarios:

Ulises dijo...

Se puede viajar leyendo.

El viajante (comercial, de profesión, harto de viajes)

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Y otro del escritor húngaro Frigyes Karinthy en el que el viaje, aun pareciendo más limitado, es infinito: "Viaje alrededor de mi cráneo".

El viajero impenitente.