lunes, 30 de noviembre de 2009

INDIGNIDAD EN EL AEROPUERTO, II

Local abandonado en la calle Escudellers





















el país.com
En apoyo a Aminetu Haidar

JAUME DURAN PÉREZ - Tarragona - 30/11/2009
Quiero denunciar la manera injusta con la que el Gobierno español está tratando a Aminetu Haidar, no permitiendo que regrese a su hogar y también al Gobierno de Marruecos por haberla expulsado de forma totalmente arbitraria, sumaria y sin ningún tipo de garantía legal.
También quiero recordar al Gobierno español que como último administrador legal de la zona tiene la obligación y el deber de proteger a la población del Sáhara Occidental y velar para que se respeten los derechos humanos en dicho territorio, pues la Organización de Naciones Unidas clasifica al Sáhara Occidental como un territorio sin Gobierno propio y no reconoce legalmente la soberanía de Marruecos sobre el mismo, al igual que no la reconoce ningún país del mundo.
Y quiero pedir al Gobierno español que deje partir a Aminetu Haidar del aeropuerto de Lanzarote en dirección a El Aaiún, pues conoce perfectamente cómo se han producido los hechos y corre en la irresponsabilidad y en la vergüenza, para un Gobierno democrático, de convertirse en cómplice de una conducta que no respeta el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), ratificado por España y Marruecos.

2 comentarios:

maru dijo...

Los saharauis hace mucho tiempo que reclaman su dignidad y nadie les escucha, no es de extrañar pues el caso de AMINETU AIDAR.
No quiero ser pesimista pero me temo que irá de Herodes a Pilatos durante un buen rato.
Lo siento.
Aprendiza

Nadal dijo...

Sulfato y petroleo son la única razón del problema saharaui.

La dignidad de los pueblos es algo abstracto que solo sirve para movilizar a la gente, no suele solucionar sus problemas. Además da cobertura a otras idealizaciones como la unidad de la patria.

Sulfato y petroleo son bienes tangibles y mesurables que permitirían un enfoque más pracmático del conflico. Es más facil repartirse $ que dignidades, estas ya llegarán por añadidura, y no seamos ingenuos, sin $ no habrá dignidad.

Hoy por hoy, en todo conflico hay dos diálogos: uno visible, de cara a la galería que habla de dignidades. Y otro oculto que habla de bienes materiales, éste es el verdadero diálogo, y por su importancia y para su eficacia, conviene traerlo a la luz.

En los últimos años el gobierno Chino esta llegando a acuerdos comerciales con muchos paises africanos, su pracmatismo escandaliza a los hipocritas paises occidentales que prefieren hablar de derechos humanos en la ONU, mientras sus servicios secretos organizan guerras en estos paises para defender sus intereses. Pero los pracmáticos acuerdos chinos están permitiendo que estos paises puedan poner en marcha sus economías, primer paso inprescindible para recuperar dignidades.

Ya se que este punto de vista no gustará a los tiernos y romanticos de corazón, pero cuando las cosas han llegado tan lejos y son de tanta gravedad, es necesario tomar lo menos malo disponible y evitar lo peor.