viernes, 9 de octubre de 2009

PREMIO NOBEL DE LA PAZ, Y SIGUEN LAS PENAS DE MUERTE

Boixcar, Hazañas Bélicas (Ed. Toray, 1950)












- John Cage: "Dream"

1
la vanguardia.es
Sentenciados a muerte tres acusados de fomentar las protestas postelectorales en Irán
10/10/2009
Teherán.(EFE).- Tres personas han sido condenadas por la justicia iraní a la pena capital por su participación en las protestas que estallaron tras la polémica reelección del presidente, Mahmud Ahmadineyad, informó hoy la Audiencia de Teherán.
"Tres de las personas juzgadas tras los incidentes postelectorales han sido condenadas a muerte", explicó el director de la oficina de Relaciones Públicas de la citada Audiencia, Zahed Bashiri Rad, a quien citó este sábado la agencia de noticias estudiantil Isna.




2
Dicen los habitantes de Afganistán que ya han encargado botellas de caba brut para celebrar el Premio Nobel de la Paz a Obama, el presidente de los EE.UU.

Algunos, sin embargo, tienen dudas, desconfían de las explosiones que se oyen más allá, donde no han llegado aún las cajas de botellas de cava catalán o champán francés (cuyo consumo depende del nivel de vida de los habitantes de Afganistán, país rico en opio, muertos y mutilados de guerra).
¿Todas las explosiones que estamos oyendo más allá son emitidas al descorchar botellas de cava o de champán francés?, se preguntan los vecinos de las ciudades, pueblos y aldeas.
Por si acaso, son de la opinión que será mejor celebrarlo más tarde, días después de la entrega oficial del premio, cuando ya no sea un peligro de muerte quedarse o salir de casa.

El suplente del cronista

9 comentarios:

Ulises dijo...

Hubiera sido mejor esperar un tiempo. Hay premios que parecen un dardo envenenado. No es bueno beatificar a los humanos antes de hacer el camino, la peregrinación política. Hay que saber esperar. Los premios son un arma de doble filo, y el premiado, si no lleva cuidado, puede cortarse. En esta sociedad todo es precipitación, incluso las beatificaciones políticas.

Un escético de los Premios

Ulises dijo...

Hay gente en Latinoamérica, en Asia, en África, que llevan años luchando en favor de la paz, de la sanidad, de la libertad, en contra de las hambrunas, etc., con riesgo de sus vidas, y nadie les da un maldito premio.

Una cooperante

Ulises dijo...

Como he leído en otra nota, se trata de vender un "producto". Si el producto resulta premiado con el Nobel, se vende brutalmente en todo el mundo. Libros, política, Obama es un "producto" más, y me gustaría que dejara de serlo y rechazara ese premio Nobel. Ya veremos, pero me temo que no lo hará. Hay en juego demasiados intereses inconfesables.

La joven anarquista

Ulises dijo...

Saber vender los productos es la estrategia más importante en esta sociedad del gran espectáculo mediocre. A Obama, el pobre, le ha tocado en suerte hacer el papel de Bueno, Simpático y Guapo. Recuerdo aquellas películas en que a los negros, latinos o mulatos les hacían saltar, bailar y cantar, protagonizando siempre los papeles de "buenos, tontos, pero simpáticos". Cuidado con ciertos premios..., pueden estar envenenados.

Un exmilitante

Ulises dijo...

No sabemos vivir sin crear nuevos dioses. Necesitamos la devoción, la adoración, todo menos ser interiormente libres y no adorar ni a los dioses antiguos ni a los nuevos.

Socialmente atea

Nadal dijo...

!!!!! ALARMA!!!!
Mal, muy mal están las cosas, no hace falta ninguna información privilegiada para saberlo; y la concesión del Nobel de la paz a Obama lo confirma. Es unanime la opinión de que este premio a sido prematuro; ya no podemos premiar realidades, tenemos que premiar esperanzas.
En EEUU se ha cuestionado que un premio Nobel de la paz sea el almirante y jefe de las fuerzas armadas del pais más poderoso del mundo; y se le ha pedido que lo rechazara. Obama no lo ha rechazado y es consciente de que ello, si bien le ofrece una cobertura, también le exige unos compromisos.
La clase politica internacional, por cínica que sea, es consciente de la gravedad de la situación actual y de su impotencia para actuar. Queda la esperanza de un lider carismático, presidente del pais más poderoso, para poder tomar las medidas que nos puedan sacar del callejón apocalíptico y sin salida en que nos encontramos.
No soy un iluso, pero esta tal vez sea la única y última oportunidad para cambiar el curso de la historia de la manera menos traumática posible.

Dante B. dijo...

Nunca tuve fantasías desmedidas con este señor. Me pareció de perverso y retorcido racismo que muchos se ataran a su carro sin siquiera saber quien ni qué era.
Me sonaba a: "¡mira qué adorable el morenito...si hasta puede gobernar!"

No me interesan las estatuillas, tengo la casa llena de objetos varios, pero quiero por supuesto el millón de dólares.
Hoy me acercaré hasta el Lidl o Ikea para comprarme dos ametralladoras y un obús con los ahorros de toda mi vida. Espero me alcance. El año que viene pienso presentarme como candidato al Nobel de la paz. Apóyenme, please.

Ulises dijo...

Sí, parece un premio a los buenos propósitos, cosa que nunca antes se había premiado. Incluso Obama parece abochornado por la precipitación de ese premio. No creo que a él le interesara, ahora, recibir este premio Nobel de la Paz, y menos cuando aún hay guerras pendientes que no sabemos cómo se van a resover. ¿Se resolverán pacíficamente, haciendo honor al premio Nobel de la Paz? ¿O se trata de esa paz que se llega a través de la guerra?
at

Ulises dijo...

Como gran mandatario de la gran potencia, con el premio Nobel en el bolsillo y todo Occidente seducido, estaría bien que el presidente de EE.UU se opusiera a las penas de muerte en Irán a tres ciudadanos por haberse manifestado en contra del gobierno. Hay que ir dando ejemplos de paz, también en Afganistán, Pakistán, Irak, Irán, Corea del Norte, Palestina, Israel, etc., si no queremos que el premio se vuelva grotesco antes de un año.

Joven asiática de Barcelona